Sindicales //// 07.11.2018
¿Se cae el paro general de la CGT?

El binomio que conduce la central obrera aceptó un bono con un monto muy por debajo de la inflación para resarcir a los trabajadores en noviembre y enero. Esperan la publicación del decreto para dar de baja la medida de fuerza.

“Esperemos que mañana tengamos el decreto con la letra chica para analizarlo este jueves en la reunión del Consejo Directivo de la CGT”, sostuvo Héctor Daer al retirarse la promocionada reunión que mantuvo la cúpula de la central obrera con el Gobierno y empresarios.

En ese momento parecía que el bono de 5 mil pesos, a pagarse en dos tramos, se encaminaba a enfriar la medida de fuerza latente, que desde hace semanas se debate en la calle Azopardo. Pero todo cambió minutos después. La primera comunicación oficial encendió las alarmas y recalentó los ánimos.

Así, los gremialistas esperan la letra chica de la comunicación para tomar posición. La comunicación de Producción habla de discutir “por sector” y de “hasta” 5 mil pesos. Ahora los sindicalistas dialoguistas apuestan a un decreto.

"Se acordó una resolución administrativa de que todos los despidos incausados se procecen previamente en la autoridad administrativa", anunció también Daer de forma poco clara.

Sobre el paro tampoco fue claro Carlos Acuña, aunque insinuó que se desactivaría: "El jueves el consejo directivo de la CGT resolverá cómo continuamos".

"El paro no está declarado", agregó Daer e insistió: "Sí es una de las posibilidades que existe, si no hay posibilidad de llegar a un acuerdo para paliar esta crisis". 

Otro de los temas, de lo que hay poco en concreto es justamente que ante la eventualidad de tener que despedir personal se establezca “de manera obligatoria una instancia previa a un despido, que sería una audiencia en el Ministerio de Trabajo”. Ese virtual pacto antidespidos tampoco se plasmó claramente en la comunicación oficial.

Los sectores más disconformes catalogaron de “espejitos de colores” los ofrecimiento de ayer y presionan para activar la huelga. Los denominados "gordos" apuestan ahora a un decreto presidencial que rectifique la primera comunicación oficial. Creen que podría aparecer una normativa que establezca la obligatoriedad del pago, lo que cambiaría el panorama. Sin embargo el rumor que sonó con con fuerza ayer es que el bono no llegaría a los estatales, por ejemplo.

“Esperemos que mañana tengamos el decreto con la letra chica para analizarlo este jueves en la reunión del Consejo Directivo de la CGT”, sostuvo Daer al retirarse la reunión que mantuvo con el Gobierno y empresarios.

El gremialista admitió que la CGT podría “reconsiderar su postura” si el bono al que se comprometió el oficialismo para recomponer los salarios tiene “carácter imperativo y universal”.

El sindicalista señaló también que en la reunión con el ministro de Producción, Dante Sica, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, se analizó también la posibilidad de implementar de manera obligatoria una instancia previa a un despido.

Según indicó, sería una audiencia en el Ministerio de Trabajo siempre que una empresa disponga el despido de un trabajador, a fin de intentar que se revea la situación.