Sociedad //// 20.07.2019
Historia del Movimiento Evita: la calle y el Estado

El politólogo, investigador social y doctor en Ciencias Sociales Francisco Longa dialogó con APU RADIO sobre su libro “Historia del Movimiento Evita. La organización social que entró al estado sin abandonar la calle”. 

Por Camilo Carbonelli, Martin Massad y Boris Katunaric

Francisco Longa, politólogo, investigador social y doctor en Ciencias Sociales, dialogó con APU RADIO sobre su libro “Historia del Movimiento Evita. La organización social que entró al estado sin abandonar la calle”. Algunas de sus definiciones y el audio completo de la entrevista.

El Movimiento Evita desde el 2006 hasta el presente

“En el 2001 no existía el Movimiento Evita pero sí el MTD Evita y diferentes organizaciones que eran fuertemente contestatarias, incluso contra el gobierno peronista de transición de Eduardo Duhalde. Luego, como todos sabemos, el Movimiento Evita fue un fuerte defensor de las políticas kirchneristas y en el 2016 rompe con el kirchnerismo públicamente, sobre todo en el bloque parlamentario y se distancian de los lineamientos que planteaba Cristina. El libro nos va llevando por toda esa historia”

“El Evita no gestionó enormes y desmedidas cantidades de recursos materiales, tampoco accedió a puestos claves de funcionarios. Tuvieron algunos cargos importantes: Emilio Pérsico fue Subsecretario Nacional, por ejemplo. Pudieron colocar algunos militantes en el Congreso, pero no hubo un acceso desmedido a recursos como suele pensarse desde el sentido común, alimentado a veces por la estigmatización de los medios acerca de los movimientos sociales”

Su relación con el macrismo

“La mayoría de las organizaciones populares que tienen desarrollo de poder en la ciudad de Buenos Aires ya tenían una muy fluida relación con el gobierno porteño a cargo de Mauricio Macri, y con María Eugenia Vidal y Carolina Stanley, cuando ocupaban cargos en las dependencias de Desarrollo Social. Esto es algo que en general no se señala”

La ruptura con el kirchnerismo y su actual reacomodamiento

“La ruptura sorprendió a todo el campo político, especialmente a las organizaciones. En el libro brindo las claves para entender cómo esa independencia se iba cocinando en los años previos. Muchos dirigentes del M. Evita hacían críticas hacia determinados aspectos del kirchnerismo y se diferenciaban de otras organizaciones que no expresaban públicamente sus cuestionamientos”

“Al mismo tiempo que eran funcionarios, que eran parte del Estado, que defendían al gobierno, el Movimiento siguió conservando un funcionamiento como Movimiento, no se diluyó en el gobierno. Hay otros movimientos que sí eran movimientos de calle, que se sumaron al gobierno kirchnerista y se diluyeron y hoy son, tal vez, un partido político más. Digo esto sin juicio de valor porque tal vez los dirigentes analizaron que era momento de disolver ese formato organizativo”