fbpx "Néstor y Cristina fueron dos cuerpos con la misma cabeza"
Sociedad //// 25.10.2012
"Néstor y Cristina fueron dos cuerpos con la misma cabeza"

Así lo expresó el diputado nacional Edgardo Depetri, del Frente Transversal. "Es un día de dolor", sostuvo en recuerdo de uno de los principales dirigentes políticos del país.

AGENCIA PACO URONDO: Se van a cumplir dos años de la muerte de Néstor ¿Cómo podemos pensar hoy el legado que nos dejó?
 
Edgardo Depetri: Para nosotros es un día de dolor, de extrañarlo al compañero, al amigo y al estadista que fue pero el legado lo estamos realizando con la compañera Cristina, en continuidad de un camino de crear centralmente la disputa por la felicidad del pueblo argentino. Esto lo estamos haciendo, en un país que crece sobre la base de creación de empleo. Hoy, a pesar de la crisis internacional, Argentina sigue creciendo y defiende los puestos de trabajo como cuestión central de la etapa, iniciamos el año con el primer aumento a los jubilados y cerramos el año con más del 30 % de aumento a los jubilados.
En esta movilidad ascendente producto de haber podido, mediante la estatización del sistema previsional, incorporar a millones de compatriotas. Lo hacemos con la asignación universal por hijo que llega a más de 4 millones de pibes, en el debate con el movimiento sindical por la discusión de salarios y paritarias y en este proceso de integración continental. El mundo en crisis, Argentina se recompone de la mano de la unidad de los países de América Latina y lo hacemos integrándonos, de manera complementaria, en una disputa igualitaria con el tema industrial con Brasil, energético con Venezuela, petróleo, gasífero con Bolivia y una integración continental en un país que sortea la terrible crisis internacional. A pesar del dolor que conlleva ese día, su ausencia, su trágica desaparición pero vital en su pensamiento, en su acción y en su compromiso con el pueblo.
APU: ¿Cómo analizás que haya algunos sectores que ahora, alejándose un poco del kirchnerismo plantean una especie de diferencia entre Néstor y Cristina?
ED: Eso no existe, fueron, son y serán dos cuerpos con la misma cabeza, el mismo corazón. Son visiones interesadas las que hacen esa diferenciación, en realidad esconden intereses sectoriales y corporativos. Los que se alejaron del kirchnerismo en este último tiempo, el moyanismo, lo que hace es una disputa del aparato sindical pensando dónde están los dirigentes, dónde está el aparato por encima de los intereses de dónde quieran estar los trabajadores argentinos. Por más disputas que haya no creo que los trabajadores vayan a enfrentar al gobierno de Cristina Kirchner.
Creo que es una discusión de aparato y de dirigentes que fuerzan, no solamente la discusión del aparato sindical, sino que tratan de forzar una discusión a la interna del Partido Justicialista. Eso tiene que ver con la disputa que hay en el poder económico. Hoy el poder económico tiene, por intermedio de Clarín, el hilo conductor que aglutina todos esos intereses que están hoy en confrontación con el gobierno de Cristina Kirchner.
La mesa de enlace patronal sojera es una de ellas –que quiere la devaluación de la moneda nacional-, el sector financiero –que no quiere que avancemos con la rentabilidad del sector- y el sector industrial vinculado a la exportación, con el grupo Rocca y Techint como el gran disparador, también, de la devaluación de la moneda y, sobre todo, del achicamiento de salarios. Se cuelan esos intereses en la coalición de gobierno del FPV y de la oposición y por eso vemos hoy la foto de Macri con Moyano.
¿Qué de disputa tiene eso hoy al interior del Partido Justicialista, del peronismo o del kirchnerismo? Eso es una diputa de poder concreta que, en frente, supone aglutinar un espacio que pueda tener una capacidad electoral en el futuro.
APU: Con el aporte de Néstor es como que volvió la idea del conflicto en lo político. ¿Cómo pensás eso?
ED: La política “es” conflicto, siempre lo fue, en los 90 fue el conflicto de los trabajadores con el capital, el capital se impuso salvajemente, sacó partido del golpe del 76, después con una democracia congelada, amañada por los intereses corporativos y vino el menemismo y terminó de saldar el debate entre trabajo y capital. Ganó el capital. Ahí es donde se concentró la economía, se extranjerizó, se bajaron los salarios, se precarizaron las condiciones de empleo, el sistema financiero se transnacionalizó. Ahí se hicieron los grandes negocios económico-financieros en que se resolvió el país desigual. El peronismo perdió en esa pelea, en la disputa peronismo-neoliberalismo, trabajadores-neoliberalismo, ganó el neoliberalismo.
El menemismo fue la expresión del neoliberalismo que es “el mercado” y éste es el poder económico, es decir, la puja se dio con conflicto. La diferencia es que el conflicto se saldó para el lado de los empresarios y las clases dominantes. En esta oportunidad sigue habiendo conflicto pero estamos pulsando la cuerda y estamos llevando ese conflicto permanente entre capital y trabajo a favor de los trabajadores, por eso hay 5 millones de puestos de trabajo, porque hay un gobierno que puso al Estado como garante del interés colectivo y no como en los 90 que fue garante de los intereses corporativos. Conflicto hay siempre, la política no es una cuestión de modales, de discursos o de poses.
La política es conflicto de intereses y en ese camino, el kirchnerismo es la expresión más alta, junto al gobierno de Perón, de expresar el conflicto, politizarlo, que se dispute en la sociedad y el Estado como garante del interés de los sectores que menos tienen. Ahí es donde está el conflicto de la democracia. En resolver permanentemente los problemas de los que menos tienen.
APU: En ese momento te tocó ocupar esa banca que dejaba Néstor. Contanos cómo lo viviste.
ED: Terrible, todavía me duele, todavía lo extrañamos, fue la vida que me llevó a que tenga que ocupar la banca pero no su lugar. Su lugar es imposible ocuparlo. Ocupo una banca, tengo que votar las leyes que la Presidenta necesita para la Argentina, tengo un mandato con Néstor de terminar mis años de Diputado Nacional protegiendo todo lo que pueda a Cristina tanto dentro de la Cámara como fuera de ella, de construir esa legitimidad y hacer honor al orgullo de estar sentado en la banca que él ocupó sabiendo que mi aporte es un granito de arena a la gran construcción colectiva porque Néstor, hoy, es Cristina. Aquel grito desgarrador del pueblo argentino, sobre todo de los jóvenes, que fue la muerte de Néstor, el dolor, se transformó en “Fuerza Cristina” que es lo que hoy está haciendo la Presidenta y yo hago mi aporte como tantos otros compañeros.