Sociedad //// 29.01.2019
El consumo de leche cayó un 10% desde el 2015

Cayó por tercer año consecutivo y es una alarma respecto al deterioro social: se trata de un alimento clave en la dieta de las personas, especialmente de los niños.

El consumo interno de leche cayó por tercer año consecutivo y consolidó una contracción de 10% durante el Gobierno de Mauricio Macri. El número no es sólo un indicador del nivel de actividad del sector lechero sino también una alarma respecto al deterioro social: se trata de un alimento clave en la dieta de las personas, especialmente de los niños, y su consumo no debería mostrar caídas.

Un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav) destacó: "Mermó notablemente el consumo de leche a partir del 2016. Es alarmante dada la magnitud y la constancia que ha mantenido la caída. Dada la importancia que tiene la leche para una alimentación saludable y nutritiva, esta baja implica un cambio forzado en los patrones de consumo debido a que la leche es un producto básico e imprescindible y con una baja elasticidad del precio de la demanda".

En 2016 la venta interna de leche comenzó a dar datos negativos y registró una caída de 1,9% contra los niveles de 2015, que fue el último año en el que se vio una mejora de la producción del sector y en el consumo per cápita. En 2017 la cuestión empeoró y la contracción fue de 7,1%. El remate lo dio el 2018, con una nueva merma de 1,3%. El total de esas caídas (no se suman matemáticamente sino que se acumulan y por ende la de 2017 es sobre una base ya menor y así sucesivamente) arrojó el registro de un consumo 10% menor en 2018 de un alimento fundamental en la alimentación, especialmente de los niños.

Las ventas de lácteos se redujeron en casi todos sus subproductos durante 2018: la leche en polvo cayó 8,4% interanual, los yogures y otras leches fermentadas 5,5%, los postres y flanes 6,2%, la crema 4,2%, las leches chocolatadas o saborizadas 6,4% y la manteca 3,3%. Sólo creció la venta de quesos, al 2,7%, y de dulce de leche, al 5,2%.

La contracción del consumo interno pegó fuerte sobre la producción. Desde que asumió Macri, la producción de leche promedió los 859 millones de litros mensuales, esto es 14,6% menos que los producidos durante el 2015 (1.005 millones), tal como destacó la Undav.