fbpx "Vacían el área de Niñez y nos dicen que es para achicar gastos"
Sindicales //// 16.01.2017
"Vacían el área de Niñez y nos dicen que es para achicar gastos"

Ex trabajadores de la Dirección de Niñez de General Rodríguez denuncian el vaciamiento del área y despidos de gran parte de los equipos que contenían a niños, niñas, adolescentes y sus familias. Desde el Municipio, adujeron que permitir reincorporaciones constituía "una señal de debilidad".

Por Jorge Giordano
Entrevista con Paola Lucero, ex Coordinadora General Administrativa de la Dirección de Niñez de General Rodríguez, despedida por la gestión de Cambiemos.
APU: ¿Cómo se dio el proceso desde que los despidieron hasta hoy en día?
Paola Lucero: El martes previo a la Navidad a nosotros nos informan que no serían renovados los contratos de catorce trabajadores. Éramos todos monotributistas. Los despedidos somos siete que trabajábamos en el Servicio Local y otros siete que dependían de la Dirección de Niñez pero trabajaban más orientados a la promoción de derechos en territorio. En su momento lo que tratamos de hacer es mantener un diálogo con el Municipio y sus distintas instancias. Agotado ese diálogo, se nos informa que no iba a haber reincorporaciones. Llevamos adelante una jornada de denuncia de dos días en la plaza de General Rodríguez. La gestión endureció su posición, nos dijeron que eso iba a interpretarse como "una señal de debilidad" y no estaban dispuestos a eso.
Nos decían que la no renovación de los contratos era por falta de presupuesto de Niñez. Lo que queríamos era defender el puesto de trabajo, aunque fuera en otro programa referido al área. Inclusive llegamos a un acuerdo en este sentido, pero una semana después nos dicen que la decisión final era que no iba a haber recontrataciones.
Están vaciando el área de Niñez, éramos veinte y despidieron a siete, más dos que renunciaron después de nuestros despidos. Eso repercute obviamente en la atención. Nosotros en el 2016 trabajamos con 560 situaciones, que representan muchos más pibes y familias. Ese tipo de trabajo es muy necesario y lo están desarticulando. La orden del Municipio es esa, vacían el área de Niñez y nos dicen que es para achicar gastos y ajustar para que les cierren los números.
APU: ¿A quiénes apuntan ustedes como responsables de su situación?
PL: Empezamos denunciando al Director de Niñez, Mariano Lelez, y la Subsecretaria de Desarrollo Social, Raquel Vázquez. El Servicio Local se sostiene con un fondo de 450 mil pesos que la Provincia envía todos los meses. Nosotros, contratados con ese fondo, éramos quince personas. Sacábamos la cuenta en función de nuestros sueldos, y llegábamos a la conclusión de que la plata no se destinaba entonces a nuestra área, sino que había contratados por fuera.
Después cambiaron y dijeron que el tema no era por gastos sino un problema político, porque los trabajadores tuvimos varios conflictos con el director respecto a que él se ajuste a la ley que brinda el marco que tiene nuestro trabajo. La primera respuesta del Director siempre es institucionalizar a los pibes, en dispositivos que hoy en día son casi carcelarios.
También queremos denunciar que Mariano Lelez tiene denuncias hechas por las familias que eran asistidas en el Servicio Local por maltratos y amenazas, radicadas en la Fiscalía de General Rodríguez.
APU: ¿Cuál es la situación de los niños, niñas y jóvenes de General Rodríguez hoy en día?
PL: Nosotros rondábamos un total de 2500 situaciones que se inician en el año 2007 cuando se crea el Servicio Local en Rodríguez. Hoy en día sabemos que el no haber recontratado profesionales en el lugar de los despedidos repercutió en una atención verdaderamente muy precaria hacia los pibes. Contábamos con dos programas, uno de Revinculación Familiar y otro de Acompañamiento Familiar, estos dos programas se encargaban de visitar a los chicos en los hogares para vincularlos con un referente afectivo y en determinar condiciones de adoptabilidad. Desde que asumió Lelez, entre estos dos programas en total suman dos trabajadores. El vaciamiento es literal. Construir vínculos de confianza con los pibes cuesta años, para que la persona se abra y pueda contar lo que le pasa. Hay un desinterés total por el dolor ajeno.