fbpx Aeronáuticos: ¿se cae el principal aliado de Barrionuevo?
Sindicales //// 16.09.2015
Aeronáuticos: ¿se cae el principal aliado de Barrionuevo?

Ricardo Cirielli conduce la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA) desde 1992. Durante la gestión de Néstor Kirchner, y de licencia en su gremio, se desempeñó como funcionario de la Secretaría de Transporte que manejaba Ricardo Jaime. En 2007, Cirielli renunció a su cargo y retornó a la función gremial. Con el tiempo, fue profundizando su perfil anti-kirchnerista, lo que definió su encuadramiento en la CGT Azul y Blanca del gastronómico Luis Barrionuevo.

Por José Cornejo
"Mientras Cirielli para contra el impuesto a las ganancias, a nosotros nos decuentan más plata porque perdemos el presentismo". "En vez de juntarse con Barrionuevo y Moyano, el Negro debería darle explicaciones a las bases". La acumulación de este tipo de críticas hacia la gestión de Cirielli fueron conformando una corriente opositora de afiliados canalizada a través tres agrupaciones opositoras: el Movimiento de Trabajadores Técnicos Aeronáuticos (MTTA), que responde al ex secretario general Juan Pappalardo y cercana a la CGT de Hugo Moyano, una vinculada al Partido Obrero (PO), y Unidad Aeronáutica, vinculada a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) kirchnerista. Esta última es la que quiere forzar que haya elecciones transparentes.
Este septiembre vence el mandato de Ricardo Cirielli, lo que implica el llamado a elecciones internas para definir la renovación de autoridades en el gremio. No obstante, el primer tramo del proceso electoral ya tuvo su primer incidente. Durante la asamblea general convocada para elegir a las autoridades de la Junta Electoral se produjo un enfrentamiento en el que diez trabajadores de Unidad Aeronáutica resultaron heridos.Los incidentes se produjeron cuando las puertas del predio donde transcurría la asamblea se cerraron para no permitir el ingreso de los afiliados de la oposición. De esta manera, el oficialismo intentó imponer una Junta Electoral con 570 afiliados afuera del predio. La situación se tensó hasta que los trabajadores excluidos irrumpieron en la asamblea y realizaron una votación, recibo de sueldo en mano, para elegir una nueva junta. El oficialismo desconoció la votación.
La segunda asamblea para definir a las autoridades electorales del gremio terminó en otra frustración. Cirielli la convocó durante el horario laboral de los aeronáuticos en la sede de Gastronómicos, y con "seguridad" prestada por ese gremio. Nuevamente en minoría, el ciriellismo intentó expulsar a los trabajadores opositores y se desató un nuevo forcejeo. El veedor del Ministerio de Trabajo dio por suspendida la convocatoria. Al filo del vencimiento del mandato de Cirielli, las cuatro listas llegaron a un acuerdo en el seno del Ministerio de Trabajo. La junta electoral será integrada por dos representes del oficialismo sindical, más un representante por cada una de las listas opositoras. El último dato es que Cirielli presentó un padrón inflado, que fue observado por las demás fuerzas.
Salvo que el ciriellismo vuelva a activar sus patotas, es inminente que entre octubre y noviembre haya elecciones en APTA. Difícilmente gane quien tiene que hacer asambleas a espaldas de los trabajadores.