Sociedad //// 05.04.2019
Sobre los dichos de Macri por la fumigación: "Hay pueblos en Entre Ríos donde el 50% de las personas muere de cáncer"

El coordinador de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados rechazó los últimos dichos del residente Macri quien había apuntado contra la Justicia entrerriana por el fallo que prohíbe las fumigaciones a menos de 100 metros de las escuelas rurales.

Mucha polémica despertaron las últimas expresiones del presidente Mauricio Macri, quien en conferencia de prensa en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, cuestionó a la Justicia de esa provincia, que prohibió el uso de agrotóxicos en cercanías de las escuelas rurales.

En Radio 10, opinó al respecto Medardo Ávila Vázquez, médido surgido de la Universidad Nacional de Córdoba e integra la Red de Médicos de Pueblos Fumigados.

“Lo que dijo Macri es terrible. La sentencia está firme en Entre Ríos, y no solo protege pueblos sino a las escuelas rurales que son fumigadas sistemáticas con los chicos y maestros dentro. Se logró un amparo, una sentencia de una cámara y finalmente una sentencia del tribunal superior de Entre Ríos, estableciendo que no se puede fumigar a menos de 1000 metros de las escuelas”, explicó el galeno.

“Eso generó la indignación de la Mesa de Enlace sojera y el gobernador Bordet rápidamente sacó un decreto estableciendo que se puede fumigar a 50 metros por vía terrestre y a 100 metros por aviones”, agregó.

“El poder político está reclamando que permita que sea legal y legítimo fumigar a los niños de las escuelas porque los sojeros tienen urgencia en hacer sus aplicaciones con el daño que esto genera, Cuando fumigan, se ve a los chicos vomitando, algunos con convulsiones otros con bronco-espasmos, y con las maestras descompuestas”, amplió Ávila Vázquez.

Sostuvo que el uso del glifosato “conduce al cáncer” y “la tasa de enfermos de cáncer que hay en Entre Ríos es enorme, hemos hecho estudios y hay pueblos donde el 50% se muere de cáncer”.

“Hay más de 4 mil escuelas en la Argentina que están en medio de parajes rurales rodeadas de campos de soja que son fumigados. Los niños reciben una carga muy grande de tóxicos”, precisó.