Economía
23.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación) En celulares, banda ancha y tarjetas de crédito, esos hogares ya tienen un peso superior al 50%

Por más que la mayoría de las empresas prefieran, el menos en el discurso, ignorarlos y continúen actuando como si los pobres no existieran, cada vez es mayor el peso de los sectores de menores ingresos en algunos rubros que a priori parecían exclusivos de la clase media.
De acuerdo con un estudio realizado por la agencia de publicidad JWT, la banda ancha, los celulares y las tarjetas de crédito son negocios en los que los hogares de clase media baja y clase baja ya tienen un peso superior al 50%. Además, tres cuartas partes de los compradores frecuentes de indumentaria y calzado también pertenecen a los sectores de menores ingresos.
"Los anunciantes parecen dirigirse a un consumidor promedio, representativo de una «clase media-media». Sin embargo, la realidad socioeconómica de los consumidores argentinos dista mucho de esta representación ideal, especialmente a partir de la crisis de 2002, que dejó una extensa clase media empobrecida que conserva valores del pasado, pero con un ingreso recortado", explica Gonzalo Fonseca, director de Planeamiento de JWT.
La penetración que lograron las tarjetas de crédito en la base de la pirámide es el mejor ejemplo de este nuevo escenario.
Según el estudio privado, hoy el 58% de los argentinos que tienen un plástico pertenece a hogares con ingresos familiares apenas superiores a los $ 4000 mensuales, es decir, que forman parte de los segmentos de clase media empobrecida para abajo.
Otro ejemplo de masividad es el de los abonos de banda ancha. El acceso a Internet dejó de ser un consumo exclusivo de un determinado segmento de la población, a tal punto que los hogares de clase media para arriba -lo que en términos marketineros se conoce como C2 y ABC1- representan el 46% de este mercado, mientras que el otro 54% corresponde a un segmento de la población con menores ingresos.
Esta popularización de la banda ancha va a contramano de lo que muchos piensan asociando a la banda ancha con un consumo casi suntuario. Cabría preguntarse si dentro de los que tienen una percepción equivocada sobre la penetración de la banda ancha no figura el propio gobierno nacional, que busca cerrar Fibertel con la premisa de que se trata de una medida que afecta exclusivamente a la clase media y, por lo tanto, no tiene un impacto tan directo sobre la base de su electorado.
En el caso de la indumentaria y el calzado, el principal atractivo para las empresas del rubro que ofrece la base de la pirámide es que reúne a los consumidores que mejor mantienen sus niveles de gasto aun en tiempos de crisis, con un grado de fidelidad cercano al 75 por ciento.
"Según los propietarios de marcas de indumentaria y calzado que tienen locales en diferentes centros comerciales, la gente con salarios medios bajos y bajos mantiene su nivel de consumo aun en plena crisis. Durante la crisis de 2008-2009, los únicos centros comerciales que lograron mantener sus ventas fueron el Alto Avellaneda y el Abasto", explica Fonseca.
Otro de los mitos que derrumba el estudio es que los distintos segmentos de la población se distinguen básicamente por las marcas que consumen. "Históricamente, la gran diferencia entre el comportamiento de los clientes en el conurbano bonaerense y los barrios de mayor poder adquisitivo de la Capital Federal no pasa necesariamente por las marcas que compran, sino por la forma de pago, aunque cada vez más los clientes de la base de la pirámide apelan a la financiación, ya sea con tarjetas propias o prestadas", explican en JWT.
En la agencia además citan como ejemplo de esta homogeneidad en el consumo a lo que sucede con el mercado de los lácteos. "Marcas como La Serenísima o SanCor muestran un desempeño muy regular en todos los niveles, sin importar su posicionamiento como primeras marcas y mayor precio relativo", explica Fonseca.
"La necesidad de contar con un aval de marca para un producto de alto compromiso en la alimentación de los hijos parece estar pesando más que el precio en la elección", agregó.
TIEMPOS DE CAMBIOS
Escenario. La crisis de 2002 dejó una extensa clase media empobrecida que conserva valores del pasado, pero con un ingreso recortado.
Estudio. Según un estudio de la agencia de publicidad JWT, los hogares de clase media baja y clase baja tienen un peso del 50% en los negocios de banda ancha, celulares y tarjetas de crédito.
Mitos. Otro de las leyendas que derrumba el estudio es que los distintos segmentos de la población se distinguen básicamente por las marcas que consumen.
Marca. En el caso puntual de la indumentaria y calzado, el principal atractivo para las empresas del rubro que ofrece la base de la pirámide es que reúne a los consumidores que mejor mantienen sus niveles de gasto aun en tiempos de crisis, con un grado de fidelidad cercano al 75%.
Internet. El 54% de los hogares conectados a la Red pertenece al segmento de la población con menores ingresos. (Agencia Paco Urondo)

18.10.2010

Formosa (Agencia Paco Urondo, publicado en Prensa Formosa) En muchas oportunidades emití mi opinión respecto a la utilización del riesgo país como indicador de la capacidad de pago de la deuda de un pais por su enfoque excesivamente orientado a este solo objetivo, sin considerar cuestiones sociales, de historia del propio país, (análisis propio del pensamiento neoclásico) ,etc, al punto de que en orden a este indicador, la reducción del gasto del estado aunque el mismo tuviera como destino, inversión social o en infraestructura, era saludable. Entonces hecha esta aclaración analicemos brevemente cómo se comporta últimamente este indicador muy utilizado por el establishment económico y los partidos políticos de oposición. El mismo se calcula como la diferencia entre la tasa efectiva o de retorno de los bonos argentinos, respecto el T-bond, de USA, aunque este cálculo es teórico dado que no siempre coinciden.El último informe de Barclays, sostiene que los bonos cuyo precio ha tenido mayor crecimiento el ultimo año fueron los argentinos con un incremento del 42% , con la consiguiente reducción de su rendimiento y caída del riesgo país. Así si tomamos el valor del riesgo país cuando las esquirlas de la explosión de la convertibilidad se esparcían por toda la geografía nacional, el riesgo país llegaba al 72,24% .La medición de este indicador el día viernes, 15 del mes en curso arrojo un valor del 5,78%, es decir que si comparamos con el máximo riesgo país de nuestra historia, se muestra una caída del 1150%, increíble no. Esto contradice la lógica de las consultoras y de los partidos políticos de oposición, dado que esta nueva coalición (consultoras de la city porteña y partidos políticos de oposición), considera que no existe clima de negocios, no existe seguridad jurídica, las instituciones no se respetan, existe riesgo fiscal, riesgo cambiario, riesgo de expropiaciones, corrupción, fraude, etc, conceptos que forman parte de la medición del riesgo país. (Agencia Paco Urondo)

18.10.2010

Mar del Plata, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por Oliver Galak) Persiste el rencor entre ciertos sectores; críticas por la pasividad y fragmentación de los empresarios. Palos y más palos. Dieron y recibieron palos y más palos.

 

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:"Times New Roman";
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

La jornada que se vivió ayer en el Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) sirvió para desnudar la fragmentación de las cámaras corporativas, las diferencias generacionales en el interior del empresariado, los rencores que persisten entre ciertos sectores y, sobre todo, la aún pendiente autocrítica por la falta de unidad para plantarse cuando una política gubernamental afecta sus intereses, o para aportar sus propias propuestas de mediano y largo plazo.
Una postal reflejó este clima en el panel sobre institucionalidad empresaria. La moderadora, Clara Mariño, preguntó por qué los empresarios habían aplaudido sin cuestionamientos todos los planes económicos de los últimos 25 años. Las risas entre el público reflejaban la satisfacción por la pregunta e hicieron más patente la incomodidad de los tres panelistas: Hugo Biolcati (Sociedad Rural), Daniel Funes de Rioja (Copal) y Cristiano Rattazzi (Fiat).
"Bueno, es que muchas veces se han tenido esperanzas e ilusiones", intentó explicar Funes. A su turno, Biolcati reconoció que muchas veces hubo aplausos a los modelos, aunque no generaran expectativas. Y aprovechó para sacarse una espina que todavía lo atraganta: un poco en broma, un poco en serio, recordó cómo Rattazzi aplaudía en el acto por la resolución 125 en la Casa de Gobierno, pero lo hacía por debajo de las rodillas para que así lo viera la Presidenta, pero no las cámaras de televisión, que lo tomaban de la cintura para arriba.
El empresario automotor, que fue en representación de la UIA, se excusó: "Si me invitan a la Casa de Gobierno, voy, pero mantengo mi libertad de declarar lo que pienso, a diferencia de lo que hacen otros". Funes también se sintió tocado por el reproche del campo a la industria y se defendió: "Cuando fuimos a reunirnos con la Presidenta porque querían hacer el acuerdo del Bicentenario, les dijimos: «Sin el campo, no»".
De todos modos, hubo cierto consenso en que en el último tiempo aparecieron incipientes movimientos de articulación (como la Comisión de Enlace o el Grupo de los 6) y hasta de rebeldía frente al poder político, como la coordinada ausencia empresaria en el acto del Gobierno por Papel Prensa. "Hoy no sería imaginable aguantar los retos a Coto por lo que dijo aquí en 2005", especuló el ruralista.
La "pasividad" del empresariado es un tema cada vez más frecuente. Anteanoche, un ejecutivo se quejaba porque nadie quería aplaudir al ex presidente del gobierno español José María Aznar cuando se pronunció a favor de las políticas privatizadoras. "Ves que son todos unos carneros. Si todos pensamos así y nadie aplaude por miedo a que alguien lo esté mirando", masculló.
La fragmentación quedó expuesta en un informe que presentó Guillermo D?Andrea, profesor del IAE, sobre 826 organizaciones de este tipo. El promedio de miembros por cámara es de 103, aunque mientras alguna llega a más de 4000, hay organizaciones que se fundan con sólo dos miembros. "Están muy fragmentados", sintetizó el académico, y señaló que uno de los factores es la falta de marco jurídico para formar una cámara empresaria. "Prácticamente, cada uno puede hacer su propia cámara", dijo. "Los empresarios dicen: «Cuando queremos ser representados, no sabemos por quién. Estamos tironeados y eso diluye la representatividad y la capacidad de negociación»."
Mostró varios ejemplos, como las 11 cámaras que dicen representar a la industria maderera. Exhibió cómo varias organizaciones usaron la herramienta copy & paste para armar sus objetivos institucionales basándose en los de otras cámaras. Y se quejó de la falta de transparencia: sólo el 8% dio datos de su presupuesto.
Ya al inicio de la jornada, el economista Pablo Gerchunoff planteó sus cuestionamientos. "El empresariado nunca llegó a constituirse en una elite dirigencial que pudiera pensar el país a largo plazo", dijo, y criticó que no fuera la propia clase empresarial la que propusiera un proyecto de participación obrera en las ganancias.
Incluso hubo "palos" en el espacio dedicado a IDEA Joven. El más elocuente fue el co-CEO de OLX.com Alec Oxenford para quien los empresarios locales "son una lágrima" porque se la pasan mirando al pasado y no preparándose para competir en el futuro. Juan Manuel Collado, director de Endeavor Argentina pidió recuperar "el orgullo empresarial" perdido.
INVITACIÓN A DOS DEBUTANTES
MAR DEL PLATA (De nuestros enviados especiales).-Son debutantes en el Coloquio de IDEA,aunque tienen una relación frecuente con muchos de los empresarios que lo componen. Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra, dueños de Electroingeniería, una de las firmas de mejor relación con el Gobierno en los últimos años, se convirtieron en la novedad empresarial del Sheraton. Su llegada, al igual que la del gobernador Daniel Scioli, podría interpretarse como un cambio de vientos políticos. "¿Por qué viene ahora y por qué no vino antes?", le preguntó LA NACION a Acosta. "Porque es la primera vez que me invitan. Tengo buena relación con Carlos Haehnel [presidente del Coloquio] porque trabajamos con Deloitte." (Agencia Paco Urondo)

17.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Entrevista al investigador de Conicet Demián Panigo sobre el 82% móvil realizada por Télam.

 
(Agencia Paco Urondo)
 

07.10.2010

Frankfurt, Alemania (Agencia Paco Urondo, gentileza Prensa del Ministerio de Ciencia y Tecnología) Un juego que permite tocar burbujas virtuales sobre una pared, un dispositivo que permite recorrer laboratorios argentinos y videojuegos que combinan destreza con inteligencia e historia son algunas de las atracciones que ofrece el Pabellón Argentino en la Feria del Libro de Frankfurt.
La interacción con diferentes desarrollos tecnológicos es el plato fuerte del espacio de ciencia y tecnología en el Pabellón Argentino de la Feria del Libro de Frankfurt. La realidad virtual, una pantalla que permite empujar objetos proyectados sobre una pared y videojuegos casi adictivos son las tres atracciones principales del área de 200 mts cuadrados delineados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
Lo primero que atrae la vista de quien visita el espacio de ciencia y tecnología es el juego interactivo “burbujas”, ideado por la empresa argentina de desarrollos digitales SIA Interactive. Utilizando la tecnología “cameraction” las personas que recorren el Pabellón se ven proyectadas en una pared y a través de un sistema de trackeo que reconoce sus movimientos, pueden empujar y jugar con burbujas “virtuales” que contienen el logo del bicentenario, el escudo nacional y estampillas del Correo Argentino con motivo de los festejos del Bicentenario.
La ciencia argentina se hace más cercana al público alemán gracias al Domo NewVr, una plataforma interactiva que permite recorrer fotografías en 360° de seis laboratorios de punta de nuestro país. Este dispositivo, creado por el arquitecto mendocino Alejandro Rodríguez, funciona como una ventana virtual, que cuenta con sensores capaces de medir la posición entre el punto de vista del observador y el monitor, creando un efecto de coincidencia entre los movimientos reales del sujeto y los cambios de posición o rotación en las gráficas en el monitor. Así los usuarios del Domo pueden recorren los laboratorios desde el piso hasta el techo e incluso hacer zoom para ver los detalles de cada pipeta, tubo de ensayo y frasco que encuentren. Los laboratorios que se pueden recorrer son el Laboratorio de Genómica y el Laboratorio de Virus Adventicios del INTA, el Laboratorio de Inmunología de la Reproducción y el Laboratorio de Regulación Hipofisaria del IBYME CONICET y los Laboratorios de Integración Paneles Solares Espaciales y el Área Limpia de la División Micro electromecánicos de la CNEA.  
En el espacio de ciencia y tecnología también hay lugar para la historia y la divulgación científica. En 8 computadoras se puede jugar a tres videojuegos desarrollados íntegramente por empresas argentinas, que recibieron financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Además se puede acceder a dos presentaciones multimedia sobre tecnología de los alimentos y energía nuclear con fines pacíficos. La empresa La Historia en juego estrena en Frankfurt la primera versión de “Las batallas de la independencia” un juego de estrategia de guerra en el que se recrean distintos momentos históricos de la lucha por la independencia latinoamericana. Jugando a ser San Martín, Manuel Belgrano o Martín Miguel de Güemes, los visitantes del Pabellón pueden pelear contra las tropas realistas en la batalla de Salta, la ocupación de Lima o el Éxodo Jujeño, entre otros. Por su parte, la empresa entrerriana South Winds games presenta dos de los juegos diseñados especialmente para ser jugados online y en múltiples idiomas: el Inner Quest, una especie de tateti colorido que consiste en alinear objetos para ganar puntos; y Dylo´s Adventure, en el que un dinosaurio debe sortear distintos obstáculos y etapas para salvar al mundo prehistórico de una invasión extraterrestre. No sólo los videojuegos generan interés en los visitantes, quienes quieran conocer más acerca de cómo se produce la fisión de un átomo o descubrir cómo tratamientos con altas presiones del agua pueden generar nuevos productos alimenticios gourmet, lo consiguen a través de dos presentaciones multimedia en castellano, inglés y alemán.
El sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) es una de las tres plataformas tecnológicas (junto a la biotecnología y la nanotecnología) que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva ha decidido impulsar por considerarla promisoria para el desarrollo nacional. Si bien las tres plataformas constituyen áreas en las que existe una masa crítica de recursos humanos y avances significativos, las TICs representan a un sector económico que va creciendo en importancia, por su capacidad para generar altos niveles de valor agregado y ventajas competitivas en el mercado. (Agencia Paco Urondo)

05.10.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Oliver Galak, publicado en La Nación) El crecimiento general de la economía, la ampliación de la oferta de modelos de autos y la necesidad de los compradores de cubrirse frente a una inflación que le licua los ahorros se combinaron para que el mes pasado fuera el septiembre con mayor número de patentamientos de la historia.  
Las 63.727 ventas de vehículos 0 km reportadas ayer por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) para septiembre hicieron que ?cuando todavía resta un trimestre? en el transcurso del año ya se hayan vendido más autos que en todo 2009. En 2010 ya se patentaron 515.791 vehículos, casi 800 más que durante todo el año pasado.
 
El incremento del 38,5% en las ventas de septiembre fue superior incluso a las propias estimaciones de los empresarios del sector, que ahora revisaron a la alza sus proyecciones sobre el mercado anual. "El mes pasado pensábamos en 620.000 unidades, cantidad que superaría el récord de 2008 de 610.000, pero ahora ya estamos calculando que tendremos un piso de 630.000 para todo el año", afirmó Dante Alvarez, presidente de Acara.
 
El directivo destacó que, si no se consideran las cifras que suelen registrarse en enero (mes en que por cuestiones estacionales se duplican los patentamientos), la marca lograda en septiembre es la más alta para cualquier mes de la historia.
 
Recuperación del campo
 
El segmento de los vehículos comerciales livianos fue el que más creció, por encima del 50%, empujado en gran medida por la venta de camionetas vinculada con la recuperación del sector agropecuario. Otro dato relacionado con el buen momento que pasa el campo es el 42,9% que creció la venta de vehículos comerciales pesados (principalmente camiones) en septiembre respecto de igual mes de 2009.
 
"Este año es el show de los compradores ?opinó Jorge Di Nucci, director de Relaciones Institucionales de Ford Argentina?. Hay una oferta muy importante tanto en cantidad como en variedad y calidad de los modelos de todas las marcas."
 
Según el ejecutivo, el crecimiento del mercado ha permitido que las terminales ataquen nichos de mercado que estaban desatendidos. Y, a su vez, los nuevos lanzamientos han atraído más clientes.
 
En septiembre, Volkswagen volvió a liderar el ranking por marcas, con 18,5% de todas las unidades vendidas ese mes. Le siguieron Chevrolet (15,5%), Renault (13,8%), Ford (11,4%), Fiat (10,2%), Peugeot (8,6%), Toyota (4,4%), Citroën (3,7%) y Honda (3,6%).
 
 
El economista Marcos Ferrario, de la consultora Abeceb.com, indicó que buena parte de las ventas estuvieron concentradas en el segmento de gama baja, que sirve como vehículo de ingreso en el mercado y que creció 55% en septiembre respecto de igual mes del año pasado.
 
El analista destacó que la demanda de autos está íntimamente vinculada con el crecimiento de la economía, cercano al 8% para este año, pero también muestra un rebote producido por ventas postergadas durante la recesión del año pasado. "El precio de los autos está subiendo y hoy comprar un vehículo también es resguardo contra la inflación", añadió.
 
Renovación de la oferta
 
Un factor no menor es que casi todas las terminales radicadas en la Argentina aprovecharon los últimos meses para renovar su cartera de modelos y reponer el stock en los concesionarios.
 
"La disponibilidad de autos de estos últimos meses fue muy superior a la que había hasta hace poco ?dijo Hernán Dietrich, CEO de la cadena de concesionarios que lleva su nombre?. Es una oferta muy agresiva que se transforma en más ventas."
 
Dietrich comentó que la mayor oferta hizo que muchos clientes se decidieran a renovar sus unidades, lo que a su vez está aportando un gran dinamismo al mercado de autos usados.
 
Del total de autos que se vendieron en el mercado argentino, el 61% corresponde a unidades importadas, en su gran mayoría de origen brasileño. No obstante, el fuerte crecimiento de las exportaciones de la industria automotriz argentina está empujando a que la producción se acerque a la marca de 700.000 unidades fabricadas en territorio nacional.
 
El crecimiento de la demanda no ha sido parejo en todo el país. Así, mientras en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires se está vendiendo en promedio un 27% más que en 2009, otros distritos lograron porcentajes mayores, como Corrientes (41,4%) o Tierra del Fuego (46,5%).
 
En el otro extremo, Chaco fue la única provincia que en 2009 vendió más que este año. (Agencia Paco Urondo)

29.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La semana pasada el Grupo de los Siete, compuesto por la Asociación de Bancos Argentinos, la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara Argentina de la Construcción, la Sociedad Rural Argentina, La Unión Industrial, la Bolsa de Comercio y la Confederación Rural Argentina, se reunió para tratar el proyecto presentado por el diputado Héctor Recalde que propone distribuir las ganancias de las empresas.


Es natural que los sectores conservadores intenten que no se avance en determinadas cuestiones, incluso que argumenten sobre la propiedad privada, la desinversión y todas esas cuestiones que funcionan como barricadas. Lo que no podemos aceptar es que hablen de la inconstitucionalidad de una ley cuando ésta está estipulada en la constitución nacional.
El artículo 14 Bis de la Constitución Nacional dice claramente: “El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: […] participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección […]”. Hace 53 años que esto está en la constitución y nadie le presta atención, es letra muerta.
El proyecto de Recalde, en cambio es un poco más tibio, no va tan a fondo. Si bien propone repartir hasta un 10% de las ganancias netas, también estipula la creación de un Consejo Nacional de Participación Laboral tripartito entre el Estado, trabajadores y empresarios con la facultad de estipular cuál es la ganancia mínima anual que una empresa debe alcanzar para comenzar a participar sus ganancias con los trabajadores.
La ley entraría en vigencia a partir del primer año fiscal luego de su promulgación y estipula que, en un primer momento, sólo las empresas que ocupen más de 300 empleados serán alcanzadas. A partir del segundo año fiscal posterior a la promulgación de la ley, aquellas empresas que ocupen a más de 100 empleados ingresarán al régimen de participación en las ganancias.
Asimismo, y a pesar de los dichos contrarios del G7, el proyecto estimula la inversión ya que las empresas podrán deducir de sus ganancias netas hasta un 50% para reinversión de utilidades. Esto quiere decir, que si la empresa quiere repartir menos ganancia, lo que debe hacer es reinvertir.
Si bien en el bloque Nuevo Encuentro tenemos algunas diferencias en lo que respecta al período de ingreso de las PYMES en este régimen, creemos que el proyecto en sí establece parámetros de apertura de información, de transparencia, que son muy útiles para la sociedad y que incluso pueden servir para evitar ilusiones impositivas o evasiones. (Agencia Paco Urondo)

29.09.2010

Barcelona, España (Agencia Paco Urondo, especial para la Agencia) Un general retirado, con uniforme militar, dice por la tele, canal Intereconomía, que el ministro de exteriores, Moratinos, al decir de invertir fondos en transformar en pescadores, trabajadores, a los piratas del mar de Somalia, que roban a los barcos españoles, representa  la política del Gobierno Zapatero, “pacifista”, “buenista”, de la cual ya estamos todos cansados y la venimos aguantando desde hace tiempo. Dice que lo que habría que hacer con los piratas es “ahorcarlos”, como se hacía en el Caribe cuando abordaban un navío español. Habría que llevar militares en los pesqueros, como hace Francia ó Italia (con gobiernos ya de derechas)… Este señor propone matar gente sin juicio previo… 
Es uno de los tantos mensajes de la derecha española, por la tele, en su intento de volver a gobernar España. Luego que Zapatero tomara medidas de ajuste impuestas por el gobierno, precisamente de derecha, de los bancos, el FMI y la CE. Zapatero acepta la huelga sin reprimir la manifestación. Acepta  democráticamente el derecho a huelga de los trabajadores que esperan lograr que el Gobierno eche para atrás las medidas de recortes a los bolsillos de los trabajadores. Pero sigue asesorado por un anillo de hierro de técnicos de derechas que lo llevan a su perdición… Según un foro de las izquierdas unidas de cataluña el Estado no tiene por qué ser como una empresa privada que genera ganancias, puede ser deficitario invirtiendo en los derechos humanos de las familias más desfavorecidas!
 
Los medios de información de la derecha transforman la huelga, como si fuera en contra de los trabajadores. Dicen: no les permite trabajar a los que quieren ir a trabajar pues no tendrán medios de transporte, los sindicalistas ocasionan pérdidas económicas, etc.. El discurso de la derecha pervierte la realidad. Lo bueno es malo y lo malo es bueno. En realidad las verdaderas pérdidas económicas las sufrieron los trabajadores, con la crisis y ahora con los recortes, y fueron ocasionadas por la derecha de los bancos y las grandes empresas… como si fueran la nobleza que se sentaba a la derecha del rey, en épocas de la Revolución Francesa…(Agencia Paco Urondo)

24.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Ámbito Financiero, por Florencia Lendoiro) «El proyecto de ley para que las empresas distribuyan parte de las ganancias con los empleados lejos está de cubanizar la economía argentina, como dijo el presidente de la UIA. Varios países de la región tienen esquemas de reparto de ganancias con distintas modalidades, como México, Chile, Brasil, Perú o Venezuela», aseguró Guido Sandleris, director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.En diálogo con Ámbito Financiero, Sandleris explicó además que «las estadísticas poco creíbles tienen el efecto de forzar al Gobierno a postergar un diálogo básico con el Fondo Monetario como el que mantienen todos los países miembros del G-20. Y sin este diálogo se hace muy improbable llegar a un acuerdo con el Club de París, una situación casi ridícula a 9 años del default». Aquí lo destacado de la entrevista:
Periodista: Las tasas que paga la Argentina siguen siendo altas.Guido Sandleris: La tasa que paga el Estado argentino está muy por encima de la que pagan otros países de la región. Brasil ha emitido deuda a 30 años a tasas que superan en menos de dos puntos a las de Estados Unidos. P.: ¿Cuál es el problema?G.S.: La Argentina tiene un déficit de credibilidad en los mercados financieros internacionales. Distintos factores han contribuido a esta situación. Estadísticas poco creíbles desde la intervención del INDEC, desapego por el respeto a las instituciones, volatilidad en la toma de decisiones en el Gobierno y falta de continuidad en sus políticas son algunas de ellas. Las estadísticas poco creíbles tienen además el efecto indeseado de forzar al Gobierno a postergar un diálogo básico con el Fondo Monetario como el que mantienen todos los países miembros del G-20. Y sin este diálogo se hace casi imposible llegar a un acuerdo con el Club de París, una situación casi ridícula a 9 años del default.
P.: ¿Cuándo podrá accederse a los mercados internacionales?G.S.: El canje ha sido un paso adelante. La Argentina podría sin mayores problemas emitir deuda en los mercados internacionales. Si miramos los rendimientos de los bonos a 5 años del Gobierno vemos que el país podría emitir a tasas inferiores a dos dígitos ya mismo. Pero estos elementos negativos que comenté son los que impiden que la Argentina emita a tasas comparables a las de sus vecinos de la región que tienen indicadores macroeconómicos similares.P.: ¿Cree que el proyecto de ley para que las empresas distribuyan parte de las ganancias con los empleados «cubanizará», como dijo el presidente de la UIA, a la economía argentina?G.S.: Lejos está de tener ese efecto. Varios países de la región tienen esquemas de reparto de ganancias de las empresas con los empleados con distintas modalidades, como México, Chile, Brasil, Perú o Venezuela. En todos los casos, el objetivo manifiesto de estas leyes es mejorar la distribución del ingreso. Sin embargo, como muchas veces sucede, medidas destinadas a regular sistemas complejos terminan generando efectos muy distintos. P.: ¿Lo considera adecuado entonces?G.S.: El nuevo proyecto contribuiría a introducir un componente variable en la remuneración que reduciría automáticamente las remuneraciones totales frente a shocks negativos y las aumentaría frente a los positivos. Esto podría permitir reducir los despidos frente a shocks negativos ya que los salarios caerían automáticamente. También, puede generar un impacto positivo en la productividad de una empresa al alinear los incentivos de los trabajadores con los de los accionistas según muestran distintos estudios empíricos en las últimas dos décadas. El efecto negativo tiene que ver con que los trabajadores pasarían a absorber un mayor riesgo, lo cual puede no ser óptimo. P.: ¿Cuál será el primer cambio que se observaría?G.S.: El proyecto redistribuiría ingresos desde los empresarios y accionistas hacia los trabajadores formales, y generaría además una caída en el empleo formal y en las inversiones. Es importante enfatizar que los beneficiados serían los trabajadores formales, pero no así los trabajadores informales o los desempleados, que son los más pobres y vulnerables. La CGT, que impulsa el proyecto, no parece preocuparse demasiado por estos últimos.P.: ¿Cuál sería una medida adecuada para la distribución de los ingresos?G.S.: Si uno está dispuesto a asumir el costo en término de inversión y empleo que genera sacarles un 10 o un 20% adicional de las ganancias a los empresarios, y se preocupa en serio por la distribución del ingreso, entonces una medida mucho más progresiva sería subirles el Impuesto a las Ganancias a las empresas sujetas a la norma según el proyecto, y destinar lo recaudado a entregar subsidios a los más pobres. (Agencia Paco Urondo)

24.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) LA GREMIAL de Prensa denuncia los despidos que lleva adelante la patronal del diario La Nación en la redacción de ese matutino. Esta política es la última etapa de una sutil pero permanente persecución gremial y de un proyecto de reducción de puestos de trabajo que comenzó en 2008 con 30 despidos en administración y con otras 70 “desvinculaciones” obligadas. Más tarde fue el turno de  los trabajadores gráficos. Ahora la empresa apunta sus cañones a la redacción, donde ya despidió más de 12 compañeros en forma directa, llegando a un total de unos 25 si se suman los que debieron aceptar la prejubilación, bajo amenaza de recibir el telegrama de despido en caso de negativa.
Desde el año 2009 la patronal viene desplegando un plan de disciplinamiento e intimidación contra los compañeros que participaron en las asambleas en la redacción. A las veladas amenazas por parte de algunos secretarios y jefes de sección se sumó el envío de telegramas de apercibimiento. La empresa habla de reestructuración, sin existir un problema económico o financiero real;  LA GREMIAL entiende que se trata de persecución gremial y de un “castigo” aleccionador con el cual se pretende impedir la participación democrática en las asambleas a la vez que una metodología espúrea de maximizar ganancias.
Expresamos nuestro más enérgico repudio a esta política de achique llevada a cabo por una patronal carente de sensibilidad social y queremos acercar nuestra solidaridad a los compañeros afectados. Nos comprometemos a apoyarlos en las medidas que resuelvan implementar para frenar este avance sobre sus derechos como trabajadores.(Agencia Paco Urondo)

24.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en diario La Nación) El proyecto para repartir el 10% de las ganancias de las empresas entre los trabajadores y la posibilidad de facilitarles el control sobre los resultados volvió ayer a suscitar críticas entre los empresarios y la unívoca defensa de funcionarios del Gobierno y del autor de la iniciativa, el diputado y abogado de la CGT Héctor Recalde. 

Aranguren, Sturzenegger y Ablático, ayer, durante el almuerzo de ACDE. Foto Maxie Amena
Los cuestionamientos empezaron desde temprano, con las posturas de José Ignacio de Mendiguren, secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), y Jorge Brito, presidente de la Asociación de Bancos de Capital Privado Argentino (Adeba). En comunicación con Radio 10, el dirigente fabril juzgó la iniciativa "una ley de distribución de ganancias y cogestión sindical". Ante el argumento de que está contemplada en el artículo 14 bis de la Carta Magna, De Mendiguren contestó: "Hay que leerla toda: la libre agremiación sindical, el derecho a la vivienda y el 82 por ciento móvil también están en la Constitución". 
Brito, en tanto, advirtió que el proyecto "genera menos inversión y menos fuentes de trabajo" y criticó en particular la posibilidad de otorgarles a los trabajadores el control sobre los resultados. "Nuestra pretensión era consensuar el proyecto y no que se presentara aislado -dijo al canal C5N-. Objetamos la participación directa en la dirección de la empresa, pero no es una pelea: hay diferencias de opiniones." El banquero elogió la situación económica: "No sólo la foto es buena, sino que la película muestra que la Argentina tiene por delante 10 años buenos". Pero estimó que "hay que hacer una agenda: si se tocan los temas aisladamente no se está mirando íntegramente un proyecto de país".
A Brito se le sumó Hugo Biolcati, presidente de la Rural. Aunque advirtió que "en sí misma la institución de la participación en las ganancias es un hecho en que se puede avanzar sin ninguna duda" y que "en muchos países funciona", el dirigente objetó que "es inapropiado en este momento" por haberse tratado en forma unilateral. Según Biolcati, "es un tema que es necesario establecer de común acuerdo sin perjudicar las expectativas de inversión, que es un tema delicado".
Pedro Etcheberry, abogado de la Cámara Argentina de Comercio, aclaró que esa entidad no estaba cuestionando el mandato constitucional de la participación en las utilidades, pero sí rechazaba la posibilidad de que se disponga su obligatoriedad, en lugar de dejar que el tema quede sujeto a la negociación entre empresas y sindicatos. "El derecho ya está asegurado en las leyes", afirmó, y agregó que "no es posible que hasta el más chico de los comercios termine, con el transcurso del tiempo, debiendo pagar por sus utilidades", en referencia a que, aunque en distintos plazos, el proyecto prevé que todas las empresas se vean alcanzadas.
Con él coincidió Adolfo Ablático, presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa. "El clima de inversiones se menoscaba cuando detrás de un principio genuino y virtuoso como es la equilibrada participación en los beneficios se promueven leyes sin los imprescindibles consensos previos entre quienes se verán involucrados y sin evaluación sobre el contexto y oportunidad histórica en que serán aplicados", dijo en un almuerzo.
En cambio, la defensa más categórica del proyecto corrió por cuenta del propio Recalde. "No pensé que fuera a haber una reacción así, me da vergüenza; pero lo importante es que ya está abierto el debate, la discusión", afirmó a radio Millenium. El abogado de la CGT explicó que se contemplaba la creación de un consejo tripartito que supone "más participación entre las partes" y se encargaría de "administrar, regular, etcétera".
Florencio Randazzo, ministro del Interior, pidió que el proyecto se tratara y se refirió al rechazo que, 24 horas antes, había emitido el Grupo de los Seis, conformado por las cámaras más importantes. "Es sumamente importante este debate en el Parlamento. No estamos de acuerdo con el planteo de estos empresarios. No me asombra que haya grupos que resistan a esto porque no es nuevo, lo han hecho toda la vida", concluyó.
Oscar González, secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, también cargó contra el G6. "Como ya no pueden sostener la supuesta ilegitimidad del reclamo porque cayeron por fin en la cuenta de que está en la Carta Magna desde hace 53 años, ahora dicen que no fueron consultados, como si cada uno de los avances en la legislación obrera hubiera surgido de una interlocución benevolente y no de la lucha de los trabajadores. Nadie como los propios empleados va a cuidar mejor de la buena marcha de la gestión empresaria, evitándose los episodios de evasión, fraude y vaciamiento generados muchas veces por patronales inescrupulosas."
Otras entidades optaron por la prudencia. Como el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, que dijo en un comunicado que la iniciativa "merece un debate serio y multisectorial hasta llegar a un consenso amplio". (Agencia Paco Urondo)

23.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La  CGE  Nacional (Confederación General Económica) expresa su posición en  relación al debate instalado sobre la distribución de las ganancias por parte de las Empresas.
Estamos absolutamente convencidos que el tema pasa fundamentalmente, por entender que no hay mayor garantía que la constitucional y que ésta garantía avala la iniciativa de distribución de las ganancias en función de un esquema cuidado, donde las Grandes Empresas serian las primeras en hacerlo.
También queremos  recordar que dicha práctica se llevo a cabo en los años de mayor prosperidad de nuestro país, lo cual deja ver a las claras que el dinero que llega al bolsillo de los asalariados se inyecta en forma rápida a la economía, multiplicando los factores de la demanda interna, generando mayor consumo y retornando rápidamente al circuito formal de la economía.
Es importante no solo conocer los detalles del proyecto tal como los plantea el sindicalismo, sino también participar en forma directa en la elaboración del mismo. Por lo tanto esperamos que este debate se dé en el congreso y el mismo genere una norma que contemple con mayores detalles los intereses propios de las PYME nacionales.
Nos resulta llamativa la reacción de algunas entidades colegas al oponerse antes de tomar cabal conocimiento de los detalles del proyecto y el grado de participación que les cabrá en la discusión del tema de fondo que no es otro que el respeto al orden constitucional. (Agencia Paco Urondo)

23.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) *Por el Centro de Estudios Económicos y Monitoreo de las Políticas Públicas (CEMoP) - Madres de Plaza de Mayo
 El proyecto elaborado por el diputado Héctor Recalde, de participación de los trabajadores en las ganancias empresariales ha generado un intenso debate. Desde los sectores empresariales ha recibido variadas calificaciones: proyecto antiempresarial, de corte socializante, pro cubano, de-sestimulante de la inversión y que avanza sobre la propiedad privada. Desde sus defensores se ha señalado que lejos de atentar contra el espíritu empresarial, involucra al trabajador con los resultados de la empresa, que ya lo aplican países tan poco socialistas como los Estados Unidos, Alemania, Canadá o México, y que estimula la inversión por sobre el giro de utilidades y dividendos. El autor del proyecto ha brindado un detalle jurídico adicional: el derecho de los trabajadores a la “participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección” está consagrado por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. 
Respecto de los contenidos concretos del proyecto, en principio los trabajadores participarían en un 10% de las utilidades no reinvertidas por las empresas de más de 300 trabajadores (un universo de 600 a 700 empresas). El reparto sería una porción para los trabajadores de dichas empresas (el 9,5%), un 50% en forma plana y la otra mitad de acuerdo con el escalafón salarial. El resto iría a un fondo solidario destinado a financiar asignaciones para quienes no tienen empleo o están trabajando en negro.  
En números, tomando como caso el 2008 que fue un año de elevada rentabilidad empresarial, las utilidades de las 500 mayores empresas fueron de $63.942 millones que actualizadas por la inflación equivalen a unos $81.296 millones a precios corrientes. De modo que el 10% equivale a unos $8.130 millones que se repartirían entre los trabajadores de esas empresas y el fondo solidario (al que se destinarían $406 millones aproximadamente). Esas empresas tenían unos 691.857 empleados, por lo que a cada trabajador le corresponderían unos $11.163 anuales. Dado el escalafón salarial que se maneja en esas empresas, la participación en las ganancias equivaldría a un aguinaldo adicional en los años de alta rentabilidad.  
La medida se inscribe dentro de una serie de políticas (como ser las retenciones a las exportaciones, ampliación de la cobertura jubilatoria o la asignación por hijo para quienes no tiene empleo formal) que buscan mejorar la distribución mediante mecanismos alternativos a los aumentos nominales del salario. El traslado a precios de los incrementos salariales por parte de las empresas, parece haber debilitado la confianza de ese mecanismo clásico de redistribución de los ingresos.  
Desde el oficialismo se señala como meta para la distribución funcional del ingreso lograr el objetivo del 50 y 50 entre el trabajo y el capital. El último dato disponible, para 2007, indicaba que el trabajo obtenía el 35% de los ingresos en el sector privado de la economía. La distancia es aún grande aunque vale destacar que desde 2002, los trabajadores han incrementado su participación en 8 puntos porcentuales gracias al incremento del empleo y de los salarios reales.  
Sin embargo, la elevada segmentación del mercado laboral ha generado que la evolución de los salarios difiera altamente según el tipo de empleo. Mientras que los trabajadores privados registrados han incrementado su salario real en cerca de un 15% con respecto a los niveles de la convertibilidad, los informales mantienen el nivel real de ingresos de 2001 y los sueldos de los estatales han disminuido su poder de compra en más de un 25% respecto de aquel año. Por eso es importante, que el proyecto de participación de las ganancias no sea sólo hacia quienes se emplean formalmente en ellas, sino también –vía fondo solidario– para el resto de los trabajadores. Por lo menos hasta poder cumplir con los recientes pedidos de la Unión Industrial Argentina de terminar con la informalidad laboral.  
Respecto a las ganancias empresarias, éstas parecen ser lo suficientemente amplias como para darles una pequeña participación a los trabajadores. Según la información de la AFIP, las ganancias reales de las empresas de casi todos los sectores son superiores a los mejores tiempos de la convertibilidad. La tasa de ganancia promedio de las firmas, aproximada como las utilidades en relación con el patrimonio neto declarado, fue de cerca del 15% antes de la crisis internacional. Las información de recaudación del Impuesto de las Ganancias de las sociedades del primer trimestre de este año indican que se va camino a recuperar esos niveles.  
Deteniéndonos en el detalle sectorial, la industria alimenticia lleva la vanguardia en términos de recuperación de las ganancias tanto por el incremento de sus despachos como por el alza de sus precios. Un dato al pasar, desde mediados del 2007 hasta el presente, casi un 40% de la inflación se explica por el encarecimiento de los alimentos y bebidas. Pero vale decir que parte de ello se debe al encarecimiento de los insumos agrícolas, sector que escapa a los alcances de esta medida gracias a su elevada informalidad laboral.  
Los márgenes de rentabilidad del resto de la industria manufacturera también son lo suficientemente elevado como para participar en una parte a los trabajadores. La tasa de ganancia era de más del 25% antes de la crisis y parece estar recuperando esos niveles. Tampoco es cierto que los aumentos salariales hayan minado su competitividad. Analizando las estadísticas de la Encuesta Mensual Industrial que realiza el INDEC, los incrementos salariales fueron compensados por la mayor productividad laboral de forma que los costos laborales han permanecen un 20% por debajo de los niveles de la convertibilidad. 
Tal vez la resistencia empresarial a compartir las ganancias encuentre su explicación en un lugar diferente al balance contable de sus empresas. Tomando las enseñanzas que brinda la psicopedagogía, se sabe que compartir es un proceso largo que cuesta tiempo y requiere un aprendizaje. Al principio los niños quieren todo para ellos, son celosos con sus pertenencias. Esto se debe a que los nenes, por naturaleza son egocéntricos, ven el mundo desde la perspectiva de ellos mismos, sin saber ponerse en el lugar de los demás. Tras varios años de fuerte crecimiento de su rentabilidad, ¿estará nuestro empresariado lo suficientemente maduro como para aprender a compartir? (Agencia Paco Urondo)

10.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por Laura Serra) El proyecto que la UIA rechaza prevé que las empresas compartan utilidades con sus empleados.

Todo el elenco oficialista en el Congreso, con el diputado y jefe del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, a la cabeza, apoyará el proyecto de ley que la Confederación General del Trabajo (CGT) presentará la semana próxima, que propone distribuir entre los trabajadores una porción de las ganancias de las empresas. Según la iniciativa que diseña el diputado Héctor Recalde, el porcentaje por distribuir sería del 10 por ciento del total de las utilidades.

 
"Es fundamental la distribución del ingreso. Les pido a los empresarios que no hablen con desprecio de los trabajadores y a los trabajadores, que no lo hagan con los empresarios nacionales. La Argentina debe volver a 1974, cuando la distribución era de 50 y 50. Los trabajadores deben poder ver el balance de las empresas", enfatizó ayer Kirchner, en un claro respaldo al proyecto de Recalde, el cual presentará en la Cámara baja una vez que lo evalúe el consejo directivo de la CGT, el martes próximo.
La iniciativa -que fue rechazada de plano por la Unión Industrial Argentina (UIA)- contempla que la ganancia neta por distribuir entre los trabajadores sea del 10 por ciento del total de las utilidades de la empresa a la que pertenecen. Así lo anticipó Recalde a LA NACION, e indicó que, de esa porción de las utilidades, un 80 por ciento se repartirá entre los empleados (sin incluir al personal jerárquico) y el 20 por ciento restante se girará a la creación de un fondo solidario que financiará programas de asistencia y blanqueo de trabajadores en negro y desocupados. Recalde aclaró que si la compañía reinvierte todas sus utilidades quedará eximida de distribuirlas entre sus empleados.
Consejo tripartito
"Esta iniciativa no perjudica a los empresarios; por el contrario, los beneficia, ya que incentivará a sus empleados a que la empresa prospere", dijo Recalde a LA NACION, y agregó que este proyecto, de convertirse en ley, no implicará costo laboral alguno, ya que este plus que cobrarán los empleados tendrá carácter no remunerativo y se efectuará una vez por año fiscal. El legislador indicó, además, que el proyecto contempla la creación de un consejo tripartito -integrado por representantes de los trabajadores, de los empresarios y del Poder Ejecutivo- para controlar la aplicación de la norma, si es que resulta aprobada por el Congreso. La autoridad de aplicación será el Ministerio de Trabajo.
El proyecto de la CGT provocó una dura reacción del sector empresarial; de hecho, el titular de la UIA, Héctor Méndez, advirtió que, con esta iniciativa, la Argentina "se parecerá a Cuba", al tiempo que reclamó al Gobierno que pusiera límites a la "avanzada del apriete" sindical. Sus reclamos no tuvieron eco, por el contrario. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, bendijo la iniciativa oficial y, por si fuera poco, el ex presidente Néstor Kirchner la apoyó públicamente. El oficialismo en el Congreso tomó nota: el jefe del bloque de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, anticipó ayer que no bien ingrese en la Cámara baja, su bancada impulsará el debate del proyecto.
La iniciativa del diputado Recalde promete generar un fuerte debate en la Cámara baja. El oficialismo se regodea porque intuye que esta iniciativa podría abrir grietas en la oposición, lo que favorecería la posición del Gobierno. De hecho, el proyecto se inspira en el artículo 14 bis de la Constitución, que fue impulsado en 1957 por el radicalismo, recuerdan, mordaces, los kirchneristas. Dicho artículo establece, entre otras cosas, que los trabajadores tendrán "participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección".
"Será muy difícil para los sectores políticos que se definen progresistas o aquellos diputados enrolados en algún sector gremial rechazar este proyecto", deslizan en el oficialismo. En efecto, los bloques de centroizquierda encarnados en Solidaridad e Igualdad (SI) y Proyecto Sur presentaron, en junio pasado, un proyecto de ley en similar sintonía con el que plantea Recalde. El radicalismo, por su lado, esperará a leer la letra chica de la iniciativa, aunque por lo pronto la miran con bastante recelo.
"Es un proyecto voluntarista y ridículo que espantará las inversiones", asestó el diputado Oscar Aguad, jefe del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR). Otros legisladores de ese bloque, en cambio, se muestran más cautos. "Esperaremos a revisar el proyecto, pero no aprobaremos nada que ponga en riesgo las inversiones en la Argentina", enfatizó el diputado Miguel Giubergia, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto. (Agencia Paco Urondo)

07.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por José Crettaz) Según una encuesta de Manpower, el 22% de las empresas contratará personal; crecen las búsquedas.
El 22% de las empresas argentinas contratará más empleados en los próximos tres meses; sólo el 5% prevé despidos en ese período y para el 72% no habrá cambios. Esas son las principales conclusiones de la encuesta de expectativas de empleo de la consultora Manpower, que arrojó una tasa neta de expectativa de empleo del 17%, dato que surge de restar al porcentaje de crecimiento el de eventuales despidos. Este resultado representa un aumento de 6 puntos porcentuales respecto del trimestre anterior y es 14 puntos más optimista en la comparación interanual.
"Teniendo en cuenta este repunte respecto del período anterior, podría decirse que es muy probable que los empleadores se hayan reservado aumentos de dotación a la espera de la definición de los incrementos de salarios", afirmó Alfredo Fagalde, director general de Manpower Argentina, empresa dedicada a los servicios de empleo.
La tendencia que marcan las cifras de este sondeo son confirmadas por el índice de demanda laboral de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), conocido ayer, cuya materia prima son los avisos de búsqueda de trabajo publicados en los diarios LA NACION y Clarín . En agosto, ese índice aumentó el 2,6%, y en la comparación interanual la demanda laboral mostró un aumento del 15,9 por ciento.
"Los últimos datos del índice muestran variaciones interanuales positivas que muestran una dinámica de recuperación de la demanda de trabajadores por parte de las empresas. Esta demanda creciente se va a trasladar al empleo en los próximos meses. Esperamos una recuperación del empleo en todas las categorías ocupacionales", afirmó Martín González Rozada, investigador principal del Centro de Investigaciones Financieras de la UTDT.
"Desde el último trimestre de 2006, tuvimos dos años muy fuertes de crecimiento del empleo hasta 2009, que por la crisis económica fue pobre. Durante este año se da la particularidad de una recuperación de las expectativas, moderada pero firme", afirmó Fagalde.
De acuerdo con la encuesta de Manpower, que clasifica siete sectores económicos, los empleadores del sector de la construcción y la minería son los más optimistas: la expectativa neta de empleo en esos rubros llega al 25%. Les siguen de cerca los sectores de servicios y de transporte, con el 24% cada uno, y la administración pública, con el 21%. Los empleadores de la agricultura y la pesca son los únicos en reportar un descenso en sus expectativas, con una caída de 5 puntos respecto del trimestre anterior y una tasa neta casi neutra, de sólo el 1 por ciento.
Rareza patagónica
La Capital Federal y el Gran Buenos Aires presentan las expectativas más altas, con el 20%. Les siguen la zona pampeana, con el 18%, NEA y NOA con el 15% cada una. "En cuanto a las regiones, son llamativos los resultados de la Patagonia, donde uno de cada cuatro empleadores informa que piensa aumentar su dotación para el próximo trimestre [el porcentaje más alto entre todas las regiones], pero el 13% de ellos anuncia un descenso en su nómina, pues ubica la expectativa neta en +12%, el segundo valor menos optimista de la encuesta", comentó Fagalde.
Los números de la recuperación del empleo están todavía lejos de otros países emergentes, e incluso de economías más pequeñas de la región. China es el país más dinámico en materia laboral, con una expectativa de empleo neta del 51%; Brasil llega al 37%; Perú, al 24%; Colombia, al 17%; Estados Unidos, al 4%, y España tiene una tasa negativa del 4%, por citar algunos ejemplos. Los diez países de América abarcados por el sondeo reportan una actividad de contratación positiva para el cuarto trimestre de 2010.
"Los resultados de la encuesta parecen señalar dos cosas: primero, la reducción del temor a perder el empleo, que fue característico del año pasado, lo que podría tener que ver con el consumo, que sigue firme, y segundo, se empieza a percibir que, al estar más confiados, muchos trabajadores empiezan a pensar en cambiar por un empleo mejor, lo que moviliza también el lado de la oferta", explicó Fagalde. En la Argentina, el trabajo de Manpower alcanzó a 801 directivos de recursos humanos de distintas corporaciones.
Dijo González Rozada, de la UTDT: "El empleo va a crecer en la segunda parte de 2010 y durante la primera mitad de 2011, acompañando el crecimiento del PBI. Esperamos un crecimiento del empleo de aproximadamente un punto y medio entre 2009 y 2010". (Agencia Paco Urondo)