Sindicales //// 28.12.2016
Aerolíneas low cost: ¿qué opinan los sindicatos?

La Audiencia Pública convocada por la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) fue celebrada en el Teatro de la Ribera el martes 27 de diciembre.  Esta reunión fue el puntapié legal e inicial para facilitar el ingreso de nuevas compañías al mercado nacional, junto con Avianca, competencia directa de Aerolíneas Argentinas. En una intervención de diez minutos, Edgardo Llano sintetizó la postura de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), gremio que preside junto con la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA) y el Comité de Tierra de Aviación Civil (ITF, Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, con sede en Londres).

 Dejó en claro su oposición respecto de las empresas de bajo costo. Habló de precarización laboral y toreó a al empresario suizo titular de Flybondi, Julian Cook, preguntándose qué habrá pasado con aquella low cost suiza de la cual el actual accionista de FlyBondi fue dueño. “Con 6 mil dólares de capital social vienen a pedir 99 rutas. Hay que tener un poquito de vergüenza, ¿no?”, deslizó.
Por Álvaro EricesAGENCIA PACO URONDO: El ministro de Transporte Guillermo Dietrich dijo que esto va a generar empleo.
Edgardo Llano: Sí, va a generar empleo, pero precario. Y a la vez va a generar mucho desempleo. Porque, por ejemplo, Aerolíneas Argentinas y Lan Argentina ya anunciaron que para 2017 no van a dar más la comida en los vuelos de cabotaje. Son entre 30 y 40 mil comidas por día, o más. Es decir, inmediatamente se afectan empleos indirectos. Los de empresas de catering. Si no salen esas comidas a esas empresas les va a sobrar gente.
APU: Dietrich dijo que esto no es política de cielos abiertos.
EL: En lo que dice hay una trampa. Avianca compró MacAir, empresa de la familia del presidente. MacAir era una empresa de vuelos charter (o ejecutivos). Llamativamente, Avianca compra, pero mantiene toda la dirección de MacAir y no pide vuelos charter, pide vuelos regulares y con aviones de gran porte, con lo cual, en la primera etapa Avian va a volar algunas rutas nacionales y después se va a extender al exterior. Es una trampa: las pide y dice “no las vamos a volar”, pasa el tiempo y cuando te quisiste acordar... dejaron de volar rutas “no rentables” en Argentina. Es política de cielos abiertos encubierta. Porque hoy le van a permitir volar desde Tucumán, por ejemplo. Es decir, si hay subsidios del gobierno de Tucumán para Avian, Aerolíneas va a tener que dejar de volar a ese destino. No van a tener las mismas condiciones. Si Avian recibe US 80 millones, Aerolíneas no puede ir a competir porque, entre otras cosas, las tarifas van a ser disímiles.
APU: Dietrich dijo que la idea es que las empresas tengan que radicarse en el país.
EL: Tenés una empresa de un 95% de capital de (Germán) Efromovich (dueño de Avianca) volando en territorio argentino. No hay capitales argentinos.
APU: ¿Cómo calificaría éste tipo de política?
EL: Nosotros le llamamos política del engaño por los intereses que hay detrás de esto. Alas del Sur es una empresa que nadie sabe de quiénes son los capitales, pero uno de los directores es un ex socio de Mario Quintana en la empresa Pegasus (Freddo, Farmacity, entre otros), Guzmán, era el socio de él. Entonces, llamativamente hay muchos interesados en que entren nuevos operadores. Sin olvidar a Lopetegui, quien maneja la política aerocomercial tras bambalinas. El tema es qué consecuencias traerá todo esto.
APU: ¿Y la experiencia europea?
EL: Lo dijimos en la audiencia porque vivimos lidiando con las low cost y denunciándolas por las condiciones que someten a los trabajadores, en algunos casos humillante. Hay empresas como EasyJet o Ryanair que dominan el mercado mundial, pero los tripulantes tienen que pagar sus capacitaciones, comprarse uniforme, limpiar los aviones. En algunos países, que permiten sindicatos, no impiden que se afilien, pero como les pagan por hora de vuelo, entonces el que está afiliado: vuela poco. Y si vuela poco, no come. Con lo cual se tiene que desafiliar al sindicato para poder volar, comer y vivir.
APU: Cook habló de “eficiencia”.
EL: Sí, lo dijo en la audiencia. Su idea es que no estén más de 30 minutos en tierra los vuelos para que sea eficiente. O sea, ganar plata. En media hora no hay tiempo de revisar los aviones. El avión que viene de un vuelo tiene que estar dos o tres horas para que el personal le dé una recorrida mínima con las novedades que pueda traer el piloto (informe de irregularidades: ruidos, roturas, alarmas). En menos de una hora nadie puede hacer un control. No hay continuidad en el seguimiento del mantenimiento, lo que pone en riesgo todas las operaciones. En Argentina el costo de mantenimiento es alto, pero de los países más seguros en cuanto a seguridad operacional.
APU: ¿Qué opina de la exposición de María José Taveira, representante de IATA (International Air Transport Association)?
EL: IATA es el sindicato mundial de las aerolíneas. Es la caja recaudadora. Cuanto más aerolíneas se asocien a IATA, más van pagar. Ellos cobran por la cantidad de aerolíneas que hay. Entonces, ellos van a fomentar que haya más aerolíneas, porque IATA ha sido lobista de las grandes megatransportadoras, hoy lo hace con las grandes low cost. Porque en su momento las grandes transportadoras no le prestaron mucha atención a las bajo costo y hoy éstas son más grandes que las primeras: Ryanair tiene ochocientos aviones 737.
APU: ¿Cuáles son los riesgos?
EL: Puede ser un riesgo grave que se autoricen rutas de estas compañías que, repito, hoy no existen y terminemos en una nueva LaMia en la Argentina. Después del accidente de Chapecoense se descubrió que todos sus vuelos iban al límite de combustible. Es lo peor que nos podría pasar. Estoy seguro que, si les dan los permisos a estas empresas y se instalan, se caen. No son serias, no tienen solidez financiera, no tienen experiencia, ni historia, ni trayectoria en ningún lugar del mundo.
APU: ¿Qué sabe de la próxima audiencia pública?
EL: Se va a concretar en marzo de 2017. Se está hablando de la llegada de una compañía noruega peor que las low cost porque trabajan con “banderas de conveniencia”, como los barcos. Por ejemplo: avión matriculado en Irlanda, tripulantes contratados en Francia bajo cierto convenio, pilotos de otro lugar. Nadie es propietario de nada. Una consultora contrata los tripulantes, es decir, la empresa no tiene trabajadores.