Sindicales //// 19.11.2015
“Es una agresión a los trabajadores”

Entrevista a Daniel Pérez Guillen, Secretario General Adjunto de la CTA Provincia de Buenos Aires y dirigente de la Asociación Judicial Bonaerense, en relación a los dichos de Vidal y Salvador, su Vicegobernador. “Esto que dicen es una burrada: en la provincia los trabajadores del Estado trabajan mucho y son pocos en relación a los habitantes”.

Por Juan Ciucci
APU: Se han conocido declaraciones de la gobernadora electa por la provincia de Buenos Aires, respecto a lo que va a encontrar el 10 de diciembre y la posibilidad de no pago del aguinaldo. ¿Qué reflexión le genera esto?
Daniel Pérez Guillén: La verdad que no entiendo la estrategia, si creen que la gente es masoquista y quiere escuchar eso. O le da un aura de seriedad decir que el ajuste y que todos estemos mal, va a ser una condición. Porque la verdad que toman un Estado, y es algo inédito en la Argentina, en el que un gobierno se va dejando las cuentas más o menos estables. Es inédito en la Argentina, aunque sea un gobierno provincial. Y que justamente cuando le dejan el Estado en la mejor de las situaciones vividas en nuestro país, la próxima Gobernadora dice que no va a poder pagar los aguinaldos, uno lo tiene que entender simplemente como una estrategia y como una agresión a los trabajadores. Creo que eso se complementa con un trabajo de pinzas que se hizo con el ViceGobernador, que ya dice que sobran empleados estatales en la provincia. Creo que estas dos barbaridades no pueden ser casualidad, a ningún político se le puede escapar esto. Y quiero decir que me da lástima que el radicalismo vaya como felpudo de la derecha de la Argentina. Y que además de eso sea utilizado para hacer el trabajo sucio, la verdad que un tipo como (Daniel) Salvador, que uno le respetaba su trayectoria, podía no estar de acuerdo pero pensaba que era un militante, y la verdad que da un poco de vergüenza ajena.
APU: ¿Cómo lo analiza en el contexto de estos últimos días antes de las elecciones y lo que dejó el debate?
DPG: la verdad que lo que se prevé es sacarse la careta de Heidi, y hay que decir que la derecha festeja y a tomado plena noción de que por primera vez ganó una gobernación en las urnas. Que la gente votó a la derecha en la Provincia de Buenos Aires, y que eso le da la autoridad, sumar el gobierno más el poder real. Recordemos que siempre lo dijo Kirchner, “vamos por el gobierno, después iremos por el poder”. Y cuando el Pueblo va por el poder es una lucha interminable, porque el poder real hoy está más concentrado que nunca en el mundo. Y esa concentración, sumado a estos votos en la provincia, le da a la derecha una soberbia que ya desembozadamente dicen lo que van a hacer. Aumento del dólar, desocupación, una provincia para pocos, ganancias extraordinarias.
Fijémonos muy claramente lo dijo Macri en el debate cuando cuestionó a Venezuela. ¿Por qué la cuestiona? Porque es un símbolo del proceso latinoamericano de los últimos diez años. Es decir que ellos no van a respetar ese acuerdo continental, y van a hacer un acuerdo con EEUU y la OTAN. Ahora, recordemos lo que lamentablemente estuvieron viviendo los franceses estos últimos días, que es una violencia inusitada, cuando esos jóvenes entran y matan a tiros o a cuchillazos. Cuando uno pretende que esas cosas son casualidades, no está entendiendo nada. Esto es producto de esas políticas de exclusión, de tratar a los árabes y africanos que llegaron y tuvieron hijos y nietos que hoy son franceses, que han ido a la universidad y hoy son profesionales, y los siguen tratando como basura. Y además les bombardean sus países, y les generan guerras allí. Entonces, cuando uno hace un acuerdo con ese eje, EEUU y OTAN, está entrando en ese juego. Y cuando lo hicimos en los ´90, eso implica la privatización, el empobrecimiento, la desocupación. Pero además implica entrar en un territorio de violencia, porque fue ahí que sufrimos los dos atentados, contra la AMIA y la Embajada de Israel. Creo que el votante tiene que tener muy claro lo que nos están diciendo desembozadamente. Y en este caso en la Provincia de Buenos Aires, que vienen por la desocupación nuestra para maximizar los negocios del poder. Para que la provincia que genera más riqueza de todo el país, sea fuente de los negocios agroindustriales y que de eso tengamos claro que no nos va a tocar nada.
APU: Llama la atención cómo ya plantea un frente de conflicto a futuro…
DPG: Sí, lo que creo es que es una batalla cultural, que me gustaría saber en qué estado estamos, porque creo que se han animado a más. Lo que nos están diciendo es que todos los trabajadores del Estado somos unos vagos, “vamos a eficientizar el Estado, y vamos a echarlos a todos, a todo el que haga protesta”. Lo que queda claro es que va a haber más protestas, que la provincia entra en conflicto con estas declaraciones. Pero además, no tienen ningún prurito no sólo ya ideológico, sino moral. Cuando dicen “los DDHH son un curro”, creo que están poniendo su ideología en blanco porque dicen “esto en este momento no nos da ningún costo electoral”. Lo que están diciendo es “podemos redoblar la apuesta porque hemos ganado una batalla cultural a través de los medios hegemónicos, y la gente nos va a votar igual aunque le digamos lo que le vamos a hacer”. Creo que es un retroceso muy grande para el país, y un riesgo muy grande, el que pueden provocar.
Y en la Provincia de Buenos Aires, están eligiendo un panorama de conflicto, le están declarando la guerra a los trabajadores desde ese planteo ideológico: son todos vagos, y no hacen nada. Ahora, lo que sí hay que aclarar es que la cantidad de trabajadores por población en la provincia es una de las más bajas del país. Eso por la densidad habitacional, por eso esto que dicen es una burrada: en la provincia los trabajadores del Estado trabajan mucho y son pocos en relación a los habitantes. Y el tema del aguinaldo… realmente cuando están diciendo, como Michetti o algunos economistas, que es un país que está óptimo para endeudarse, lo que están diciendo es que la economía estructuralmente (más allá de la crisis de la que nadie en el mundo está ajeno) está ordenada. Entonces, ¿para qué se van a endeudar? Para pagar los aguinaldos, no. Las opciones son otras, las prioridades son otras. Esto también hay que discutirlo, y lo vamos a discutir en la calle.