Sociedad //// 16.10.2018
“El poder judicial argentino nunca ha estado tan mal como ahora”, sostuvo el juez Ramos Padilla

El camarista se mostró sumamente crítico con la actualidad de la Justicia, que a su criterio cede ante las presiones del Ejecutivo, donde “hay causas que se pisan y no se mueven, otras van a gran velocidad”, según el color político que afecte. “No queremos ser parte de una Justicia extorsionadora, que pretende influir en las elecciones”.

Juan Ramos Padilla es juez de Cámara en el Tribunal Oral N° 29 de la Ciudad de Buenos Aires y en diálogo con Radio 10 se despachó con duras críticas a la actualidad del poder judicial, a su criterio muy volcado a las presiones del oficialismo, y con distinto accionar según el color político que se afecte.

“En 1984 era un orgullo ser juez, colaborar con la construcción de la democracia pero el deterioro que se ve ahora es similar al de los años 30, cuando la Corte avaló los golpes de Estado”, expresó Ramos Padilla en Radio 10.

“Hoy, un sector del poder judicial influye hasta en las elecciones y esto provoca que los mejores jueces se están jubilando rápido, la mejor gente se está yendo”, deslizó.

Luego cuestionó la arbitrariedad de la Justicia, y el manejo sesgado y direccionado que se hace de algunos expedientes, sobre todo en los que impactan en dirigentes de la oposición.

“Hay causas donde no se respeta el principio de inocencia y otras están armadas. Y esto nos avergüenza a todos. Las prisiones preventivas son para determinado color político. El otro color político tiene todas las prebendas, de ir y mentir, o que el procedimiento se hace mal, no se filma como corresponde”, expresó.

“Esta es una Justicia clasista, donde hay presiones mediáticas y económicas. El poder judicial argentino no ha sido el mejor, pero nunca ha estado tan mal como ahora”, remarcó.

Para Ramos Padilla, el Estado de Derecho “está en una de sus crisis más grandes”, y reclamó una urgente “una reforma estructural” que brinde nueva transparencia a la Justicia.

“No queremos ser parte de una Justicia extorsionadora y que pretenda influir en las elecciones. Uno ya no sabe si los jueces son de Clarín y La Nación o están en Tribunales. Están destruyendo todas las instituciones”, finalizó.