Sindicales //// 05.12.2017
Un Premio Nobel de la Paz en el CET Atilra: “El diálogo es el mejor mecanismo para resolver los conflictos”

Uno de los momentos más destacados del Encuentro Internacional de la División Lácteos de la UITA que se realiza en el Centro Educativo Tecnológico de Atilra en Sunchales fue la presentación de Habib Rajab. 

Habib Rajab es Secretario General de la Unión General de Trabajadores de Túnez, integrante del Cuarteto para el Diálogo Nacional Tunecino, grupo compuesto por cuatro organizaciones de la sociedad civil que ha sido clave para que Túnez haya avanzado hacia un sistema de democracia plural. Integrado por la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), Unión Tunecina del Comercio, la Industria y la Artesanía, Liga Tunecina de Derechos Humanos y la Orden Nacional de los Abogados. En el año 2015 el cuarteto fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz. 

“Estas jornadas de trabajo se desarrollan en un contexto económico y político dominadas por el capitalismo avanzando en el mundo”, indicó el tunecino al inicio de su alocución ante los trabajadores y trabajadora reunidos en la localidad santafecina. “El mundo vive cambios profundos en las relaciones de trabajo, estas mutaciones contienen serias amenazas para los derechos de los trabajadores, implicando desafíos estratégicos importantes que tienen que ser asumidos por los sindicatos a fin de contrarrestar las políticas actuales”.

Rajab realizó un repaso histórico sobre los sucesos que llevaron a la conformación del mencionado cuarteto, destacando una acción fundamental para la convivencia: el diálogo. “En el momento en que Túnez estaba al borde de una guerra civil, la UGTT lanzó un contexto de diálogo. En agosto de 2013, otras tres organizaciones de la sociedad civil, la Unión Tunecina del Comercio, la Industria y la Artesanía, Liga Tunecina de Derechos Humanos y la Orden Nacional de los Abogados, se unieron a la iniciativa compartiendo la visión, según la cual el diálogo es el mejor mecanismo para resolver los conflictos”.

En un contexto internacional donde el diálogo no parece primar, sino por el contrario se generan grietas sociales, los tunecinos, con el movimiento sindical a la cabeza, pudo crear las condiciones propicias: “Las negociaciones fueron difíciles pero el espíritu de consenso primó gracias a una moderación por parte del Cuarteto, pero sobre todo por el aporte popular aportado al cuarteto, lo que le valió el Premio Nobel de la Paz 2015”.

En la actualidad, como tantas otras regiones del mundo, Túnez atraviesa una grave crisis económica-social “que amenaza el proceso de consolidación democrática”. Con incremento del desempleo y reclamos de los ciudadanos. “2018 se anuncia difícil para Túnez, y en el contexto político mundial marcado por el avance de la derecha y el retroceso de los sectores populares, aprovechamos para solicitar al movimiento sindical internacional que intervenga para respaldar el proceso tunecino”, solicitó Habib Rajab.