Economía
14.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Alfredo Sainz, publicado en La Nación) Hay vida más allá del Mundial y de las cuotas de LCD. Por lo menos, eso es lo que piensan en las casas de electrodomésticos y los grandes bancos, que apuestan a mantener el boom del consumo de bienes durables a fuerza de promociones dirigidas a los rubros de línea blanca, aire acondicionado y notebooks.
Los planes de 50 cuotas sin interés tienen fecha de vencimiento. Originalmente, todos los acuerdos que cerraron los bancos con las cadenas de electrodomésticos iban a finalizar el 30 de junio; sin embargo, en el sector reconocen que los convenios se extenderán hasta el fin del Mundial (el domingo 11 de julio se jugará la final), a menos que ocurra una catástrofe deportiva y la Argentina quede eliminada en primera rueda.
"Las promociones con financiamiento a largo plazo se van a mantener y, posiblemente, lo que haremos será diversificar la oferta apostando a fechas más puntuales, como el Día del Niño o de la Madre, y a rubros más estacionales. Por ejemplo, en materia de aire acondicionado creemos que hay mucho potencial de crecimiento y seguramente será uno de los productos en los que pongamos el foco en la segunda mitad del año", explicó Gonzalo Beigbeder, gerente de Nuevos Negocios y Consumo del BBVA Banco Francés.
En el Banco Hipotecario -otra de las entidades que se mostró más activa en los últimos meses en el financiamiento del consumo con acuerdos con Walmart y con Frávega- también reconocen que las cuotas llegaron para quedarse, porque son vistas por el cliente como un derecho adquirido. "Las compras financiadas se van a mantener, todavía no se puede saber si en 50 cuotas, pero lo que está claro es que de 24 cuotas no se va a poder bajar. Para el cliente ya son un derecho adquirido, y para los bancos, una forma de fidelizar cartera", señaló Leonardo Pérez Portieri, gerente de Consumo del BH.
Los bancos destacan, además, que las 50 cuotas cumplieron un papel importante para ampliar el espectro de potenciales clientes. "En el caso de los LCD, sirvieron para facilitar el acceso a muchos clientes y creemos que el modelo de financiamiento a largo plazo se puede replicar en otras categorías", explicaron en el Banco Galicia.
Desde las casas de electrodomésticos explican que el crecimiento que tuvo la venta de LCD -gracias a las 50 cuotas la demanda, en el primer semestre de 2010, se multiplicó por cinco respecto del año pasado- se tradujo en un retraso en demanda de otros rubros, ya que muchos clientes postergaron el cambio de la heladera o el lavarropas para adquirir un nuevo televisor. "Hay categorías que vienen un poco atrasadas y que creemos que van a recuperar el terreno perdido en la segunda mitad del año, como los lavarropas y el resto de la línea blanca", explica Pablo Cetrolo, director de la cadena Cetrogar.
En el caso puntual de los LCD, en el sector esperan que en la segunda mitad del año la demanda se mantenga claramente por encima de los niveles de 2009, aunque con un crecimiento a un ritmo menos vertiginoso que el mostrado en el primer semestre. "Cuando se terminen las 50 cuotas, puede haber una desaceleración en las ventas de LCD, pero que será mucho menor que la de otros mundiales de fútbol por el recambio tecnológico", explican en Megatone.
Ganadores y perdedores
En Frávega también se muestran confiados en la evolución del negocio y aseguran que el boom del consumo de electrodomésticos que se registró en la primera mitad del año no está ligado exclusivamente al Mundial. "Si bien los LCD son los que lideran las ventas, hay varias categorías que están funcionando muy bien, como informática y lavado, lo que nos hace pensar que después del Mundial la caída en la demanda no va a ser muy pronunciada", señaló Guillermo Olsen, gerente de Frávega.
Por rubros, en las cadenas destacan que las mejores performances para lo que resta de 2010 se esperan en lavarropas, heladeras, aire acondicionado, notebooks y netbooks (en estos últimos dos casos, cuentan con la ventaja de que ofrecen financiamiento muy extendido y hasta 50 cuotas).
En cambio, las categorías que no se pudieron subir a la última ola del consumo y en las expectativas siguen bajas son los celulares -que habían sido la gran estrella en 2008 y parte de 2009-, los reproductores de MP3 -en muchos casos, quedaron en desuso frente a los nuevos teléfonos- y los home theatres (los consumidores hoy priorizan calidad de imagen de los LCD por sobre el sonido).
¿POR QUE DAN CUOTAS?

 

 

 

 

 
(Agencia Paco Urondo)

  • Sin reactivación: entre las categorías que no se pudieron subir a la última ola del consumo están los teléfonos celulares, los reproductores de MP3 y los home theatres. 
  • Lo que viene: en el sector apuestan a que los rubros que liderarán ventas serán lavarropas, heladeras, acondicionadores de aire y notebooks.
  • Clientes no racionales: los bancos reconocen que, tentados con las promociones, muchos clientes gastan más de lo que su capacidad de compra les permite, con lo cual terminan refinanciando el resumen mensual.
  • A dos bandas: para el banco, en cambio, el negocio pasa por asegurarse de que la persona que compró un televisor en 50 cuotas seguirá siendo cliente suyo durante los próximos cuatro años y, a la vez, obtener algún tipo de beneficio extra con la refinanciación de los pagos mensuales.
  • Margen reducido: para la cadena minorista la operación implica sacrificar aproximadamente un tercio de su margen bruto de ganancias. Sin embargo, gana en volumen de ventas.
  • Costos compartidos: cuando un cliente compra un LCD en 50 cuotas, el banco emisor de la tarjeta le abona a la cadena minorista el valor íntegro del producto en un plazo de 72 horas. Como contrapartida de asumir este costo financiero, la cadena le otorga al banco con el que tiene el acuerdo un descuento que oscila entre 12 y 15%.
14.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en prensa. medios.gov.ar) La Dirección Nacional de Relaciones Internacionales de la cartera de Ciencia firmó un convenio con la Dirección Nacional de Migraciones para asesorar a científicos en cuestiones migratorias.
 
Con la presencia del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao, la directora nacional de Relaciones Internacionales, Ing. Águeda Menvielle firmó un acuerdo de cooperación con el director nacional de Migraciones del Ministerio del Interior, Dr. Martín Augusto Arias Duval, para brindar asesoramiento a científicos argentinos que residan en el exterior y decidan regresar al país con sus familias.
 
A través de este convenio la Dirección Nacional de Migraciones orientará a los investigadores argentinos que regresen al país con sus familias extranjeras (esposa y/o hijos nacidos en el exterior) respecto la regularización de la situación migratoria en el país. También se brindará asesoramiento a los científicos argentinos en la tramitación de su residencia en el exterior y con la documentación necesaria de aquellos que retornen a nuestro país. Estas medidas se suman a las políticas sostenidas de vinculación y repatriación de científicos que lleva adelante el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva a través del Programa RAICES (Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior) y las iniciativas de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y el CONICET.
 
Durante la firma del convenio, realizada en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el ministro Barañao sostuvo que “este convenio viene a saldar una barrera que no habíamos tenido en cuenta antes: la barrera migratoria que enfrenta un argentino que ha formado su familia en el exterior para poder regularizar la situación migratoria de su esposa e hijos.” Asimismo el ministro destacó que este convenio también sirve para promover la cooperación científica y las estadías cortas de científicos extranjeros en el país. “En el Polo Científico Tecnológico que estamos construyendo en las Ex Bodegas Giol van a funcionar tres institutos de investigación internacionales, que actuarán como centros de intercambio y formación de estudiantes de doctorado argentinos y extranjeros. Los científicos que quieran hacer ciencia en Argentina también van a verse favorecidos por este convenio.”
 
El Programa Raíces apuesta a fortalecer las capacidades científicas y tecnológicas de la Argentina por medio del desarrollo de políticas de vinculación con investigadores argentinos residentes en el exterior, así como promueve acciones destinadas a la permanencia de investigadores en el país y facilita el retorno de aquellos interesados en desarrollar sus actividades en la Argentina.
 
Para más información de prensa comuníquese con: (011) 4891-8380/81/8983, prensa@mincyt.gov.ar y www.mincyt.gob.ar. (Agencia Paco Urondo)

07.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Cash - Página 12, gentileza Ariadna Somoza) La reciente detención de José Alfredo Martínez de Hoz es una paradoja de la Justicia argentina. Si bien no habría dudas de su responsabilidad directa en la detención y puesta a disposición del Poder Ejecutivo de dos empresarios en 1976, tal vulneración del derecho, por el que fuera indultado por Menem, constituye un “mal menor” frente a los dramáticos legados de sus cinco años como ministro emblemático de la dictadura.

Como intelectual orgánico de las bases sociales del golpe militar, Martínez de Hoz fue una pieza central de un proyecto de largo plazo cuyo objetivo estratégico fue alterar radicalmente la relación de fuerzas derivada de la presencia de una clase obrera acentuadamente organizada y movilizada en términos político-ideológicos, cuya fortaleza se potenciaba por su alianza con ciertos sectores empresarios locales vinculados con la expansión del mercado interno con eje en la industria.
Más allá de los vaivenes y discontinuidades en la política económica, este proyecto logró modificar las bases económicas que habían hecho posible la irrupción de fenómenos como el peronismo, procesos como el Cordobazo, el Rosariazo, el Tucumanazo y la emergencia del sindicalismo clasista y combativo. De allí que contara con amplio respaldo del establishment nacional e internacional y los militares.
En palabras del ex funcionario detenido: “Yo diré que las fuerzas armadas son el pilar y el sustento del presente proceso. Puedo decir que he recibido toda forma de apoyo a mi gestión por parte de las fuerzas armadas, cosa que es natural que haya sido así porque este programa económico fue aprobado por las fuerzas armadas antes de hacerse cargo del poder, y yo estoy ejecutando un programa aprobado por las fuerzas armadas, de manera que ellos tienen plena conciencia de la importancia de mantener continuidad en la ejecución de este programa” (Discurso 29/11/76).
La concreción de semejante proyecto refundacional en lo económico y lo político reconoce varios hitos.
1. La reducción de los salarios reales en más de un 30 por ciento en el segundo trimestre de 1976 a raíz de las medidas implementadas: devaluación, congelamiento salarial y liberalización de precios (supuso un incremento del IPC del 87,5 por ciento en el período). Ello, en el marco del despliegue de una feroz estrategia represiva (incluso en grandes empresas: Acindar, Siderca, Ford, Ledesma, Mercedes Benz), la disolución de la CGT, la intervención de los sindicatos, la suspensión de las actividades gremiales y la supresión del derecho a huelga.
Como se ufanó el ex ministro: “Hemos seguido durante el curso del año una política salarial que algunos han calificado de extremadamente dura, pero que desde el primer momento anunciamos que debía tener lugar, porque los salarios habían alcanzado un nivel demasiado alto en relación con la producción global de nuestra economía y debían sufrir una contención relativa. Esto era absolutamente necesario para quebrar la espiral precios-salarios y revertir la tendencia inflacionaria. Cuando anunciamos esta política sin esconderla, dijimos que la alternativa era o una desocupación masiva o la aceptación por los trabajadores de esta contención salarial relativa. Creo que en ese momento tuvimos un consenso tácito de aceptación, puesto que no hubo perturbaciones ni protestas en las fábricas ni en ningún otro lugar de trabajo porque la gente tenía miedo en ese momento a la desocupación” (Discurso 14/12/76).
Visto en el largo plazo, se trató de uno de los mayores “logros” de la gestión dictatorial, porque se fijó un nuevo y mucho más bajo estadio de discusión respecto del nivel de los salarios y de la consiguiente distribución del ingreso.
2. La expulsión sistemática de trabajadores en la industria, durante la totalidad de la gestión de Martínez de Hoz, y la creciente precarización y explotación en el ámbito laboral. Pese a la virulencia de estos procesos, Martínez de Hoz destacaba que los despidos habían sido escasos: “A la apelación directa que hicimos a los empresarios, éstos respondieron positivamente y no causaron una desocupación masiva; ciertamente que han sido ayudados por dos factores económicos que mucha gente no creía cuando lo anunciamos, porque no se habían percatado de su existencia. Uno es que siendo el nivel del salario real relativamente menor, era más fácil retener todo el personal porque la incidencia del costo salarial sobre el total de los costos era menor. En segundo lugar, las fábricas industriales cuidan mucho su plantel obrero y lo tienen muy depurado en relación al terrorismo” (Discurso 19/8/76).
3. El desmantelamiento de las bases de sustentación del modelo sustitutivo y su correlato en una brutal desindustrialización, la reestructuración regresiva del sector fabril, la reprimarización del tejido productivo, la desaparición de numerosas pymes, la creciente concentración del poder económico en un acotado número de grandes actores económicos y la hegemonía de la valorización financiera como eje dinámico del régimen de acumulación en un marco de crecimiento exponencial de la deuda externa y la fuga de capitales. Procesos derivados de la reforma financiera de 1977 y la aplicación, desde fines de 1978, de la “tablita” con una acelerada y profunda apertura importadora.
4. La drástica redefinición del papel del Estado: de un precario Estado de Bienestar se pasó a otro que viabilizó distintas prebendas al gran capital y a constreñir, aún más, a los sectores populares.
En vistas de sus objetivos estratégicos, se trató de un proyecto refundacional muy exitoso: en apenas cinco años se desarticularon las bases económicas y socio-políticas de la industrialización sustitutiva y se logró alterar radicalmente la correlación de fuerzas; legados críticos que, en muchos casos, se consolidarían en democracia.
Como destacó Oscar Braun: “En lo económico, el plan de Martínez de Hoz tiene como eje la transferencia masiva de ingresos a favor de una pequeña oligarquía de grandes propietarios agrarios, financieros e industriales, así como del capital financiero internacional. Esta política se articula mediante el aumento de la renta agraria, la suba de la tasa de interés real, la caída del salario y la aplicación de una política de total libertad en el mercado de cambios para los movimientos financieros. El plan tiene éxito en tanto pocas veces en la historia argentina o de otros países se ha visto operar una redistribución del ingreso regresiva de características tan masivas. Esto ha requerido la represión sistemática a la clase obrera, a sus organizaciones sindicales y a sus dirigentes combativos, así como a sus cuadros de base” (en Controversia, 1980).
Martínez de Hoz ocupará un lugar central en la historia de las ignominias argentinas. Su experiencia previa ocupando cargos ejecutivos en importantes grupos económicos (Acindar, Bracht y Roberts, entre otros), su convicción en la capacidad autorregulatoria de los mercados, como si todos fueran de competencia perfecta (o regulables a sangre y fuego), lo convirtieron en uno de los ejecutores más “lúcidos”, indiferentes y despreocupados (por los efectos sociales) de las políticas de la dictadura militar. Tal vez, por su participación activa en el secuestro de dos empresarios, termine en una cárcel común. Bien ganado lo tiene, por “eso” y por muchas otras cosas más
* Investigadores Flacso/Conicet. (Agencia Paco Urondo)

07.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Cash - Página 12, gentileza Ariadna Somoza) Recientes noticias han devuelto la primera plana al que fuera un ministro ícono de la última dictadura militar, José Alfredo Martínez de Hoz. Más allá de los hechos delictivos que se le imputan, esta figura ha sido objeto de renovadas reflexiones acerca de su desempeño durante cinco años, una permanencia emulada por muy pocos ministros en los últimos 50 años. Este es el caso de un reciente artículo de Daniel Azpiazu y Martín Schorr, publicado en Cash: se reseñan algunos aspectos centrales de esa gestión ministerial. Como común denominador, estas apreciaciones marcan la ruptura de un patrón económico, basado en la sustitución de importaciones, el activismo estatal y la constitución de un modesto Estado del Bienestar. Un proceso que arranca en el primer peronismo y se sostiene, con matices y variantes, en los años posteriores. Esta ruptura se habría producido de la mano de la implantación de un nuevo modelo, basado en la apertura indiscriminada de la economía, la desindustrialización y la financierización, donde la especulación pasa a formar parte como nunca antes del menú de opciones de los inversores. Azpiazu y Schorr señalan específicamente el éxito de este quiebre, en cuanto introdujo nuevas orientaciones en el accionar del Estado en el plano económico. El último y duradero acto de este drama fue el período de la Convertibilidad.

Si existe un infierno para los hombres públicos argentinos, Martínez de Hoz tiene bien ganado su lugar. No sólo por su eventual participación en hechos propios de bandas delictivas. No sólo por su pertenencia al régimen político más nefasto que soportó la Argentina. También por haber sido partícipe de un quiebre en la trayectoria que llevaba la economía argentina, que la llevó por vías nefastas. Sin embargo, es oportuno introducir algunas reflexiones, que cuestionan la alegada continuidad entre lo que Martínez de Hoz perpetró y lo que vino después, y que apuntan además a desentrañar su verdadero “proyecto”. ¿Tuvo realmente Martínez de Hoz un proyecto, o sea, una visión determinada de a dónde quería llegar con su política económica? ¿Fue efectivamente una “doctrina” de la desindustrialización y el retiro del Estado lo que guió sus decisiones? Y si esto fuera verdad, ¿fue exitoso en su intento? Las respuestas a esas tres preguntas son negativas, en contra de opiniones prevalecientes en muchos analistas.
Por lo pronto, un proyecto implica permanencia, y lo que más se vio durante el período 1976-81 fue volatilidad. La inflación –y en esto hay una marcada diferencia con la Convertibilidad– fue siempre superior al 100 por ciento anual. El tipo de cambio transita primero un período de muy fuerte depreciación real, para revaluarse bruscamente de la mano de la devaluación programada (la célebre “tablita”), hasta llegar al punto de comprometer seriamente la rentabilidad de la agroexportación. Pero también hay volatilidad en las orientaciones generales de política. Esto lleva a incoherencias que poco se compadecen con la noción de plan o programa. Por un lado, se avanza tibiamente en privatizaciones de empresas públicas, pero por el otro se estatizan la compañía eléctrica Italo Argentina y la empresa aérea Austral. Por un lado, se reducen aranceles aduaneros, pero por el otro se brinda amplia protección específica o desgravaciones a un conjunto de sectores o empresas.
El único sector que se mantuvo como central en todos esos años fue el de las finanzas, liberalizado ya a partir de 1975. Este sector es sostenido a capa y espada, en un diseño institucional que conlleva crecientes compromisos cuasifiscales, a través de la cuenta de regulación monetaria. Este y otros factores terminan por desembocar en una explosión fiscal y crecimiento vertical del endeudamiento. Es sabido que el “modelo” estalla en 1981, ya en manos del ministro Sigaut, y luego la vertical trepada de la tasa de interés internacional y la fuga de capitales hacen el resto del trabajo.
Ahora bien, no falta quien sostenga que lo de Martínez de Hoz fue un éxito, porque precisamente era la catástrofe lo que buscó con fines disciplinadores hacia los trabajadores, hacia parte del empresariado (identificado con la CGE) y hacia aquella parte de la clase media que no logra “salvarse”. Pero mal puede concluirse que “eso” fue un éxito: inflación galopante, explosión de la deuda, estancamiento económico. Se coincide en que el ciclo de Martínez de Hoz clausura el patrón anteriormente vigente: casi nadie plantea en la década del ‘80 un retorno. En parte, esto responde al cerrojo que impone la deuda, y no solo para la Argentina. Pero hay algo más. La idea instalada en la época es que la crisis de 1975 viene a clausurar un patrón agotado e inviable, centrado en la sustitución de importaciones. Esta idea fue respaldada por gran parte de los economistas con alguna visibilidad, incluyendo a Juan Vital Sourrouille, ministro de Economía del gobierno de Alfonsín. Esto virtualmente “absuelve” a Martínez de Hoz: más allá de si lo suyo fue un éxito o fracaso, el quiebre que éste introduce era inevitable, porque la sustitución de importaciones “ya fue”.
Este es un punto central sobre el que hay que detenerse. La observación del período 1963-74 muestra un desempeño razonablemente satisfactorio en un conjunto de indicadores. El PIB se expande todos los años a una tasa promedio de 5 por ciento anual. No hay crisis relevantes en el sector externo merced a un crecimiento de las exportaciones paralelo al del PIB (esto es, la economía no se cierra). Crecen las exportaciones agrícolas, pero también las exportaciones de manufacturas se expanden vigorosamente, llegando a representar el 25 por ciento del total. La crisis de 1975 no es más que el resultado de un pésimo manejo de la política cambiaria, y no el síntoma de algún agotamiento estructural. Toman cuerpo importantes proyectos de infraestructura (las centrales del Comahue y de Salto Grande; la expansión de la red vial) y de la industria pesada (petroquímica, aluminio), con participación relevante del capital nacional. El propio Martínez de Hoz, en su discurso del 2 de abril de 1976, hace referencia a esta trayectoria como exitosa.
Sin embargo, este patrón no fue explícitamente recogido por ninguna alianza política ya en la década del ‘80. Ello a pesar de que, curiosamente, fue transversal a los más diferentes gobiernos, dado que sus ideas estructurantes se mantuvieron durante 25 años. Quebrar un patrón económico preexistente para su reemplazo por otro no fue un “éxito” de Martínez de Hoz. Fue el resultado de un consenso más amplio y complejo. Pensar que Martínez de Hoz tenía un “modelo” en mente es sobreestimar la envergadura intelectual del entonces ministro y su equipo, que claramente se mostraron volcados a la gestión de corto plazo, con criterios oportunistas, dirigidos a la obtención de ganancias de corto plazo por parte de sectores concentrados. En parte ello respondió a enfrentamientos dentro del propio gobierno, en torno de la política económica. El contraste con la Convertibilidad es profundo, por cuanto allí sí se visualiza una estrategia más coherente; y de hecho, fue mucho más mortífera que el quinquenio regenteado por Martínez de Hoz. Mientras que entre 1976 y 1981 el empleo industrial no parece haber tenido una reducción significativa, la Convertibilidad obró una contracción de un tercio en esta variable.
La pregunta relevante entonces es por qué un patrón económico sostenible y razonablemente exitoso no pudo consolidarse en las mentes de los actores políticos. Quizá se argumente que la política de tierra arrasada que instauró el Proceso barrió con toda manifestación o reflexión que apuntara a alguna alternativa. Si bien algo de esto puede haber ocurrido, lo cierto es que el Proceso duró siete años, y que la fuerte reacción posterior en torno del tema de los derechos humanos fue capaz de exorcizar los peores fantasmas. Pero esto no bastó para replantear el modelo económico y social, tema que recién tras el quiebre de la Convertibilidad está abriéndose paso, y en forma trabajosa. Esta constatación debe ser un punto de partida para analizar las concepciones y comportamientos de las dirigencias económicas y políticas en Argentina, paso indispensable para construir algo duradero, sostenible y deseable
El ator es economista del Cespa-FCEUBA-Plan Fénix (Agencia Paco Urondo)

02.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) En 200 años, las naciones sudamericanas no hemos saldado todavía el debate central que nos atraviesa: modelo primario (agro) exportador con exclusión social vs. modelo industrializador desarrollista socialmente inclusivo a través del pleno empleo y la solidaridad social. Para quienes defendemos el modelo de Nación socialmente inclusiva, el correcto aprovechamiento de los recursos naturales resulta fundamental, y es desde esta perspectiva que nos posicionamos en la discusión sobre políticas de Estado en materia agropecuaria.Esta discusión no debe centrarse, como se intenta muchas veces, solamente en cuánto producimos, lo cual importa y mucho, pero no basta. Deben considerarse, a la par, los siguientes ejes: qué producimos, quiénes lo hacemos, para qué y para quiénes lo hacemos, cómo lo hacemos, en qué contexto y dentro de qué modelo socioeconómico. Saldar las discusiones centrales que hacen al desarrollo de nuestros pueblos es tarea de todos nosotrosMartes 8 de junio 18,30 hs. Biblioteca de la Facultad de Ciencias Veterinarias (Chorroarín 280)Panelistas: Lic. Andrea García, secretaria de Relaciones Institucionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Ing. Agr. Oscar Solís, subsecretario de Agricultura del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Méd. Vet. Edgardo Decaminada, docente de nuestra Facultad en el Área de Ovinos. (Agencia Paco Urondo)

02.06.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en prensa.medios.gov.ar) El titular de la Anses, Diego Bossio, se manifestó preocupado por la falta de interés de algunos legisladores en las políticas de transparencia de la administración a su cargo. "Sólo se preocupan cuando se enciende una cámara de televisión frente a ellos, para sobreactuar", se quejó.
El director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Diego Bossio, dijo estar "sorprendido y preocupado por el escaso impacto que tuvo la política de transparencia de Anses en ciertos legisladores, que ni la han leído, lo que implica que el control no existe, salvo que se encienda una cámara de televisión frente a ellos, para sobreactuar".Bossio lo sostuvo al exponer hoy ante la Comisión Bicameral de Control de Fondos de la Seguridad Social del Congreso de la Nación. Destacó que, "además de las seis presentaciones que se han hecho a la Bicameral, toda la información que reclaman está disponible en nuestra página de Internet, no sólo para los legisladores sino para cualquier argentino que ingrese a nuestro portal".El titular de la Anses pidió a los legisladores que pregunten sobre el impacto de la política de esa cartera a algunos de los beneficiarios que, "en términos comparativos, representan el único país en América Latina con una cobertura previsional prácticamente del 100% de la población pasiva; pregunten a quienes se benefician de las Asignaciones Universales por Hijo o a los beneficiarios de las inversiones productivas que generan trabajo o revierten situaciones de desinversión".Pidió a los egisladores que reflexionen sobre la posibilidad actual de que el Estado no contraiga deuda externa "crónica, infinita e impagable sino que, con transparencia, se financia a tasas razonables".Explicó que, desde el 5 de diciembre de 2008 hasta el 30 de abril de 2010, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) creció su valor en 51.062 millones de pesos, lo que representa un incremento del 52 por ciento.El FGS ya administra $ 150 mil millonesEso significa que, gracias a las inversiones por la gestión actual, se pasó de $ 98.224 millones a $ 149.287 millones.Bossio brindó un informe detallado sobre los activos y las inversiones realizadas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) que administra el organismo.Señaló que la "Anses se ha convertido en el principal inversor energético de la Argentina, financiando actualmente el 19% de la oferta total en ese rubro del país". Además, destacó el aumento del 442% que mostró el financiamiento a proyectos productivos, principalmente a energía, infraestructura, construcción de viviendas y pymes.El titular de la Anses aclaró que la participación de títulos del sector público "sobre el total de la cartera del FGS apenas se incrementó en menos de dos puntos porcentuales desde diciembre de 2008". Actualmente, representa el 61% de la cartera, "porcentaje que de todas formas es sensiblemente inferior al 86% que tienen en títulos públicos el conjunto de los principales 67 países del mundo", señaló Bossio, en base a un estudio realizado por la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS).Al finalizar se refirió nuevamente a la política de transparencia e información que viene llevando adelante la Anses. Detalló que, desde diciembre de 2009, el FGS cuenta con un portal en la página de Internet del organismo, en donde se publican mensualmente los informes de evolución de la cartera, todas las presentaciones realizadas ante la Comisión Bicameral y el listado completo y actualizado de las inversiones que realiza el fondo. La semana pasada fue puesta en marcha la Mesa de Operaciones Financieras, gracias a la que se fortalecerá la transparencia en las transacciones que se realizan con los activos del fondo.La exposición se realizó en el Anexo del Salón Eva Perón, del Congreso Nacional y contó con la participación del presidente de la Comisión, Eric Calcagno y los legisladores que la componen. (Agencia Paco Urondo)

31.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) A fin de año, el país lanzará un satélite hecho en el INVAP y tendrá radares made in Bariloche. Dos modelos de robots, combustible atómico y el centro administrativo de la ciencia son algunos de los proyectos de avanzada que a los que la concurrencia al Paseo del Bicentenario tuvo acceso. Según la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner se encargó de destacar en el discurso por el Día del Ejército, el hito inicial de los próximos 100 años lo representa "un inmenso radar que se está construyendo junto con nuestras Fuerzas Armadas en el INVAP, que nos va a constituir en uno de los pocos países que va a realizar sus propios radares".Asimismo, un símil del satélite SAC-D Aquarius, construido en ese instituto sito en la localidad de Balseiro (cerca de Bariloche), fue una de las atracciones de la Posta de Ciencia y Tecnología que funcionara en el Paseo del Bicentenario, junto con los robots argentinos y la instalación sobre combustible atómico producida por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). La maqueta del Polo Científico Tecnológico, el centro administrativo de la ciencia argentina, que se está construyendo en las Ex Bodegas Giol, también concentró la atención de los visitantes, por tratarse de la vanguardia del país que se está gestando.

 
Ya el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, había destacado en su visita a la Posta de Ciencia y Tecnología: “desde el Ministerio hacemos especial hincapié en la divulgación de las ciencias y en despertar vocaciones científicas. Estamos muy contentos con la concurrencia, porque ha sido una gran oportunidad para acercar la ciencia a la sociedad, que la financia todos los días con sus impuestos”. Técnicos especializados de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), en cooperación con la NASA de Estados Unidos y la participación de agencias espaciales de otros países y organismos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, desarrollaron el satélite argentino SAC-D Aquarius: y una nueva misión espacial argentina, la cuarta, desarrollada por el organismo, se lanzará a fin de año.El nuevo satélite, de 1.405 kilogramos de peso, llevará a bordo ocho instrumentos, cinco de los cuales serán provistos por la CONAE, con los que se obtendrán datos sobre el mar y la Tierra (como por ejemplo la salinidad y temperatura superficial de los océanos, vientos y presencia de hielo), que permitirán mejorar el conocimiento de la circulación del agua en los océanos y su influencia en el clima del planeta. Las observaciones sobre el territorio argentino se utilizarán para generar alertas tempranas de incendios e inundaciones, a partir de datos de humedad de suelo y detección de focos de alta temperatura, entre otros parámetros. Este observatorio también se utilizará para estimar parámetros atmosféricos, conocer la distribución de deshechos espaciales y micrometeoritos que rodean la Tierra.En octubre del año pasado se presentaron en Buenos Aires 40 proyectos científicos seleccionados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, la CONAE y la NASA, los que conforman el Grupo Científico del satélite SAC-D/Aquarius. La selección se realizó mediante un llamado a la comunidad científica y técnica de Argentina y Estados Unidos para la presentación de propuestas de investigación y desarrollo, vinculadas a los objetivos de los ocho Instrumentos que conforman la misión, un observatorio dedicado al océano, el clima y el medioambiente. De ese grupo, 15 proyectos de investigadores argentinos, chilenos y brasileños recibirán subsidios por u$s 1.300.000 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, acompañado por CONAE. En un espacio destinado a la robótica, se exhibieron en la Posta del Bicentenario dos modelos de robots, N6 y N10, que fueron desarrollados íntegramente en Argentina por la empresa RobotGroup. Ambos pueden ser ampliados, modificados, armados, desarmados y cuentan con múltiples accesorios para aumentar su capacidad de interacción con el usuario y el medio.Además, los robots poseen microprocesadores, sensores y comunicación USB que permite programarlos desde una PC común por medio de un entorno de software amigable. La empresa contó con el financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva para crear la plataforma de software que facilita la programación de robots móviles. El subsidio por $ 71.550 fue otorgado por el FONSOFT (Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software) perteneciente a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través de la línea Emprendedores.A este reconocimiento se suma el premio Innovar que la empresa recibió en el año 2006 en la categoría Innovadores. En la Posta de Ciencia y Tecnología tambièn pudo apreciarse una instalación realizada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) sobre el combustible atómico CANDU, cuyas etapas de generación se consiguen a partir del uranio: desde una roca con este mineral; pasando por las etapas de purificación del uranio; hasta lograr el combustible nuclear tipo CANDU. CANDU utiliza como combustible óxido de uranio natural no enriquecido (0,7% de U-235). Este tipo de combustible se fabrica en CONUAR S.A., empresa argentina que tiene un 33% de acciones en manos estatales, a través de la CNEA.Este combustible se utiliza en la Central Nuclear de Embalse, en Río Tercero, Córdoba. Está formado por 37 barras de “zircaloy”, que contienen las pastillas de uranio. Suministran una energía de 1 millón de kilovatios hora, equivalentes a 275 toneladas de petróleo o 385 toneladas de carbón. En relación con el tema de la energía atómica, Nucleoeléctrica Argentina presentó asimismo una maqueta de la Central Atómica Atucha II que se está construyendo en Lima, provincia de Buenos Aires. En la Posta de CyT hubo presentaciones audiovisuales de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).Además, se exhibió material audiovisual del Consejo Interuniversitario Nacional, la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN), la Fundación Sadosky, el Túnel de la Ciencia y el Concurso INNOVAR. (Agencia Paco Urondo)

31.05.2010

Viedma, Río Negro (Agencia Paco Urondo, publicado en prensa.medios.gov.ar) El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, firmó en Viedma, junto al gobernador de la provincia de Río Negro, Miguel Saiz, tres convenios por más de $ 42 millones, se reunió con productores locales y lanzó la aplicación del "Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial" para esa provincia.
El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el gobernador de la provincia de Río Negro, Miguel Saiz, firmaron en Viedma tres convenios por más de 42 millones de pesos para los sectores vitivinícola, ganadero y de frutos secos de la región. También lanzó el "Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial" para esa provincia y se reunió con productores locales. Sobre los acuerdos firmados con el gobernador, Domínguez aseguró estar “convencido que son producto de antecedentes técnicos, de verificación de resultados y de políticas establecidas anteriormente y nos permitirán seguir avanzando en la construcción de la idea de que somos un todo”.“Tal como nos encomendó la Presidenta, en este Bicentenario, la República nos quiere trabajando en la construcción de un destino común”, agregó. En el Salón Gris de la Casa de Gobierno, se estableció el inicio del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA-2) 2010-2016 en Río Negro. Esto incluyó también la presentación oficial del Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia y de los resultados del Plan Nacional de Supresión de Carpocapsa, que es un gusano que ataca a algunas plantas frutales, como la manzana y la pera.“El Plan Estratégico en la Argentina une la Nación, las provincias, las Facultades, los municipios y las entidades. Se trata de planificar juntos una visión para el sector”, sostuvo. Por su parte, Saiz dijo que “el plan puesto en marcha, con visión federal y participativa, constituye el marco de coincidencias en el cual todos juntos llevaremos adelante las políticas y estrategias de desarrollo económico para nuestro país”. Domínguez participó de varias reuniones con sectores de la producción rionegrina e intendentes municipales, en un clima "de mucho respeto y diálogo", señalan desde Agricultura.Esta mañana, tras los acuerdos rubricados ayer, Domínguez se reunió con los titulares de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, para analizar la marcha y la continuidad del Plan Frutícola Integral. Estuvieron presentes en las actividades el senador nacional Miguel Ángel Pichetto; el ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino; la secretaria de Agricultura Familiar, Carla Campos Bilbao; el secretario ejecutivo de Emergencia y Desastre Agropecuario, Haroldo Lebed y el subsecretario de Ganadería, Alejandro Lotti. (Agencia Paco Urondo)

28.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en CanalAR, gentileza Beatriz Barreto) La aprobación de la Ley para aumentar los impuestos internos y subir el IVA (de 10,5 a 21%) a una extensa lista de equipos electrónicos, sean importados o fabricados en algún lugar del país que no sea Tierra del Fuego, fue el resultado de arduas negociaciones entre legisladores y cámaras de empresarios, que entre otras cosas acordaron dejar fuera de la norma a las computadoras. Sin embargo, la provincia austral presentó un proyecto para producir esa clase de equipos.

Según informó Télam, el ministro de Economía de Tierra del Fuego, Rubén Bahntje, acercó al Ministerio de Industria y Turismo de la Nación, que preside Débora Giorgi, una iniciativa para elaborar notebooks y netbooks. El funcionario se mostró confiado en su pronta aprobación porque hay "varias empresas que expresaron su interés por producir esos equipos” en la provincia. Por su parte, Fabio Delamata, secretario de Promoción Económica y Fiscal, explicó que la idea es producir esos dispositivos “desde cero”, al tiempo que remarcó que total de portátiles que se venden en el país en el país, apenas un 25% se ensambla con marca propia, y el 75% es importado."Tierra del Fuego quiere la sustitución de las importaciones de estos equipos. Buscamos que fabricantes integrales argentinos de computadoras portátiles reemplacen a las importadas, a las no argentinas, es así de simple", afirmó a la agencia de noticias.A su vez, Delamata criticó la posición que tomó la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA), que a su entender "confunde el debate y pretende hacer creer que es una pelea de argentinos contra argentinos"."Queremos el negocio de los importados y no tenemos nada que ver con las computadoras de escritorio, como también dicen confundiendo el tema. Incluso, no tenemos problemas en comprar insumos argentinos, si es que ellos los producen", sostuvo. (Agencia Paco Urondo)

28.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en BAE)  La crisis de los años ’70 fue una divisoria de aguas en la historia económica mundial. La ruptura del dólar en su relación con el oro y su posterior flotación, más el abandono del sistema de cambios fijos implementados en la posguerra por los acuerdos de Bretton Woods, hizo que los países europeos, en el proceso de construcción de un espacio regional propio, quisieran establecer entre ellos un sistema de cambios fijos para facilitar el intercambio y las inversiones mutuas. De allí surge la serpiente monetaria (relación  de tipos de cambio entre los países de la región) y luego el Sistema Monetario Europeo (SME), en 1979. Pero el Acta Única de 1986, que liberaliza los movimientos de capitales comenzó a generar tensiones y a acelerar la idea de la creación de una moneda única.
De acuerdo al SME, entonces vigente, los miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE) utilizaban como patrón de referencia  para fijar sus paridades cambiarias reciprocas al ECU (european currency unit). Todas las monedas nacionales establecían su paridad en términos del ECU y sólo podían devaluar o revaluar sin consultas -con algunas excepciones- en +/- 2,25%. El sistema se encontraba sometido a periódicos conflictos por la evolución divergente de algunos indicadores tales como la inflación, la productividad o las tasas de interés internas.
Con el Tratado de Maastricht, en febrero de 1992, que crea la Unión Europea (UE) se inició también el camino hacia una unión monetaria, cuyo objetivo explícitamente antiinflacionario impuso duras condiciones a quienes se incorporasen a él.
Varios países -Suecia, Gran Bretaña y Dinamarca- se habían ya excluido de esa unión, mientras que para los otros comenzó una dura etapa de ajuste pues la “calificación” para ingresar como miembros los obligaba a alinear tasas de inflación e interés, lograr un déficit fiscal inferior al 3% del PIB, y tener una deuda pública no mayor al 60% del PIB. El curso de la integración y los condicionamientos para las políticas económicas y sociales de los miembros de la UE se reforzaron y saltaron a una nueva etapa entre 1997 y 1999, con la firma y puesta en vigor del Tratado de Ámsterdam, que en resumidas cuentas profundizaba los ejes de Maastricht, fijaba el avance de la integración monetaria, reforzaba el poder de la Comisión Europea y abría la puerta a la negociación con los países del Este para su paulatina entrada en la Unión.
En 2004, la UE incorporó así 10 nuevos miembros, llevando el total a 25 países y 450 millones de habitantes, aunque aumentando también las distancias sociales, políticas y culturales entre los socios, ahora más difíciles de cubrir por mecanismos de compensación como en el pasado. No cabe duda que a través de la aceleración de este proceso de integración, las grandes potencias europeas aspiraban a recuperar el papel preeminente que tuvieron históricamente en la política y la economía internacional.
Pero la crisis que se inicia en 2007 puso al descubierto la principal falencia del proyecto más ambicioso: el euro. Su poder adquisitivo no era el mismo en todos los países que integran la eurozona y ninguno de ellos cumplía las reglas de Maastricht. La divergencia del rumbo de sus economías resultaba notoria, empezando por las tasas de inflación y siguiendo por otros indicadores económicos. En los últimos diez años esa inflación fue, por ejemplo, el doble o más del doble en Grecia, Irlanda y España, que en Alemania o Francia. Hay países altamente deficitarios en el terreno fiscal (caso Grecia o Irlanda para poner los más notorios), con niveles de desocupación alarmantes (como España), o con un endeudamiento público cercano o mayor del l00% (como Bélgica e Italia). Aún las potencias de la eurozona, Alemania y Francia, tampoco cumplen con las pautas establecidas. En Alemania el déficit fiscal supera el 3% del PIB (es del 5%) y su deuda pública es mayor del 60% en relación al PIB (llega casi al 80%).
Y cuando se registra este tipo de situación la moneda única se transforma en una trampa. Para cualquier país que intente salir de la zona monetaria la situación en lo inmediato empeoraría, ya que deberían financiarse a tasas de interés superiores, sin posibilidad de evitar el ajuste y sin recibir ayuda de los socios mayores de la UE. Pero también, para los más afectados por la crisis que quieren permanecer en ella, como Grecia, la “ayuda” conlleva planes de ajuste tan drásticos que pueden conducir a una depresión de su economía por largos años y a crear, como esta sucediendo, una reacción popular de consecuencias insospechadas.
En todo caso, (aunque no sea estrictamente el ejemplo de Grecia) es interesante notar un fenómeno que algunos economistas europeos denominan la “revancha de los mercados”. Los estados, que frente a la crisis de 2008 trataron de salvar al sistema financiero y a los bancos, se encuentran acusados de mala gestión por las mismas agencias de calificación antes desacreditadas debido a sus pronósticos errados. En un primer momento se decía que los títulos públicos, desprovistos de riesgo, contrariamente a los títulos privados, no eran sospechados de insolvencia. Tampoco se ponía en tela de juicio el gasto público cuando lo esencial del endeudamiento estatal tenía por causa el intento de frenar la depresión ayudando a los agentes financieros que la engendraron. Ahora, los estados vuelven a ser el problema principal.
Sucede algo parecido a la fábula del escorpión y la rana. El escorpión, que tiene que cruzar un curso de agua, le pide a la rana que lo lleve. Pero, no pudiendo ir contra su naturaleza, el escorpión pica mortalmente a la rana y se hunden los dos en medio de la travesía. La principal incógnita es saber si los mercados apuestan a doblegar a los estados, que contribuyeron a sostenerlos, tratando de achicar su presencia y de restaurar los supuestos neoliberales. Pero con estados mínimos una nueva crisis financiera sería como el final de la fábula.
Esta crisis ha puesto en evidencia, de todos modos, la fragilidad de una unión monetaria atada con alfileres. Con base en la fortaleza económica de algunos países, en el creciente endeudamiento externo y déficit fiscal de otros y, sobre todo, en la disparidad de las tasas de inflación, productividad y crecimiento. Sin duda el euro no desaparecerá. El problema es saber cuántos países permanecerán en esa zona monetaria. El esfuerzo para mantenerla no es sólo económico, sino también estratégico y político. Responde al fundamento mismo de la UE, un poder que ha querido al menos equipararse al norteamericano.
En caso de que el euro se reduzca, también lo harán las fronteras monetarias y comerciales de Europa. Y los países que salgan de la eurozona tendrán una menor relación con los que sigan en ella, pues estarán sujetos a la competencia internacional. Paradójicamente, un euro de menos países, aunque más fuertes, puede aumentar su valor y su estabilidad, pero a costa de la pérdida de mercados y de influencia económica. Se dice que “un fantasma recorre Europa”, el de una nueva fragmentación.

El autor es Economista e historiador. Investigador superior del Conicet (Agencia Paco Urondo)

28.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Télam) La empresa aérea firmó un acuerdo con la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) para iniciar en forma conjunta los estudios para la utilización de biocombustible de fabricación nacional en la flota de aeronaves de la aerolínea de bandera.
Según se informó mediante un comunicado, la firma se llevó a cabo en las oficinas de Aerolíneas entre Mariano Recalde, su presidente, y Fernando Pelaez, presidente de CARBIO, con la presencia de los directores de ARSA Juan de Dios Cincunegui y Gustavo Simeonoff.CARBIO reúne a las empresas argentinas productoras de biocombustible a escala industrial: AGD, Bunge, Explora, Los Balcanes, Louis Dreyfus, Molinos Río de la Plata, Patagonia Bioenería, Renova, Unitec Bio, Vincentín y Viluco. De este modo promueve el uso de biocombustible y colabora con las autoridades públicas. (Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Martín Kanenguiser, publicado en La Nación) Procura eliminar la autorregulación, que rige desde 1968, en el control del lavado de dinero.

 
Con el telón de fondo de la crisis global, el Gobierno quiere reformar la ley de oferta pública para poder intervenir en el mercado de capitales doméstico, como respuesta a la creciente presión internacional para que el país redoble las medidas contra el lavado de dinero.
La idea ya provoca polémica entre los agentes de bolsa y en analistas financieros, que no están de acuerdo con dejar de lado el concepto de "autorregulación" con el que se rigen desde hace 42 años.
El anteproyecto que analiza la comisión nacional de valores (CNV) para su elevación al Congreso busca condensar la experiencia internacional, en particular de los casos de Chile y Brasil, anticiparon a LA NACION fuentes oficiales.
La idea de reformar la ley de oferta pública (17.811), sancionada en 1968, comenzó a considerarse en la gestión de Eduardo Hecker en la CNV, pero en ese momento el Gobierno no le brindó apoyo.
La intención es que la CNV, ahora conducida por Alejandro Vanoli, pueda tener "la facultad de sancionar a los agentes de bolsa y del mercado de valores si se detectan irregularidades, algo que ahora está en manos del propio mercado".
Ahora, con el crítico informe del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que incluye críticas por la falta de controles en el mercado de capitales, el Gobierno podría acelerar esta reforma.
En el reporte de 200 páginas que está en manos del Gobierno se menciona esta cuestión, más allá de que los cuestionamientos más fuertes apuntan a la Unidad de Información Financiera (UIF).
En un mes exactamente, en un plenario del GAFI en París, el Gobierno tendrá la posibilidad de plantear los cambios necesarios para que no haya pedidos de sanciones, que pueden afectar más aún los costos financieros del país.
Las fuentes oficiales admitieron que "el GAFI señaló que hay que subsanar la cuestión de la falta de poder sancionatorio por parte del Estado, más allá de que hay otras razones para cambiar la ley".
Sin embargo, el presidente de la Bolsa porteña, Adelmo Gabbi, dijo a LA NACION que "no hay mejor forma de control contra el lavado que la que ejerce el propio mercado, porque en la Argentina sólo se puede operar con dinero blanco y sabiendo el origen de los fondos".
"Sería ridículo eliminar la autorregulación; en 42 años de vigencia de la ley no hubo problemas. Podemos debatir un proyecto para modernizarla, pero habría que hacerlo entre todos", señaló
El economista Eduardo Blasco, titular de la consultora Maxinver, y el jefe de analistas de SBS, Francisco Prack, señalaron que, si hay un cambio legal, debe ser parte de una reforma integral para potenciar el pequeño mercado local.
"Hay una combinación de causas que explican que el mercado sea tan chico, un problema regulatorio, los continuos sobresaltos macroeconómicos y la actitud de las empresas en general de no querer cotizar", señaló Blasco.
Una de las cuestiones que podrían ayudar a cambiar esta reticencia, agregó Blasco, es un incentivo impositivo explícito.
En tanto, Prack aclaró que, antes que nada, "hay que conocer el proyecto del Gobierno para saber si alienta el mercado de capitales o no". En particular, consideró que "si la intención es promover la participación de las pymes, no se trata de hacerlo a través de una ley".
Pero un ex funcionario nacional indicó que "una nueva ley puede ayudar a modernizar la situación financiera del país, con un mercado más transparente".
En cambio, Martín Paolantonio, socio del estudio jurídico Paolantonio & Legón, expresó su disconformidad: "No aprecio en el mercado de capitales argentino ni escándalos financieros ni problemas sistémicos que apoyen un cambio de sistema". El abogado sostuvo que países como Estados Unidos e Inglaterra demuestran que los reclamos se pueden manejar con "organizaciones autorregulatorias", como el caso argentino. "Si hay problemas con el GAFI, dudo de que la única solución satisfactoria sea cambiar el concepto de autorregulación", dijo Paolantonio.
Según el especialista en mercado de capitales, la iniciativa oficial puede responder a "cierto descontento del Gobierno por la no adopción o adopción con cuentagotas de regulaciones directas por parte de las propias entidades autorreguladas". (Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Montevideo, Uruguay (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por Nelson Fernández) El presidente José Mujica, al llegar anoche a la ceremonia de reinauguración del Teatro Colón, en Buenos Aires Foto: LA NACION   /   Marcelo Omar Gómez. 
El gobierno de Uruguay decidió gravar los depósitos bancarios en el exterior con sus impuestos a la renta y al patrimonio, y simultáneamente analiza flexibilizar el régimen de secreto bancario para evitar posibles delitos de evasión tributaria.

Esta última medida afectaría a muchos ahorristas argentinos que tienen colocaciones financieras en este país. En Uruguay hay depósitos de "no residentes" por 3886 millones de dólares, entre el dinero invertido en las entidades locales y el que sale al exterior previo paso por entidades financieras uruguayas (denominadas "offshore"). Si bien no hay datos desagregados por nacionalidad, se estima que la mayor parte de ese monto proviene de ahorristas de la Argentina.
Por ahora se trata de una intención del gobierno, porque para que entre en vigor se necesita una ley que sea aprobada por las dos cámaras legislativas. Pero, dado que el oficialista Frente Amplio tiene mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados, se descuenta que se convertirá en normativa legal próximamente.
Fuentes del gobierno de José "Pepe" Mujica aclararon a LA NACION que esto no significa que la autoridad impositiva argentina pueda "hacer base" en Uruguay para revisar cuentas de argentinos a su antojo, sino que la potestad para pedir el levantamiento del secreto quedará restringida a la Dirección General Impositiva (DGI) uruguaya, y además deberá mediar, igual que hasta ahora, la orden de un juez.
El proyecto de ley apunta a quitar la condición de presunción de fraude tributario para que la DGI pueda pedir a la Justicia que disponga la apertura de las cuentas bancarias de un contribuyente.
Uruguay no tiene un acuerdo con la Argentina en materia de cooperación tributaria. Fuentes del sistema financiero dijeron anoche que si Uruguay accede a un tratado con la Argentina, la plaza financiera local sufrirá un golpe durísimo. En consultas a fuentes del gobierno no se logró una respuesta concreta sobre esta posibilidad.
La decisión anunciada ayer, que combina una mayor carga tributaria y el menor resguardo del secreto sobre los depósitos bancarios, tiene un fundamento político, con una situación que en la interna de la izquierda uruguaya era difícil de sostener. Varios sectores del oficialismo expresaban disgusto porque los intereses de colocaciones en la banca local están gravados por ese impuesto, a la vez que los que están en bancos del exterior no se ven alcanzados.
Además, Uruguay busca mejorar su imagen ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que había cuestionado su régimen legal en la materia.
En la zona bancaria montevideana hubo sorpresa total. Los teléfonos de agentes financieros y corredores de bolsa recibían las inquietudes de los ahorristas, muchos de ellos argentinos. Todo eso luego de que al mediodía el gobierno anunciara el envío del proyecto de ley al Parlamento para gravar con los impuestos al patrimonio y a la renta personal los depósitos colocados en el exterior y la flexibilización del régimen de secreto bancario.
Salir de las "listas negras"
El proyecto fue aprobado ayer en el Consejo de Ministros presidido por el presidente Mujica. El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, fue el vocero de la reunión. "Estamos ajustándonos a prácticas recientes y que además le permiten al país despejar toda duda respecto de la calidad de nuestra administración tributaria, el funcionamiento de nuestro sistema tributario y la voluntad de cooperación internacional", dijo el jefe del equipo económico.
"A nuestro entender se termina, con este proyecto, todo tema referido a listas en que el país pudiera en algún momento haber sido incluido. Estamos convencidos y seguros de que esta normativa nos deja a resguardo de esos temas", dijo Lorenzo, en alusión a la "lista negra" o "gris" de la OCDE sobre transparencia fiscal e impositiva.
La preocupación de los agentes financieros está en otro debate que se ha dado en la izquierda y que se percibe como probable riesgo futuro para los ahorristas. La reforma tributaria que implementó el gobierno de Tabaré Vázquez dispuso tasas diferenciales a las rentas generadas por el trabajo (con un máximo del 25%) y por el capital (que es de 12%). Pero los grupos más a la izquierda de la coalición han reclamado emparejar las tasas, para que el trabajo no pague más impuestos que las ganancias financieras.
Dinero uruguayo en el exterior
La exposición de motivos del proyecto, señala que el propósito es gravar "los préstamos de personas físicas residentes efectuados a no residentes, y los depósitos, colocaciones y participaciones en el capital en entidades no residentes por parte de personas físicas residentes" con "el impuesto a las rentas de las personas físicas y con el impuesto al patrimonio". Y añade que "a efectos de posibilitar el control de las nuevas situaciones gravadas y avanzar en el control integral de la tributación, se amplían normas que permiten el acceso a la información en poder de los bancos, por parte de la administración tributaria y en aplicación de convenios internacionales suscriptos por la República".
El ministro Lorenzo dijo que los uruguayos tienen depósitos en el exterior por 9000 millones de dólares. Según registros del Banco Internacional de Pagos (BIS por Bank for International Settlements), a fines de 2009 los ahorros a nombre de uruguayos eran por 8700 millones de dólares.
Fuentes financieras sostienen que ahí hay mucho dinero de argentinos que tienen la cuenta a nombre de una sociedad anónima uruguaya. "Para no verse perjudicados podrán hacer un trámite no muy complejo y abrir una sociedad en otro país; mantendrán reserva y no quedarán bajo el IRPF uruguayo", dijo un agente que atiende una amplia cartera de inversores porteños. (Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en La Nación, por Carlos Manzoni) Justina Lynch quería protegerse de la inflación y colocar el dinero ahorrado en algo que fuera más redituable que el plazo fijo o el refugio en dólares, María Morrone esperaba que la economía local mejorara y pasaran los chubascos de la crisis internacional para decidir su compra y Verónica Reina se vio tentada por un financiamiento de 60 cuotas fijas en pesos y con un interés de 9,5% anual. Las tres adquirieron un auto este año.
Sus razones son las mismas que impulsaron la decisión de la mayoría de los que, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), compraron 228.010 automotores en los primeros cuatro meses de 2010 y hacen presumir que este año se estará cerca de romper el récord histórico de patentamientos registrado en 2008, cuando se vendieron 611.000 unidades.
Cifras de la propia asociación, ratificadas a LA NACION por las principales marcas fabricantes en el país, indican que en lo que va de 2010 las ventas crecieron 19,5%, respecto de igual período de 2009, año en el que los patentamientos se habían derrumbado 20% con relación a 2008. "El mayor impulso se da en el segmento de vehículos chicos, conocidos como autos de entrada", señala Bernardo García, gerente de comunicación de General Motors.
Un aumento de la venta de planes de ahorro, la mejora del financiamiento que ofrecen los bancos y las propias terminales, opciones de inversión y ahorro que pierden contra una inflación del 25% anual y una economía que crece al 5% son, junto con la sensualidad propia que siempre tiene la compra de un auto, los motivos que explican que una gran parte de las alcancías se vacíe en las concesionarias.
"Hay una recuperación del consumo y un contexto macroeconómico más favorable. Además, mejora la financiación y se ve un crecimiento de los planes de ahorro, algo típico en épocas de inflación, porque es una buena forma de resguardar el valor de la moneda", dice Dante Sica, director de Abeceb.com. "La clase
media siempre lo vio así, porque la cuota es el valor del auto promedio", agrega.
Y son, según Dardo Ferrer, director de la Fundación Mercado, los sectores de ingresos medios y medios altos los que impulsan las ventas en este caso. "Disipada la incertidumbre del año pasado y viendo que no pueden refugiarse en una moneda fuerte y que el sistema financiero no es rentable porque las tasas son negativas respecto de la inflación, estos sectores compran bienes durables."
Pero por qué comprar autos, que se desvalorizan y exigen mantenimiento. Según Sica, cuando existe la presunción de que los ahorros pierden valor, se abren tres caminos de consumo: turismo, bienes durables e inmuebles. Como el precio de estos últimos está muy alto, gran parte de la población opta por el automóvil, aunque implique gastos.
"Es la forma de perder menos, porque el auto no se valoriza, pero el dinero en el banco tampoco", afirma Jorge Todesca, viceministro de Economía en 2002 y actual director de la consultora Finsoport. "Es una inversión con cierta sensualidad", opina Carlos Movio, director de ventas de Peugeot. "El mayor peso relativo de la financiación también influyó mucho", añaden desde Fiat.
Contadora, joven y con cierta capacidad de ahorro que le permite su trabajo en un estudio contable, Justina Lynch es sintética para explicar su decisión. "Compré el auto como una inversión, para meter el dinero en algo", dice esta platense de 26 años. "Lo compré por necesidad y como una forma de ahorro", comenta, por su parte, Ignacio Bourdieu, de 27 años, que vive en Pacheco y trabaja en una oficina comercial.
Según Ferrer, también se debe considerar que muchos ya tenían una conducta de ahorro para la compra de autos y que el año pasado decidieron no arriesgar porque temían perder su trabajo o que le bajaran los ingresos, pero ahora, una vez despejada la tormenta y viendo que lo terrible de la crisis global ya pasó, se lanzan a comprar aquello que tenían previsto.
Este es el caso de María Morrone, que en febrero pagó $ 60.000 por un cero kilómetro. "Lo compré al contado con los ahorros que veníamos juntando en la empresa familiar. No lo hice antes porque esperaba el momento económico adecuado", cuenta esta mujer, de 59 años, que vive en el barrio porteño de Caballito.
"Había una demanda atrasada, sin duda", señala Sica. "La gente recién empezó a gastar a fines de 2009. Y, en el caso de los autos, esperó un poco más, para poder patentar en 2010", acota.
Un buen indicador de la intención de compra de la gente es el índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), que muestra un incremento del 11,8% este mes. Mientras que en abril y en mayo de 2009 daba 37,54 y 39,9 puntos; en los mismos meses de 2010, da 43,48 y 48,61, respectivamente, y mantiene la tendencia alcista.
Aun así, lo que hasta marzo era récord histórico de ventas en un primer trimestre de año se desinfló levemente en abril. Desde una importante automotriz, atribuyen esto a que la industria previó una demanda menor que la que finalmente se produjo y fabricó en consecuencia. "Pero eso se va a corregir en los próximos meses porque los autos que fueron comprados en abril se entregarán recién a partir de junio", dicen.
Entre las razones del repunte automotriz, no hay que desdeñar el rol del financiamiento. Según informa Acara, el número de vehículos vendidos mediante financiación en los primeros cuatro meses del año refleja un aumento del 61%, respecto de igual período de 2009 (75.566 contra 47.000). Gustavo Castagnino, gerente de Comunicaciones Institucionales de Mercedes-Benz, comenta que la financiera que tiene la compañía de origen alemán incrementó un 33% la participación de este canal en automóviles de su marca.
Cuando Verónica Reina entró en una concesionaria de Pilar para cerrar la compra que había pautado en 60 cuotas fijas en pesos y con un interés del 9,5%, se encontró con una fila de seis personas que esperaban turno para lo mismo. "Todas las semanas es así. Lo que pasa es que este año hay más financiación", le dijo la empleada en esa localidad bonaerense.
Daniel Santín, gerente comercial de una concesionaria Maynar en el barrio de Núñez, dice que la financiación creció en todas sus modalidades, pero aclara que lleva la delantera el plan de ahorro, por sobre el crédito bancario. "En la crisis de 2001, las administradoras de planes de ahorro no tuvieron problemas y entregaron todos los autos. Eso la gente lo tiene en cuenta. Además, el interés siempre es menor que el que cobra el banco", explica el vendedor, que apunta que un tercio de lo vendido se financia.
"Las ventas se ven impulsadas por canales de comercialización que hace un tiempo no tenían el peso específico que hoy exhiben, como el autoahorro y el crédito", destaca Marcelo Dato, gerente general de la división comercial de Volkswagen.
Desde BBVA Banco Francés, una de las entidades bancarias que ofrece créditos prendarios, afirman que éstos crecieron un 30% respecto de 2009. "Este año son más competitivos, por lo que esperamos un crecimiento sostenido para el resto de 2010", estima Laura Rocha, gerenta de Préstamos del Francés.
La Argentina atraviesa lo que algunos llaman "el ciclo feliz de la inflación", caracterizado por una propensión de la gente a consumir lo que esté a su alcance para cubrirse de la desvalorización de su dinero. Pero, ¿cómo seguirá la venta de autos?
Sica prevé que la demanda seguirá en ascenso y que se llegará a las 620.000 unidades vendidas y se marcará un nuevo récord. Todesca es más cauto y estima que se venderán unas 565.000 unidades, lo que representaría un 16% más que en 2009. En medio de los dos pronósticos se ubica la previsión de Gustavo Salinas, gerente general de Ventas y Marketing de Toyota, que espera un cierre de año con 580.000 vehículos comercializados. El mayor consenso se sitúa, no obstante, en torno a las 600.000 unidades, que reflejaría un aumento del 20% interanual.
Si esto es así, la gente se seguirá preguntando: "¿De dónde sale el dinero para semejante venta de autos?". Y habrá que ver, pasado 2010, si las expectativas de inflación siguen altas, si las tasas de interés que pagan los bancos y la valorización del dólar continúan por debajo de esas estimaciones y si aún quedan ahorros en las alcancías de los argentinos. Sólo así, más argentinos correrán a los concesionarios a buscar su nuevo auto, como ya hicieron Justina, María, Ignacio y Verónica. (Agencia Paco Urondo)

21.05.2010

Madrid, España (Agencia Paco Urondo, publicado en El País) El Consejo de ministros aprobará las medidas con las que pretende reducir el déficit y revisará su previsión de crecimiento.
El Consejo de Ministros va a aprobar hoy el decreto con el ajuste económico más duro e impopular de la historia reciente de España, unas medidas que afectan, fundamentalmente, a trabajadores públicos y pensionistas y que también provocarán que el Ejecutivo revise a la baja su previsión de crecimiento para el año que viene. No obstante, el Gobierno se está haciendo esperar, ya que a las 19.00 no había noticia sobre cuándo estaba previsto que acabase.
 
En este Consejo de Ministros, que se ha visto adelantado en un día por motivos de agenda de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, el Gobierno también tiene intención de aprobar el techo de gasto presupuestario para 2011, que con toda probabilidad se verá fuertemente reducido para continuar con el ajuste fiscal al que España está obligada. El Gobierno se comprometió hace diez días en Bruselas a reducir en 15.000 millones de euros el déficit previsto para este año y para el que viene, 5.000 en 2010 y 10.000 en el próximo ejercicio. El pasado miércoles, Zapatero concretó en el Congreso en apenas dos minutos cómo iba a conseguir tal rebaja: con una bajada salarial a los funcionarios, la congelación de las pensiones, la reducción de las inversiones en más de 6.000 millones y la desaparición del cheque-bebe, entre otros.
 
Desde entonces, el Gobierno ha insistido en que este difícil recorte es necesario pero se ha encontrado con el rechazo frontal de buena parte de la oposición y de los sindicatos, que han convocado una huelga en el sector público y no descartan un paro general. Las primeras movilizaciones, convocadas por los funcionarios, que mantienen la convocatoria de su huelga para el próximo 8 de junio , tendrán lugar precisamente hoy en todas las ciudades españolas para protestar por su bajada salarial, en paralelo a la discusión del Consejo. Ayer, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistía en que se subirán los impuestos sólo a las rentas más altas. La mayoría de los españoles cree que ese "esfuerzo duro", que él ha reclamado a toda la sociedad para reducir el déficit y recuperar la credibilidad de las cuentas públicas, "debe ser mayor por parte de los que tienen más. De los que realmente tienen", matizó de inmediato, "no por supuesto de la clase media, que soporta una buena parte de los esfuerzos fiscales del país, sino de los que tienen un volumen importante [de renta]", agregó. "En el caso" de que se decante por un incremento fiscal, insistió, "no afectará a la inmensa mayoría de los impuestos ni a las clases medias". (Agencia Paco Urondo)