Sindicales //// 23.02.2016
“Este es el peor cambio que nos podría haber tocado”

Entrevista con Daniel Yofra, dirigente de la federación que agrupa a los trabajadores aceiteros. "Lo único que queremos es que nos den la libertad para negociar, no queremos la intervención ni de la CGT ni del gobierno", señaló el gremialista.

Por Juan Ciucci
APU: ¿Cuál es la actualidad de su sector?
Daniel Yofra: El sector está de parabienes, si cada vez que hay una devaluación han salido beneficiados, y más en el contexto político actual. Lo único que existe es la especulación de los productores, que no entregan la soja que supuestamente habían proyectado con el gobierno de Macri. Pensaban que con las medidas que adoptaron con respecto al dólar, habría una venta mayor de esa soja que tienen acumulada en los campos, pero no es así. Pero las empresas se están preparando para una campaña aún mejor en la que viene.
APU: ¿Se puede hablar de un número de cara a la negociación paritaria?
DY: Hoy no tenemos un número, nos faltan algunos datos para completar el mes de enero de la Provincia de Buenos Aires y San Luis, para tener algo serio y que sea acorde a lo que venimos pidiendo. Cuando tengamos esos datos vamos a dar el número.
APU: Se hablaba de un 40% desde algunos gremios, ¿le parece exagerado?
DY: El porcentaje es según qué salario se tiene. Le puede parecer mucho a quien tiene un salario de 30 o 40 mil pesos, pero para un trabajador que gana 8 o 10 mil pesos, no es descabellado. Primero hay que tener en cuenta el punto de partida que se tiene como salario real, cuál es el verdadero valor de la fuerza de trabajo. Y si realmente cuando uno va a las paritarias, discute un salario digno para los trabajadores como dice la Ley de Contrato de Trabajo y la Constitución Nacional. Para nosotros ese es el punto de partida.
En marzo del año pasado era de $14931. De ahí el porcentaje va variando de acuerdo a cada negociación. Hoy nosotros no tenemos esa cifra, pero no creo que la inflación interanual sea inferior al 30%. Vamos a esperar que nuestros asesores económicos nos digan qué cifra es la que luego iremos a pelear en las próximas paritarias.
APU: ¿Cómo ve este comienzo de año con fuerte inflación? ¿Cómo analiza la perspectiva económica?
DY: Creo que la mayoría del país necesitaba un cambio, pero este es el peor cambio que nos podría haber tocado. La continuidad de un mismo gobierno produce un desgaste, pero esto lo digo incluso por los dirigentes que ocupan un cargo por tiempo indeterminado. Es un desgaste, creo que es lo que le pasó al gobierno kirchnerista. Han hecho muchas cosas buenas, pero haber estado tanto tiempo en el poder los imposibilitaba de ver otras necesidades que estaban ausentes para el gobierno. Por eso digo que se necesitaba un cambio, pero este es el peor que nos pudo tocar.
Tampoco pretendo que los empresarios que gobiernan este país sean sensibles, pero todas las medidas que han tomado es a favor de una clase, que es la capitalista. Y a los trabajadores nos han dejado afuera. El vaivén económico de estos últimos 60 días ha afectado al bolsillo de los trabajadores.
Con esa perspectiva, vamos a ir fortalecidos a la negociación ya que tenemos 13 años de paritarias y no nos toman de sorpresa. El problema lo van a tener aquellos que durmieron mucho tiempo sobre las faldas de quienes gobiernan. Veremos cómo encaramos esta situación, sabemos que solos tampoco lo vamos a lograr, estamos trabajando para que muchas organizaciones entiendan cuál es el verdadero salario para los trabajadores. Y con la confianza de haber tenido el año pasado una huelga grande, de muchos días y con el éxito final.
APU: ¿Cómo analiza la reunión del gobierno con los sindicatos?
DY: No creo que los que se han sentado en la mesa con el gobierno sean representantes legítimos de los trabajadores. En la cabeza de los dirigentes que van a discutir con el gobierno no están reflejados los intereses de los trabajadores, sino que están reflejados otro tipo de intereses.
Tampoco sabemos muy bien de qué se habló. Por lo menos nosotros nos manejamos así: cada vez que tenemos una reunión en el Ministerio de Trabajo que es importante hacemos una asamblea o informamos a través de los medios. Acá tenemos todos trascendidos, donde cada uno dice una cosa distinta. Nosotros lo único que queremos es que nos den la libertad para negociar, no queremos la intervención ni de la CGT ni del gobierno. Simplemente que nos dejen negociar con las empresas, que dicho sea de paso, siempre son los privilegiados de cada maniobra económica que hay en el Estado.
APU: ¿Ve necesaria y/o posible la unidad de la CGT?
DY: Lo veo muy difícil, hay muchos intereses contrapuestos entre las centrales. Desgraciadamente, las centrales han dado cuenta de la unidad cuando en el gobierno no hay un partido peronista. Debería ser lo contrario, ¿no? Cuando está el peronismo deberían estar todos unidos y sin embargo no lo hacen. Y hoy no veo que tengan los mismos intereses, ni que les preocupe la problemática de los trabajadores. Puede llegar la unión, pero generalmente llega para pelear con el gobierno que no es peronista.