fbpx Las playas de Macri
Sociedad //// 11.01.2011
Las playas de Macri

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Noemí Arzamendia) Fin de semana inaugural de la temporada de verano 2011 en la Ciudad de Buenos Aires. La APU se decide recorrer las sendas playas inauguradas por el macrismo el pasado jueves 6 de enero en su tercera temporada.
 
Una al norte y otra al sur de la ciudad. Al norte, pasando la autopista General Paz y la Avenida Libertador, citamos a la página del Gobierno de la Ciudad: "El Parque de los Niños tiene 25 hectáreas", y reponemos, cuenta con un amplio espacio para que personas de todas las edades puedan disfrutar de un día al aire libre, con sombrillas, reposeras, y personal calificado que los atiende "muy bien", según todos los veraneantes capitalinos consultados.
Al sur, la réplica (en menor escala) veraniega es sobre los terrenos del Parque Roca, sito en la Avenida Escalada y Avenida 27 de febrero, en el barrio Villa Soldati -muy cercano al Parque Indoamericano, escenario de descarnadas batallas habitacionales, y bastante difícil de acceder si no es en auto ya que solo 2 líneas de colectivo pasan a unas ocho cuadras del lugar-, esta vez ocupando según la página oficial del gobierno 3,2 hectáreas del parque. Al igual que la playa norte, los veraneantes consultados, declararon estar muy felices y conformes con el lugar, el servicio, la sombrilla, y el día hermoso. "Estamos corriendo mucho, hoy nos visitan unos mil vecinos" declara un empleado que se encarga de traer las sombrillas y reposeras.
Pero, ¿cuáles son las diferencias que se pueden apreciar entre una y otra playa además de las dimensiones, las mismas sombrillas e idénticas reposeras, adicionales al servicio de los empleados que realmente se esfuerzan por atender bien a los vecinos? Como primer punto queremos destacar que el día era hermoso, efectivamente, y hubiera sido perfecto si no fuese por el humo negro que surcaba el cielo del sur capitalino, proveniente de alguna de las fábricas que destilan gases tóxicos contaminando el riachuelo, allí próximo, y el aire que respiramos todos esta tarde, detalle que no se vive al norte de la ciudad. El otro factor distintivo es el alambrado de tejido, de más de 2m de altura que bordea el lago Soldati, a cuyas orillas se construyó la playa, otrora utilizada como basurero tóxico. Lá página oficial del gobierno macrista advierte "Instalaciones: Bebederos para tomar agua y duchas para que los vecinos se refresquen ya que no está permitido bañarse en los espejos de agua ubicados frente a cada parque". En la playa norte tampoco está permitido bañarse pero es porque no hay playa construida en las orillas del Río de la Plata, que también cuenta con niveles de contaminación, pero no tanto como el lago Soldati. El "espejo de agua" es una vasta extensión que parece un manchón de color negro azulado, del cual se despiden olores similares a los de una cloaca abierta, pero con una fuerte presencia ácida que pica las fosas nasales. Contamos con un viento bastante fuerte en la tarde del domingo con lo cual, todo se hacía más soportable.
En el año 2005, durante el gobierno de Telerman, se elabora un informe sobre el lago Soldati donde se da cuenta de la presencia de las siguientes sustancias: Arsénico, Mercurio, Plomo, Cadmio, Cromo, Níquel, Cobre, Zinc, Sulfuros, Bifenilos policlorados, Fenoles, Cianuros, Cloruros, Sulfatos. Y las siguientes mediciones: Materia orgánica, pH, y Conductividad eléctrica. Además de dichos elementos las notas periodísticas publicadas por aquellos años también denunciaban que no solo el agua estaría contaminada sino también el terreno.
La playa sureña de Macri fue construida sobre ese terreno. Los vecinos que hoy visitaron las instalaciones muy coloridas de sombrillas amarillas, estilo PRO en Lugano, no parecían tener en cuenta ninguno de estos detalles. Jésica una de las visitantes, proveniente de La Noria,  aseguró "Esto está diez puntos, la verdad estoy re-feliz de estar hoy con este día hermoso, disfrutando del lugar", Abel de Lanús, también dijo que "Es un lugar muy seguro, el alambrado alrededor del lago está muy bien porque sino los chicos pueden meterse y ahogarse, aparte no te dejan entrar con bebidas alcohólicas, nos revisaron la mochila para entrar, me emboló un poco que me sacaran la sidra pero tienen razón". Para Abel el único peligro del lago era que los niños pudieran ahogarse, pero no le llamó la atención que este tuviera el color negro azulado y despidiera ese olor ácido. "Bueno la verdad que si limpian un poco el lago o ponen unas piletas de natación en vez de las duchas estaría mucho mejor ¿no?" declara. Llamó la atención de la cronista que no se encontraran vecinos del barrio veraneando en la playa. Todos los entrevistados, de los cuales solo ilustramos dos, provenían de Lanús, La Noria, Avellaneda o Fiorito.
¿Sabrán los vecinos del barrio algo que los visitantes desconozcan?

(Agencia Paco Urondo)