fbpx Apuntes sobre el conflicto docente de Santa Cruz, por José Cornejo
Sindicales //// 24.06.2011
Apuntes sobre el conflicto docente de Santa Cruz, por José Cornejo

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) El paro docente de Santa Cruz lleva casi dos meses de medidas de fuerza. Para entender que está sucediendo hay dividir la problemática en tres partes: la situación de los docentes, la conducción del gremio y la respuesta por parte del gobierno provincial y nacional.

Surge de un informe del Ministerio de Educación, que la situación docente en la Provincia es paradójica. Por un lado, los maestros sureños son los mejores pagos del país. El salario en mano de un maestro primario con 10 años de antigüedad es de 4.206,51 pesos. El promedio nacional, de 2.885,47, es decir, los santacruceños ganan 46% más. Pero si esta fuera la única variable, la protesta habría perdido sustento y las clases ya se habrían reiniciado. Desde diciembre de 2010 hasta marzo de 2011, Santa Cruz es la única provincia cuyo salario promedio descendió (era 4.257,07), es una de las tres provincias que no tuvo recomposición del básico ni tiene modificaciones en el salario mínimo, no ha tenido incorporación de adicionales ni se les otorgaron montos por única vez. En este retraso, tiene mucho que ver la radicalización del conflicto sindical, pero si se lo contrasta con el creciente costo de vida sureño, ahí se encuentra la base social del malestar docente.
Aún más compleja es la conducta del gremio provincial, ADOSAC. Se trata de un gremio de filiación clasista y su secretario general, Pedro Muñoz, coordina acciones, ¿milita? en el Partido Obrero. Este dato sirve para entender la radicalidad de la demanda. Le solicitaron al gobernador Daniel Peralta un aumento salarial del 50%. Peralta contraofertó 25% en tres partes. La conducción de izquierda rechazó la propuesta y entonces Peralta, insistió con el mismo porcentaje, pero en dos partes. Peralta cometió la torpeza de no participar en la conciliación obligatoria e intentó imponer el aumento por decreto. Para esto, el paro había comenzado el 6 de abril, había movilizaciones y cortes, el 12 de abril una patota vinculada a la UOCRA atacó a los docentes y el 13 de mayo ADOSAC bloqueó el acceso a refinerías petroleras. Todo esto cruzado por la interna del gremio petrolero santacruceño, que tiene una fracción afín a la línea ideológica de ADOSAC. Desde un primero momento, la estrategia del gremio fue nacionalizar el conflicto, promoviendo movilizaciones del Partido Obrero y el frente que integra con otras fuerzas troskistas, el FIT (Frente de Izquierda de los Trabajadores). La última medida fue el intento de acampe anoche frente al Ministerio de Trabajo.
Los trabajadores estatales tienen la característica excepcional en un sistema capitalista que su patrón no es capitalista. Es el Estado. Sus ingresos no son plusvalía extraída del proletario explotado, sino más bien del conjunto social, a través de impuestos tales como el IVA. 50% de aumento sobre el salario más alto del país, que pagará el conjunto del Pueblo argentino, suena todas luces una demanda irracional. Excepto que la demanda esté inserta en una lógica de desacreditar al gobierno provincial y nacional en la coyuntura electoral.
La desinteligencia de Peralta respecto de disolver la mesa paritaria ya fue señalada. Fue la misma presidenta de la Nación quién tomó cartas en el asunto y puso el conflicto en el centro de la escena, cuando en un discurso en José C. Paz, ese mismo 13 de mayo, sentenció que “su gobierno estaba del lado de los trabajadores” pero “no quiero ni explotación ni extorsión”. El ministerio de Seguridad mandó a la Gendarmería a Santa Cruz, pero no a reprimir sino a custodiar los accesos a las refinerías. De nuevo: ¿cuál es la racionalidad de tomar una refinería por un gremio docente?
La conducta del gobierno nacional ha sido cauta, respecto de un conflicto provincial conducido por una fracción de izquierda dispuesta a nacionalizarlo en un escenario electoral. A juicio del autor del artículo, el punto más débil fue el desalojo anoche de los manifestantes frente al Ministerio de Trabajo. Se hizo con bomberos y hay siete detenidos, pero que no haya sido brutal no significa que no sea repudiable.
La nota de color la dieron los hinchas de River. Presentaron una denuncia ante el Inadi por discriminación. Dicen que mientras a ellos anoche la policía los dispersó con balas de goma por manifestarse en el Club, a los sindicalistas santracruceños la policía "los protegió" de las quejas de los vecinos. ¿Todos contra River? (Agencia Paco Urondo)