Jueves 31.7.2014
AddThis Social Bookmark Button

Entrevista con el psicoanalista y profesional del Borda, Hernán Scorofitz. "Lo que estamos pidiendo es transformar el hospital, no cerrarlo", asegura. El diálogo se produjo luego de que Scorofitz criticara una columna de opinión de Santiago Gómez publicara en AGENCIA PACO URONDO.

https://si0.twimg.com/profile_images/3482538013/38027201e250bb5f49af5141e20a1872.jpeg

Por Enrique de la Calle

AGENCIA PACO URONDO: Queríamos charlar con vos a raíz de una crítica a un artículo de Santiago Gómez. Él, obviamente, repudiaba la represión en el Borda pero también proponía repudiar en el mismo contexto al Borda como institución y la violencia que se registra hacia sus pacientes y proponía incluir toda la discusión en torno al manicomio y a las prácticas vinculadas con el manicomio. ¿Cómo ves esa discusión? ¿Cuál es tu punto de vista?

Hernán Scorofitz: En principio, me hizo mucho ruido la nota de Santiago a quien conozco hace muchos años, fuimos compañeros en la Facultad, militamos juntos en el Centro de Estudiantes. Ahora, desde hace unos años, somos colegas y hemos tomado distintos caminos, en algunos aspectos, de cómo ver la profesión y también en términos políticos. Me hizo ruido esa nota de Santiago, con quien ya había mantenido una polémica el año pasado en Página 12. Políticamente daba la sensación que en su posición casi quedaba diluido cualquier repudio a lo que fue la represión al Hospital Borda, como que se ponía todo en la misma bolsa.

También en términos muy ofensivos para quienes desarrollamos tareas profesionales en el Hospital Borda, justamente para que los pacientes no queden encerrados ni se planifique así. Uno lee esa nota y se siente acusado. El Hospital Borda también es el trabajo y la labor de sus trabajadores y profesionales en el tratamiento con los pacientes.

El Hospital Borda también es la Radio La Colifata, también es asistente de artistas, es un festival de contradicciones. Creo que hablar tan livianamente de Borda como manicomio, eso es una polémica también que mantengo con compañeros y colegas, me parece que homologar al Borda como un manicomio sirve para terminar siendo funcionales a quienes quieren cerrar el Hospital Borda y los neuro-psiquiátricos. En realidad, es una política de ataque y vaciamiento de la salud pública, que después se le puede poner distintos moños como puede ser  la desmanicomialización o la desestitucionalización.

Sabemos que la desmanicomialización en manos de gobiernos como el de Macri, los efectos están a la vista, lo sufrimos y padecimos hace dos viernes en el Hospital Borda.

APU: ¿Estás a favor de desmanicomializar? : Estás a favor de pensar otro tipo de prácticas vinculadas con los neuro-psiquiátricos. ¿Es así?

HS: Absolutamente.

APU: ¿Considerás que en el Borda hay iniciativa en este sentido?

HS: Cuando defiendo estas cuestiones en el Borda pareciera que fuera un director o gerente, si hay algo que repudio también es cómo ha sido dirigido por las distintas administraciones de los últimos años. Lo que defiendo del Hospital Borda son espacios que se han conquistado como parte de una lucha en las últimas dos décadas y que hasta uno de estos espacios ha tenido que ser reconocido institucionalmente por el hospital. El Borda tiene un programa de pre alta, tiene un programa de inserción comunitaria, tiene distintos espacios donde no es sólo internación, medicalización, encierro.

Desde luego que esas cuestiones manicomiales tienen que ser combatidas desde adentro y afuera del Borda. Ahora si hablamos tan livianamente, cerremos el Borda en nombre de Basaglia, creo que si Basaglia pudiera escuchar a muchos que lo referencian, se debería morir de nuevo.

APU: ¿Cuántos pacientes hay actualmente en el Borda?

HS: En este momento hay aproximadamente 730 pacientes, teniendo en cuenta que hace aproximadamente cinco años había 1800. Con lo cual podemos evaluar una reducción muy sustancial de pacientes que no han sido desmanicomializados, han sido trasladados o reinternados en clínicas privadas donde están diez mil veces más encerrados que en el servicio de admisión del Borda, que es el único servicio de puertas cerradas del hospital.

APU: El año pasado se mostraban imágenes, incluso videos de una situación de mucha vulnerabilidad de los pacientes, desde la falta de gas, agua, condiciones mínimas de higiene.

HS: Puedo dar fe, porque justamente mi servicio está en el ala del pabellón central donde todavía falta gas y no habrá nunca gas. El año pasado, el gobierno de Macri -justamente para apalear la situación y para no reconectar el servicio de gas en el pabellón central-, instaló unos split frío-calor de los cuales muchos ya no funcionan, como para evitar que cualquier eventual deceso de algún paciente por hipotermia termine siendo un escándalo y ponga el riesgo el proyecto del Centro Cívico. Pero la situación del hospital, en términos de infraestructura, es calamitosa y desastrosa.

Por lo tanto, lo que estamos pidiendo es transformar el hospital, no cerrarlo. En beneficio de los distintos dispositivos que hay para los pacientes y también trabajar para las altas y la reinserción social y la sanación de los pacientes.

APU: ¿Cómo está la situación hoy en el Borda luego de la represión? ¿Cuáles son los movimientos? ¿Sigue habiendo Metropolitana?

HS: La Metropolitana se retiró el mismo día, cuando se confirmó la medida cautelar. Los trabajadores estamos exigiendo la inmediata reconstrucción del taller 19 que fue demolido por el gobierno de Macri y desde luego que desista de cualquier intento de instalar allí ese faraónico Centro Cívico que no sólo es una cabecera de playa de un formidable negocio inmobiliario, sino que va a poner en riesgo la continuidad de funcionamiento del Hospital Borda.


Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Juegos Peronistas

Banner

La Mano de Dios

Encuesta

¿Quién debe ser el candidato del kirchnerismo en 2015?

AddThis Social Bookmark Button
Banner

Banner

Banner