Militancia
24.06.2010

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo)
 
El sábado 26 de junio a las 18hs en Rocamora 4015, Almagro
 
El Colectivo de Comunicación La Paco Urondo, invita a un ciclo de cine-debate, con la proyección del film de Daniel Desaloms: “Paco Urondo, la palabra justa”.
La iniciativa es abierta a la comunidad, y tiene como objetivo desarrollar y conocer el documental que reconstruye, a treinta y cuatro años de su asesinato, aspectos de la vida del poeta Francisco "Paco" Urondo. Incluye reportajes a su hermana Beatriz, a su hijo Javier y a su hija Ángela, esta última sobreviviente en el momento de la muerte de su padre y del secuestro y asesinato de su madre.
El film cuenta además con un valioso archivo de imágenes documentales y documentos personales del poeta, pertenecientes a la familia Urondo, así como materiales históricos de distintos archivos del país y del extranjero y la invalorable participación de Cristina Banegas y Juan Leyrado, interpretando los poemas de Urondo, de quien este año se cumplieron 29 años de su muerte, luego de que una patrulla del Ejército persiguiera el auto que él conducía por la localidad de Guaymallen, en la ciudad de Mendoza. El punto de partida que llevó al director a investigar los hechos para luego rodar el film, fue comprobar que ningún evento oficial evoca aquel atardecer invernal de junio de 1976, cuando este intelectual que brilló como poeta, novelista, dramaturgo y guionista cinematográfico fue asesinado. Además, salvo excepciones, como la oportuna antología que se publicó en 1998 bajo el título “Poemas de Batalla”, que prologó su compañero y poeta consagrado, Juan Gelman, o la reedición de su novela “Los pasos previos”, Urondo es un autor ignorado, y a 29 años de su luctuosa muerte, este documental intentará rescatar el valioso y entrañable legado, de un artista que para las nuevas generaciones sigue siendo un NN, sin identidad ni memoria.

Los esperamos a todos los interesados el sábado 26 de junio a las 18hs en nuestro local. La dirección es Rocamora 4015, en el barrio porteño de Almagro.

Política, Comunicación, Debate y Construcción.

La Paco Urondo
 
 
 
(Agencia Paco Urondo)
 

24.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Página 12) Nunca imaginé querer ser Palermo por un día, para ver qué se siente vivir así, con la posibilidad de que te pueda pasar cualquier cosa, la esperanza y la desazón de saber que, cuando aparezcas en el escenario principal, te puedan ocurrir cosas como que:

- hagas dos goles en 10 minutos en la final de la Copa del Mundo de clubes, lejos, muy lejos de La Boca original, y gracias a esos dos patadones tu equipo gane el ansiadísimo trofeo.
- que te rompas los ligamentos por algún movimiento de camélido.
- que regreses de un postoperatorio donde te habían de- sahuciado, y entres en los últimos minutos de un partido continental, y corones, en tu cancha, una goleada a tu acérrimo enemigo, haciendo un inusual paso de ballet y colocándola en un rincón.
- hacer un gol de chiripa con la cabeza desde casi media cancha;
- que erres un penal clave frente a Colombia, jugando para la Argentina;
- que tires otro en el mismo partido, y lo erres de nuevo;
- que tires un tercero en el mismo partido, y te lo atajen;
- que soportes la prensa, a los enemigos, a los colegas: “Palermo se terminó”;
- que tu hinchada tenga un cartelón con los goles que hiciste, tachando la cifra superada cada vez que la metés, y sentir que ellos te están empujando a quebrar records;
- hacer goles de tijera, cuando en realidad sos –lo sabés– un jugador limitado;
- reponerte, y convertir penales luego de aquel desastre de los tres penales errados;
- cumplir años, ser un veterano y saber que no triunfaste en el exterior;
- transformarte en un anciano del fútbol al que jubilan cuando pierde un campeonato;
- transformarte en una convocatoria salvadora de último momento para la Selección de tu país;
- romperte una y otra vez, chocarte contra un cartel, o que se te caiga encima con un grupo de entusiastas por tu gol, y que eso te condene a meses de pies vendados;
- soportar la incertidumbre de si vuelvo o no vuelvo a las canchas;
- hacer delirar de emoción, allá, en su palco, al jugador más genial de todos los tiempos;
- entrar a último momento en el partido decisivo, con la celeste y blanca, bajo un diluvio de patriada, y hacer el gol que abre la esperanza y posibilita la amenazada clasificación al Mundial;
- que te lleven al Mundial, torpe como sos, en agradecimiento por ese gol salvador;
- entrar a un partido clave del Mundial, 10 minutos antes del final, participar en una jugada con el mejor jugador del mundo de ese momento, y hacer el gol que le faltaba a tu Historia;
- saber que sos limitado, torpe pero voluntarioso, veterano, ilógico, y que, precisamente por esa ley de imprevisibilidad que sólo dictaron para vos, estás destinado a que te pueda ocurrir cualquier cosa, pero cualquier cosa, dentro del perímetro de la cancha;
- y lo principal: darte cuenta de que, sin proponértelo, sin carisma, sin blablá, tenés el don de darle alegría a la gente, pero no cualquier alegría, sino ese tipo de explosión que provoca la sorpresa verdadera, esa sorpresa de las buenas que a veces ocurre entre las malas, y que a vos mismo te asalta cuando menos te la esperás, ya sea con los pies, la cadera, el muslo, la cabeza, la nariz, la nuca, la pantorrilla, o simplemente el culo.
Palermo se nace.
www.miguelrep.com.ar y www.miguelrep.blogspot.com (Agencia Paco Urondo)

23.06.2010

Bahía Blanca, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo, publicado en Frente a Cano) Una nueva corriente kirchnerista se lanzó hoy en nuestra ciudad: La Güemes. A nivel nacional está encabezada por Luciano Di Césare y tiene como coordinador al bahiense Federico Susbielles, quien será el principal referente en Bahía Blanca. Junto al dirigente de PAMI estará el grupo que lo viene acompañando desde hace tiempo, entre los que se encuentran Diego Palomo, Pedro Silberman y Rafael Morini. “La corriente es un espacio con identidad propia, que nació el año pasado y que defiende el proyecto nacional encabezado por Cristina Fernández de Kirchner”, explicó Susbielles en diálogo con Frente a Cano. Asimismo, aclaró que en Bahía Blanca la corriente intentará confluir con el resto de los espacios que apoya al kirchnerismo. Por último, cuando se le preguntó si se encontraba cerca o lejos de Cristian Breitenstein, el directivo de PAMI aclaró: “todos los que defendemos al gobierno debemos sentarnos en una mesa de trabajo”. (Agencia Paco Urondo)

23.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Vuelta en U, gentileza Rubén Fernández Lisso) No importa que sea el goleador histórico de Boca, el ídolo, el referente. Cuando de jugar con la sele se trata, Martín Palermo se la pela. La anterior es una idea tan compartida como injusta, dado que el rubio veterano hacía rato que había desaparecido de la albiceleste, castigado tras protagonizar la pelada más grande de todos los tiempos para un delantero: botar tres penales en un mismo partido. 

Aquel episodio fatídico desterró a Palermo de la selección argentina, por lo que debió conformarse con sumar goles por docenas con Boca. Ídolo local, sin salir de la Bombonera. Luego llegó Maradona al frente del equipo nacional y, como es su costumbre, hizo lo inaudito, lo insospechado, lo risible: resucitar a Palermo.

 

En un equipo encabezado por dios en la tierra –Lionel Messi– y con depredadores de porteros como Milito, Tevez, Higuaín y Agüero, Palermo es una anomalía, un bicho raro, un antojo, un chiste, un capricho del caprichoso Diego Armando... y en buena hora que Maradona hace lo que le da la gana.Mientras que la mayoría de los técnicos en el Mundial africano destellan elegancia, clase, buen vestir, gusto y decencia, Maradona es un corrientazo, un hincha metido en un traje entero que se quiere reventar. Con aretes y pelo a la taxista, el Diego es el entrenador más divertido de la cita, ese al que los aficionados pagan por ver tanto, o incluso más, que a su equipo.Maradona llegó a Sudáfrica y disparó tieso y parejo: se cagó en Platini y Pelé; endiosó más a Messi; humilló a los coreanos con un inesperado taquito; besó y nalgeó a todos sus pupilos para decir más tarde que a él lo que le gustan son las mujeres, brincó como un enano... pues es un enano.Y hoy, con su equipo más que clasificado y sin nada que perder, Diego se salió con la suya: mandó a llamar a Milito y en su lugar metió a Palermo, sí, al roco de Palermo.Cuando lo vi entrar a la cancha no pude evitar una risa de satisfacción, involuntaria pero sincera: ahí estaba jugando, por primera vez en un Mundial, el artillero insigne del fútbol argentino, el mismo que hasta hoy se pudo quitar de encima el karma que da el pelársela como sólo él se la ha pelado.

Palermo corrió, la pulseó pero estaba claro que meter un gol era misión imposible para él y todos sabíamos que ese sería, posiblemente, el único ratico que lo veríamos en acción en este torneo, dado que los partidos que siguen son como finales y ni alguien tan chiflado como Maradona metería a un delantero de 35 años en un partido de octavos o cuartos de final.Pero Martín ya estaba feliz: para él la noche era completa, pues su equipo ganaba, pasaba de primero de grupo y al fin se le hizo su debut mundialista.Y llegó Messi.Obsesionado con marcar un gol en este Mundial (paciencia, pequeño saltamontes), Messi tiró por enésima vez en el partido. El portero griego rechazó a como pudo y la bola, la maldita bola, le quedó al roco, al capricho de Diego, a ese, sí, a ese que llaman Martín Palermo.El macho acomodó al otro lado del arquero, con estilo, y aunque sabía que había anotado desde el momento en que el taco y la bola se juntaron, no celebró sino hasta que vio la redonda al fondo, en los mecates, allá donde no pudo colocarla tres veces, hace ya muchos años, por la vía del penal.Palermo salió corriendo y a mí, sólo frente al tele gigante de la cafetería, se me vinieron las lágrimas. Mierda, primera vez que se me afloja el menudo viendo un partido de una sele que no sea Costa Rica. Maldito Palermo, me sacaste las lágrimas.En el banco, el enano peludo brinca como endemoniado, besa, abraza y toca nalgas... Maradona se ha salido con la suya y con ese gol de Martín dejó callados, al menos por hoy, a todos los que lo criticaron –con razón– por ser un entrenador a la Charly García: alguien que, a pesar de sus atentados contra sí mismo, siempre se las arregla para sonreír de último.

Antes de que empezara el Mundial africano yo no tenía equipo predilecto. Brasil me cansa con sus payasadas y el único equipo europeo que me llamaba la atención, España, está para tragicomedias. Así que hoy me decidí y voy por Argentina, no por Messi ni por todos los demás magos albicelestes, sino por la Brujita Verón; por el resucitado Palermo y por el corrientazo de Maradona.Quiero que al final sean esos rocos argentinos los que alcen la Copa, quiero que la Brujita se retire como Campeón del Mundo; quiero que Martín pueda rajar que en su primer Mundial salió por la puerta grande y, por sobre todas las cosas, quiero que el enano peludo tenga más motivos para basurear a Pelé; para inspirar nuevas y disparatadas iglesias en su nombre; quiero una nueva generación de niños llamados Diego Armando... quiero que el entrenador que la Fifa más odia, el que los periodistas detestan por no seguirles el juego, y el que los entendidos aborrecen sea prueba viviente de que el más enano puede tener la leyenda más grande. (Agencia Paco Urondo)

23.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Página 12) No hace falta tener las últimas encuestas en la mano para darse cuenta de que la actual división entre peronistas nos resta posibilidades de triunfar en las próximas elecciones. Si finalmente deciden ir por fuera quienes hoy disienten con la conducción del Partido Justicialista –incluyendo no sólo al llamado “peronismo disidente” sino también a quienes llamándose peronistas apoyan a Proyecto Sur o expresiones partidarias similares– no sólo perderán irremisiblemente, sino además serán eventualmente responsables del triunfo de una reedición de la malograda Alianza de 1999. Sin pretender minimizar las diferencias existentes entre ellos y quienes adhieren al Gobierno, en los hechos unos y otros actúan como si fuera preferible una presidencia de Cobos, de Carrió o de Macri antes que la de un peronista de un sector opuesto.

Para justificar esta contradicción algunos compañeros buscan difundir la creencia de que las diferencias ideológicas entre “izquierda” y “derecha” son más importantes que las políticas. Juan Perón, a quien se pretende invocar para respaldar esa actitud, postulaba exactamente lo contrario. El demostró que en la Argentina la división política más importante no es binaria sino tripartita: su tercera posición, nacional y popular, se opuso a la derecha antinacional y a la izquierda antipopular.
Los “presidenciables” tienden a dar importancia a las diferencias ideológicas cuando se refieren a sus competidores, pero hacen la vista obesa con sus propias segundas líneas. Eso es posible porque la diferencia entre derecha e izquierda ya no es lo que era. Hoy parece involucrar más el destrato por razones de género que las estructuras sociales y económicas injustas. Tomar partido entre una izquierda “moral” y una derecha “pacata” no es una disyuntiva digna de un peronista.
La ilusión de refundar el sistema político en esta clave –tal como pretenden, entre otros, Di Tella y Laclau– apenas logra ocultar otra fantasía: la de moldear al enemigo a imagen y semejanza de esos ardores morales. El único logro que pueden adjudicarse en todos estos años fue el corrimiento de Carrió hacia la derecha. Los peronistas siempre nos hemos divertido con los delirios literarios de quienes pretendieron caracterizar nuestra personalidad con argumentos “científicos”. Esa experiencia debería servirnos para descreer de los academicismos que postulan que el sistema político argentino avanza saludablemente hacia una división más “europea”, en la que se agruparán los buenos peronistas con los progresistas sensibles y los malos peronistas con los oligarcas innobles. La realidad desmiente día a día estos espejismos: la mayor parte de los peronistas adherimos a los ideales de soberanía política, independencia económica y justicia social, que no son de izquierda ni de derecha.
Por su parte, otros dirigentes asumen posiciones similares a las del gorilaje fundacional, criticando el vestuario o los estilos de dirigentes afines al Gobierno. Arturo Jauretche se haría una fiesta describiéndolos. Asombra además que en su afán de diferenciarse hagan acuerdos y pronuncien frases que enajenan a muchos compañeros. Parecen olvidar que si tienen alguna oportunidad de ganar las elecciones necesariamente va a ser con esos votos, salvo que pretendan llegar al sillón de Rivadavia en andas del antiperonismo...
Unas y otras actitudes se explican por la tendencia a traducir las diferencias políticas en clave moral, donde lo microscópico se vuelve decisivo. Ahorrémonos las especulaciones que suelen hacerse sobre una eventual segunda vuelta. Aspirar a ganar por un voto no sólo es riesgoso, sino también supone consagrar la postura de que es preferible arriesgar todo antes que buscar acuerdos, que se asimila más a un aforismo radical que a la tradición peronista. Se puede entender esa disposición en una apuesta personal cuando sólo hay un lugar a ocupar y varios postulantes, pero no es razonable pretender que todo el movimiento la asuma como estrategia principal.
Sin embargo, el ejemplo de 1999 no es el único válido para reflexionar sobre el presente. También la experiencia de 1989 puede servir para recordar que a veces la defensa a ultranza de la unidad puede llevar a abandonar nuestros principios más elementales. Por eso no pretendo sugerir que la solución sea simplemente celebrar una interna alegre y entre todos, porque ella no garantizaría a quien pierda que el ganador tome en cuenta sus propuestas. La interna es indispensable, pero no suficiente: para que la interna sea un puente hacia la unidad tiene que ser inobjetablemente transparente, y a la vez debe confirmar el protagonismo popular, para evitar que el rumbo del peronismo se dirima en negociaciones entre cúpulas más o menos iluminadas.
Dejando de lado a algunos sectores insignificantes y las sobreactuaciones, es mucho más lo que la mayoría de los peronistas tenemos en común que lo que nos diferencia. Hay compañeros que no se sienten representados por el Gobierno, pero bien podrían apuntalarlo en los momentos decisivos si éste hiciera un esfuerzo por entender que el apoyo crítico también suma. Y algunos disidentes podrían ser más aceptados por quienes adhieren al Gobierno si dejaran de jugar para la tribuna contraria. El resto, los intransigentes de uno y otro lado, seguramente quedarían aislados y estarían obligados a acompañar al conjunto.
Juan Perón decía que la unidad del justicialismo sólo se podía lograr gracias a una concepción común acerca de la validez de la doctrina, y no resolviendo en elecciones limpias quién tiene más votos: “la unidad de concepción es el origen de la unidad de acción”. El único fundamento de la unidad políticamente efectivo y moralmente justificable es la afirmación de ideales compartidos. Esta es la solución para resolver a la vez las dos crisis crónicas del peronismo: la de unidad y la de identidad.
Perón diferenciaba tres niveles para esa unidad de concepción: la doctrina, que es el conjunto básico de valores que un movimiento impulsa; la teoría, que son los mecanismos de selección y capacitación de dirigentes, y los que asume la organización para tomar decisiones colectivas, y las formas de ejecución, que indican las líneas políticas principales de cada área de gobierno. Para que haya unidad se requiere que haya acuerdo en todas y cada una de estas dimensiones. El ideal de unidad peronista, por tanto, no debe dar lugar a melancolías, sino a un esfuerzo por superar aquello que la obstaculiza: el vacío doctrinario. Explicitar la doctrina también servirá para establecer los límites que indiquen claramente aquello que el peronismo excluye, por ejemplo, cualquier forma de reivindicación de las últimas dictaduras militares.
Por eso, la solución, una vez más, es la política, que no consiste en convencernos de que tenemos razón hablando sólo con quienes ya piensan igual que nosotros, sino en debatir con quienes –a pesar de las diferencias– compartimos una base política común. Perón decía que “el motor impulsivo de la organización peronista debe ser la persuasión”.
Hoy sólo hay muy reducidos espacios de debate o publicaciones que sirvan para clarificar los valores que los peronistas compartimos. Pero todos notamos la importancia de estos valores apenas intentamos ejecutar acuerdos políticos con quienes provienen de otras corrientes. Hay algo que les falta, aunque no lleguemos a saber muy bien qué es. Si buceáramos en las causas de esta diferencia entenderíamos mucho más acerca de los pilares sobre los que se puede concebir la unidad del peronismo. No hacerlo es abrir la puerta para la llegada de otra Alianza como la de 1999, y a la vez abortar las defensas que debemos construir para evitar que nuestro movimiento se sume a otra aventura neoliberal. (Agencia Paco Urondo)

22.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, audio) Basta de Zonceras! entrevistó a José Robles, de la Autoridad de Aplicación de la Ley de Medios (ex Comfer) y militante de La Cámpora de Formosa. El funcionario se refirió al escrache llevado adelante por Clarín contra periodistas y medios por la supuesta afinidad a determinadas políticas del Gobierno Nacional.
 
Escuchar audio de la entrevista

(Agencia Paco Urondo)

18.06.2010

Córdoba (Agencia Paco Urondo, desde ANADig) Cros. del PJ Digital Cba.: solicito que publiquen esta carta, ya que espero alguien lea y me explique algo que no consigo entender.
 
De la Sota aparece en una foto y nota, en La Voz de hoy, junto a Bergoglio, Chiche Duhalde, De Narvaez y dice textualmente: "El ex gobernador participó de un seminario junto a encumbrados dirigentes anti-K...En un encuentro realizado en la Universidad del Salvador de Buenos Aires, el principal disertante fue el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, a quien el kirchnerismo no duda en tildar de "opositor". De la Sota mantenía un bajo perfil desde hacía varios meses. Su última aparición pública fue el 20 de mayo pasado, cuando participó, junto con el gobernador Juan Schiaretti, de la inauguración de un puente en la ciudad de Río Cuarto.
 
Fuentes del kirchnerismo aseguran que el ex gobernador mantiene "aceitados" contactos con el influyente ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y que habría mediado en el acercamiento que hoy existe entre Schiaretti y los Kirchner. Sin embargo, De la Sota sorprendió ayer sacándose una foto con dirigentes y personalidades que están en las antípodas del kirchnerismo." ¿Que pasó? ¿Este es el verdadero De la Sota ?
 

 
Desde ya gracias, los saluda un Cro. militante de la Juventud . Sebastian Gonzalez. ANADig, publicado via mail, carta de lectores. (Agencia Paco Urondo)

17.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Elpais.com)
Cuando nadie te sonríe ni te saca una foto.

 
Cuando en el cuarto solo una ráfaga de luz se anima.
 
Cuando el silencio de la noche es tu amigo.
 
Cuando el rugido en el estómago es tu cómplice.
 
Cuando los recuerdos salpicados son tu tesoro.
 
Tu fuerza. Tu refugio.
 
Soñás en lo más íntimo. Soñás con el alma de un chico. Soñás con el cielo del universo. Soñás con ser campeón mundial.
Cuando caminás por las calles de tu barrio.
 
Cuando ves los trapos colgados de ilusión.
 
Cuando sentís ese murmullo aguerrido, amordazado, reprimido.
 
Cuando te vestís cada mañana en un predio con olor a pasto.
 
Estás en tu hogar. Está en tu sangre. Estás en medio del pueblo argentino.
 
Estás con las palpitaciones aceleradas, con las venas hinchadas, con el corazón hirviendo.
 
Cuando suene el silbato de una tarde africana.
 
Cuando se despierte la esperanza de un planeta.
 
Cuando Diego te golpee la espalda y salgás enorme, gigante, poderoso.
Comerás tierra. Tragarás bloques de cemento. Chocarás contra tractores sin freno.
 
Iluminarás tu talento sagrado, tu fuego de guerrero, tu mente de estratega.
 
Pasarás por tus límites volando, y barriendo chispas serás invulnerable.
Te olvidarás del cansancio, te sacrificarás por tus hermanos y solo frenarás tu adrenalina en un vestuario
 
de algarabía. En un omnibús enloquecido. Entre banderas celeste y blancas, bombos y gritos.
 
Te abrazarás con todos, te subirás con tu orgullo a la cima de las atmósferas y llorarás con la gloria chorreando,
 
con un país festejando y con tu más íntimo y visceral sueno cumplido. Aferrado entre tus manos. Compartido con los tuyos.
Ofrecido a millones de trabajadores, que cuando nadie los mira.
 
están ahí soñando en penumbras igual que vos....

Juan Pablo Sorín disputó 76 partidos con Argentina y fue capitán de la selección albiceleste en el Mundial de 2006. Acaba de estrenar blogsorin.com. (Agencia Paco Urondo)

17.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Un día peronista, gentileza Charly Pisoni) Un día como hoy pero un 15 de junio de 2010, a eso de las dos y media de la tarde, en los tribunales de Comodoro Py, muchos compañeros vivieron una intensa y movilizante jornada, en la que el Barrenador de Tsunamis le puso fuerte el pecho en forma de querella a la causa en la que se juzga a los responsables del asesinato de su madre y su propio secuestro. Los sucesos a los que nos referimos sucedieron en el barrio de Floresta, un 11 de octubre de 1978, en una vivienda ubicada en la calle Belén 335. Allí fueron acribillados cobardemente Lucila Révora y el Negro Fassano. Eduardo Wado de Pedro, hijo de Lucila y Enrique Quique de Pedro, se salva porque Lucila logra protegerlo del incesante fuego poniéndolo entre ella y una bañera de plomo. Wado, con sólo un año y once meses cumplidos en este mundo, es secuestrado y durante tres meses nadie sabe sobre su paradero. Su familia (los hermanos de Lucila) lo buscan intensamente. Logran contactos con algunos sectores involucrados en la represión y posteriormente es entregado a su familia.
             Hasta aquí los hechos del pasado. Ayer, en la sala del juzgado, un Eduardo de Pedro los relata con tranquilidad, pausadamente, absolutamente compenetrado con la misión que se ha propuesto hace ya muchos años y que ha materializado finalmente en una realidad para los asesinos. Sí, señores. Acá está este juicio. Ustedes son los imputados. Yo soy el querellante.Su relato se ubica en equilibrio entre sus motivaciones íntimas y el significado histórico y profundamente político que tiene su presencia allí, en ese momento. Wado no expone su vida hasta el día de la fecha, o el transcurso de una búsqueda que llega a su capítulo anteúltimo, porque aún falta la inevitable sentencia. Wado está ahí como efecto de un proceso histórico del que fue causa, impulsor, militante. Porque ese hombre que está ahí sentado y que toma agua de a ratos, pausadamente, y que expone su verdad ante “los patriotas” que fueron a buscar 150.000 dólares a la casa de Lucila; ese que se metió en el fondo de su propia historia para encontrar los pedazos de memoria de aquel fatal día de octubre de 1978; el que en el camino puso en pausa su misión porque se tropezaba con las búsquedas de otros compañeros; ese que ayudó a tantos a encontrar; ese mismo Wado, entre trago y trago –pausadamente- cuenta su historia mientras cuenta, además, la historia de una generación política que hoy se ve alumbrada en sus rudimentarias formas por este proceso que se dio en llamar Kirchnerismo. Estuvo y estará a la cabeza.En la tribuna están sus compañeros de toda la vida, de todas las orgas e intentonas de las que formó parte. Compañeros de todas sus etapas. La mitad sabemos que le debemos un gran favor o un buen consejo. La otra mitad también le debe un gran favor o un buen consejo, pero no lo sabe. A muchos nos enseñó de pendejos lo que era la política, el pueblo, su felicidad, la mística, la militancia. Pero ese día, en ese estrado, ante ese micrófono que brilla en rojo furioso porque ahora le toca a él, habla como un gigante.Termina su relato y se encamina hacia la salida que lleva a la antesala de los testigos. Todos nos levantamos, automáticamente, estallando en gritos y aplausos. Son efecto de una reacción natural, de un impulso colectivo: nadie miró para el costado o para atrás para ver que hacía el otro. No, nos paramos todos a la vez, aplaudimos todos de golpe, gritamos todos porque sí.Wado se da vuelta y levanta los dedos en V. La alegría le tapa las ojeras. La mochila imaginaria se le cae de la espalda y todos la vemos y la oímos caer. Pesa toneladas. Él cierra la puerta tras de sí y la jueza nos recaga a pedos.Atrás de él vienen los otros testigos. Su madre de la vida, sus tíos y tías. Entre ellos, el Tío Gordo, que ilustra con su buena estampa campechana el principio de este texto. Y que cerró con magia ese torbellino que fue la audiencia judicial de un 15 de junio de 2010 a eso de las cuatro y media de la tarde en los tribunales de Comodoro Py:

  • Abogada Querellante: Ud. sabe si Lucila tenía actividad militante?
  • Tío Gordo: Sí, era montonera… graciadió.

La ocurrencia aflojó todos los músculos presentes en la sala. Hubo risas. Gracias a Dios por ese final, Gordo Hermoso. Viva Perón. (Agencia Paco Urondo)

16.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Me reconozco atípica para lo que el modelo social propone como visión femenina heterosexual. Lo sé, no me interesa qué jabón deja más blanca la ropa, no tengo transito lento, no se me modifica la vida si cambio el desodorante para piso ni se me alegra la mañana porque el detergente aguanta toda la lavada. Conformo con mi amadísimo marido una dupla en la que las cosas las hacemos de a dos, no hay ama de casa en casa porque para los que vivimos en casa, la casa es de todos y todos hacemos algo. 
Soy de aquellas que nunca comprarían la revista que trae de regalo un vasito o un lápiz labial de cuarta (y sí, me maquillo casi todos los días) porque prefieren comprar una revista sobre política o literatura (no me gusta la novela rosa). Se, por muchas de mis amigas, que no soy la única. Pertenezco a esas mujeres que se interesan por una amplitud extensísima de cosas. Soy de esas que se juntaban con sus amigos varones a jugar al fútbol, sí señores, las chicas jugamos. Como antes no había equipos femeninos nos metíamos de onda en el equipo de nuestros amigos, y legalizábamos la pasión en el Handball. Esto, lo sé, suena a reclamo, y saben qué… Lo es.
 
¿Por qué les cuesta tanto a hombres y una porción de mujeres entender que hay féminas que aman el fútbol?¿ Tanto cuesta comprender que una mujer puede entender las reglas de un deporte de alta competición, verlo, disfrutarlo, gritar los goles más ruidosamente que los orgasmos y fundirse con la masa en el festejo interminable que solo el hincha comprende? Cansa ver conductores y periodistas que sólo le preguntan a los hombres y que suponen que todas las mujeres ven el partido para acompañar a sus maridos o parejas. Hay muchas que disfrutamos la afición porque para el corazón pesa más la camiseta que una novela, somos esas que perdemos el toque de dama para soltar la energúmena cuando el árbitro cobra una falta inexistente o cuando el mantequita de la cancha se tira sólo, porque nos jode de verdad. Si muchachos, existimos… somos…
 
No me compré la camiseta, nací con ella estampada en el alma. Me reconozco mujer, amo serlo, pero me reivindico como futbolera, militante política, que puede amar la literatura y ver y recontra ver la poesía de la gambeta. Yo lloré con el Diego en la caída y reviví mi corazón bostero cuando se recuperaba. Por eso no entiendo a los que no disfrutan el fútbol, pero tampoco entiendo la cerrazón de mentes cuando se refieren al género y al deporte. Es hora de que aprendan que las mujeres no somos todas iguales porque los hombres no son todos iguales. Porque todos tenemos derecho a disfrutar de todo. Me reconozco mujer, amante de la poesía y la prosa filosa, Argentina, Peronista de izquierda, Bostera, Murgosa (porque me gustan pero no estoy en ninguna), Chamana, Bruja y Futbolera para que entiendan.
 
Ah, y antes de que me pregunten la Ley del Offside o Posición Adelantada, también enseñada por algunos como juego de achique (aunque si te ven fuiste) consiste en: Un jugador del equipo atacante que se encuentra más cerca de la línea de meta contraria que la pelota y el penúltimo adversario, lo que quiere decir que el jugador se encuentra más adelantado que todos los jugadores oponentes excepto uno (que suele ser el arquero). ¿Tá clarito? (Agencia Paco Urondo)

14.06.2010

Villa María, Córdoba (Agencia Paco Urondo, gentileza Sergio Pindo) Siempre día a día vamos dando pasos al frente: primer canal Peronista del Interior, PJ digital mas activo de la red, muchas visitas diarias, muchos post y ahora www.pjdigitalcordoba.com.ar. Le falta mucho, pero ya está en la red, la iremos mejorando poco a poco, siempre con la ayuda de todos nuestros lectores. Gracias a todos nuestros lectores, a los Cros. y Cras. del equipo del Partido Justicialista Digital Córdoba, a nuestro Cro. Presidente del Partido, Cros. dirigentes, y en especial a Eduardo y Nora por el apoyo y confianza. Firman el envío: Camilo Banchio, Yaslil Oses, Sergio Pindo (Agencia Paco Urondo)

11.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, gentileza Mariana Ponce de León) Los grandes acontecimientos sociales y políticos no se producen por generación espontánea. Suelen ocurrir de manera repentina –aunque con señales anticipatorias- pero se incuban, maduran y eclosionan como resultado de la creación de condiciones que los hacen posible. La multitudinaria participación popular que concitó la conmemoración del bicentenario, encuadra en la categoría de hecho histórico sólo comparable a los grandes momentos en la construcción de nuestra nación.  
Cabalgando en la memoria del pueblo, se trajeron al presente experiencias profundas del pasado que encendieron los sentimientos de millones de argentinos, que volvieron a sentirse parte de un todo llamado patria. A ese pueblo y a esa memoria apelaron los eventos y la estética de las múltiples actividades contenidas en los varios días que duró la celebración. Pero la respuesta de millones a la invitación formulada por el gobierno nacional a celebrar el cumpleaños doscientos de la patria, no nació de un brusco ataque de patriotismo ni estuvo gobernada por el azar. Sería igual de mezquino querer atar este resultado a una capitalización política partidaria, como no reconocer que las políticas desarrolladas a lo largo de estos años a favor de los intereses nacionales y populares, fueron masivamente sentidas e interpretadas como lo que verdaderamente son y no como unos pocos pretenden que sean.
 
Es cierto que la masividad sorprendió a todos; pero hubo quienes desde el timón político del Estado pensaron, imaginaron y apostaron a una fuerte participación popular  en los festejos, y quienes los negaron y  sabotearon, hasta el ridículo de compararlos en un plano de igualdad con el espíritu frívolo y elitista de la gala del Colón. Fue ese mismo timón el que ayudó a resignificar para multitudes nunca vistas la Revolución de mayo, el papel de sus protagonistas y los hechos más relevantes de nuestra historia, conectándolos en clave nacional y popular a través de manifestaciones artísticas en las que se reconocieron y disfrutaron millones de compatriotas.
 
Existió la decisión de redoblar una apuesta al pueblo –sujeto insobornable en la construcción de un país más justo- nacida en el mismo momento del revés político de la última contienda electoral, lo que nos permitió pergeniar con holgada anticipación, un escenario multitudinario que excedió con creces la propia imaginación.
 
En ese clima de celebración, contagiado por la alegría, la abrumadora presencia de la juventud, el sentido de pertenencia y reafirmación de nuestra identidad como nación, se descorrieron varios velos: el pueblo –especialmente los sectores más humildes- están materialmente mejor; la sociedad no padece crispación; la gente tiene esperanza; y la saña visceral con que los grandes medios ejercen la oposición al gobierno, brilló por su ausencia. Vale la pena detenerse en la alegría, el espíritu de convivencia y el respeto por el otro y por nuestros máximos dirigentes, que campearon en todas las jornadas y contrastaron con la prédica mediática cargada de referencias a situaciones de caos, violencia e inseguridad. Los intentos lamentables por deslucir los festejos apelando a los remanidos  problemas de tránsito, no pudieron vislumbrar que esta vez, se trataba de liberar las avenidas de la patria para abrirle paso a la historia.
 
Asistimos al triunfo del país real, que desmentía con la contundencia del número, la prédica engañosa y disolvente con la que se lo quiso someter. El pueblo soberano no tiene dueño, pero sí demostró que tiene rumbo. Y que ese rumbo está atado a un modelo de país inclusivo, profundamente democrático, con igualdad de oportunidades, industrialista y fuertemente integrado a la patria grande latinoamericana. Con una justa distribución de la riqueza, verdad, memoria y justicia. Un rumbo que las mayorías populares no parecen estar dispuestas a desandar a favor de la Argentina del primer centenario, a la que algunos pretenden regresar, embanderados con un modelo fracasado y decadente de país, que nos sumió en la más profunda crisis social, económica y política de la que se tenga memoria..
 
La celebración del bicentenario encarnó, en su sentido más profundo, cual es el camino de la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación. Desde un abordaje federal, se puso en escena todo aquello de lo que fuimos y lo que somos capaces. Nos confrontamos con nuestros aciertos y nuestros fracasos históricos y también se desplegaron ante millones de argentinos a lo largo y ancho del país todas las potencialidades que anidan en la nación que estamos volviendo a poner de pie. Hay un antes y un después de esta conmemoración en el devenir del pueblo argentino, al que ya no le caben los malos augurios ni la desesperanza; ni lo amedrentan los miedos ni los medios que los pregonan. Se puso al hombro su propia historia en reemplazo de la que le contaron y se asumió como su protagonista, sabiendo que es dueño de su destino y que nada ni nadie podrá torcerle el camino que va a recorrer.
 
En la semana de Mayo, alumbró una sociedad más conciente y decidida a profundizar los cambios emprendidos en 2003, para construir un país más justo. Además de más grande y en serio, fundamentalmente más justo. Quizás sea esta la más importante revelación aportada por el pueblo movilizado para quienes estamos empeñados en edificar la Nueva Argentina. Es decir, un país integrado, respetuoso de su diversidad cultural, que impulse un crecimiento sustentable con equidad a la par que vaya construyendo una mejor sociedad, más comprometida, más responsable y solidaria.  El país que queremos volver a ser, con la sabiduría que nos da haber aprendido del pasado. El país que soñamos y nos merecemos si somos capaces de unir las tremendas energías positivas desplegadas en estos días de gloria  por los más diversos sectores de nuestra sociedad. Somos testigos y protagonistas privilegiados de un tiempo histórico excepcional y tenemos delante nuestro el desafío enorme de llevar a buen puerto la más importante oportunidad de construir una patria para todos.
 
Es mucho lo que todavía nos falta por hacer y son variados los obstáculos a vencer. Pero ahora tenemos más certezas que presunciones sobre la existencia de la fuerza arrolladora de un pensamiento nacional y popular compartido por millones. Ese es el resultado de la batalla más importante librada en este tiempo por el pueblo, alcanzando una tremenda conquista cultural contra la más feroz construcción mediática de realidad virtual en la era de la globalización. Se impuso por sobre todas las cosas el sentido de realidad, condición que le augura larga vida al proyecto nacional y popular en desarrollo hasta su definitiva consolidación y revaloriza el papel de la conducción estratégica ejercida por el compañero Néstor Kirchner y la compañera Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.
 
Ellos encarnan, mejor que nadie en nuestra patria, la oportunidad histórica que vive el continente latinoamericano. En este lugar del mundo se juega nuestro destino como nación. Y desde esta fragua social y política constituida por todos los pueblos hermanos de la región, será posible parir nuevos paradigmas, superadores de los que sostienen el modelo en profunda crisis por la que atraviesan los países más poderosos del planeta.-
 
Junio de 2010. Mesa Nacional. (Agencia Paco Urondo)

10.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La Asociación Madres de Plaza de Mayo decidió entregar su símbolo de lucha, el pañuelo blanco a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner en reconocimiento a su "entrega y compromiso con los derechos sociales y humanos". El acto tuvo lugar en el ECuNHi en la tarde del martes 8 de junio. La Ministra acompañada por las Madres recorrió el lugar, se conmovió en la galería de los rostros revolucionarios cuando reconoció a un compañero, luego ingresó a la Sala Negra donde está narrada la historia de los represores de la ESMA, y por último visitó la Sala de Cine “Che Guevara”.
Trabajadores de la Misión Sueños Compartidos, estudiantes de los talleres del Espacio Cultural Nuestros Hijos y trabajadores del Ministerio de Desarrollo colmaban el auditorio esperando el comienzo del acto. El coro, dirigido por Eduardo Ferraudi, abrió cantando dos temas de María Elena Walsh: “Para los demás” y luego “Como la Cigarra”, que en el lugar en que funcionara la ESMA cobró su más hondo sentido. Luego trabajadoras de distintas cooperativas ofrendaron obsequios a Teresa Parodi, directora del ECuNHi, Hebe de Bonafini, Presidenta de las Madres, Inés Vázquez y la Ministra Alicia Kirchner.
 
Inés Vázquez, la Rectora de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo tomó la palabra para explicar el trayecto del pañal/pañuelo blanco, pasando por el pañuelo con el nombre de las hijas y los hijos y su fecha de secuestro hasta el actual bordado en punto cruz, en el que se lee “Aparición con vida de los 30.000 desaparecidos. Asociación Madres de Plaza de Mayo” de la socialización de la maternidad. Luego Hebe de Bonafini expresó que "el pañuelo simboliza la libertad y el grito de justicia". Y se refirió a por que las Madres decidieron entregárselo a la Ministra, "Alicia significa algo más, la concreción de sueños cuando llega a algún lugar del país. Este pañuelo es el otro soy yo, y Alicia piensa así, y así pensaban nuestros hijos". Y concluyó "esta entrega es el lazo que nos va a seguir uniendo, porque nosotros tomamos el proyecto del gobierno nacional como propio, y Alicia es quien lo desparrama por todo nuestro país".
 
Al recibir el Pañuelo de las Madres la Ministra afirmó "voy a poner, con convicciones, todo lo que se pueda poner y más para que sigamos transformando la realidad" del país. "Las Madres nos enseñaron a trabajar por proyectos superadores y por una Argentina para todos, Me siento homenajeada y se que el compromiso que tenemos debe ser mayor", afirmó Alicia Kirchner. "Sé que podemos hacerlo porque en la Casa Rosada está una presidenta que apuesto por su pueblo", sostuvo. "Siempre digo que no hay que perder tiempo para hacer las cosas, por eso debemos continuar para que la educación, la salud, la dignidad y las viviendas alcancen a todos" dijo. "Por los que no están, tenemos que seguir, ni un paso atrás, me cuesta hablar por el valor de lo que me entregaron y la responsabilidad es con todos los argentinos” se despidió emocionada. (Agencia Paco Urondo)

09.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Con el objeto de señalizar los lugares de Memoria en el Departamento de Guaymallén, Mendoza, la Municipalidad de Guaymallén a través de la Dirección de Desarrollo Social-Coordinación de Derechos Humanos invita a todos a participar del Acto donde se descubrirá el cerámico recordatorio en el lugar del asesinato del poeta Francisco Paco Urondo y la desaparición de Alicia Cora Raboy, ocurrida el 17 de Junio de 1976 en una operación llevada a cabo por los grupos de tareas de la Dictadura Militar (1976-1983). en el mismo participarán familiares de las víctimas de este hecho, organismos de derechos humanos y compañeros de militancia. En este acto, el pueblo de Guaymallén reafirma su compromiso en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia asumida por la Sociedad Argentina. El acto se realizará el viernes 18 de Junio de 2010 a las 10 en la esquina de Tucumán  y Remedios de Escalada de Dorrego, Guaymallén, Mendoza.   
 Más info: 0261-155065309, 0261-156894907 y dhumanosguaymallen@yahoo.com.ar.

 

 
(Agencia Paco Urondo)

08.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Más de 300 jóvenes, provenientes en su mayoría desde los partidos de la quinta sección electoral, acompañaron el primer seminario itinerante que se desarrolló en San Bernardo, Partido de La Costa, entre los días 4 y 6 de junio. El seminario fuer organizado por el Instituto de Formación Política del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires y el PJ local.
Participaron, entre otros, el Secretario General de la provincia, Javier Mouriño, el senador provincial Osvaldo Goicochea,  el intendente del Partido de la Costa Juan Pablo De Jesús, al diputado provincial Juan De Jesús y el Secretario de JP de la Provincia de Buenos Aires, José Ottavis.
 
Durante tres días, los jóvenes intercambiaron opiniones y pudieron acceder a charlas sobre tres ejes temáticos: soberanía política, independencia económica y justicia social.  (Agencia Paco Urondo)