fbpx Entre 2016 y 2018 se duplicó el hambre: más de cinco millones de personas no acceden a su alimentación básica | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sociedad //// 30.08.2019
Entre 2016 y 2018 se duplicó el hambre: más de cinco millones de personas no acceden a su alimentación básica

Los niños, niñas y adolescentes es el sector más castigado por el aumento de la pobreza en todo el país y padecen las consecuencias de la falta de políticas públicas.

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) sostiene que entre 2016 y 2018 se duplicó el hambre en todo el país y más de cinco millones de personas no logran acceder a la alimentación básica. 

El estudio indicó que “la UCA estima que mientras en el 2015 el porcentaje de indigentes alcanzaba el 4,5%, pasó a alcanzar el 6,1% en 2018. En el caso de los menores (0 a 17 años) el porcentaje pasó desde el 7,8% hasta el 10,9%, por lo que una de cada 10 niñas, niños y adolescentes no llegarían a cubrir siquiera un consumo alimentario básico”.

A su vez, detalló que entre el primer semestre de 2016 y el segundo semestre de 2018, la tasa de indigencia llegó al 6,7% en el país y al 7,3% en el Gran Buenos Aires. En el país, pasó del 6,3% al 6,7%, lo que supone un aumento de más del 6%; mientras que en el Gran Buenos Aires la tasa subió del 6,2% al 7,3%, o sea un incremento de más del 17%.

“En el segundo semestre del 2018 la pobreza alcanzó al 32% de la población, un aumento de 6,3 puntos porcentuales en relación al mismo periodo del año anterior y significó que casi 2,7 millones de argentinos pasaran a tal condición en apenas 12 meses”, añadió.

Además, entre julio de 2018 y julio de 2019, los alimentos y bebidas aumentaron casi el doble que lo que aumentó el salario mínimo. En este período, mientras los precios de alimentos y bebidas se incrementaron un 60,8% el salario mínimo sólo aumentó un 31,6%, los salarios medios registrados un 40,5%, y las jubilaciones un 42,4%: todos los ingresos perdieron poder de compra.

“Desde 2015 se observa que el SMVM ha perdido poder adquisitivo prácticamente de forma ininterrumpida, en especial a partir del 2018. El mismo ha caído un 24% desde diciembre del 2017 y un 36% desde mediados del 2015”, sostuvo el informe.

 

Por último, como contracara de la crisis alimentaria, en base a datos de CAME que las ventas minoristas de alimentos y bebidas han caído en 39 de los últimos 43 meses en los comercios PyME.

“Por la gravedad de la situación, están proliferando los clubes de trueque en distintos puntos del Gran Buenos Aires como forma de satisfacer las necesidades del hogar por medio del intercambio de bienes y servicios de forma no tradicional”, concluyó el estudio.