Sociedad //// 11.07.2019
Córdoba: un niño resultó herido por negligencia empresarial en una sala de juegos

El humorista político Emmanuel Rodríguez dialogó con Agencia Paco Urondo y denunció un grave hecho que sufrió junto a su hijo en una sala de juegos, en la Ciudad de Córdoba.

El humorista político Emmanuel Rodríguez "El Peroncho" dialogó con Agencia Paco Urondo y denunció un grave hecho de negligencia que sufrió junto a su hijo a manos de la empresa de juegos infantiles Loop, en la Ciudad de Córdoba.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué situación sufrió con su hijo en el parque de juegos Loop? ¿Qúe fue lo que sucedio?

Emmanuel Rodríguez: El domingo, Florián fue con su mamá, sus hermanos y la pareja de su mamá, a pasar la tarde al salón de juegos Loop, en Santa Ana 1746, en el barrio de Alberdi (Córdoba). En uno de los primeros juegos a los que se sube, una especie de Vuelta al Mundo, su cabeza queda atrapada entre dos hierros que se la aplastan, al punto de producirle un corte de 25 cm de longitud, rodeándole la oreja izquierda. Hay un segundo golpe, porque cuando los hierros liberan la cabeza, se produce un golpe con otro hierro del juego, detras de la oreja derecha. El encargado detuvo el juego pero nadie se acercó a rescatar a Florián, que quedó arriba, gritando por ayuda. Inmediatamente Matías, pareja de su mamá, se trepa al juego para bajarlo. Florián tenía una herida gravísima, con el hueso del cráneo expuesto. Por suerte, jamás perdió el conocimiento. Gritaba que no quería morir. Sin asistencia de ningún tipo por parte del personal del salón de juegos, sin que se dispusiera ningún protocolo de primeros auxilios, la mamá y Matías se las arreglaron para subir a Florián al auto y llevarlo al Instituto cardiológico de Córdoba, desde donde, luego, lo trasladan a la Clínica Reina Fabiola. 

APU: ¿Tras ocurridos los hechos de negligencia cuál fue la reacción de empresa y la gente del lugar?

E.R.: Ninguna. No hemos tenido ningún contacto con la empresa, jamás nos llamaron para preguntarnos siquiera cómo estaba Florián. El salón siguió funcionando con normalidad y al día siguiente seguían promocionándolo, como si nada hubiera ocurrido. 

APU: ¿La municipalidad a cargo de Cambiemos cerró el lugar? ¿Qué hizo hasta el momento?

E.M.: Desde la Municipalidad nos contactaron tras mi posteo en Facebook, para asegurarnos que el lugar contaba con habilitación municipal. Lo que me preocupa mucho es: ¿cómo habilitan un juego en el que un nene de 7 años puede morir al usarlo? Todos los médicos que trataron a Florián nos dijeron que el riesgo de muerte fue altísimo. ¿Cómo es que habilitaron ese juego? Además, desde la Municipalidad, el funcionario José María Olmos, Secretario de Control Fiscalización y Convivencia Ciudadana, llamó a la mamá de Florián para decirle que habían enviado una inspección que no constató ninguna irregularidad y que el salón sí contaba con servicio de emergencia. Da la impresión de que estuvieran defendiendo al salón de juegos. También pusieron a disposición elservicio médico de la Municipalidad para atender a Florián e hicieron mucho hincapié en que no había lesiones. Bueno: sí hay lesiones, una parálisis facial no es fácil de atravesar para un nene de 7 años, y además, aún nos sabemos qué otras consecuencias puede tener un golpe tan duro como el que le ocurrió a mi hijo. El lugar sigue abierto y sigue promocionándose como la mejor alternativa para pasar las vacaciones de invierno.

APU: ¿Cómo está Florian ahora? ¿Qué problemas medicos tuvo tras lo ocurrido? 

E.M.: Evolucionó muy bien, ya fue dado de alta. Sabemos que fue una desgracia con suerte, pero también sabemos que fue una desgracia que no debería de haber ocurrido y sabemos que ante una desgracia así, el salón de juegos no puede ausentarse de esta manera. Florián está enojado con la situación, angustiado porque no sabe cómo lidiar con su carita, que no responde a sus órdenes. Se mira al espejo con angustia. Toda la familia está a su alrededor para que esto pase rápido y que los 180 días hasta que la parálisis ceda por completo transcurran de la mejor manera. Pero, también él, con sus 7 años, sabe que esto no tendría que haber pasado.