Sociedad //// 01.09.2017
Larreta extenderá la licencia del subte a Metrovías

En un nuevo intento por evitar la polémica en un contexto electoral, el oficialismo porteño extenderá la licencia a Metrovías para operar el subterráneo porteño.

Por Lucía Ferreri Ochoa 

En una nueva maniobra para otorgar nuevamente los grandes negocios a viejos conocidos, Cambiemos planea renovar la concesión del subte a Metrovías.

Mientras la Legislatura porteña permanece paralizada en el marco de la campaña de cara a las elecciones de octubre, el oficialismo le otorgará nuevamente la licencia para la explotación del subterráneo a la empresa parte del Grupo Roggio. La extensión sería en principio por seis meses, con opción de prórroga por otros seis. De esta manera, el oficialismo busca sortear el artículo 82 de la Constitución de la Ciudad, que estipula la necesidad de contar con dos tercios de los votos para aprobar “toda concesión, permiso de uso o constitución de cualquier derecho sobre inmuebles del dominio público de la Ciudad, por más de cinco años”. 

En este escenario, quedaría en stand by el intento macrista de reprivatizar el servicio por un plazo de hasta 15 años. Si bien la versión oficial sostiene que ésta avanzada sobre el servicio público fue dejada momentáneamente de lado “por falta de tiempo”, lo cierto es que la búsqueda de tratarlo en noviembre próximo hace pensar en una estrategia para evitar tocar un tema espinoso durante la campaña.

La intención del ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, de instalar como candidatas a concesionarias a dos empresas extranjeras había generado suspicacias entre los bloques de Suma+ de Martín Lousteau, el Frente para la Victoria, el Frente de Izquierda y el Partido Socialista Auténtico, quienes habían presentado proyectos alternativos para que el Subte pase a manos del Estado.

En caso de avanzar con esta renovación, el oficialismo evitará pasar durante un año clave a nivel nacional por el proceso de licitación. De esa forma, eludirá la repercusión mediática y social que podría tener la entrega del servicio a una firma extranjera. Como decía Luca Prodan, “Mejor no hablar de ciertas cosas”. En campaña aún más.