Sociedad //// 11.07.2018
Irregularidades en las elecciones de la facultad de Filosofía de la Universidad de San Juan

"Y este año, en la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes (FFHyA), la democracia se tomó vacaciones anticipadas". Crónica de Franco Muñoz. 

Por Franco Muñoz

En las últimas elecciones de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) se eligieron los representantes de los estamentos Alumnos, Consejo Directivo y Superior, Federación Universitaria y Centros de Estudiantes. Y este año, en la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes (FFHyA), la democracia se tomó vacaciones anticipadas. Durante el día de la elección, martes 12 de junio, no se permitió terminar el recuento de una de las mesas, casualmente la que siempre pierde la organización que conduce el Centro de Estudiantes de Filosofía desde hace unos diez años (Agrupación Principios).

De hecho, la agrupación levantó la urna electoral y la guardó en el Centro de Estudiantes. Principios: curioso nombre para la agrupación que responde a la estructura política de la decana de esa facultad. Para continuar con el culebrón se impugnó una urna de la localidad de Jáchal (se había agregado gente que no estaba al padrón) y durante el día hubo tensión con personal no docente en la facultad, quién actuó bajo las órdenes de la decana.

El calendario electoral había fijado el recuento de votos para el jueves 21 de junio, pero se adelantó al viernes 15. ¿Es que querían generar desconcierto y que las fuerzas opositoras no fueran a presionar? El resultado daba como ganadora al frente formado por las agrupaciones Creando, Crisol y La Mella y ese día negaron la entrada a miembros de la junta electoral: el Centro de Estudiantes estaba custodiado. Como consecuencia de este accionar, se anulan tres urnas, el 37% del alumnado queda sin voz y así Principios autoproclama su triunfo

Frente a esta situación, se inicia una convocatoria por redes sociales. Varios mensajes circulan explicando que la Junta Electoral del Centro de Estudiantes había decidido cambiar el día de recuento de votos y así todo se viralizó. El viernes 15 asisten diferentes presidentes de Centros de Estudiantes, consejeros, las autoridades electas de Federación, estudiantes del resto de las facultades de la UNSJ, artistas y comunidad en general, todos con el objetivo de acompañar al frente que había sido legítimo ganador. Las irregularidades persisten y los y las participantes emiten un comunicado que se difunde por redes sociales, se corta la calle y se realiza una toma pacífica de la FFHyA, con la cual Crisol y La Mella deciden continuar en forma de asamblea permanente hasta que el Consejo Superior sesionase: la toma nunca impidió la entrada y salida de personas ni tampoco el dictado de clases. Y a partir de aquí, los sucesos legales engrosan la situación. 

Se comunica con los y las jóvenes la Vicerrectora de la UNSJ y el Rector se presenta el sábado 16 en la facultad mientras que el lunes 18 las anteriores autoridades reciben a los participantes de la asamblea y a la Agrupación Principios. El jueves 21 el Consejo Superior hace una declaración en repudio de lo sucedido y el trámite pasa al Consejo Directivo de Filosofía. Ese mismo día los participantes de La Mella y Crisol, en conjunto con la decana, firmaron una nota en la que constataban la finalización de la asamblea y las acciones públicas cerraron.

Más allá de las agrupaciones políticas y la asamblea permanente en FFHyA, lo que nos llevaría a otra nota enfatizada en la empatía, sororidad y organización de sus participantes, quienes hicieron acampe en el establecimiento, denunciaron a través de sus acciones lo sucedido y contaron con gran apoyo de la comunidad sanjuanina, artistas y trabajadores de la cultura que tocaron y dictaron talleres libres y gratuitos, el objetivo fue exponer la situación de fraude, dar voz a los estudiantes de Filosofía e informar a la comunidad universitaria. Esa misma noche desde Federación Universitaria hablaron con distintos medios, informaron públicamente a la sociedad y siguen manteniendo su reclamo. 

Las acciones realizadas por las organizaciones, los estudiantes y las fuerzas políticas produjeron un desgaste en la figura de Principios como fuerza estudiantil y como Centro de Estudiantes: ya no hablamos de una agrupación legitimada por los jóvenes de la misma manera que estaba antes. Se visibilizó lo que pasó y creció entre los estudiantes la duda sobre la transparencia de la agrupación. Como es moneda corriente, muchos medios tuvieron un tratamiento sensacionalista del evento y deslegitimaron tanto el reclamo como a los y las estudiantes. La misma noche del corte varios autos pasaron por la zona tocando bocina y con sus conductores gritando “¡Vagos! ¡Vayan a laburar!”, algo que parece ser parte del gen antipopular. 

¿Cómo sigue la historia? Actualmente se espera una respuesta desde lo legal. Principios ha asumido, pero no así todos los miembros de la comisión directiva, con integrantes de la lista de oposición. No se hicieron presentes en el acto de presentación de las autoridades ni han legitimado al centro de estudiantes. La meta ahora es generar acciones para que los y las jóvenes no olviden lo que pasó y tengan presente cómo se dieron las elecciones y cómo corresponde que se den en una Universidad pública, laica y gratuita.

La capacidad de hacer resiliencia. Ahí está la respuesta al porqué de la lucha estudiantil y ciudadana. Porque pese a los manejos institucionales, a la ‘adultocracia’, a las actitudes antidemocráticas y al “Ya está. Dejemos de revolver mierda y miremos el futuro”, hay pibes que se meten adentro del pozo negro y salen como espartanos y amazonas reformistas.