fbpx "El pueblo argentino ha triunfado y empezamos otro capítulo de la política" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sindicales //// 06.11.2019
"El pueblo argentino ha triunfado y empezamos otro capítulo de la política"

El dirigente docente y secretario de Relaciones Internacionales de la CTA, Roberto Baradel, analizó la política local y regional, en el marco de un nuevo aniversario del  acto "No al Alca ¡No al Neoliberalismo!".

Por CTA

El secretario de Relaciones Internacionales de la CTA, Roberto Baradel explicó el porqué de la consigna ‘A 14 años del NO AL ALCA ¡No al Neoliberalismo!. “Se están dando procesos políticos en toda la región y en los países donde los pueblos somos capaces de resistir al neoliberalismo con manifestaciones, según cada país, su forma”. Por eso señaló que el freno a las políticas neoliberales no sólo se dio en Argentina sino que también se está manifestando a nivel continental.

Mientras que Edgardo Llano, secretario general adjunto de la CTA, rememoró los inicios de la lucha de los países de la región contra el tratado de libre comercio que afectaría al conjunto de los trabajadores y trabajadoras y señaló: “Nuestra América debe ser una patria grande, en unidad, sin acuerdos de libre comercio. Los únicos acuerdos que valen son los acuerdos de los pueblos, no los de los gobiernos, porque los gobiernos que intentan aplicar estos acuerdos en realidad son mandaderos de grupos económicos mundiales, que son los verdaderos dueños y creadores de los acuerdos de libre comercio. No hay acuerdo de libre comercio de los gobiernos, siempre son de las empresas, que en definitiva son las que controlan parte del mundo”.

En tanto, la secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA, Estela Díaz, celebró el retorno de la integración regional de los gobiernos populares en nuestra región y destacó la importancia del movimiento feminista y de mujeres como pilar esencial de esa lucha: “Esta resistencia ha tenido al movimiento sindical, a los movimientos sociales y al movimiento feminista y de mujeres esencialmente, como pilares para enfrentar las políticas neoliberales. Esto ha sido un cambio altamente significativo si comparamos los 90 con este período histórico”.

Roberto Baradel, secretario de Relaciones Internacionales de la CTA

Buenas tardes a todas las compañeras, compañeros. Les agradecemos profundamente a los compañeros que han venido de las centrales de América Latina a esta jornada que nosotros recordamos todos los años, pero este año en particular con una gran satisfacción, que en la República Argentina le pudimos poner freno nuevamente al neoliberalismo y no solamente en la Argentina, sino en una perspectiva continental.

Por eso la importancia de este panel, para que las compañeras y compañeros nos digan en qué situación estamos, Oscar, que es diputado del Parlasur, nos va a dar un panorama de lo que está sucediendo en México, en Ecuador, en el resto de América Latina, en Haití. Las movilizaciones populares que se están dando a lo largo y ancho del continente. Y Estela Díaz, por supuesto, porque si hay algo o un movimiento que apostó fuertemente en la derrota del neoliberalismo fue el feminismo en la República Argentina, la organización de las mujeres y que sin ninguna duda es ejemplo a nivel continental y mundial.

Voy a ser muy breve. Somos los anfitriones y queremos escuchar a los compañeros que vienen de otros países hermanos. Pero decir una cosa. Por qué nosotros relacionamos a 14 años del No al Alca hoy no al neoliberalismo, porque se están dando procesos políticos en toda la región y en los países donde los pueblos somos capaces de resistir al neoliberalismo con manifestaciones, según cada país, su forma. Lo que está pasando en Chile es formidable. Esa frase: “No son 30 pesos, son 30 años”, la verdad merece toda la solidaridad y admiración de los pueblos de Latinoamérica el proceso que están viviendo los hermanos chilenos. O la situación de Brasil, los compañeros firmes, exigiendo a pesar de la persecución del neoliberalismo, y de un gobierno cuasi fascista en Brasil, manteniendo en alto la consigna Lula Livre y generando acciones a nivel local y en el mundo.

Por supuesto, nuestros hermanos de Uruguay, que vienen dando ejemplo en la región. Por esto las corporaciones quieren que el Frente Amplio no gobierne más en Uruguay. Pero el esfuerzo que están haciendo los compañeros, su trabajo, lo que ha hecho el Frente Amplio en estos años, y el reconocimiento a una figura, a un gran presidente latinoamericano, como es Pepe Mujica, le van a dar la victoria en un ballottage a los compañeros.

Y sin ninguna duda, Evo Morales que es nuestro hermano, de la Central de Trabajadores de la Argentina, de la CGT, de los compañeros de los movimientos sociales.

A Evo Morales lo conocimos en los años 2000, siendo dirigente del MAS y encabezaba las movilizaciones contra el neoliberalismo en Bolivia. Luego fue presidente y hoy encabeza un proyecto político que tiende a la distribución de la riqueza y a la integración de los pueblos. Por eso los ataques que viene sufriendo. Nuestra solidaridad con el pueblo boliviano. Que se respete el derecho al voto que han tenido en las elecciones.

En la Argentina eligieron algunos enemigos. Por eso el panel de la tarde. Al sindicalismo, a los jueces laborales, a los dirigentes sindicales, a los abogados laboralistas, a los mapuches, a los maestros, a los trabajadores, nos eligieron como enemigos, porque ellos creyeron que atacándonos a nosotros y disciplinándonos, iban a tener la posibilidad de gobernar 8 o 12 años en la Argentina. Se equivocaron de punta a punta. Resistimos, no nos pudieron callar, y hoy están los resultados. Ellos se tienen que ir con el voto popular y nosotros con la frente bien alta, con la dignidad de haber resistido las persecuciones, las noticias falsas, las mentiras que esgrimieron a lo largo y a lo ancho del país.

El rechazo a la política de ajuste y al neoliberalismo en la Argentina se da de una manera diferente a la que se está dando hoy en Chile y en otros lugares. Es la de un sindicalismo sociopolítico. Un sindicalismo que es autónomo pero no es neutral. Somos parte de procesos políticos, populares. No es lo mismo tener un gobierno de derecha, que tener un gobierno de centro y no es lo mismo tener un gobierno de centro a tener un gobierno popular y progresista, como vamos a tener en la República Argentina con Alberto Fernández, que sin ninguna duda va a encarar las políticas, no solamente a nivel interno, sino a nivel internacional, mirando la integración regional de los pueblos. Le dijimos No al Alca porque queríamos profundizar la integración de nuestros países para beneficio de nuestros pueblos. Para obtener mayor justicia social en nuestros países, mayor distribución de la riqueza, y defender claramente la autodeterminación de los pueblos. Para que no sean las corporaciones las que decidan las políticas y los destinos de nuestros países.

Nosotros somos parte de esta reacción popular en la Argentina, sin ninguna duda. Fuimos parte desde hace muchísimos años, allá por los años 2000, cuando resistíamos al neoliberalismo, cuando derrotamos al Alca y seguimos en ese marco de continuidad histórica, con gobiernos populares, que lamentablemente se interrumpieron en Argentina hace cuatro años, con un andamiaje que ha perfeccionado la derecha: el lawfare, la guerra judicial; las fake news, noticias falsas; las mentiras, las estigmatizaciones, los grandes medios de comunicación y la justicia operando fuertemente para deslegitimar los procesos populares y a quienes defendemos los derechos de los trabajadores de nuestros pueblos.

Quiero decir con orgullo que esa resistencia que llevamos adelante durante cuatro años, poniendo el cuerpo, no siendo oportunistas y siempre dando la cara, hoy tiene sus resultados. El pueblo argentino ha triunfado y empezamos otro capítulo de la política en la Argentina y en Latinoamérica.

La derrota del neoliberalismo en la República Argentina, va a significar sin ninguna duda, apoyar nuevamente el proceso de integración regional, en el marco del Mercosur, Unasur y Celac.

Decir claramente que Lula tiene que ser liberado. Lo va a liberar el pueblo brasileño, con el apoyo de los pueblos latinoamericanos y de los gobiernos de buena voluntad que favorezcan a los trabajadores y a los pueblos de Latinoamérica y no a las corporaciones.

¡Viva Latinoamérica! ¡Viva Lula Libre! ¡Viva la resistencia de los trabajadores! ¡Viva la unidad de la clase trabajadora argentina y de los movimientos sociales!
¡Vamos a cambiar la historia a nivel regional sin ninguna duda!.

Edgardo Llano, secretario general adjunto de la CTA

Hace 14 años Mar del Plata se convertía en la sepultura de los intentos del presidente Bush. Pero el Alca que fue derrotado en ese momento, no empezó ahí. Hay que recordar que con la llegada de Margaret Thatcher y de Ronald Reagan al poder comenzaron los intentos más fuertes de acuerdos de libre comercio en Europa y Estados Unidos.

En esos primeros intentos, unos compañeros de las centrales sindicales de Canadá, de Quebec, fueron los primeros que se organizaron para enfrentar los acuerdos que ellos decían iban a afectar la vida de los trabajadores y la población en general. No se equivocaron. Son los acuerdos con los que los gobiernos y las empresas, según palabras de ellos, intentaban domesticar a la clase trabajadora mundial, haciéndolo por regiones del mundo.

América toda, América Central, América del Sur, toda América contempladas en distintos planes de libre comercio, con distintos nombres, pero siempre con el mismo objetivo, aumentar las ganancias de las empresas y en muchos casos someter a esclavitud a los trabajadores, en esa época a los trabajadores de América Central.
Hoy tenemos la oportunidad de ver a compañeros de Brasil, Uruguay, Chile, Bolivia, con quienes hemos compartido también la pelea contra el Alca, la pelea que dieron presidentes que sí estuvieron a la altura de las circunstancias. Tuvimos gobiernos que vinieron a cambiar la historia en esos momentos. Nosotros tuvimos a Néstor Kirchner, Venezuela a Chávez, Brasil a Lula, Tabaré en Uruguay, se plantaron frente al poder mundial y le dijeron No.

Porque nuestra América debe ser una patria grande, unidad, sin acuerdos de libre comercio. Los únicos acuerdos que valen son los acuerdos de los pueblos, no los de los gobiernos, porque los gobiernos que intentan aplicar estos acuerdos, en realidad son mandaderos de grupos económicos mundiales, que son los verdaderos dueños y creadores de los acuerdos de libre comercio. No hay acuerdo de libre comercio de los gobiernos, siempre son de las empresas, que en definitiva son las que controlan parte del mundo.

Pero así como esos compañeros sindicalistas de Quebec, Canadá, se organizaron, también se organizaron en otras regiones del mundo y en América se fueron organizando por regiones, América Central, del Sur, del Norte. Está el compañero Secretario General de la Coordinadora de Centrales Sindicales de los 90 y uno de los objetivos era luchar contra los acuerdos de libre comercio. Un objetivo fundamental de la Coordinadora, donde estamos todas las Centrales del Mercosur, peleó también por ocupar un espacio en el Mercosur que no teníamos. Porque los acuerdos de libre comercio no incluyen a los sindicatos, no incluyen trabajadores, incluyen empresas, gobiernos que diseñan las políticas para aplicar en las regiones.

Fracasó el Alca. Cuando vino este gobierno, en el discurso de asunción de Macri, una de las primeras cosas que dijo fue “vamos al acuerdo de la Alianza del Pacífico”. Afortunadamente no le dieron entrada a la Argentina. Es nefasto ese acuerdo para los trabajadores, para la industria argentina. Como no pudieron con eso ahora están intentando con el de Europa y Mercosur.

Hubo un 5 de noviembre de 2005 con presidentes que tuvieron la dignidad de representar verdaderamente a sus pueblos. Ésa fue una enseñanza que nos dejaron, que nos permitió avanzar en la unidad en los países y las regiones. Por eso venimos desde aquel encuentro desde la CSI, la CSA, para defendernos en unidad de estos tipos de acuerdos.

No pararon, siguen avanzando. Les va a salir mal también con la Unión Europea. Ellos avanzaron. Se dio que en la región tenemos gobiernos de derecha y en la mayoría de los casos gobiernan empresarios.

El Alca fue sepultado en Mar del Plata, pero es como con las películas que hoy están de moda, las de zombies, ahora están los zombies que salieron de esa sepultura. Porque en esta región el Alca es Macri, es Piñera, es Bolsonaro, la derecha que se quiere imponer en Uruguay. Ése es el Alca de hoy y es el que vamos a tener que enfrentar en estos cuatro años.

Vamos a tener que enfrentar a estos tipos que van a seguir disponiendo de los medios económicos, de los medios masivos de comunicación, del poder económico mundial, porque no aceptan que hayamos recuperado el poder popular; no aceptan que Evo haya ganado las elecciones, que los compañeros chilenos hayan dicho basta a la represión de 30 años, que hayan dicho basta a que durante 30 años tuvieron que bancarse las leyes de la dictadura.

El pueblo chileno dijo basta, los argentinos dijimos basta el 27 de octubre con las urnas y esperamos que los uruguayos puedan hacer lo mismo. Esperamos que los brasileños estén en la calle para recuperar a ese gran presidente que tuvieron que es un lujo para la región como es Lula.

Hay que estar atentos, hay que defender a los gobiernos populares. Nosotros los argentinos tenemos que defender a este gobierno en las calles porque estos tipos que acaban de sacar casi un 40% de los votos, más allá que son los votos antiperonistas de toda la historia, en cada elección, estos tipos tienen el poder económico y van a poner todas las trabas posibles para que no se pueda gobernar, y nosotros vamos a tener que estar ahí, defendiendo a este gobierno popular, incluso bancando situaciones complicadas para los trabajadores. Dejaron un país tan devastado que vamos a tener que bancar situaciones difíciles, pero la organización y la unidad es el camino que tenemos que debemos seguir recorriendo juntos. Por eso digo el Alca no murió, está personificado en estos nefastos presidentes de la región y contra eso tenemos que luchar.

Hoy recordamos el Alca, de los cuales muchos de los que estamos acá fuimos protagonistas, porque acá tenemos a estos enormes dirigentes, que han dado pelea en las últimas dos o tres décadas, para que tengamos un país digno, para que podamos mirar a nuestros pibes a los ojos. Tenemos dirigentes enormes que están acá arriba, hay un montón que no están, pero que también deben estar. Y hay dirigentes que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Hoy tenemos que olvidar eso, mirar para adelante, avanzar todos juntos para construir la Patria Grande que soñaron esos presidentes con dignidad.

Estela Díaz, secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA

Buenas tardes, compañeras, compañeros, la verdad, una vez más, 14 años del 5 de noviembre de 2005 cuando en Mar del Plata recorríamos esas históricas calles con nuestros líderes políticos que dieron esa señal, que marcó en esos momentos la profundización de lo que fueron los gobiernos populares en América Latina.

Pasaron muchas cosas y la verdad que creían que íbamos a estar ahora, luego de 14 años, mirando, celebrando, la fiesta del neoliberalismo y de los poderosos de la región. No fue así. Nuestros pueblos resistieron en los 90, se fortalecieron con los gobiernos populares todos estos años y ha habido un repliegue pero hoy estamos claramente en un momento que está marcando el retorno de la integración regional, de los gobiernos populares también en nuestra región.

En ese sentido, esta resistencia ha tenido al movimiento sindical, a los movimientos sociales y al movimiento feminista y de mujeres esencialmente, como pilares para enfrentar las políticas neoliberales. Esto ha sido un cambio altamente significativo si comparamos los 90 con este período histórico.

Quisiera compartir con ustedes una brevísima reflexión en torno a esto. Han sido claramente las mujeres de nuestros pueblos, el sur que ha despertado con una enorme potencia antineoliberal, porque ha sido desde Argentina y los países de América Latina, que esta gran ola, de la cual algunos hablan de una cuarta ola feminista en el mundo del Sur hacia el Norte, hacia los países centrales, con movilizaciones, que hoy las mujeres están diciendo basta.

Si la vida de las mujeres no vale, si la vida de los niños, de las niñas, de los pobres, de los migrantes no valen, produzcan sin nosotras, hagan este mundo sin nosotras.
¿Y qué hizo este movimiento? Algo que nos enorgullece, fue tomar una herramienta del movimiento sindical para la lucha, como fue el paro internacional de las mujeres. En la Argentina las mujeres le hicimos el primer paro a Macri allá por el 2016. Esta potencia se articula porque somos también claramente, las mujeres trabajadoras las que estamos movilizadas en todos y cada uno de nuestros países. Lo vemos en Chile, vemos la potencia de la juventud y de las mujeres movilizadas. Lo vemos con las mujeres de Bolivia, en Brasil, diciendo #EleNão, cuando llamaron a movilizar para que no gane esa derecha brutal.

Esta es una enorme potencia que tiene todo nuestro movimiento popular. Sentimos que estamos en una nueva etapa. En la Argentina, se termina de concretar con el triunfo popular la derrota del macrismo. Es la primera vez que un presidente en la Argentina plantea una reelección y pierde de manera contundente por el voto popular.
En esto tenemos la fuerza de las mujeres, del sindicalismo, de los movimientos sociales, que generamos las condiciones para esta derrota y sabemos que estamos siendo protagonistas del nuevo tiempo de esta América. Otra vez nos vemos en la Patria Grande Latinoamericana, negra, india, trabajadora, mujer, diversa.

Con esa fuerza, compañeras, compañeros, vamos a seguir acompañando a Uruguay en estos días, a Chile, Bolivia, Brasil. Esto somos, América Latina se vuelve a poner de pie y le empieza a decir cada día con más fuerza, como le dijimos No al Alca hace 14 años, No al neoliberalismo. Sí a la integración regional, sí a la libertad, a la justicia social, a la igualdad y a la integración de nuestros pueblos.