Sindicales //// 07.05.2017
La resindicalización de Cristina Fernández de Kirchner

CFK realizó un acto en la sede del Sindicato Argentino de Docentes Privados. La acompañaban la anfitriona María Lázaro, Walter Correa, del sindicato del Cuero, Héctor Amichetti (Gráficos), Vanesa Siley (Judiciales). Hernán Escudero, también anfitrión, hizo de presentador. Apuntes sobre el giro sindical de CFK. 

Por José Cornejo*

Cuando CFK asumió en 2011, algunos tragamos saliva. Los sindicatos, en la fiesta realizada en Plaza de Mayo, brillaron por su ausencia. Durante los años siguientes, Hugo Moyano arreció en críticas e incluso llamó a un paro general, mientras la entonces presidenta se reunía con la UIA y trataba de “Vasquito” a su titular, José Ignacio De Mendiguren.  

El desencuentro entre el partido del campo popular y el movimiento obrero organizado terminó con la foto impensable de Moyano haciendo campaña por Mauricio Macri y la foto mucho más impensable de este último ganando las presidenciales.

CFK comenzó a deshacer este desencuentro en la reunión con los dirigentes de la Corriente Federal de los Trabajadores de septiembre de 2016. Pero ahora no es solo la foto, sino un discurso cada vez más pulido. Sus principales definiciones fueron:

-    El nuestro es un programa policlasista (el término es mío), que incluye a empresarios pero especialmente a los trabajadores.
-    Cambiemos viene por todos los dirigentes sindicales. “Mafioso” es el término que le aplican a cualquiera que no acepte su visión del rol gremial. “Es gente que se pone muy loca cuando le dicen que no”.
-    “Es un gobierno de patrones, que no proviene de la política. No comprenden el interés general”.
-    Van por una reforma de las jubilaciones que afecta a los trabajadores pasivos.
-    Los dirigentes gremiales tienen que reconstruir a los delegados de bases y las comisiones internas. Y tienen que levantar a dirigentes que sean incuestionables si ellos no pueden exponerse. (Coincidió cuando alguien del público le recordó el encarcelamiento del dirigente marítimo Omar Suárez).
-    No alcanza con pelear la representación política (partidaria) si está debilitada la representación gremial.
-    Y a modo de autocrítica, reconoció que esa división del campo popular fue la clave de la derrota. “Siempre estoy repensando lo que hicimos como gobierno” sentenció.
-    Finalmente se solidarizó con los docentes no solo por la ofensiva policial del gobierno sino en tanto educadores de la sociedad.

A modo de cierre, mi percepción es que el giro sindical de Cristina no nace solo de sus relecturas. Hubo un conjunto de compañeros que trabajaron para este reencuentro aún en proceso. En abril de 2016, yo festejaba la resindicalización de la militancia a la que nos obligaba el macrismo.Esto se personificó en tres actores que pudieron hacer de correa de transmisión de esta línea política: Máximo Kirchner, Andrés Larroque y especialmente Hernán Escudero. Sobre este último escribí en la nota adjunta.  

* Director Agencia Paco Urondo