Sindicales //// 03.12.2015
Personería para los metrodelegados: "Fue una lucha de muchos años"

El dirigente sindical Roberto Pianelli analizó la decisión tomada por el ministerio de Trabajo. Ahora, los metrodelegados tendrán la potestad de firmar los convenios colectivos de trabajo, las paritarias y los acuerdos con la empresa.

 
Por Boris Katunaric
APU: ¿Por qué se da ahora el otorgamiento de la personería gremial?
Roberto Pianelli: Hace siete años, cuando la UTA nos fue a expulsar del sindicato a todo el cuerpo de delegados por el sólo hecho de hacer y resolver los problemas de los compañeros y no acatar las ordenes del consejo directivo, en ese momento hicimos un plebiscito para ver si los compañeros querían hacer una nueva organización o no. Intentaron romperlo a punta de pistola, le pegaron a Madres de Plaza de Mayo, por ejemplo. 
Ese fue el momento donde decidimos hacer un sindicato e hicimos todos los trámites administrativos necesarios. Dos años después solicitamos el pedido de personería gremial. La ley de asociaciones sindicales, de la que siempre fuimos críticos aunque tuvimos que someternos, exige que se presenten los sindicatos para ver quien tiene mayor representatividad. Competimos con la UTA que hizo todo lo humana e inhumanamente posible para evitar que llegue ese momento. Fue una lucha de muchos años. 
APU: ¿Así se quedaron con la representación de los trabajadores del subte?
RP: Se trendría que haber hecho en diciembre del año pasado pero la UTA hizo una maniobra sacando el expediente del Ministerio para llevarlo a la Justicia. Obviamente lo rechazó y hasta que volvió al ministerio tardó un año. En la compulsa, por una cuestión de cobardía, no se presentaron. En ese sentido la ley es clara y quien no se presenta pierde los derechos. El ministro lo que hizo fue dar por terminado adjudicándonos la personería a nosotros.
APU: ¿A qué adjudica el crecimiento de su gremio entre los trabajadores? ¿Tiene que ver con una adhesión relacionada al reclamo por mayor libertad sindical o demandas de índole gremial insatisfechas en ambos casos por UTA?
RP: Cuando se privatiza el subterráneo, además de que se despidió al 70% de los trabajadores, aumentó la jornada laboral y bajaron los salarios. Un boletero que ganaba $700 pasó a cobrar $435, además nos obligaron a trabajar dos horas más. Se precarizaron los sectores de molinete y limpieza, fueron mercerizados. La UTA firma un convenio aceptando esas condiciones y el convenio se flexibilizó absolutamente.  
Recién en 2000 hubo una mayoría de delegados que quisimos recuperar los derechos y eso nos llevó a enfrentarnos muy fuertemente con la UTA.
APU: ¿Cree que UTA va a apelar la resolución ministerial? ¿Qué efectos tendría?
RP: Si, va a tratar de judicializarlo como hizo siempre, siempre trataron de que no llegue este momento. Nosotros estamos tranquilos porque el proceso fue súper transparente. Lo fundamental es que estaban citados para poder demostrar que tenían mayoría y no fueron, esto es lapidario, cuando no vas perdiste los derechos. No quisieron venir a pasar vergüenza porque ellos no representan a nadie.
APU: ¿Qué pasa con los delegados de UTA en el subte? ¿Pasan automáticamente al nuevo sindicato en términos de afiliación y representación sindical?
RP: No, los delegados de UTA seguirán siendo de UTA, ellos pueden seguir manteniendo la simple inscripción, pueden defender a los afiliados propios. Lo que ellos pierden con esto es la potestad de firmar los convenios colectivos de trabajo, las discusiones salariales, las paritarias y los acuerdos con la empresa, eso es lo que generaba una gran conflictividad laboral. Si a vos firmas un acuerdo en el cual la gran mayoría está en contra tenés dos posibilidades o te la comés, como pasa en la gran mayoría de los lugares, y la otra es salir a enfrentarlo, esto genera una conflictividad extra a la natural.