fbpx "El acto (del 21F) debe transformarse en un programa del movimiento obrero" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sindicales //// 26.02.2018
"El acto (del 21F) debe transformarse en un programa del movimiento obrero"

Claudio Leoni es el secretario general de Federación Santafesina de Trabajadores Municipales (FESTRAM). A propósito de la movilización masiva del 21 de febrero, reflexionó sobre la realidad de Movimiento Obrero y la construcción de un programa desde los trabajadores en Santa Fe.

Publicado por FM Huella, Rufino, Santa Fe

PREGUNTA: ¿Qué evaluación hace del acto del 21F?

Claudio Leoni: La movilización hay que ponerla en el marco de un proceso de lucha y resistencia del movimiento obrero y de otros sectores frente a las políticas impulsadas por el Gobierno Nacional. El Encuentro de Luján, la gran concentración frente al Congreso el 29 de noviembre, las marchas duramente reprimidas, formaron parte de una construcción que devino en la masividad del pasado miércoles. El paro internacional de mujeres del 8 de marzo, debe estar circunscripto en esa estrategia. Sobre esto último, el Plenario de Secretarios Generales de FESTRAM ha dispuesto adherir y que cada sindicato de base lo implemente con sus propias características y particularidades.

P: ¿Fue un acto de y para Hugo Moyano?

CL: Es una lectura sesgada, que intenta poner el eje en otro lado y que además es absolutamente funcional al macrismo. Es una mentira y esto se pudo comprobar viendo los distintos espacios que participaron con sus banderas. Había jubilados, pymes, estudiantes, cooperativas, mutuales, organizaciones de base, numerosas delegaciones del interior del país y una enorme cantidad de sindicatos, algunos cuyas conducciones nacionales no adhirieron. Esta construcción excede el aporte y la convocatoria generada desde Camioneros. Sin embargo toda esta situación que estamos atravesando ha tenido un impacto en la dirigencia sindical, que Moyano supo leer muy bien. No funcionan los acuerdos de las cúpulas con las políticas neoliberales del Gobierno. El triunviro, ha dejado de ser la conducción legítima de la CGT, y el mundo sindical comienza a pensar en alternativas superadoras, para garantizar la defensa de los intereses del conjunto de los trabajadores.

P: ¿Hay una línea que articule todas estas expresiones o es un simple amontonamiento de dirigentes?

CL: Esta es otra trampa. El Documento de Mar del Plata, firmado por muchos de los gremios convocantes hace un par de semanas y la lectura de una síntesis en el acto marcan ejes que deben transformarse en un programa del movimiento obrero. No es una tarea fácil, pero la propuesta en este sentido de la Corriente Federal de Trabajadores con sus 27 Puntos señala el camino. La experiencia de  la CGT de los Argentinos en la década de los 60, demuestra la necesidad de fortalecer esta perspectiva. Sin un programa, el sindicalismo es una mera expresión reivindicativa. Tenemos el compromiso de señalar el modelo de país que represente los intereses de los sectores populares en general y de los trabajadores particular.
Por más que el Gobierno y los medios de comunicación, intenten armar un relato para ningunear los efectos de la marcha, el 21F sacudió a Macri y a su gabinete integrado por los representantes de las corporaciones. El Presidente tiene bien en claro, que los trabajadores no van a aceptar pasivamente sus políticas de ajuste e incluso, ni los resultados electorales van a facilitar la pérdida de los derechos conquistados de la clase trabajadora. Debió cambiar de estrategia para la flexibilización laboral que intenta imponer. La Reforma Laboral, tal como impuso la Provisional, no va a salir y ese es el gran triunfo del movimiento obrero en la calle.

P: ¿Y la política en todo esto?

CL: Hay algunos dirigentes y organizaciones que se han quedado discutiendo con criterios y realidades pasadas. No han interpretado la dinámica y las necesidades de la etapa. Esto se está revirtiendo, pero es necesario dejar de hacer política en la perspectiva de quienes son los candidatos de 2019 y ponerse a reconstruir el movimiento nacional y popular, en medio del ajuste y del saqueo de la derecha. Aquí también es preciso debatir cuales son los ejes que nos aglutinen, y esto está vigente tanto para el peronismo y las fuerzas territoriales de Santa Fe. No puede unirnos el espanto, la crudeza de los tarifazos, los despidos, el cierre de las pymes, el hambre de miles de familias. Este debe ser el punto de partida para elaborar un proyecto de Provincia que involucre a distintos sectores. Si esto no está presente en la agenda pública, se gane o se pierda en el 2019, los resultados serán siempre los mismos: el gran capital económico y financiero, fuera y dentro de Santa Fe, impondrá sus intereses sobre los derechos de las grandes mayorías. Los primeros que deben tener esto claro es la dirigencia política.

P: ¿Habrá actores nuevos?

CL: Claramente. Esta marcha que expresa la unidad de los sectores populares en la calle abre un interrogante sobre el futuro de las alianzas del Gobierno. Aquellas que posibilitaron una mayoría para sacar leyes del ajuste. Incluso abre grietas dentro de Cambiemos. Se nota en la calle, en los cánticos en las canchas de fútbol, en los trenes e incluso en recitales. Ganaron las elecciones pero perdieron el humor popular. Por ello, muchos pensamos que el 21F es un hecho histórico del movimiento obrero.