Lunes 22.12.2014
AddThis Social Bookmark Button

Entrevista al diputado nacional de Nuevo Encuentro Juan Carlos Junio. El legislador analiza cómo sigue Venezuela después de la muerte de Hugo Chávez. http://veintitres.infonews.com/admin/biblioteca_multimedia/fotos/juan_carlos_junio_negocios_04.jpg

AGENCIA PACO URONDO:  Una primera reflexión sobre Chávez: ¿Qué nos deja su ejemplo?

JCJ: De su conducta política y de su personalidad como líder popular, transcurridos 14 años de su fenomenal despliegue; emergen múltiples elementos ejemplares para valorar.

Quizás una primera cuestión que hay que reconocer fue su sentido visionario de época. Se enfrentó a expresiones políticas perimidas de la partidocracia de derecha, tuvo la decisión de convocar a su pueblo a votarlo por primera vez y desde su joven pero gran legitimidad, marcó a fuego el modelo neoliberal, las clases dirigentes y la sumisión al imperio como las causantes de la infelicidad de su pueblo y del saqueo de las enormes riquezas naturales de su Patria.
Fue entonces el iniciador de una nueva fase histórica en el continente, continuadora de las luchas independentistas y anticoloniales de inicios del siglo XIX.

Chávez, todavía en soledad en el continente; llamó a enfrentar al imperio y recuperar la soberanía económica independizándose de los infinitos condicionantes articulados por los poderes mundiales, reivindicando al pueblo llano, a las multitudes eternamente postergadas y vilipendiadas, a los indios, mestizos, negros y zambos (como él), crónicamente discriminados. En suma, convocó a las grandes mayorías populares a ser protagonistas de una nueva época, que los libere, los dignifique, no sólo en términos económicos, sino también culturales y educacionales.

Para ese sueño tan trascendente, como dos siglos antes, había nuevamente que integrar a los pueblos del continente. Lo vislumbró y lo hizo.

Luego otros pueblos y líderes americanos también eligieron romper con el imperio, entre ellos nuestro Néstor Kirchner y luego Cristina. Vinieron Evo, Correa, Lula, Dilma, Mujica y la siempre presente Cuba de Fidel.

En suma, Chávez desde muy joven elevó su mirada por sobre las infinitas cuestiones circunstanciales de la lucha por el poder, definió un rumbo y un norte revolucionario para su patria y su continente, y tuvo determinación y valentía para enfrentar los designios que el enemigo le planteó. Fue odiado por las clases aristocráticas y por todos los políticos genuflexos y pusilánimes, pero logró lo mejor: el amor infinito de su pueblo y el compromiso vital de tomar sus banderas y elevarlas hasta el triunfo.

América toda valora y agradece que haya contribuido tan profundamente el inicio y apertura de un nuevo tiempo, en el que el  proyecto de Patria Grande vuelve como centro del programa emancipador.

AGENCIA PACO URONDO:  ¿Lo conoció personalmente? ¿Qué recuerda de su personalidad que pueda ser menos conocido?

JCJ: Lo conocí a fines del año 2007. En el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini realizamos por entonces un gran encuentro de la cultura, al que concurrieron 300 personalidades del arte y las ciencias sociales.

Tuvimos como invitado excluyente al Comandante Chávez. Me tocó ofrecer las palabras de bienvenida, rescatando los valores y la trayectoria del Presidente venezolano. Estuvieron acompañando en la mesa: Tato Pablovsky, Leonor Manzo, Carlos Heller y Atilio Borón.

Ante la expectativa general de la sala colmada, como llegó demorado, en vez de dirigirse a la mesa para iniciar el acto, fue derecho al lugar en que un grupo de músicos venezolanos estaba tocando para hacer más llevadera la espera. Con su habitual espontaneidad, cantó varias canciones y recitó una larga oda épica de su Patria.

Comenzó así ese encuentro. Todo el orden y el protocolo fue alterado por su actitud sinceramente llana, alegre y llena de sentido solidario.

Compartimos con el Comandante tres horas. Valoró fuertemente nuestra iniciativa en torno a las cuestiones de la “batalla cultural”, a nuestro manifiesto a la cultura de América, convocando a integrarse a la lucha política revolucionaria que se estaba librando y a revalorar con un sentido crítico nuestras raíces culturales comunes.

Con gran naturalidad relató logros, dificultades y errores de la revolución bolivariana y de él mismo. Alternó su alocución con anécdotas sobre sus encuentros con Fidel, las observaciones críticas del cubano hacia su persona, siempre reconociéndole el carácter de maestro.
Insisto, todo con una gran modestia y alegría. Fue sorprendente su dominio de los libros de reciente aparición, como de los clásicos del marxismo, de la Biblia y de la literatura clásica universal.

El relato sería muy extenso y emocionante. Fue en suma un gran momento de la vida, que ahora valoro más que nunca.

AGENCIA PACO URONDO:  ¿Qué opina de las multitudinarias manifestaciones que lo despiden?

JCJ: Si bien todos conocíamos el gran amor de su pueblo, resulta igualmente sorprendente e impactante ver la “marea roja”. El único evento político comparable quizás haya sido el del sepelio de Evita.

No se trata sólo de un acontecimiento de masas como pocos en la historia del siglo XXI y estos albores del nuevo siglo, sino que además se observa claramente un altísimo compromiso político del pueblo.

La presencia de los humildes, que vienen de los morros a despedirse de su líder, se mezcla con gente de sectores medios. Es notable también la masiva presencia de militares, de jóvenes, y quizás lo más significativo sea el vuelco a las calles de las mujeres.

Es evidente que el chavismo ha penetrado en diversas franjas del tejido social, lo cual no altera el hecho de que la derecha todavía tenga un sustento muy importante.

Los millones de venezolanos que son protagonistas de esta despedida nos alientan a pensar seriamente que el chavismo, con Maduro, triunfará nuevamente en la próxima contienda. Ya lo hizo en las dos anteriores, la presidencial con el Comandante en campaña, y las de gobernadores sin él.

La marea política y afectiva de las masas revolucionarias se impondrá a la derecha que seguramente intentará “echar al resto”. Por lo tanto, asistiremos a una fenomenal confrontación política y cultural que trascenderá a todo el continente.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo ve el escenario a futuro, se habla mucho de lo que pueda pasar con el chavismo sin su presencia?

JCJ: La historia demuestra contundentemente que los hombres como el Presidente-Comandante Chávez son irremplazables.

Esta realidad no debe llevar a pensar que sería mejor que estos fenómenos no ocurrieran por el vacío que se genera cuando mueren.

El debate sobre este dilema es antiguo y retorna en circunstancias como la actual. Lo primero a señalar, en mi opinión, es que la vida de los pueblos, con sus circunstancias imprevistas y contradictorias, fluye por sí misma, generando fenómenos de liderazgo que no son planificables en ninguna mesa de arena. Así las cosas, cuando se dan situaciones virtuosísimas para los pueblos como es el caso de Chávez, la conclusión evidente es que su emergencia fue claramente positiva, más bien decisiva, en el acontecer político, social y cultural de su tiempo.

El vacío que efectivamente queda será cubierto por la generación de relevo y esencialmente por las masas movilizadas que se potencian ahora, con un gran símbolo.

Resulta lógico pensar que el valor del símbolo-Chávez será fundamental para afirmar la identidad del pueblo con el proceso bolivariano-chavista, profundizando su compromiso con la gran lucha política que seguramente se librará en los próximos tiempos en Venezuela y en toda nuestra América.

Junio:

Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Juegos Peronistas

Banner

La Mano de Dios

Encuesta

¿A quién votaría en las PASO del FPV?

AddThis Social Bookmark Button
Banner

Banner

Banner