DDHH
01.09.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, gentileza María Maratea) Ante diversos requerimientos de los medios de comunicación, el Secretario de Derechos Humanos hace saber que de acuerdo con lo establecido en el artículo 1º del Decreto Nº 1210/10 “se encuentra abocado, junto al Subsecretario Luis Alén y los miembros de la Dirección Nacional de Asuntos Jurídicos en Materia de Derechos Humanos, al análisis riguroso de las conclusiones del informe oficial sobre Papel Prensa dado a conocer por la Sra. Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, y de las pruebas que contienen sus más de 27.000 fojas, a las que se suman otras recolectadas por la Secretaría a su cargo”. Todo ello para elaborar el escrito de querella que será presentado en pocos días ante el juez competente.
El Dr. Eduardo Luis Duhalde agregó que “el avance en la articulación jurídica de las pruebas acumuladas, ratifica los asertos del informe de la Comisión creada por la Resolución 126/10 de la Secretaría de Comercio Interior, y fortalece la convicción expresada por el Juez Federal Dr. Daniel Rafecas en la resolución en la que se declaró incompetente, en cuanto a que la maniobra dolosa de apropiación de las acciones de Papel Prensa por parte de Clarín, La Nación y La Razón, en 1976, se hizo en el marco del plan sistemático de aplicación del terrorismo de Estado por parte de la Dictadura Cívico Militar”.
Agregó el Dr. Duhalde que “las argumentaciones actuales de los coautores de aquellos delitos de lesa humanidad, son pueriles y de ningún modo enervan su participación criminal, donde se conjugan coacciones agravadas, secuestros, torturas y homicidio, junto a privaciones ilegales de la libertad, mediante la actuación de una asociación ilícita calificada, dirigida por los miembros de la primera Junta Militar e integrada por otros funcionarios del gobierno de facto y sus cómplices civiles”.
Duhalde señaló que “es cínica y deplorable la argumentación de los corifeos políticos del monopolio de prensa, preguntándose ¿por qué investigar ahora?, cuando saben bien que el Fiscal de Investigaciones Administrativas Ricardo Molinas, denunció a la Justicia el carácter criminal de la maniobra en 1985, denuncia que no prosperó por el marco de impunidad que se instaló en el país para proteger a los autores de crímenes horrendos contra la humanidad.” “Felizmente -dijo- el país ha cambiado y los principios de Memoria, Verdad y Justicia, tienen plena vigencia. Ahora el Poder Judicial podrá investigar libremente y llegar a una sentencia ajustada a derecho. Siempre es preferible una justicia tardía a una injusticia eterna”.
La Secretaría de Derechos Humanos ya es querellante en la causa por los delitos cometidos contra integrantes del grupo Graiver en los centros clandestinos de detención del circuito Camps, donde como desprendimiento de la misma también tramita la denuncia que presentara en el mes de abril relativa a Papel Prensa S.A., ante el Juzgado Federal N° 3 de la Ciudad de la Plata a cargo del Dr. Arnaldo Corazza, juez competente para entender en la futura querella y al que se aportará el informe de la Comisión por la Verdad.
Finalmente, el Secretario indicó que las actuaciones que se emprendan se coordinarán con las presentaciones que efectúe el Sr. Procurador del Tesoro, Dr. Joaquín Da Rocha, conforme las instrucciones que le impartiera la Sra. Presidenta en el artículo 2º del mencionado Decreto 1210/10. (Agencia Paco Urondo)

31.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, audio) Basta de Zonceras! (FM La Boca, 90.1) charló con Osvaldo Papaleo, hermano de Lidia, viuda de David Graiver. El tema: la investigación sobre la apropiación de Papel Prensa. Papaleo abordó todos los tópicos: las declaraciones judiciales de su hermana ("ratificó ante la Justicia lo que dijo siempre"), cuestionó a Isidoro Graiver ("no es lo mismo ser víctima que victimario") y criticó a Sergio Borenstein ("Nunca lo vi a López Rega").

Escuchar entrevista
{mp3}Papaleo310810{/mp3}
 
(Agencia Paco Urondo)

31.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) TESTIMONIO DE MARIA DEL CARMEN ADDIEGO
María del Carmen contó que ella y su compañero, Hugo Méndez, fueron detenidos la mañana del 15 de junio. Explicó que la despertaron ruidos, que se dio cuenta que había entrado un grupo en la casa donde vivían, en Villa Ballester, que estaban vestidos de civil y portaban armas, que dos personas entraron a su habitación, le dijeron “no te pongas histérica” y le pegaron un cachetazo. Pensó que venían por Hugo, pero que no lo iban a agarrar porque no estaba, ya se había ido a trabajar. Un uruguayo la interrogó, mientras los otros, cree que argentinos, entraban a todas las habitaciones en busca de objetos y armas. Contó también que, en un momento, encontraron documentos sobre el movimiento sindical uruguayo que Hugo había escondido. Siguió explicando que la metieron en un auto, le hicieron bajar la cabeza y la trasladaron, que sintió el ruido cuando cruzaban la Av. Gral. Paz hacia la capital y que comenzaron a hablar por radio poco antes de cruzar las vías. Recordó que en ese momento oyó la palabra “sésamo” y que luego se abrió una cortina metálica e ingresaron al lugar, la bajaron y la sentaron en un banco largo. Entonces también sintió que entraba un camión y que bajaban a otra persona, pudo reconocerlo como Hugo, de quien se enteró luego que lo habían agarrado cuando iba a tomar el tren.
 
La testigo relató que los separaron y a ella la tiraron en una pieza en la que, poco tiempo después, hicieron ingresar a otra persona a la que, por lo que pudo escuchar, intentaban curarle el brazo. Recordó: “En un momento se me cae la venda de los ojos y con mucho miedo de que me vieran, abrí los ojos”. Allí pudo ver a un hombre y, por sus características físicas, creyó que se trataba de Gerardo Gatti. Otro día escuchó que se hablaba de amputarle el brazo y, tiempo después, vio una foto de Gatti ya amputado. También explicó que, más tarde ese día, trajeron a otra persona, que se pudo dar cuenta que se trataba de una mujer y que, mientras todo esto sucedía, “no sabía nada de Hugo pero imaginaba que lo estaban interrogando”. Luego la llevaron a otra habitación que tenía colchonetas en el piso y, unas horas después, llevaron a Hugo que había sido torturado. El mismo día llevaron allí a Jorge González Cardozo y Elizabeth Pérez, a Julio Rodríguez Rodríguez y a una mujer embarazada.
 
María del Carmen explicó que esos primeros días siguieron así: “Hugo siendo interrogado y nosotros ahí, uno escuchaba gritos, escuchaba golpes y la radio muy potente”. Siguió recordando: “allí el paso del tiempo lo pautaban los timbres, los recreos y al final del día se ponía más violento.” La testigo también contó que, inicialmente, a ella no la interrogaron, pero cuando lo hicieron, se dio cuenta que quienes llevaban adelante el interrogatorio eran uruguayos, incluso le dijeron: “si vos llegas a ser liberada en algún momento, te tenés que olvidar de todo esto porque ¿vos te das cuenta de dónde somos nosotros no?” En una segunda oportunidad, fue también torturada.
 
Recordó que el día 17 llegó Francisco Candia, un militante comunista que había estado preso en Uruguay, a quien cree que habían encontrado utilizando los datos de la agenda de Hugo. “Las torturas esa semana se centraron en Hugo y en Candia”, “éramos todos como NN, estábamos ahí tirados los que tenían identidad para ser interrogados eran ellos”.
 
María del Carmen explicó que había uruguayos y argentinos en Orletti. Entre los uruguayos pudo identificar a Campos Hermida. También supo por investigaciones posteriores que Gavazzo, Cordero, Gilberto Vázquez, José Arab, Ricardo Medina y Jorge Silveira operaron en Argentina. Refirió que, durante su cautiverio, un uruguayo le dijo: “Esto es un pulpo, vos te crees que no pasa nada. Nosotros somos como un pulpo y nuestros tentáculos llegan a todas partes.”
 
Uno de los últimos días, su compañero le contó que lo habían sacado varias veces a la calle para concurrir a las citas que tenía en la agenda. Pero Hugo había engañado a los represores en todas las ocasiones, alterando datos e impidiendo ir al lugar correcto, por eso le dijo a ella que creía que a él lo matarían y a ella la liberarían, lo que efectivamente sucedió. La testigo relató, entonces, que un día, cree que el 20 de junio, torturaron a Hugo sin siquiera interrogarlo y luego se lo llevaron en un camión que regresó pronto y sin él. A la mañana siguiente, se enteró a través de un guardia que habían matado a su compañero. El mismo día 21, Campos Hermida le dijo a ella, a Julio Rodríguez y a la mujer embarazada que los iban a liberar. Explicó que Julio aún está desaparecido, que no sabe nada de lo sucedido con la mujer, y que a ella la dejaron en Juan B. Justo y Bahía Blanca, no sin antes advertirle: “no te podes encontrar con nadie, tenés que volver al Uruguay y borrarte, vas a estar vigilada, no podes ponerte en contacto con nadie, no podes abrir la boca, nada.” Antes de subirla al auto le dijo “yo quiero que veas quién te libera” y le sacó la venda. Al poco tiempo de salir, se exilió en Europa, realizó diversas denuncias, fundamentalmente ante órganos de Naciones Unidas, pero no supo cuáles fueron las circunstancias de la muerte de Hugo hasta después del 2000, cuando pudo ser identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense.
 
Agencia Paco Urondo)
TESTIMONIO DE JORGE GONZÁLEZ CARDOSO
 
Jorge refirió las circunstancias de su detención. Explicó que en Uruguay estuvo detenido dos veces a comienzos de la década de 1970 y entonces cruzó a Argentina y fue aceptado como refugiado por el ACNUR, iniciándose gestiones para que ingresara a Europa. Entretanto, comenzó a trabajar vendiendo libros y se reencontró con un compañero de celda, Ramón Tarter, quien lo invitó a alojarse en su casa. Cuando asesinaron a Zelmar Michelini y a Gutiérrez Ruiz también fueron a buscarlo a él y no lo encontraron, pero entonces decidieron ir a la casa de Ramón que, según cree, estaba en Pacheco.
Sin embargo, no tuvo resultados. Contó que un grupo de aproximadamente diez personas se hizo presente y él fue detenido, esposado y trasladado en un vehículo cerrado que parecía una camioneta. En el camino comenzó a sufrir golpes y otros tormentos. Siguió relatando que llegaron a un lugar donde se abrió una cortina metálica, lo bajaron, continuaron golpeándolo y reconoció la voz del uruguayo Nino Gavazzo, que le dijo que “pertenecían a las fuerzas conjuntas”. Luego fue llevado a una sesión de tortura, donde le preguntaban por sus contactos con Cuba y con otros uruguayos.
Continuó contando que después lo trasladaron a una piecita en la planta alta junto a su señora, donde había otras personas que conoció allí: Hugo Méndez, María del Carmen Martínez, Julio Rodríguez y una mujer embarazada. Después llegó Candia y un tiempo más adelante, el hijo de Rodríguez Larreta. Explicó que desde esa habitación pudo escuchar una negociación para liberar a Gerardo Gatti a cambio de “unos palos verdes” y que en un momento hubo un gran revuelo porque habían detenido a Marta Bianchi. También refirió que cuando detuvieron a los Santucho, él fue llevado junto a ellos a un simulacro de fusilamiento fuera de Orletti.
Contó finalmente que su detención duró alrededor de 40 días, luego de lo cual fue trasladado a Uruguay. El testigo recordó quiénes lo interrogaban: “puedo comprobar que había uruguayos… después esto sigue en Uruguay y entonces converso, ya a cara descubierta (…) entonces sabía quiénes eran, porque en esa época estaban muy tranquilos…”. Se refirió a Gavazzo y Cordero. También rememoró algunos apodos utilizados por los represores: “el paqui” o “paquidermo”, “el jovato” o “el viejo”, “pajarovich”. (

28.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, audio) Micro del Observatorio de DD. HH. de la Ciudad de Buenos Aires que se difundió en Basta de Zonceras! (FM La Boca, 90.1). Para más información, ver www.odh.org.ar

Escuchar audio
{mp3}microddhh1{/mp3}
 

El polo educativo de Saavedra continúa abandonado.
 
Padres, alumnos y docentes exigen la finalización de las obras. Con el patrocinio del O.D.H, se realizó una presentación en el juzgado Nº8 del fuero contencioso administrativo, a cargo del juez Osvaldo Ottegi.
 
El polo educativo de Saavedra es un predio de 4 hectáreas, ubicado en la intercepción de la Av. Crisologo Larralde y Galván. Estuvo financiado con capitales del Banco Interamericano de Desarrollo y su Construcción quedo frenada en el año 2007.El proyecto original preveía el traslado o construcción de: un jardín maternal; una escuela especial para alumnos con discapacidad motora y mental; una escuela secundaria técnica; la Escuela de Música Pedro Esnaola; una escuela media, magisterio y profesorado de música; una escuela imprenta con 1.500 vacantes; una escuela primaria; un auditorio para 450 personas; un natatorio cubierto; un parque y un estacionamiento.
 
El O.D.H. promovió una acción de amparo colectivo solicitando que el gobierno de la ciudad termine las obras para el ciclo lectivo 2011, garantizando el funcionamiento efectivo de las escuelas en las nuevas instalaciones y los cargos docentes necesarios.
 
La justicia dictó sentencia definitiva contra el uso de las picanas Taser.
 
La doctora Andrea Donas, a cargo del juzgado en lo contencioso administrativo Nº 9, prohibió el uso de las armas Taser en el territorio de la Ciudad de Buenos Aires. La justicia argumenta que su uso viola la convención contra la tortura de las Naciones Unidas. La sentencia ordenó que el gobierno de la ciudad se abstenga de comprar y/o usar estas armas eléctricas. El O.D.H. había presentado un recurso de amparo ante la justicia para impedir la utilización de estas pistolas por considerarlas un elemento de tortura. La jueza Danas termina su fallo con la frase: “queremos vivir en una sociedad donde ciertos hechos no sucedan nunca más”.
 
Más información sobre la Ciudad de Buenos Aires y nuestros derechos en www.odh.org.ar. (Agencia Paco Urondo)
 

27.08.2010

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Se puede bajar el informe completo (está en PDF) que fuera presentado por Cristina Fernández esta semana. En el sitio Web del Ministerio de Economía se puede acceder a "Papel Prensa, La Verdad". Ir al link. (Agencia Paco Urondo)
 

26.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en elargentino.com) Llegó a la entrevista con Tiempo Argentino diez minutos después de lo pactado, a las 16:10, del 11 de junio pasado. Fumaba, ansioso, como lo hizo durante las dos horas y 12 minutos que duró el encuentro. Isidoro Graiver, de 62 años, el hermano de David, llegó al bar Finisterra, en la esquina de Uriarte y Honduras, del barrio de Palermo, como habíamos acordado. Andaba con el paso apurado. Nos saludamos en la puerta del bar y nos sentamos en una de las mesas dispuestas en la vereda. Hacía frío, y el sol le daba de lleno en el rostro. Vestía un pantalón de jean, zapatos náuticos marrones, campera negra y camisa celeste sin corbata, desabrochada en el primer botón. Un hombre clásico. No era, sin embargo, la primera vez que hablábamos. En los tres meses que duró la investigación periodística que publicó este diario –en suplementos especiales que agotaron dos ediciones, el domingo 6 y el miércoles 9 de junio de 2010–, insistimos telefónicamente para entrevistarlo. Pero Isidoro –una víctima de la masacre y el latrocinio que impuso a sangre y fuego la última dictadura y sus socios civiles-, se negó con gentileza. No nos conocía. Dijo que tenía miedo por sus hijos. Le creímos. Se excusó en que había sellado un pacto familiar, que incluía sepultar los fantasmas de un pasado que los acorraló y los dejó solos. También le creímos.
Todo cambió con la publicación de nuestro trabajo, nos dijo, mucho antes de que el Estado confirmara el despojo de Papel Prensa. Cambió para bien. Explicó Isidoro, entonces: “No se equivocaron en casi nada.” Y decidió sentarse con nosotros. Con la campera puesta y sin dejar de fumar. Unos 40 minutos después, aceptó entrar a la redacción de Tiempo Argentino y tomar un café en la sala de editores, esta vez con un puro entre los dedos. La noticia corrió como reguero de pólvora. “Está Isidoro Graiver. Habla por primera vez con un medio periodístico”, se comentaba en las secciones. Isidoro reiteró su postura cautelosa de contarnos la verdad de la tragedia que azotó a su familia, bajo una condición: que no le atribuyéramos lo que decía. Quería cooperar con la verdad, pero sin aparecer. Otra vez usó el argumento familiar. Y se largó a hablar: “(La de Papel Prensa) fue una operación que era a todas luces un afano, lisa y llanamente un afano. Los diarios nos humillaron”, así comenzó. Por eso ayer, miércoles 25 de agosto, cuando leímos la solicitada a página completa en Clarín y La Nación, y conocimos el contenido de la carta que le escribió a su sobrina María Sol Graiver –ante escribano público– publicada en la tapa coordinada de los dos diarios que lo humillaron hace 34 años, lo primero que nos sorprendió fue que accediera a una exigencia de sus antiguos victimarios. Ayer, cuando Isidoro Graiver se contradijo, cediendo a las presiones de los diarios acusados de cometer delitos de lesa humanidad en el despojo de Papel Prensa, nosotros, periodistas de este diario, quedamos automáticamente relevados del acuerdo de confidencialidad con él. Mantenerlo sería faltar a la verdad. O peor aun: contribuir a la operación de Clarín y La Nación para garantizarse la impunidad con falsedades en un caso que hoy es asunto de interés público. Los lectores tienen derecho a recibir información. Nosotros estamos obligados a dárselas. La verdad no es nuestra: es de la sociedad. No podemos saber las razones secretas de Isidoro para cambiar sus dichos, después de entrevistarse con Tiempo. Tampoco sabemos por qué, desde la semana pasada, dejó de atender nuestros llamados. Sólo él lo sabe. Pero debe ser algo muy grave. Quizás el amor a su sobrina, a quien quiere como si fuera una hija, haya influido. Quizás tuvo temor a volver a sufrir. O todo eso junto. Lo que sí sabemos es que a María Sol Graiver, en julio pasado, “los adquirentes de las acciones de Papel Prensa SA”, es decir, los diarios Clarín y La Nación, “le efectuaron un requerimiento”: un “pedido”, según dejaron constancia ante escribano público. Tampoco sabemos con exactitud cuál fue ese “pedido”. Pero cualquier cosa que haya sido fue lo suficientemente grave como para que Isidoro abandonara una versión documentada de los hechos, por otra, que sólo sostiene las falacias de los que ayer lo despojaron. Esa tarde fría de junio, Isidoro explicó a Tiempo su posición sobre Papel Prensa y la alianza de los tres diarios con las tres armas. Dijo que las presiones para arrebatarles Papel Prensa “eran permanentes”. Y nos dio una pista fundamental: que buscáramos los artículos periodísticos de Clarín y La Nación de octubre de 1976, un mes antes de que se concretara la venta “trucha” de las acciones a los diarios, el 2 de noviembre. Y nos dijo, textual: “Nos dedicaban las primeras planas todos los días, ‘la familia Graiver, los chorros’. Había un tema de intereses, que obviamente también existían, y además el tema de la humillación. En su momento fue casi una capitulación de la Unión Industrial Argentina (UIA) frente a la Confederación General Económica (CGE), en la época de José Ber Gelbard, y se debían la revancha. La revancha de las familias patricias o de las grandes empresas o bancos en la que estábamos insertados con fuerza. Nos destruyeron como grupo económico, porque ese era el objetivo, sacarnos de pista. Antes de la muerte de mi hermano, era uno de los grupos económicos más fuertes.” –Algo así como “no los vamos a dejar crecer más”– le preguntamos. –No le quepa la menor duda–nos contestó–. En algún momento alguien dijo: “hagamos esto”. Por eso, nada fue espontáneo ni casual. –Y entre los cerebros estuvo el mismo José Alfredo Martínez de Hoz. –No tengo dudas. Martínez de Hoz era el ministro de Economía del dictador Jorge Rafael Videla, el hombre que había pactado el silenciamiento del genocidio con los diarios a cambio de Papel Prensa. En su propio relato, Isidoro reconoció que, tras la muerte de su hermano, fue Jorge Rubinstein, el abogado de la familia y hombre de “máxima confianza de David”, quien quedó “al frente de todos los negocios en Buenos Aires”.El marginamiento en las decisiones y el rol cada vez más importante de Rubinstein, sumado a su habitual destrato, terminaron por alejar a Isidoro de todos los negocios. La separación fue sellada con un acuerdo económico. Por eso, Isidoro no tenía a su nombre ninguna acción de Papel Prensa. Por eso ni su nombre ni su firma fueron necesarios en el posterior traspaso. Ni quedaron rubricados en los documentos de la venta. Sólo participó en calidad de acompañante. En cambio, sí aparecen en los documentos las firmas de sus padres, Juan y Eva, y de su cuñada Lidia Papaleo, representante de los intereses de su hija María Sol. Isidoro explicó que la reunión, a la que terminaron cediendo por las presiones y el trato vejatorio desde los diarios interesados, se hizo en las oficinas del diario La Nación. Las mismas en las que Lidia asegura que Héctor Magnetto le dijo: “Firme o le costará la vida de su hija y la suya.” Estaban separados, según el testimonio de Lidia: “los padres de David por un lado, Isidoro con (Benito) Campos Carlés y yo con (Héctor) Magnetto”. De modo que difícilmente Isidoro haya podido ver y oír todo.A pesar de que en la carta personal a su sobrina, Isidoro Graiver asegura que no le “consta que los diarios hayan actuado de acuerdo con las autoridades militares de ese momento para la compra de la compañía”, en sede judicial, donde nos dijo que fuéramos a buscar su testimonio (cosa que hicimos), dejó asentado lo contrario. Ante el fiscal Ricardo Molinas, el 6 de noviembre de 1985, declaró: “En el mes de octubre de 1976, el doctor Miguel de Anchorena, en ese entonces apoderado de la sucesión de Graiver, se puso en contacto con su cuñada (Lidia) para informarle que había recibido una información de Francisco Manrique cuyo contenido era, sintéticamente, que el gobierno nacional vería con agrado la desaparición del conjunto empresario Graiver como tal, para lo cual sería necesario la venta de los paquetes accionarios de Papel Prensa, estimando que los compradores lógicos eran los diarios Nación, Clarín y Razón.” El gobierno nacional, vale aclararlo, eran Videla y Martínez de Hoz. Y los beneficiarios, los que dijo Isidoro en sede judicial, no ante un escribano: Magnetto, Mitre y Herrera de Noble. “El precio que recibimos fue el mejor que pudimos obtener”, afirmó Isidoro en la insólita solicitada publicada ayer por Clarín y La Nación. A nosotros nos dijo otra cosa. Hacemos una cita textual, nuevamente: “La presión era permanentemente. Los aprietes eran permanentes”. También en sede judicial, en plena democracia, Isidoro aseguró que en una reunión a la que lo convocó Guillermo Gainza Paz, del diario La Prensa, le hicieron “una oferta que consideraba totalmente inadecuada, quedando así suspendidas las tratativas. La situación quedó así hasta el día anterior al previsto para la asamblea en la cual debía autorizarse la transferencia de los paquetes accionarios comprados por el Grupo Graiver a los originales dueños, ante la certeza que esa transferencia no iba a ser autorizada (dado que el señor Manrique en el ínterin había ratificado lo adelantado por Anchorena) y se produciría el grave riesgo de no obtener el reintegro del precio abonado, más los intereses y lo invertido, ese día al efectuarse la asamblea en horas del mediodía tomó contacto el doctor Anchorena para decirles que los tres diarios mencionados proponían una reunión urgente con el propósito de hacer una oferta para la compra de las acciones”. Los habían acorralado. Los diarios Clarín, La Nación y La Razón operaron con información confidencial, sabiendo que ese día la Junta Militar no le aprobaría la compra al Grupo Graiver y, por ende, lo descapitalizaría. “No tuvimos una oferta mejor que la aceptada por lo exiguo del tiempo de acuerdo”, aseguró Isidoro ante una autoridad judicial de la democracia. No les dejaron tiempo. “Nosotros perdíamos como mínimo los derechos políticos sobre las acciones, es decir, todo, y con el riesgo de tener que devolver las acciones, es decir una cosa asquerosa. Nos humillaron”, le aseguró a Tiempo.“Ustedes tienen los medios para hacerlo –nos dijo–. Si buscan archivos, los antecedentes previos a la operación, a mediados de octubre más o menos, en los diarios Clarín, La Nación y La Razón van a ver una historia muy sugerente. Todos los días sacaban primeras planas o primeras páginas con noticias del Grupo Graiver, desaparecido, tonterías, y de repente durante 48 horas no publicaron una sola línea. Fue la previa de la reunión.”
Buscamos las notas, como nos pidió. Tenía razón. Clarín calificaba de “actividades ilegales” las realizadas por el Grupo Graiver. Y llegó a dedicarle una editorial en la que le clamaron a la Junta Militar “una investigación necesaria” sobre los Graiver, porque “el prestigio de La Nación quedaría inadmisiblemente afectado si aquí no se promueven medidas”, les advirtieron. Como es de público conocimiento, la Junta cumplió. Esta es la cronología “de la humillación” de la que habló Isidoro. Mientras recibían los llamados presionándolos para vender, La Nación publicó sobre Graiver, el 11 de octubre de 1976, que estaba supuestamente “implicado en la quiebra fraudulenta de dos bancos (…) por 150 millones de dólares”. Cuatro días después desplegó una publicidad a página completa de la revista Somos, con el título: “El caso Graiver”, en el que los habían escudriñado y hasta se preguntaban: “¿Está muerto… o no?” Ese mismo día, Clarín publicó que el grupo Graiver “involucra en un delicado problema a varios bancos de Buenos Aires”. Los acusaban con “informaciones extraoficiales” de usar uno de sus bancos “para exportar capitales de la Argentina”, de hacer “actividades ilegales”, “demostrándose que habían presentado sucesivos balances falsos que lucían una irreal prosperidad”. Para terminar ese artículo, que no estaba firmado por ningún periodista, aseguraban: “no se explican (…) cómo Graiver pudo haber gozado de impunidad”. Nueve días después, ya en medio de las negociaciones, para La Nación no eran supuestos. Al referirse a David decían: “el millonario argentino al que se involucra en un gigantesco fraude”. El 22 de octubre, el tema llegó al ya mencionado editorial principal de Clarín. Primero destacaron que “el clima reinante antes del 24 de marzo (del golpe) era de corrupción administrativa del régimen”, y luego de describir las operatorias ilegales que le atribuían al grupo aseguraron: “(se) hace necesaria una más prolija investigación”. El 28 de octubre, después de detallar las “responsabilidad de Gelbard”, sostuvieron que el ex ministro de Economía de Perón, José Ber Gelbard, “fue sancionado, privándosele de sus derechos políticos y de su ciudadanía argentina”, se encargaron del Grupo Graiver: “con notoria vinculación con Gelbard, que le valió todo tipo de ventajas y privilegios y cuyos manejos financieros han culminado con un escándalo de proporciones internacionales”. Con ese grupo, Clarín, La Nación y La Razón se sentaron “a negociar”. No fue una venta libre. Fue un apriete. Las pruebas están a la vista. No lo decimos nosotros: lo afirmó Isidoro Graiver, que ahora intenta desmentir a su hermana. Cuanto más atacaban y satanizaban al Grupo Graiver, más rápido lo obligaban a desprenderse de las acciones. Fue en ese clima de “libertad”, cuando el terrorismo de Estado devoraba a una persona cada media hora, en medio de esa campaña psicológica, que los tres diarios en alianza con las tres armas concretaron la operación de traspaso. Es decir, consumaron su despojo. “A todas luces era un afano, lisa y llanamente, un afano. El precio tuvo claramente poca vinculación con el valor real”, le aseguró Isidoro a este diario en junio. Y quedó registrado de este modo. Una vez más, la cita es textual: –¿Usaban los diarios para extorsionarlos y quedarse con el gran negocio? Mitre, Herrera de Noble y Peralta Ramos publicaban a propósito. –Yo creo que era una concurrencia. Los diarios usaban eso para meter presión. Tanto a nosotros como al gobierno. “Cuando estábamos secuestrados, la venta de Papel Prensa ya estaba concluida”, sostiene Isidoro Graiver en la solicitada que se publicó ayer. A decir verdad, las acciones vendidas por los padres de David, (Juan y Eva) y Lidia Papaleo tenían que ser aprobadas por el juez que llevaba adelante la sucesión. En otras palabras: todos estaban secuestrados cuando el juez aún no había aprobado la operación. De hecho, nunca lo hizo. Por otra parte, el otro paquete accionario que todos reconocen, incluido Isidoro, que estaba a nombre de Rafael Ianover, el testaferro de los Graiver, también debió integrar el acervo sucesorio. Pero esto no pasó. Los tres diarios le compraron las acciones a Ianover sin decirle cuánto le pagaban. Le dijeron que si firmaba no le iba a pasar nada, es decir que no lo secuestrarían: sabían que no eran de él, sino de David Graiver. Lo secuestraron igual. Toda esta historia huele mal. Hay sangre, hay torturas y hay mucho dinero en juego. Este verdadero drama que tiene tres décadas y media de existencia continúa dando coletazos. Lo resuelve la justicia de la democracia. O los diarios Clarín y La Nación que, hoy como ayer, mienten desde sus tapas y usan de manera siniestra, en su beneficio, un conflicto familiar. Quizás el cambio de opinión de Isidoro Graiver se justifique en una frase que nos quedó grabada, a modo de despedida en aquel encuentro de junio, que hoy revelamos: “Me importa un carajo lo que piensen o dejen de pensar. Porque siempre tiene razón el que gana.” Ojalá, esta vez, gane la verdad. (Agencia Paco Urondo)

26.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)  No dudo que haya un ‘poder’ más poderoso que el ‘poder’ del Estado. Si puede verse a Clarín destituyendo jueces federales, concitando voluntades legislativas, deponiendo o debilitando presidentes, no dudo que Magnetto sea más poderoso que el gobierno. Y aplaudo todo lo que contribuya a debilitarlo, sin que eso me transforme en oficialista. El gobierno pasa, y hasta ahora Clarín permanece. 

Al leer el interesante estudio Pablo y la dinámica del poder de Kathy Ehrensperger, pude introducirme en las distintas teorías acerca del inquietante tema del “poder”. Max Weber lo define como la “probabilidad para hacer la propia voluntad”, Hannah Arendt como “poder para obrar en concierto”, P. Morris refiere al “poder sobre” otros y, por tanto, dominación, pero también a la “capacidad de”, por lo que no debe entenderse uniformemente en el primer sentido. Entonces, no debería pretenderse –afirma Habermas– que uno de los dos sentidos (esto es, “poder para” y “poder sobre”) subsumiera al otro. La imagen de “poder sobre”, que también sostienen Lukács y Foucault, destaca la capacidad de la “estrategia”, por lo que no debe dejarse de lado este tema en el análisis de las sociedades.
Acentuando el “poder para” –según el esquema “mandato-obediencia”–, Hannah Arendt lo distingue de “violencia” y señala que “el poder está en la esencia de todo gobierno, la violencia no”, tanto que son opuestos y cuando uno rige, el otro está ausente. La necesidad de respetar el pluralismo está, también, en el núcleo de su mirada. Habermas mantiene que entender la dinámica del poder sólo como “comunicación” es muy limitado. La “comunicación” no es un sentido en sí mismo, sino “estratégica”. La perspectiva de Arendt corre el riesgo evidente de ser “rosada”.Pasando del esquema mandato-obediencia al de dominación-subordinación, algunas corrientes feministas (A. Allen) rescatan elementos de Arendt en orden a la acción conjunta de “víctimas impotentes”, a “empoderarse”; en este caso, la característica es la “solidaridad”, acentuando –en diálogo también con Foucault– el “poder con”. T. Wartenberg propone el ejemplo de la paternidad en la que se supone que los hijos tienen la necesidad de ser guiados y tener límites por parte de sus padres, teniendo en cuenta que no son capaces por sí mismos de juzgar lo mejor para ellos. Ese “poder sobre” es calificado como “transformativo”. Así, destaca que hay actitudes “paternalistas” que buscan ser “estables”, mientras que las propiamente transformativas son “dinámicas” y se vuelven obsoletas a medida que el destinatario se empodera. Pero, en este caso, emerge la necesidad de la confianza por parte de la parte “débil” de la relación; mientras no haya “confianza” hacia la parte “fuerte”, no emerge la relación transformativa del poder. Es la confianza la base transformadora del poder, relación que se va transformando a medida que la parte “débil” se empodera hasta ser “igual”, y el “poder sobre” y “poder de” se transforman en “poder de” y “poder con”.  En realidad, esta introducción pretende iluminarme acerca del “poder” en nuestra sociedad contemporánea.
Resulta que el “poder” Ejecutivo propone una ley al “poder” Legislativo, y a su vez pide investigación al “poder” Judicial –acerca de Papel Prensa– y algunos sectores hablan de “abuso de poder”, de “autoritarismo”, o de “régimen”. Pareciera que para la oposición es preferible que un monstruo bicéfalo se “autocontrole” en la distribución de la materia prima indispensable para el funcionamiento del “cuarto poder”, antes que sea algo “controlado” por los tres poderes del Estado. Aquella frase de Perón: “los hombres son buenos, pero si se los controla son mejores”, no parecen recordarla algunos supuestos “peronistas”. Entiendo que algunos radicales, perfecta “licuadora” de poder, vean con preocupación que quien gobierna pretenda “tener poder” y “ejercerlo”. Alfonsín supo mostrar cómo perdía poder semana tras semana, a pesar de haber asumido con altísima credibilidad (= confianza), por no hablar de la Alianza, que “eligió” perderlo día a día.Una de las experiencias que nos dejó la dictadura es el “poder” que tienen los que lo ejercen en las sombras. Es sabido que fueron estos antes que los militares los que gestaron el golpe genocida, para lo que lograron (con el invalorable apoyo del “cuarto poder”) la creación de un clima favorable en la siempre voluble “clase media”. Inseguridad y desabastecimiento fueron armas letales para el inepto gobierno de María Estela Martínez.
No es casual que al día siguiente que el genocida Videla asumiera el “poder”, desapareciera instantáneamente el desabastecimiento, desaparecieran los paramilitares de la Triple A y el FMI otorgara un crédito a la Argentina. Cuando se lee a Gustavo Grobocopatel decir que si bajaran las retenciones, podría haber más inversiones, no puedo menos que reír y recordar la frase antedicha de Perón. Cuando la década infame menemista bajó los aportes patronales, estos no sólo no invirtieron más sino que empobrecieron al país. Sinceramente, entre que un empresario invierta (cosa que dudo seriamente que haga, o que lo haga de modo que sirva al país, como es evidente en Corrientes con la represa de Ayuí) o que el gobierno destine fondos a la Asignación Universal por Hijo, opto por esta última.
Pero no dudo que haya un “poder” más poderoso que el “poder” del Estado. Si se puede ver a Clarín destituyendo jueces federales, concitando voluntades legislativas, deponiendo o debilitando presidentes, no dudo que Magnetto sea más poderoso que el gobierno. Y aplaudo todo lo que contribuya a debilitarlo, aunque eso no me transforma en oficialista. El gobierno pasa, y hasta ahora Clarín permanece.  Cuando veo la comida chez Magnetto y la sumisión del quinteto opositor, me recuerda aquellas comidas organizadas por Triaca en el Jockey Club o las de los cuarteles donde  se “cocinaba” nuestro futuro. En lo personal, debo felicitar a los asesores de Mauricio Macri, ya que no sólo han logrado transmitir su imagen como la de un “ejecutivo” –¿qué ejecutó?, hospitales y escuelas, además de teléfonos– sino que, además, han logrado hacer que parezca inteligente, cosa que hasta él mismo parece haber creído. Notable logro de la psicología aplicada. Y ahora tenemos una comida alla Carrió, donde otros sectores se reunieron a comer pastas, para escuchar tanto a la gurú de cuestiones apocalípticas, a la empleada de Clarín en diputados y a la coherente Patricia Bullrich (¿o no es coherente una persona que está cada año en un lugar distinto?).
En lo personal, entiendo y estoy de acuerdo con que el/la presidente/a busque acumular “poder”. Claro que después habrá que ver “poder para qué” o “para quién”. Entiendo, también, que la oposición busque socavar ese “poder”, aunque quisiera que fuera en orden a empoderar a las víctimas allí donde el gobierno no lo hace. Pero someterse a un poder mayor me parece suicida (¿o creen que si Clarín los ayuda a alcanzar el poder no será él mismo el que mañana los deconstruirá?), me parece políticamente torpe y de dudosa actitud democrática, aunque pretendan mostrarse así.Y una última nota sobre “algunos”. Me permito una analogía con algunos colegas curas. Conozco decenas de curas honestos, dedicados y generosos, pero que terminan tan encerrados en la burbuja eclesiástica que no pueden mirar más allá (¡y hay un “más allá” de la institución eclesial!), y terminan creyendo –por ejemplo– que la condena pública a los pedófilos es persecución a la Iglesia. Escuchando a “algunos” miembros del “cuarto poder” me parece que también se han metido en la “burbuja”, sea esta “corporación periodística” o, peor aun, “Grupo Clarín”, y se han vuelto incapaces de mirar fuera; ¡y también hay un “más allá” de Clarín!
Y sabiéndolo o no, no sólo son funcionales a un poder mayor, sino que –aunque no lo crean– me parece que pierden libertad, porque no pueden morder la mano que les da de comer. (Agencia Paco Urondo)

26.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en El Argentino) Aunque desde todos los sectores anti-K esgrimen que “habrá que ver de qué se trata el proyecto” que envíe el Ejecutivo para resolver qué hacer, algunos marcan diferencia apoyando en principio la existencia de un marco que regule la producción, suministro y distribución del papel. El apoyo que generó más controversias entre los opositores fue el brindado por el Partido Socialista, que condicionó las declaraciones del resto de los socios del Acuerdo Cívico y Social. “Indudablemente esto siempre genera sospecha. Pero por lo que yo conozco hasta ahora estos dos hechos me parecen positivos”, dijo el gobernador Hermes Binner en relación con las iniciativas enviadas a la Justicia y al Parlamento. Antes se había manifestado a favor la titular del bloque, Mónica Fein. Desde el radicalismo fueron menos contemplativos. El diputado Ricardo Gil Lavedra, que juega en la línea interna alfonsinista, sostuvo que “nosotros vamos a hablar una vez que tengamos acceso a la ley, eso sí, lo que tenemos en claro es que vamos a respetar a rajatabla los criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la que se advierte sobre lo cuidadoso que se debe ser en cuanto a las regularizaciones estatales”. Sin embargo, la diputada cobista Silvana Giudici dijo que no acompañará “ninguna medida que implique dejar a discreción de Kirchner la distribución o la fijación de cupos de papel, porque no es ése el rol del Estado”. La tormenta que ya se pronostica en el ACyS encontró profundo sustento en los dichos de un correligionario K, el subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López, quien expresó que “es claro que la Unión Cívica Radical, el PJ disidente y PRO se opongan al proyecto de la Presidenta. Ellos no van a permitir ninguna regulación sobre Papel Prensa por la sencilla razón de que trabajan para Clarín y La Nación”. “Si Raúl Alfonsín viviera, no tengo dudas de que su postura sería más cercana a la que hoy demuestran los socialistas, pero hoy el radicalismo, por ser oposición o por aparecer en Clarín, actúa de manera conservadora, algo que el ex presidente no hubiera permitido jamás porque él no trabajaba para los medios, trabajaba haciendo política para el pueblo”, disparó López. En tanto, el diputado Pino Solanas sostuvo que “Proyecto Sur va a apoyar la democratización del suministro del papel por encima de las ideologías; la iniciativa de que se regule nos parece bien, siempre y cuando el Congreso pueda tener intervención y en la medida en que estén garantizados los mismos derechos para todos”. El jefe del bloque de diputados de PRO, Federico Pinedo, en cambio, dio como respuesta una rotunda negativa: “La Presidenta pretende que le deleguemos facultades para que la regulación esté en manos del Poder Ejecutivo y nosotros pensamos que no se puede sujetar a la voluntad del Estado la provisión del papel porque esto sólo coarta la libertad de expresión”. “Si tenemos que discutir temas sobre libertad de prensa, nosotros vamos por todo: por la publicidad oficial, la utilización de los medios públicos, entre otros temas”, indicó Pinedo. Otra de las voces opositoras fuertes fue la de la Coalición Cívica que comanda Lilita Carrió. “El pueblo debe estar activo con el fin de defender la libertad de prensa”, declaró la diputada. (Agencia Paco Urondo)

25.08.2010

La Paz, Bolivia (Agencia Paco Urondo, gentileza Mariuska, publicado por Equipo Nizkor)  

  • Alarcón, Alvaro. Delator. Agente del SES.
  • Alarcón, Gary. Integrista católico. Terrorista. Cabecilla de la Legión Boliviana Social Nacionalista de Cochabamba. Responsable nacional de los mercenarios extranjeros (GOA).
  • Alarcón, Guido. Hermano del anterior y seguidor suyo.
  • Alí Parada, José. Del FBJ, apresado en Brasil.
  • Algañaraz, Róger. De la Aduana de Santa Cruz..Alvarez, Alberto. De FSB..Angulo, Hugo. Supervisor de Escuelas Normales. Cochabamba..Aponte, Róger. Narcotraficante. Ex contador de Roberto Suárez Gómez..Arandía, Jaime. Teniente. Del GOESP.
  • Aranibar, Jaime. Informante. Huanuni.
  • Araoz, Eulogio. Campesino. Cochabamba.
  • Arce Gómez, Luis. Coronel. Terrorista. Narcotraficante. Ex jefe de Inteligencia del Ejército y ex ministro del Interior. Primer responsable de la organización de los grupos paramilitares. Cabecilla del «Grupo Armado de Lucha Bolivia Primero».
  • Arzabe, Oscar. Catedrático en la UMSA.
  • Atala, Miguel. Transportista. Santa Cruz.
  • Atala, «Pachi». Automovilista. Narcotraficante. Santa Cruz.
  • Atala, Sonia Sanjinés de. Esposa del anterior. Narcotraficante.
  • «Atlas, Míster». Luchador profesional. Torturador. Min. Interior. Asesino de Luis Espinal.
  • Balvián, Jorge "Coco". Delator. Torturador. Min. Interior.
  • Ballón, Walter. Maestro rural. Guardaespaldas de Nelo Montero.
  • Baptista, José Abraham. Ex jefe de la DID en Oruro, Cochabambay Santa Cruz. Agente de la Sección de Inteligencia del II Cuerpo de Ejército y enlace entre los narcotraficantes y el Alto Mando Militar. Asesinado en Santa Cruz en octubre de 1980 por orden de Arce Gómez.
  • Barbie (a) Altmann, Klaus. Criminal de guerra alemán. Ex jefe de la policía política nazi GESTAPO en Lyon (Francia). Agente del Min. Interior y asesor en técnicas de represión. Reclutador de mercenarios. Prófugo de la justicia francesa y alemana.
  • Barrenechea Aramayo, Víctor. Comisario de la DIN. Torturador. Min. Interior. Asesino de Luis Espinal.
  • Barrenechea, "Cocacho". Torturador. Min. Interior.
  • Barrionuevo, Eduardo. Mercenario argentino procedente de la AAA.
  • Benavides Alvizuri, Guido. Inspector de Policía. Ex jefe del DOP y de la Sección de Informaciones de la DIN. Director Nacional de la DIN. Corresponsable de la organización de bandas paramilitares.
  • Benazzi, Miguel Angel(a) "Manuel" o "Salomón". Capitán argentino. Torturador de la ESMA y agente de Inteligencia para operaciones en el exterior. Funcionario de la Agregaduría Naval de la Embajada Argentina en Bolivia desde 1978.
  • Bernal, Juan Carlos. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Bowles Rivero, Rolando. Director de Lotería Nacional.
  • Boza Lizarazu, Froilán. Supervisor de Escuelas Rurales. Cochabamba.
  • Bravo, Reynaldo. Funcionario en la Facultad de Economía de la UMSA. Agente del Min. Interior.
  • Buchón, Olivia. Secretario en la Facultad de Tecnología de la UMSA.
  • Caballero Lafuente, Julio. Maestro rural. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Caballero, René. Informante. Huanuni.
  • Callau Justiniano, Nelo. Coordinador del Min. Interior con la Prefectura de Santa Cruz.
  • Camacho, Alberto. Informante. Catavi.
  • Camacho Chávez, Mario. Maestro rural. Cochabamba.
  • Camacho Navia, Fausto. Maestro rural. Cochabamba.
  • Canelas, Fernando. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Carbonne, Mario. Mercenario italiano. Terrorista.
  • Cassib, Oscar. Contacto con narcotraficantes en Santa Cruz.
  • Cassis, Omar. De FSB. Jefe de Seguridad y asesino del Coronel Selich, primer ministro del Interior de Bánzer. Tercer Comandante del GEC del FBJ.
  • Castañón, Ubaldo. Maestro. La Paz.
  • Castro, Edwin. Jefe del Departamento de Bienestar de la UMSA.
  • Castro Menacho, Jorge. Del Comando "Los Albertos", asesino de Luis Espinal.
  • Céspedes, Oscar. Ex dirigente campesino. Jefe de grupo en La Paz.
  • Clarós, José. Campesino. Cochabamba.
  • Clavijo, Daniel. Mayor del Ejército. Coordinador en el campo.
  • Clavijo Molina, Valentín. Supervisor de Escuelas Rurales. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Córdoba Gutiérrez, Carmen. Informante. Cochabamba.
  • Crespo, Julio César. De la banda de Gary Alarcón.
  • Cuellar, José «Palanca». Asesino de Abraham Baptista. Santa Cruz.
  • Cuentas, Daniel «Damy». Torturador. Min. Interior.
  • Chávez, Alberto. Médico. Del FBJ. Santa Cruz.
  • Dalence, Alfonso. Jefe de grupo en Oruro.
  • Deri, N. Oficial de la Policía Federal Argentina.
  • Dip, Ricardo. Mercenario argentino. Informante. Contacto con narcotraficantes.
  • Echevarría Barrancos, Erland. Narcotraficante. Ex socio de A. Baptista.
  • Eguez Mejillones, José. Agente del Min. Interior en la UMSA.
  • Elio, Antonio "Chicho". Ex Subsecretario del Min. Interior. Jefe de grupo en Santa Cruz.
  • Escalier, Jorge. Agente del Min. Interior en la UMSA.
  • Estenssoro, Hugo. Informante. Santa Cruz.
  • Estrada, Francisco. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • «Fantón, Capitán». Oficial de la Fuerza Aérea. Torturador. Min. Interior y zonas mineras.
  • Fernández González, Carlos. Mayor del Ejército. Encargado de la recaudación de impuestos y contribuciones de los narcotraficantes.
  • Ferrufino, José Faustino. Supervisor de Escuelas Rurales. Cochabamba.
  • Fiebelkorn, Joachim. Mercenario alemán del SES. Terrorista internacional y ex miembro de la Legión Española. Primer Comandante del GEC del FBJ. Prófugo de la justicia italiana, en Brasil o Paraguay.
  • Forlangier, Napoleón. Mercenario francés procedente de la Legión Extranjera. Instructor militar del FBJ.
  • Fuentes, Raúl. Informante. Siglo XX.
  • Gallardo, Juan Carlos. Encargado de la imprenta en la UMSA.
  • Gamarra Zorrilla, José. Jefe de grupo en La Paz.
  • Gamón, Pascual. Ex dirigente campesino. Jefe de grupo en LaPaz.
  • Gantier Quispe, Carlos. Maestro rural. Torturador. Cochabamba.
  • García, Juan Carlos. Narcotraficante. Agente del SES.
  • García Ricaldi, Angel. Teniente Coronel retirado. Subjefe de la Sección de Inteligencia del Ejército en 1980. Apresado por narcotraficante.
  • Gómez Laterrada, Carlos. Delator. Contraloría de Cochabamba.
  • González, Francisco «Paco». Contacto con narcotraficantes. Santa Cruz.
  • González, Percy. Guardaespaldas de Widen Razuk.
  • González Bonorino, Martín y «Gordo». Mercenarios argentinos del grupo de Mingolla. Terroristas.
  • Gutiérrez, Jaime. Narcotraficante. Segundo Comandante del GEC del FBJ.
  • Gutiérrez, José Luis. Agente del Min. Interior.
  • Gwinner, Kai. Mercenario alemán del FBJ.
  • Herrera, Fernando. Director de la TV. Agente del SES.
  • Hinojosa, N.. Capitán. Subjefe del SES, luego del DIE.
  • Hirsch, Elías. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Hoefle, Franz-Josef.
  • Mercenario alemán del FBJ..Hurtado de Araoz, Manuela. Informante. Cochabamba.
  • Irazoque, Carlos. Agente del Min. Interior.
  • Ivanovich, Andrés «Flaco». De FSB. Subdirector de Lotería Nacional. Agente de Min. Interior.
  • Jordán, Mario. De la banda de Gary Alarcón.
  • Koeller, «El Largo». Cochabamba.
  • Konter, Manfred. Mercenario alemán del FBJ.
  • Kopplin, Herbert Manfred Paul «Ike». Mercenario alemán del FBJ. Ex miembro de la Legión Extranjera. Agente del Consejo Nacional de Lucha contra el Narcotráfico.
  • Kullmann, Willi Herbert Manfred. Mercenario alemán del FBJ. Agente del Min. Interior. Apresado en Brasil.
  • Landívar, Rodolfo «Rudy». Capitán. Ex Coordinador del Pacto Militar-Campesino en Santa Cruz. Jefe de grupo en Santa Cruz.
  • Lauer, Heinz. Ex oficial de las Tropas de Asalto SS del Ejército alemán. Alto funcionario del Min. Interior.
  • Leclere, Jacques Edouard. Mercenario francés. Terrorista procedente de la antigua OAS.
  • Lewandowski, Hans Jürgen. Mercenario alemán del SES. Ex soldado de las Tropas de Asalto SS nazis y ex miembro de la Legión Extranjera. Asesinado por Fiebelkorn en Santa Cruz en noviembre de 1980.
  • Linale, «Mimo». Agente del SES.
  • Loayza, Rafael. Coronel. Torturador. Ex jefe del DOP. Especialista en interrogatorios e investigación política. Funcionario permanente del Min. Interior.
  • López, Darío. Campesino. Norte de Potosí.
  • Loza, «Goyo». Torturador. Min. Interior.
  • Magariños, Nicanor. Funcionario en la Facultad de Ciencias Puras de la UMSA. Agente del Min. Interior..Maldonado, Gualberto. Maestro rural. Torturador. Grupo «Los Tigres» de Cochabamba.
  • Maldonado, Ismael y Edgar. Hermanos y cómplices del anterior.
  • Maldonado Miranda, Aurelio. Supervisor de Escuelas Rurales. Cochabamba.
  • Martínez M., Pedro. Integrista católico y miembro de la Liga Mundial Anticomunista-Sección Bolivia. Jefe de la División de Personal de la UMSA.
  • Mena Burgos, Carlos. Coronel. Ex jefe de Inteligencia y de Operaciones del Min. Interior. Ex ministro del Interior. Asesor de la Sección de Inteligencia del Ejército.
  • Menacho, «Chicho». Santa Cruz.
  • Menacho, Edwin Casto. Santa Cruz.
  • Menacho, Rosendo. Santa Cruz.
  • Méndez Peinado, José. Control del Aeropuerto de Santa Cruz.
  • Méndez V., Víctor Hugo. Jefe de la zona de Oruro.
  • Méndez, Teófilo. Informante. Huanuni.
  • Mendíaz, Víctor. Coronel argentino. Responsable de la represión en el norte de Argentina y de las incursiones de comandos terroristas en el sur de Bolivia. Enlace de los «asesores» argentinos con el Coronel Faustino Rico Toro.
  • Mendizábal, Guillermo. Informante. Colquiri.
  • Mendizábal, Víctor Hugo. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • Mingolla, Alfredo Mario. Mercenario argentino. Agente del Min. Interior. Terrorista y provocador.
  • Molina, Lisandro. Campesino. Santa Cruz.
  • «Mono Relojero». Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal. Terrorista.
  • Monroy Munguía, Fernando «Mosca». De FSB. Terrorista. Jefe de grupo en La Paz y gangster en Santa Cruz. Asesinado en Santa Cruz en junio de 1982.
  • Monroy Munguía, N.. Hermano del anterior. Del FBJ.
  • Montaño, N.. Capitán. Del SES.
  • Montero, Nelo. Mayor del Ejército. Coordinador del Pacto Militar-Campesino en Cochabamba.
  • Montero Negri, Humberto. Norteamericano. Traficante de armas y de cocaína.
  • Montes Nieto, Norach. Agente de la Sección II del Ejército en la UMSA.
  • Morant, Ernesto. Torturador. Santa Cruz.
  • Morato, Oscar. Informante. Santa Cruz.
  • Moscoso, Guillermo. Agente de la DIN. Torturador. Min. Interior. Asesino de Luis Espinal.
  • Moscoso, Tomás. Agente del SES. Narcotraficante.
  • Moya, Atilio Benito. Mercenario argentino. Santa Cruz.
  • Muñoz, Lidia de. Informante. Colquiri.
  • Muñoz Torres, Weymer. Capitán. De la Sección II del Ejército.
  • Nielsen, Roberto. Capitán. Jefe de Seguridad de García Meza.
  • Orellana, Juan. Campesino. Cochabamba.
  • Ormachea, Víctor. Torturador. Min. Interior.
  • Ortega, Justo. Director de núcleo de escuelas rurales. Torturador. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Ortega, Víctor Hugo. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • Ortiz Gutiérrez, A. Ramón. Del FBJ. Apresado en Brasil.
  • Osco, Dionisio. Dirigente campesino. La Paz.
  • Ostria Trigo, Marcelo. Funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores.
  • Otarola, Juan Carlos. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • Otero Arrién, Edmundo «Piqui». Jefe de grupo en Santa Cruz. Apresado por narcotraficante.
  • Pacheco, Alex. Narcotraficante. Enlace con Arce Gómez.
  • Pamo, Melquiades. Torturador. Min. Interior.
  • Paz, José «Pepe». Narcotraficante. Montero.
  • Paz Hurtado, Manuel. Capitán de la Fuerza Naval. Narcotraficante.
  • Peredo, Luis. Informante. Huanuni.
  • Pereira, «Mozo». Santa Cruz.
  • Pereira Quiroga, Alvaro. Director distrital de escuelas rurales. Jefe de grupo en Cochabamba.
  • Pereira Quiroga, Elena. Hermana del anterior.
  • Pernia, Antonio (a) «Rata»«Trueno» o «Martín». Capitán argentino. Destacado torturador de la ESMA y agente de Inteligencia para operaciones en el exterior. Agregado Naval de la Embajada de Argentina en La Paz. Asesor del SES.
  • Perrota, N.. Capitán argentino. Agregado Naval de la Embajada argentina en Santa Cruz de la Sierra.
  • Pinto, Rufino. Dirigente transportista. La Paz.
  • Pizarroso, N. Teniente. Del SES.
  • Poggi de Quesada, Rosario. Coordinadora de los paramilitares en el Min. Interior.
  • Portocarrero, Edwin. Agente del Min. Interior en la UMSA a cargo de la parte docente.
  • Puyol, Germán. Capitán. De la Sección II del Ejército.
  • Quiroga, Fernando «Freddy» (a) «Lince». Coronel. Ex jefe del SIE. Fundador y jefe del SES, luego del DIE. Corresponsable de la organización de bandas paramilitares.
  • Quiroga, Orlando «Caballo»,. De la Aduana de Cochabamba.
  • Ramírez, Jaime. Agente del SES. Narcotraficante.
  • Razuk Abrene, Widen. Prefecto de Santa Cruz bajo Bánzer. Terrorista. Narcotraficante. Jefe de grupo en Santa Cruz.
  • Recacochea, Carlos. Santa Cruz.
  • Rivera, Soledad. Magisterio. Cochabamba.
  • Roca, Lorgia. Funcionaria del Min. Interior en Montero. Enlace con narcotraficantes.
  • Rocha, Lucio. Jefe del Departamento de Acciones y Control de la UMSA. Agentes del SES.
  • Rocha, Oscar. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • Rojas, Anacleto. Campesino. Cochabamba.
  • Rojas, Marcelo. Oficial de la Fuerza Naval.
  • Sagra, Oscar. Mercenario argentino procedente de la AAA. Informante.
  • Salamanca Trujillo, Daniel. Subsecretario del Min. Interior bajo Arce Gómez. Ideólogo y panfletista de los paramilitares.
  • Salamanca Trujillo, Hugo. Hermano del anterior. Secretario privado de García Meza.
  • Salazar, Pedro. Sargento. Del GOESP.
  • Salinas, Walter. Interventor de la Federación de Maestros Rurales de Cochabamba.
  • Sánchez, José Luis Machiavello. Mercenario peruano. Del FBJ. Apresado en Brasil.
  • Sánchez de Loria, Gonzalo. Catedrático en la UMSA.
  • Sánchez Peña, Pablo. Agente del SES.
  • Sandoval Morón, Willy. Encargado de la recaudación de impuestos a los grandes transportistas de coca a nombre del SES.
  • Santa Cruz, Antonio. Jefe de personal en unidad sanitaria de Cochabamba.
  • Saravia, N. Capitán. Del SES.
  • Schelling, N. (a) «Pingüino», «Mariano» o «Miranda». Capitán argentino. Torturador. Jefe de Inteligencia del aparato represivo de la ESMA en Buenos Aires y agente para operaciones en el exterior. Responsable del equipo de expertos en Terrorismo e Inteligencia de la ESMA que se trasladó a Bolivia en 1980.
  • Schelling, N. Coronel argentino. Hermano del anterior. Profesor en la Escuela de Estado Mayor en Cochabamba.
  • Schramme, Jean. Mercenario belga. "Coronel" de mercenarios y ex jefe de Policía en Katanga (ex Congo belga, hoy Zaire). Beni.
  • Soto, N. Capitán. Tránsito de Cochabamba.
  • Stellfeld, Hans Joachim. Mercenario alemán del FBJ. Ex soldado nazi. Guardaespaldas de Ustarez. Muerto (por sobredosis de cocaína) o asesinado (por Hoefle y Konter) en Santa Cruz en diciembre de 1980.
  • Suárez, Héctor. Agente del Min. Interior.
  • Téllez Mier, Víctor. Cochabamba.
  • Torres, Hilarión. De FSB. Jefe del Departamento de Inscripciones y Registros de la UMSA.
  • Torres Vilela, Melquiades (a) «Jemio». Detective de la DIN. Torturador. Min. Interior. Asesino de Luis Espinal.
  • Torrico, Epifianio. Magisterio. Cochabamba.
  • Torrico, Santiago. Campesino. Norte de Potosí.
  • Trigo, Raúl. Del Comando «Los Albertos», asesino de Luis Espinal.
  • Trujillo, Galo. Luchador profesional. Torturador. Min. Interior rior. Asesino de Luis Espinal.
  • Urefia, Adalid. Magisterio. Cochabamba.
  • Usnayo, Marcial. Agente de la DIN y del SES. La Paz.
  • Ustarez Ferreira, Adolfo. Contralor General de la República bajo García Meza. Integrante y portavoz de los GOA.
  • Vaca, Oscar Román. Presidente del comité Pro Santa Cruz bajo Bánzer. Ministro de Salud bajo Pereda. Prefecto de Santa Cruz bajo García Meza. Terrorista.
  • Vacaflor, Juan. Teniente Coronel. Ex jefe del SIE. Jefe del GOESP.
  • Vaca Díez de Ortiz, Tatiana. Del FBJ. Apresada en Brasil.
  • Valdivia, Alberto. Oficial del Ejército.
  • Valdivia, Alfonso. Catedrático de Metalurgia en la UMSA.
  • Valenzuela de Alvarez, Marina.. Informante. Cochabamba.
  • Valverde Barbery, Carlos. Organizador de los grupos de choque de FSB. Terrorista. Ministro de Salud bajo Bánzer. Jefe de grupo en Santa Cruz.
  • Van de Zande, Róger. Mercenario belga. Del grupo de Schramme.
  • Van de Zande, N. (a) «Tigre». Mercenario belga, hijo del anterior. Del SES. Torturador.
  • Van Ingelgom, Álbert. Mercenario belga. Ex oficial de las Tropas de Asalto nazis. Del grupo de Schramme.
  • Vargas, Willy. Cochabamba.
  • Vázquez, Beatriz. De la División de Bienestar de la UMSA.
  • Velarde E., Percy. Torturador. La Paz.
  • Velázquez Paz, Carlos. Supervisor de Escuelas Rurales. Torturador. Cochabamba..Velázquez, Nancy R. de. Esposa del anterior.
  • Vildoso, Franklin. Informante. La Paz.
  • Vollmer, Carsten. Mercenario alemán del FBJ. Ex miembro de la Legión Extranjera.
  • Valterkirche, Wolfgang. Mercenario austriaco del FBJ. Apresado en Brasil
  • Zambrana, Jorge. Aeropuerto de Santa Cruz.
  • Zanabria Pérez, Félix. Guardaespaldas del Mayor Nelo Montero
  • Zegarra, Walter. Notario en Quillacollo.
  • Zuna, Humberto. Informante. Huanuni.

(Agencia Paco Urondo)

25.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, El Argentino)  El diputado radical consideró hoy en Radio América que el tema de la apropiación de la compañía “corresponde que se dirima en la Justicia”. También aseguró que “el Congreso va a debatir el proyecto” de Ley que impulsa el Ejecutivo para declarar de interés público la producción de pasta de celulosa.
El diputado radical, Ricardo Alfonsín, consideró hoy en Radio América que "la Presidenta hizo lo que tenía que hacer", en referencia a los anuncios que la mandataria realizó ayer sobre la apropiación ilegal de Papel Prensa por parte de Clarín y La Nación."Sobre la cuestión de fondo no puedo opinar porque no tengo ningún elemento de juicio. Que se dirima en la Justicia, que es donde corresponde", puntualizó el legislador de la UCR en sintonía con el anuncio del Gobierno, que denunciará crímenes de Lesa Humanidad durante la apropiación de la compañía. En tanto, Alfonsín aseguró que “el Congreso va a debatir y a ver el proyecto” de Ley que impulsa el Ejecutivo para declarar de interés público la producción de pasta de celulosa, su distribución y comercialización. (Agencia Paco Urondo)

25.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en casarosada.gov.ar) Muy buenas tardes a todos y a todas. Quiero agradecer en primer término a los funcionarios que me precedieron en el uso de la palabra, el doctor González Arzac, distinguido catedrático, la licenciada en economía y representante del Estado Nacional en Papel Prensa, Beatriz Paglieri, académica y miembro de la planta permanente del Ministerio de Economía desde hace más de 30 años; quiero también agradecer la labor cumplida por la Sindicatura General de la Nación en persona del doctor Daniel Reposo; también de la Comisión Nacional de Valores en la persona de su titular el licenciado Vanoli; también de las autoridades del sector de Industria del Ministerio de Industria de la Nación; de todos aquellos funcionarios judiciales que también colaboraron permitiendo abordar documentación y soporte documental de este informe que por supuesto será remitido a los organismos competentes para su posterior análisis.

Primera cuestión. Creo que es bueno aclarar el porqué de la decisión de realizar este informe, es que cuando tomé la decisión de nombrar a la licenciada Paglieri y a otros funcionarios en la representación de Papel Prensa, lo cierto es que a partir de allí comenzaron sistemáticamente todas las negativas al pedido de documentación y de información que como socios minoritarios tenemos derecho a formular en nombre del Estado Nacional, a punto tal que debimos solicitar la intervención de la Justicia que designó un administrador judicial que participa en todas las reuniones de directorio a los efectos de ver si podemos lograr llegar a esa documentación que nos permita verificar realmente lo que pasa allí dentro.
Leí el informe o la minuta de más de 300 páginas y también toda la documentación que me fue acompañada, no puedo obviar mi condición de abogada, más de lo que dicen me importa conocer los documentos, pero quiero empezar con una editorial que publicó el diario Clarín, que apareció el pasado domingo en un inusual despliegue, porque normalmente el diario ocupa siempre una columna en sus editoriales cualquiera de los días. En esta oportunidad sostiene esa editorial que ustedes pueden ver: "el gobierno avanza en Papel Prensa para controlar la palabra impresa". Nosotros tenemos en Derecho un dicho que dice a confesión de parte relevo de prueba, los psicoanalistas hablan también de proyección, una infiere que Clarín piensa que quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa. (Aplausos) Quiero en esto coincidir con Clarín, claro, quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa. ¿Por qué? Porque Papel Prensa Sociedad Anónima es la única empresa que produce en el país pasta celulosa para fabricar papel de diario, fabrica el papel de diario, lo distribuye y lo comercializa en lo que se conoce en términos económicos y jurídicos como una empresa monopólica integrada verticalmente. ¿Por qué? Porque va desde la materia prima hasta el insumo básico, pero no solamente produce ese insumo básico sino que además determina a quién le vende, cuánto le vende y a qué precio le vende. Por eso coincido con Clarín en que quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa en la República Argentina.
Ahora bien, ¿quién controla Papel Prensa Sociedad anónima? Desde hace 33 años, voy a tomar como fecha la publicación del día 19 de mayo de 1977 en ambos diarios, en La Nación y en Clarín, donde dan cuenta, como decía el doctor González Arzac, de su tratamiento con las juntas militares para finalmente quedar a cargo de Papel Prensa; hoy la composición de Papel Prensa es 37% el grupo Clarín,12% de SIMECO, que está controlada por el grupo Clarín. ¿Qué es SIMECO? Es una sociedad que originalmente se conformó entre La Nación, Clarín y el grupo Prisa, español, ellos en ese momento salieron de shopping por el interior -ya que utilizaron esa palabra algunos- a comprar diarios. En ese momento se compró La Voz del Interior de Córdoba, Los Andes de Mendoza y otros diarios de la República Argentina. Luego se retira el grupo español y vende, como La Nación no tenía para comprar la parte la compra Clarín y por lo tanto Clarín y SIMECO tienen el 49% de las acciones más el 23% de La Nación, y el Estado Nacional un 27,50% más un 0,50% de Télam residual. Merced a un pacto de sindicalización de acciones celebrado en el año 1977 entre los entonces diarios controlantes, Clarín, La Nación y La Razón, en las personas de los señores Bartolomé Mitre, Héctor Magnetto y Patricio Peralta Ramos, se conforma el denominado Comité Directivo que sería el que llevaría las posiciones uniformes al directorio y se votarían en base a los intereses de las empresas que ellos representaban y no de Papel Prensa. Este pacto de sindicalización recién la Comisión Nacional de Valores lo pudo conocer este año.
¿Cómo obtuvimos este pacto de sindicalización que no estaba ni en la Comisión Nacional de Valores, pese a que había una nota presentada por Clarín? Estaba la nota pero no estaba el pacto de sindicalización. Fuimos a la Inspección General de Justicia, que es donde están anotadas todas las sociedades, tampoco estaba allí, pero lo encontramos en un expediente judicial, en la quiebra del diario La Razón. ¿Por qué estaba en la quiebra del diario La Razón, el único lugar que pudimos extraer copias? Porque precisamente en esa quiebra se efectiviza el pacto de sindicalización para que los dos diarios, Nación y Clarín, sustraigan a la masa de la quiebra del diario La Razón, algo que no se puede hacer porque ustedes saben que el fuero de esta acción es universal y no debería haber sido hecho, pero en base a ese pacto de sindicalización el juez de ese entonces decide que la parte que le correspondía a La Razón no integrara, pese a que era el mayor activo de La Razón, la quiebra si no permite la venta a los otros dos diarios.
Yo quiero, para que ustedes tengan claro, porque es muy complejo para los que no son abogados o no están en esto, distinguir en la historia de Papel Prensa tres etapas fundamentales, en lo que yo podría denominar también coincidentemente con tres períodos institucionales del país: el del grupo fundador que tiene lugar durante los gobiernos de facto de los generales Onganía y Lanusse. ¿Que pasó durante el gobierno del general Onganía? Como se importaba la totalidad del papel de diario en la República Argentina el gobierno de facto decide constituir mediante una ley, una ley por supuesto dictada por ellos, un fondo precisamente para la construcción de una planta de pasta de celulosa. Es así que fija derechos de importación de un 10% a todos los diarios del país que importaban el papel para conformar ese fondo que luego con otros recursos iría a construir Papel Prensa. Ese grupo fundador estuvo integrado por Editorial Abril, del ingeniero César Civita, por Doreti, por Rey y por Ingeniería Tauro, que además conforman ellos una sociedad que se denomina precisamente Papel Prensa, es este grupo el que funda Papel Prensa. Se llama a licitación durante el gobierno del general Lanusse, licitación internacional para la construcción de esta planta, la licitación es declarada desierta y se adjudica en forma directa al grupo fundador que era Papel Prensa Sociedad Anónima de los entonces Civita, -¿se acuerdan de Editorial Abril, 7 Días, revista Claudia?, para los que somos más viejos o más viejas- Doreti e Ingeniería Tauro.
Allí había un diseño que era interesante, bueno es reconocerlo, por más que no nos guste un gobierno de facto. ¿Cuál era el diseño, cómo era la participación en esa Papel Prensa que habían imaginado los gobiernos de facto de Onganía y Lanusse? Una participación del 26% que serían las acciones que controlarían el management de la empresa, otra participación del 25% para el Estado, un 20% para los diarios, para los usuarios del insumo, es decir los diarios del país, otra parte para cotizar en bolsa y otra parte para los proveedores y constructores de la planta.
Luego viene el segundo grupo y el segundo período institucional al que hizo mención el doctor González Arzac, que es el denominado grupo Graiver, quien compra las acciones a través de algunas sociedades como galería Da Vinci S.A., a través de un testaferro, el señor Rafael Iannover, y también a nombre de David Graiver. Este grupo económico se consideraba que en ese momento era un grupo que aproximadamente tenía activos por 200 millones de dólares, dos bancos en la provincia Buenos Aires, uno en la ciudad de La Plata, el Banco Comercial y el Banco Hurlingham, dos bancos en Nueva York, un banco en Tel Aviv y un banco en Bruselas. David Graiver había sido también funcionario de Francisco Paco Manrique durante el gobierno de facto de Lanusse, esto para que nadie se engañe en cuanto a pertenencias o identidad, el señor David Graiver había sido funcionario y amigo personal de Francisco Manrique durante la gestión del general Lanusse. Durante el año 1975 y principios de 1976, los primeros días del 76, adquieren las acciones que tenía el grupo fundador y pasan a controlar Papel Prensa porque compran la totalidad de las acciones del grupo A, qué coincidencia, son acciones clase A bueno, cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia como rezan las películas. (Aplausos); las de clase B, que son las del Estado, las C y las E que eran también para proveedores.
En este marco se produce lo que denominamos el tercer período institucional que comienza el 24 de marzo de 1976. Yo voy a pedir por favor que coloquen en pantalla la tapa de los diarios que anuncian el nuevo gobierno en 1976, hablan de "nuevo gobierno" y "se constituye la junta militar", esto es para que veamos, más allá de que todos nos conozcamos, el clima institucional y político que se comienza a vivir en la República Argentina a partir del 24 de marzo de 1976. En el acta número 1 por la cual se constituye la junta militar que asume el poder político de la República y que es publicada el 29 de marzo de 1976, se constituye la junta militar en su artículo primero; en su artículo segundo declara caducos los mandatos del presidente de la Nación Argentina y de los gobernadores y vicegobernadores de las provincias; en el artículo cuarto disuelve el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales, la Sala de Representantes de Buenos Aires y todos los consejos municipales de provincias; remueve a los miembros de la Corte Suprema de Justicia la Nación, al procurador general de la Nación y a los integrantes de todos los tribunales superiores de todas las provincias de la República Argentina; suspende la actividad política y de los partidos políticos a nivel nacional, provincial y municipal; suspende las actividades gremiales de trabajadores, empresarios y profesionales; notifica lo actuado a los embajadores, a quienes no mueve, y designar, una vez efectivizadas las medidas, a un ciudadano que ejercerá el cargo de Presidente de la Nación.
En este marco de seguridades jurídicas, un tema siempre agitado vehementemente (aplausos), en este marco de división de poderes republicano y de respeto a la división republicana de poderes de los cuales nos vienen hablando permanentemente desde todos los diarios, en este marco se produce el apoderamiento de la empresa Papel Prensa. Aquí anoté, vieron que yo hablo sin papeles pero hoy decidí anotar cosas porque realmente hay datos escalofriantes, cuando uno lee esto siente que está, más que leyendo la historia, leyendo un thriller, un thriller argentino, y lo veo desde aquí a Rafael Iannover, que supo ser vicepresidente de la Bolsa de Cereales de la República Argentina, un hombre con un gran prestigio en esos momentos, toda su vida se desarrolló en la actividad granaria y siempre reconoció que las acciones A que él tenía en su poder no eran suyas sino que él actuaba como testaferro de David Graiver. Quiero contarles una anécdota para reflejar la situación que se vivía en el país y que no era como quieren hacernos creer un problema de perseguir únicamente a gente que estaba fuera de la ley o que eran subversivos. Cuando el señor Iannover es detenido en el año 77 lo llevan al Pozo de Banfield, en el Pozo de Banfield lo tienen esposado y vendado junto a otros. Cuando llega muy asustado le dicen que no se puede hablar, cuando se van los que lo habían traído queda con una guardia que le dice que sí, que pueden hablar -había otros detenidos- pero solamente de fútbol, y se ponen a hablar de fútbol. En un momento dado siente que viene alguien y lo hacen callar, él obviamente estaba vendado y no veía nada, pero relata en un testimonio, que está también en el expediente, que varias personas se paran frente a él y una de ellas pregunta: ¿Este es Sajón? Y no es sajón de los sajones, no, para los que no lo saben creían que era Edgardo Sajón, que fue secretario de Prensa del gobierno de facto del general Lanusse y era su hombre de confianza. En ese momento había sido detenido, estaba desaparecido y aún hoy continúa desaparecido. Iannover relata en ese testimonio imperdible que tiene este expediente, que allí se dio cuenta dónde estaba y el terror se apoderó de él porque sentía que estaba en un lugar en el que podían hacer desaparecer a la gente, porque todo Buenos Aires, lo dice así textualmente, todo Buenos Aires sabía que Edgardo Sajón había desaparecido, aún hoy continúa desaparecido.
En este clima de seguridades y certezas comienzan a producirse los hechos con un vértigo de fechas y de hechos que realmente revelan que, como la mayoría de los argentinos, quienes suscribieron contratos lo hicieron sin libertad, únicamente contaban con libertad ambulatoria. En realidad la mayoría de los argentinos estaba en esos momentos en libertad condicional, pero esta gente que era titular de las acciones o testaferro de las acciones se encontraba con algo más que libertad condicional, yo hablaría únicamente de libertad ambulatoria, la necesaria para poder suscribir, con apariencia de legalidad y legitimidad, lo que en realidad no lo era.
El 7 de agosto de 1976 muere David Graiver en un accidente aéreo muy extraño en México, el 24 de agosto del 76 el Dr. Rubistein, que era su mano derecha, su apoderado y el que manejaba luego de él todos los negocios del grupo, inicia el juicio sucesorio sin contar aún con la partida de defunción de David Graiver, o sea hacía apenas 15 días, tal era el apuro. El señor Rafael Iannover había sido visitado -algún eufemismo hay que utilizar- en su casa, por un grupo de tareas que había tenido a toda su familia secuestrada en su propio departamento hasta las cuatro la mañana, a su mujer y sus hijos, y cuando se fueron le dijeron que tenía que firmar un documento diciendo que no le faltaba nada en el departamento. Por supuesto le faltaban cosas pero lo firmó igual, ¿cómo negarse a tamaña requisitoria en una madrugada de 1976? Imposible hacerlo.
Lidia Graiver había vuelto al país pese al consejo de muchísima gente que le decía que no volviera, volvió y el 2 de noviembre del 76, luego de amenazas personales, sobre ella y sobre su hija, es obligada a firmar las suscripciones de acciones C y E, que ni siquiera tenía en su poder ni sabía qué cantidad era ni dónde estaban. ¿Y saben por qué? Porque también surge de la documentación obrante en autos que las acciones que vende el día 2 de noviembre recién aparecen el 24 de noviembre en el inventario que se hace en el Banco Nacional de Desarrollo, donde sí estaban depositadas las acciones C y E. He escuchado y leído decir que cuando firmaron estos contratos, el señor Iannover, la señora Papaleo, Eva Gitancht de Graiver, la mamá de David Graiver, junto con su hijo Isidoro y su nuera, que aparecían también como titulares de Da Vinci S.A., que era la otra titular de las acciones A junto al señor Iannover y por lo tanto era la que daba el control de la empresa, tenían libertad. Claro, tenían libertad ambulatoria, la necesaria para poder firmar, pero este era el marco de presiones, de amenazas y de país en el cual vivíamos, y ellos principalmente vivían. Para que tengan una idea, el último documento que Lidia Graiver debe firmar para jurídicamente cerrar todo esto es ante el juzgado de menores, porque ella actuaba representación de su hija menor de edad. Ustedes saben que cuando hay una menor de edad interviene el juez menores y no se puede hacer ninguna transferencia sucesoria sin la vista al defensor de menores y sin la aprobación del juez. Lidia presenta ese escrito el día 9 de marzo del '77. Lo tenía que firmar ella porque ella era la representante de su hija que no tenía 2 años todavía.
El 9 de marzo se presenta esto en el juzgado, el juez jamás autoriza esto y el defensor de menores y a los 5 días que Lidia Graiver firma el último papel que tenía que firmar, la toman detenida a ella y permanece detenida durante 15 años hasta 1982.
Durante su detención, fue torturada, fue violada y por más fuentes y testimonios también en Puesto Vasco, que por los golpes que recibió, también debió ser operada de un tumor en la cabeza durante su cautiverio.
La misma suerte corrieron sus suegros, la misma suerte corrió el señor Ianover y otros miembros del grupo económico.
¿Pero a quién le habían vendido? Le habían vendido a una empresa que se denominaba Fapel S.A., una empresa de las que comúnmente se denominan empresas de paja o nombres que, en realidad, luego desaparecen.
¿Quiénes eran los dueños de Fapel S.A. y cuándo se inscribe esta en la Inspección General de Justicia? Como dueños de Fapel S.A., entre otros, figuran Ernestina Herrera de Noble; el titular de La Nación, Bartolomé Mitre; Héctor Magnetto; Patricio Peralta Ramos y otros nombres de abogados, Sofovich, también creo, abogado entonces del Grupo Clarín; Campos Carlés, también abogado del Grupo Clarín.
El tiempo entre que todos firman a nombre de Fapel S.A. y el tiempo en que Fapel S.A. transmite todo a los otros grupos, son exactamente 10 días. ¿Por qué esa firma casi en el medio y por qué no directamente a los otros? Bueno, porque había buenos abogados y los abogados sabemos que debemos construir compradores de buena fe, que no hayan tenido contacto con ninguno de los actos anteriores y, por lo tanto, intermediar con otra firma de modo tal que quien comprara fuera de buena fe y, por lo tanto, la firma no pudiera ser cuestionada.
Hay algo muy importante que son, para revelar la importancia y los objetivos, las actas de la Junta Militar, precisamente la número 14. Antes, por supuesto, Lidia Graiver y todos los Graiver son sometidos al Consejo de Guerra Estable y Especial número 2, que supervisaba el general Gallino, que presidía el coronel Batesti y Lidia Papaleo de Graiver ni Rafael Ianover ni Juan Graiver ni Isidoro pudieron contratar abogados de renombre para que los defendieran. Sus defensores eran también militares o capitanes de fragata. Los números están para los que quieran verlos también en el expediente. Sus bienes son interdictados.
Entonces, ¿cuál era la razón -y aquí creo que cierra el círculo- de por qué debieron conservar la libertad hasta firmar todos esos papeles? Primera cuestión, porque nadie puede aparecer firmando un contrato u obligarse estando preso. Pero segundo, porque una vez que uno caía adentro de la CONAREPA, le interdictaban todos los bienes y, entonces, Papel Prensa hubiera quedado interdictado como lo hizo con todo el patrimonio de los Graiver y por eso había que dejar Papel Prensa afuera.
Es casi, cuando uno lo mira con todas las piezas del rompe cabezas una fotografía perfecta.
Los Graiver quedaron con todo su patrimonio interdictado excepto Papel Prensa que, justamente, había sido vendido y culminado la última diligencia 5 días antes de que Lidia pasara a ser una detenida por el Consejo -escucharon- Consejo de Guerra Especial Nº 2, Especial y Estable y defendida por -creo que era- el teniente coronel Boya. No pudo contratar a ningún abogado importante del fuero local. Seguramente no lo hubiera encontrado tampoco.
Quiero rescatar en todo esto, el papel del juez y del defensor de menores porque nunca autorizaron la venta, que también es bueno mirar el precio de la venta de las acciones "C" y "E".
Se dijo que los Graiver habían vendido apurados porque necesitaban dinero para cubrir la situación de sus empresas.
¿Cuál es el precio por el cual Lidia Graiver vende sus acciones? 996.000 dólares. Según el informe de valuación del BANADE de aquella época, obviamente, dirigido durante la dictadura militar, si hacía por patrimonio neto de esas acciones que ella vendía, era de 2.316.000 dólares; si había por patrimonio ajustado, era de 4.330.000 dólares. Vende por 996.000 dólares.
¿Cuál es el adelanto en una empresa de esta envergadura, cuánto cobró ese día Lidia Graiver? 7.000 dólares y el resto iban a ser pagados en cuotas a partir de los 3 meses, justamente cuando la detienen.
Es como si se hubiera sabido que nunca los iba a poder cobrar. De hecho, cuando intentaron depositarlo en el juzgado, el juez no se los autorizó porque no había aprobado la venta. La depositaron en la escribanía Polli y luego, cuando viene la democracia en el año '83, cuando termina la dictadura, se comprueba que los propios diarios habían retirado el dinero de esa escribanía y además, fueron también los diarios los que impugnaron las valuaciones que había hecho el BANADE.
Yo quiero detenerme especialmente en lo que son las actas de la Junta Militar para que ustedes vean a qué nivel se trataba este tema.
En el Acta Nº 14 de la Junta Militar del día 2 de diciembre de 1976 -todo esto es soporte documental- Anexo Nº 1, tema Papel Prensa S.A., esto lo trataban Agosti, Videla y Massera. En esa acta qué dicen los 3 miembros de la Junta: "Que los compradores Clarín, La Nación y La Razón, ofrezcan expresamente a los demás diarios de la Capital y del interior del país, punto 3.1.1, hasta un 49 por ciento de las cantidades por ellos adquiridas en las mismas condiciones de precio y plazo y con igual compromiso de suscripción de las sumas faltantes para integrar el capital a emitir". Esto pide la Junta Militar el día 2 de diciembre.
Hay un Anexo 2 al Acta 14 porque siguen las reuniones, no se ponen de acuerdo y el 15 de diciembre de 1976, se da el Anexo 2 del Acta 14 de la Junta Militar que vuelve a tratar en pleno la cuestión.
"Los diarios -dice el punto 3- y el ingeniero Luis Rey fueron informados de las decisiones de la Junta Militar del día 2/12/76 -o sea de que le vendieran los diarios del interior y a la Capital el 49 por ciento en iguales condiciones-, luego de pocas horas de tomar conocimiento, los diarios manifestaron la imposibilidad de contemplar favorablemente por considerar que el compromiso que asumían de llevar adelante el proyecto, era de gran trascendencia y, por lo tanto, no creían prudente ceder acciones de la Clase "A" a otros posibles usuarios, pues se compartiría y debilitaría la conducción". Claro, la conducción de la palabra impresa de la que hablaban en la última solicitada del día domingo. (APLAUSOS)
Reitero: son documentos que los hemos encontrado diseminados en el Estado. ¿Saben que hay una CONAREPA residual? Una oficinita -esas cosas extrañas que suceden en la administración pública- llena de telarañas, donde hay un señor y una empleada nada más y donde están todos los expedientes de la CONAREPA. ¿Qué fue la CONAREPA? En la CONAREPA, Comisión Nacional de Responsabilidad Patrimonial, y en las Actas de Responsabilidad Institucional, los Graiver estuvieron en el '77, pero el 24 de marzo de 1976 no estaban los Graiver, estaban los peronistas, los que habían caído con el gobierno, estaba el papá de Jorge Taiana; estaba Jorge Cépernic, gobernador de la provincia de Santa Cruz; estaba quien fuera presidente de la Argentina, Carlos Menem; estaban también Lorenzo Miguel; estaba Diego Ibáñez; sindicalistas, dirigentes políticos. Esos estaban en la Comisión Nacional de Responsabilidad Patrimonial, eran interdictados en todos sus bienes -creo que estaba también usted Papaleo-. Había un montón de gente, yo no recuerdo en este momento los nombres, pero eran los principales dirigentes del gobierno y también con mucha historia dentro del peronismo, todos con historias encontradas por ahí, pero todos con historias.
Me gustaría que pudiéramos ver cuando Videla llama a conferencia de prensa el día 19 de abril y se refirió al caso Graiver en su exposición ante los periodistas reunidos en el Comando en Jefe del Ejército, dijo que "la Junta Militar había dispuesto aplicar sanciones a 6 de los implicados, la investigación se agotará y será llevada hasta las últimas consecuencias. Importantes revelaciones sobre la acción subversiva". Se vinculaba al grupo Graiver con el grupo montoneros.
Lo que es interesante ver en la bajada de la foto de Videla con todos los periodistas reunidos en el Comando en Jefe -un lugar en el que yo he estado- una frase que dice: "El hombre necesita de la libertad para realizarse". Esa frase la pronuncia el general Videla en la conferencia de prensa y se la titulan así.
La verdad que a mí nunca me dedicaron un titular de esos y yo digo cosas lindas también. Pero nunca pude lograr un titular de esa naturaleza. Afortunados los otros. (APLAUSOS)
Para terminar con lo que es la etapa de apropiación iniciada el 24 de marzo de 1976, es interesante ver lo que mencionó ya el doctor González Arzac que son las 3 tapas de los tres diarios -La Razón, de Patricio Peralta Ramos; Clarín y La Nación- donde publican con el título "La opinión pública", la portada donde cuentan cómo La Nación, Clarín y La Razón adquirieron las acciones Clase "A" de Papel Prensa previa consulta y posterior conformidad de la Junta de Comandantes en Jefe.
Dice: "Los tres diarios emprendieron las gestiones de compra del paquete accionario en consulta con la Junta de Comandantes en Jefe y la Secretaría General de la Presidencia de la República y luego de obtenida la conformidad a este alto nivel con el señor Ministro de Economía -entonces Martínez de Hoz- y el señor Secretario de Estado de Desarrollo Industrial. No hallándose objeción alguna, se celebraron el 2 de noviembre de 1976 los contratos de compra de las acciones. Esta adquisición la efectuó Fapel S.A. en nombre de los tres diarios a Galería Davinchi, Rafael Ianover y sucesión de David Graiver".
Pero hay un tema que me interesa porque en el párrafo anterior dicen: "Con la producción de Papel Prensa S.A. y la de Papel del Tucumán S.A. en vías de realización, se cubren las necesidades promedio del consumo interno evitando ya los riesgos anteriores del control político de la prensa a través de la manipulación de los cupos y precios del papel". Lo que ha venido siendo denunciado sistemáticamente por la mayoría de los diarios del interior. Es como si hubiera una suerte de proyección sobre lo que iban a hacer, una suerte del otro yo que realmente en algún momento siempre aflora.
Y la última parte dice: "Como surge de todo lo expuesto, la transacción se celebró a la luz pública y con el conocimiento previo y posterior del Estado en defensa de la libertad de prensa, de conformidad con una típica tradición argentina y respetando uno de los soportes de nuestro estilo de vida".
Durante esos años se escuchaba mucho el tema "defender nuestro estilo de vida". Nunca pude entender exactamente a qué se referían cuando se hablaba de defender nuestro estilo de vida. Yo no creo que la desaparición, la tortura, la censura, la falta de libertad, la supresión de la división de los poderes puedan haber formado en algún momento parte del estilo de vida de los argentinos. Eso no es cierto. (APLAUSOS)
Luego empieza lo que yo considero la segunda parte y que lo señaló muy bien la licenciada Paglieri, como economista, y que es cómo empieza a funcionar, a partir de ese momento, Papel Prensa S.A., no ya como una empresa de paja, como era Fapel, sino como una empresa hecha y derecha que produce el principal insumo de los diarios, que es también -coincidimos con Clarín- el papel -sin papel no hay palabra impresa- y aparece el pacto de sindicalización celebrado el 18 de agosto de 1977.
Realmente es un documento imperdible el que encontramos en la quiebra de La Razón que establece dos ejes fundamentales: qué iban a hacer si alguno quería vender, cómo tenían que vender y adónde tenían que remitir el valor, ahí así aparecían los verdaderos valores, y, la otra era, cómo iban a votar todos, no en representación de Papel Prensa, sino en representación de sus diarios ante Papel Prensa.
Y acá también es muy importante porque este convenio entre accionistas lo firman la señora Ernestina Herrera de Noble, por Arte Gráfico Editorial Argentino; por La Nación, Bartolomé Mitre y, por La Razón, el señor Ricardo Peralta Ramos.
Entre otras cosas, deciden conformar un comité de dirección, para hacerlo más claro, un comité directivo. El comité directivo estaría integrado por Bartolomé Mitre, por La Nación; por Patricio Peralta Ramos, por La Razón, y por Héctor Magnetto por Clarín. Este era el corazón, el verdadero sistema de decisión de Papel Prensa desde 1977 hasta hace pocos días cuando tomó estado público esto que estaba oculto y decidieron que ese acuerdo de sindicalización ya no existía más. En los hechos siguen votando juntos.
Pero es interesante porque uno muchas veces ve profusos editoriales acerca de -veo acá a varios legisladores, legisladoras, senadores, senadoras, diputados de distintos partidos también- cómo tienen que votar los legisladores y cómo se acusa a los legisladores cuando votan de tal o de cual forma.
Yo quiero leerles lo que constituye una verdadera obra maestra de la mayoría automática (APLAUSOS): "Decisiones, ejercicio del poder de voto -esto es documento, reitero, no es opinión, no es adjetivación, es documental-: las distintas decisiones a tomar entre las tres empresas, se tomará a nivel de un comité directivo integrado por los tres representantes antes mencionados. Será función del comité directivo la conducción total de Papel Prensa S.A. y tomar las decisiones sobre todos y cada uno de los asuntos que deban tratarse a nivel de directorio de Papel Prensa S.A.. Adoptar esta decisión, deberá ser propiciada en el directorio de Papel Prensa por los directores que actúen en el mismo propuestos por las tres empresas".
Son los que recomiendan a los diputados y senadores que voten de acuerdo con lo que se les ocurra a ellos y que todo aquel que no vota de acuerdo a lo que dice...Ahora uno entiende cómo votan algunos en la Cámara cuando ve este comité directivo. Debe haber un comité directivo que ha sindicalizado, porque la otra gran ventaja de esta formidable Pampa Húmeda es que son recursos. (APLAUSOS)
En el punto 2, cualquier semejanza con la realidad es pura casualidad, las empresas firmantes de este convenio se comprometen y obligan a propiciar y/o promover votar y hacer votar en forma uniforme todas y cada una de las decisiones tomadas por el comité directivo organizado en este convenio, tanto en las asambleas generales de accionistas como en las reuniones del directorio de Papel Prensa S.A. y en las reuniones del comité ejecutivo estatutario de Papel Prensa S.A. y, en general, en la dirección y conducción de la empresa". Así manejaron y siguen manejando los hechos y por eso tenemos una administrador judicial y por eso también querían dejar en minoría, en el único órgano donde el socio minoritario tiene, que es el Estado, la fiscalización, porque las minorías, en todo caso, deben fiscalizar, tampoco querían eso. Pero esta es la forma en que conducen sus empresas.
Yo tengo la sensación que este comité directivo no solo orienta el voto de los representantes que están en Papel Prensa; tengo la sensación de que también orienta, dirige, digita y ordena otras votaciones en verdaderas sindicalizaciones inentendibles. (APLAUSOS)
"Será necesaria la unanimidad de las empresas en los siguientes supuestos: que se traten cuestiones -esto también es importante- en que la resolución pueda afectar la política de las empresas firmantes del presente convenio". Esto es clave, esto está prohibido, porque, en definitiva, terminan afectando los intereses del socio minoritario o, en definitiva, antes que propiciar la rentabilidad de Papel Prensa o los intereses de Papel Prensa S.A., a la que están obligados a hacer, tienen que privilegiar los intereses de los diarios que representan y, por lo tanto, si hay que perjudicar a Papel Prensa, se lo perjudica. Por eso, la venta a bajo costo para ellos y a otro costo mucho mayor para los diarios o que tengan que importar los otros diarios o las maniobras, que relataba la licenciada Paglieri, representante del Estado nacional en Papel Prensa, por estas cosas hemos tenido que solicitar la administración judicial y por estas cosas tuvimos que involucrarnos como nos involucramos y realizar el informe que realizamos.
No es para controlar a nadie, es simplemente para que dejen de controlar a todos los argentinos y perjudicar, fundamentalmente...(APLAUSOS) y dejen, fundamentalmente, que la seguridad jurídica y las reglas del libre comercio y la libre competitividad en serio, puedan ser gozadas por todos los empresarios editoriales y no editoriales de la República Argentina. Esto es lo que realmente queremos.
Ese pacto de sindicalización, había sido denunciado en 1985 por una nota en la Comisión Nacional de Valores. El problema fue que cuando fuimos a buscar el convenio no lo encontramos, estaba la nota sola. Y cuando fuimos a la Inspección General de Justicia, tampoco estaba. Yo quiero decirles que el expediente del precio de Papel Prensa, desapareció dos veces en el Ministerio de Economía durante los años '80.
Por eso, cuando uno termina de leer, de ver, uno que es abogado y que además trata de no adjetivar, debo decirles que cundo uno termina la lectura de todo, queda con un sabor amargo pero con una certeza que yo traía desde hacía mucho tiempo. Yo confirmé esa certeza que muchos me deben de haber escuchado hablar cuando era legisladora.
Si hay un poder en la República Argentina, que es un poder que está por sobre quien ejerce la Primera Magistratura, en ese caso la Presidente, también por sobre el Poder Legislativo y mal que pese también, por sobre el Poder Judicial, más allá de todos los esfuerzos que hemos hecho en construir independencia, yo siento que hay un poder que, como todo verdadero poder y remedando un poco a Saint-Exupéry, es invisible a los ojos, pero que aflora en algún momento de la historia y yo creo que hace décadas que los argentinos y los poderes del Estado tienen una subordinación hacia determinados intereses o presiones o ejercicios.
Esto lo vi en todo el desarrollo de este expediente, en todos los análisis que hice. En ese decir que nadie podía aguantar tres o cuatro tapas de tal o cual diario -yo ya debo llevar un récord- pero no es importante eso. (APLAUSOS) Yo lo que quiero es interpelar a la sociedad argentinas y más que a la sociedad, fundamentalmente, a los poderes del Estado nacional. Porque en Papel Prensa, el 27, casi el 28 por ciento, no es del Gobierno, es del Estado nacional, es de todos los argentinos.
Por eso, a los que piensan o escriben que queremos apoderarnos de Papel Prensa, yo lamento desilusionarlos y no ser funcional a sus intereses.
Respecto de estos expedientes, el señor Procurador del Tesoro, como jefe de los abogados del Estado, y el señor Secretario de Derechos Humanos, harán las presentaciones judiciales en los estrados judiciales que corresponda (APLAUSOS) para juzgar, porque yo creo en la división de poderes, tengo la certeza absoluta de cómo sucedieron las cosas, pero solamente los jueces de la Nación y de la República pueden condenar. Yo, no es que no pueda, tampoco quiero, porque yo creo en serio en la división de poderes. (APLAUSOS)
Pero además, quiero también, porque tengo la obligación como titular del Poder Ejecutivo, de dar un encause a esta situación que lleva 33 años de manejo absolutamente oscurantista, con prácticas desleales comerciales, con prácticas desleales e infieles hacia su socio minoritario, hacia los propios accionistas, hay un uno y pico aproximadamente de acciones de Papel Prensa S.A. en el mercado -titulares de esas acciones-, y voy a enviar al otro poder del Estado, en el cual somos minoría en ambas Cámaras, un proyecto de ley en el curso de esta semana y cuyos ejes fundamentales serán: en primer término, declarar de interés público la producción de pasta celulosa y papel de diario (APLAUSOS), su distribución y comercialización.
Ese proyecto de ley también encomendará al Poder Ejecutivo a realizar un marco regulatorio de este insumo básico y producido monopólicamente por una sola empresa, con premisas fundamentales como de tratamiento igualitario para todos los diarios de la República Argentina (APLAUSOS) en precio, condiciones y cantidad.
También deberá impulsar una política de mayor inversión en la que el Estado está dispuesto, como socio minoritario, a participar en la porción que le corresponda para que no deba importarse papel para la prensa en la República Argentina y que todo sea producción nacional, que fue, debo reconocerlo (APLAUSOS), mal que me pese, un viejo proyecto desarrollista -desde aquí veo a algunos desarrollistas- que fue impulsado por un gobierno de facto como fue el del general Onganía y que fue perfeccionado por el general Lanusse que exigía compre nacional inclusive para todas las máquinas, salvo aquellas que...Espero que mañana no titulen "Cristina defendió a Onganía y a Lanusse", pero bueno, es el riesgo de decir la verdad, porque la verdad, cuando uno ve las políticas que en este punto se desarrollaron en esos dos gobiernos de facto y en el posterior, realmente -yo sé que a alguno no le va a gustar que lo diga, pero yo soy sincera ante todos-, al lado de los que vinieron, parecían princesas.
Quiero también decir para que se queden tranquilos, que esa ley también impulsará la construcción de una comisión bicameral de seguimiento porque queremos someter al Parlamento el marco regulatorio, algo que nunca se hizo en la República Argentina.
Queremos que cada uno de los legisladores, queremos que cada uno de los partidos políticos que han sido votados por los ciudadanos y tienen representación en el Parlamento, opinen y voten como mejor les parezca. No vamos a exigir sindicalización de votos; a lo mejor se lo exigen de otro lado, nosotros no. (APLAUSOS)
Además queremos que miembros de esa comisión fiscalizadora, de seguimiento, bicameral, participe también como observadora en las reuniones de directorio de Papel Prensa para que realmente haya control. Van a ver que no nos van a tener que controlar a nosotros; a los que van a tener que controlar, como en toda sociedad, es a los que conforman el sistema de decisión. No es una cosa únicamente de Papel Prensa, en todas las sociedades hay que vigilar y controlar a los que construyen y deciden la voluntad societaria que son los que tienen mayoría.
Yo quiero darle transparencia absoluta para que nadie, absolutamente nadie pueda ser inducido a engaño.
Quiero un país diferente en serio; yo quiero una democracia sin tutelajes y sin que tengan temor los políticos a ver qué dice tal diario o tal otro de mí o si aparezco o si me borrar o si me arman una operación. Quiero una sociedad sin miedos.
Porque debo decir algo también: no solamente los políticos sienten miedo; yo he hablado con muchísimos empresarios, importantísimos empresarios de la República Argentina y todos saben que lo que estoy diciendo es absolutamente cierto, que también tienen temor a que aparezca una operación de prensa en tal o cual lugar y su empresa, su prestigio comercial sean mancillados de un solo golpe y perder tal vez, lo que les costó toda una vida construir. Eso existe. No es solamente tributo de los políticos, es mentira que todos los que tienen poder económico son los únicos y los que más tienen poder en la República Argentina.
En un mundo donde importantísimos cientístas políticos, ni siquiera argentinos, hablan de la importancia que han adquirido en el posmodernismo y en el siglo XXI los medios de comunicación, saben de lo que estoy hablando.
Yo quiero en serio políticos que cuando hablen o voten, lo hagan con la convicción de que eso lo que piensen y los intereses, que no tienen porqué coincidir con los del Gobierno.
Yo quiero decirles que ese poder no fue el de los militares, porque los militares hoy, por lo menos gran parte de los que cometieron atroces violaciones están muertos o están siendo juzgados. Hasta Martínez de Hoz está preso también por un caso bastante parecido vinculado a delitos económicos. Eso sí, a Martínez de Hoz lo tienen en el Kavanagh y a Etchecolatz lo tienen en Marcos Paz. Son las cosas que da también el estatus jurídico de cada ciudadano. Somos todos iguales pero no tan iguales muchas veces. (APLAUSOS)
Por eso, con la Justicia actuando, más las allá de las dudas que muchas veces tenemos; con el Poder Legislativo, con el que no contamos mayoría también interviniendo, confiamos realmente en que la democracia argentina pase esta verdadera prueba del ácido.
No quiero terminar con el sabor amargo de lo que hemos hablado, porque pareciera que entonces esto que relaté es la Argentina que vivimos hoy, una historia oscura, una historia sórdida, una historia de vejaciones, de humillaciones, que la vivimos, algunos la vivieron más que otros porque la sufrieron en su propio cuerpo. Frente a eso no hay palabras para decir.
Yo quiero terminar con otra historia de otra Argentina. Yo quiero terminar con la historia de Braian Toledo. Ustedes me dirán "esta está loca, ¿quién es Braian Toledo? Yo les voy a explicar.
Braian Toledo es un chico de 16 años que vive en Marcos Paz, en un hogar muy pero muy humilde, tan humilde que era casi un rancho, con su madre y sus hermanos, que hoy el intendente está ayudando a reconstruir. Ese joven, cuya madre hasta hace muy poco tiempo trabajaba por horas en casas de familia y que hoy es una cooperativista del plan trabajar, es el joven que ganó la medalla de oro en las Olimpiadas juveniles hace unos pocos días (aplausos) en la competencia por jabalina. Es un joven muy humilde que sin embargo, pese a hacer deportes, es además el abanderado de su escuela, de la escuela polimodal allí en Marcos Paz. Y fue al que hace 15 ó 20 días le entregué la bandera argentina cuando vinieron los 59 jóvenes becados por la Secretaría de Deportes. A Braian lo descubrimos, increíble, parece casi una parábola, en un campeonato Evita, ahí la Secretaría lo identificó y lo becó, hoy tiene una beca de $ 2.500 por mes, que no es mucho pero que le permite dedicarse por entero y haber obtenido una medalla de oro en atletismo luego de 62 años que Argentina no tuviera ninguna medalla. (Aplausos)
A este joven, ejemplo de la Argentina que queremos, cuando le entregué la bandera -porque además de abanderado del colegio fue el abanderado de la delegación argentina a los juegos juveniles olímpicos de Singapur- lo recuerdo muy bien, no sé si estará grabado por Canal 7, porque estaba Canal 7 presente, le dije Braian, cuando tires la jabalina imaginate que con la jabalina va la bandera argentina y clavala lo más lejos eco posible. No creo que se haya acordado de mí, ¿saben de qué creo que se acordó? Se debe haber acordado de su casa, de su madre, de sus hermanos, de las cosas que seguramente habrá tenido que vivir y de que hoy, por que alguien se acordó de él, no un gobierno sino el Estado, el único que puede acordarse de estos jóvenes y darles las oportunidades que nunca tuvieron cuando tienen valores (aplausos); yo creo que pensó en todas esas cosas. Por eso quiero terminar con la historia de Braian Toledo, hay millones de Braian Toledos en la República Argentina, todos los dirigentes políticos, cualquiera sea su partido, tienen la obligación moral de contribuir con todas sus acciones a que estas cosas sigan siendo posibles en la Argentina, y cuando piensen qué decisión tomar, si ya tienen su vida resuelta, como la mayoría de hecho la tiene, que piensen qué país le quieren dejar a sus hijos, a sus nietos, que sea mucho mejor que el que nos tocó vivir hasta ahora a nosotros.
Muchas gracias por la atención y disculpen si he sido muy extensa. (Aplausos)

 
 
(Agencia Paco Urondo)

25.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Página 12) Hablemos de los hechos, para desafiar una regla dominante en la comunicación cotidiana. Las acciones de Papel Prensa se vendieron en los primeros meses de la dictadura militar, en el tramo más brutal (a la vez fundacional) del terrorismo de Estado y de la violación de las garantías constitucionales, empezando por la división de poderes. La dueña de las acciones transferidas, Lidia Papaleo de Graiver, jamás se juntó con el precio. Todos los adultos integrantes de la familia Graiver fueron secuestrados y torturados.

Durante décadas, Papel Prensa controló el mercado con prácticas monopólicas. El Estado nacional fue un socio bobo, mudo y sumiso ante un poder fáctico superior al de sucesivos gobiernos, dictatoriales o democráticos.
El actual Ejecutivo, a partir de conflictos coyunturales, tomó la valiosa decisión política estratégica de limitar el poder del Grupo Clarín. Entre otras movidas, se implicó activamente en la empresa, sacudiendo la modorra estatal, haciendo valer cuanto pudo su posición minoritaria. En el trayecto, investigó el origen de la compra de las acciones. Produjo un material contundente, presentado ayer en la Casa de Gobierno.
La documentación fue buscada con denuedo. Parte del material es conspicuo y fue denunciando en numerosas oportunidades en diarios, libros y revistas. Una porción más pequeña estaba sustraída al conocimiento ciudadano, camuflada en expedientes con telarañas, perdida en archivos olvidados.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner pronunció ayer un discurso memorable. Uno de los más redondos de su mandato, si no el mejor. Rememoró el modo en que pasó de mano Papel Prensa y su trayectoria posterior en el mercado. Dio cuenta de haber leído y elaborado el informe. Lo divulgó en una exposición larga (como ella misma reconoció al final) y rigurosa.
Pero las palabras, ya se sabe, van y vienen. Lo más notable no fue la retórica sino, otra vez, la decisión política: darle un cauce institucional al informe. Serán los otros poderes del Estado los que resuelvan qué hacer respecto del pasado y del futuro. Los tribunales comerciales deberán dirimir la validez o nulidad de la venta. Los penales, sentenciar si hubo violaciones de derechos humanos en el contexto de la supuesta negociación celebrada entre 1976 y 1977.
El Congreso deberá analizar un proyecto de ley (cuyo texto no se conoce aún) declarando de interés público la producción de papel para diarios y formando una comisión bicameral para el seguimiento de esa actividad.
El procurador del Tesoro, Joaquín Da Rocha, y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, tendrán a su cargo la peliaguda misión de preparar la vía judicial. Seguramente, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, ya está redactando el proyecto de ley que la Presidenta revisará con obsesividad de parlamentaria.
Los hechos quedan también sometidos a la opinión pública tras años de silencios, omisiones o imposiciones.
El dialecto periodístico-político opositor se ingeniará para calificar ese recorrido como “autoritario”, “arbitrario”, “totalitario”. O se valdrá de un sustantivo-adjetivo berreta caro a su imaginario: “chavista”. Para el pensamiento hegemónico de derecha, el chavismo no es un régimen popular, plebiscitado muchas veces en elecciones limpias, con desempeños discutidos en materia de libertades públicas. “Chavismo” es, charramente, sinónimo de dictadura bananera.
Sin embargo, lo que hizo el gobierno nacional es legal, democrático y republicano. Investigó, honró sus deberes de socio-accionista, produjo un informe que se abre al debate ciudadano, lo canalizará institucionalmente. Vale la pena señalar el detalle, pasando la pelota a dos poderes donde (en la actual coyuntura) las corporaciones juegan de local o al menos en condiciones muy favorables. Lejos de la discrecionalidad o del decreto de necesidad y urgencia, se interpeló a los estamentos democráticos y a la ciudadanía.
A eso, en jerga dominante, se rotula como “chavismo” o se describe como “ataques a la prensa”.
Frente a otras etapas históricas, hay mayor transigencia, según se verá.
- - -
Los diarios Clarín y La Nación vienen publicando en tándem desde el conflicto de las retenciones agropecuarias. Socios en Papel Prensa y en Expoagro, sus tradicionales diferencias editoriales se fueron licuando en el mandato de Fernández de Kirchner. A veces, desdoblan tareas, como cuando La Nación informó la reunión entre Héctor Magnetto y cinco referentes del espacio peronista federal-PRO, que Clarín guardó y sigue guardando en reserva. En otras, se pronuncian juntos. Así fue en las ediciones de ayer, buscando lo que en fútbol se llama “anticipo ofensivo” al anuncio. Optaron por una suerte de editorial conjunto, titulado “Una historia inventada para apoderarse de Papel Prensa”. Como se supo a la tardecita, el apoderamiento no existió, en el año 2010 al menos. Y la historia, infaustamente, es real.
El material se recomienda, porque no tiene desperdicio. El cronista sólo pondrá de resalto el modo en que se narra un acuerdo comercial millonario, en el que tuvo un rol central el Estado terrorista.
Papaleo de Graiver era la viuda reciente de un empresario judío (un arquetipo de las personas odiadas por los represores) muerto en un dudoso y oportuno accidente aéreo. La viuda estaba fuera del país, desoyó consejos sensatos y volvió. Discutió, en el fragoroso año 1976, con empresarios ávidos, que contaban con el apoyo del régimen. Los grandes medios pretenden que las tratativas realizadas en ese entorno funcionaron en un mercado perfecto que hubiera hecho las delicias de Adam Smith. Su relato, es de lamentar, concuerda con el mito divulgado por la propia dictadura: existía una sociedad civil normal, con libertades garantizadas, aunque algunas “patotas” hacían abuso de la violencia. Esa falacia, claro está, se desbarató en pocos meses. Nadie puede, honestamente, creer que una negociación referida a bienes estratégicos se sustanciaba en un clima de negocios decoroso, impermeable al totalitarismo imperante.
Los editoriales aducen que Papaleo de Graiver consensuó. No hay tal, nuestro sistema legal exige para que haya contrato que las dos partes tengan “discernimiento, intención y libertad”. Los vocablos, en jerga forense, tienen significado bastante similar al del lenguaje común. La desdichada Lidia carecía de libertad e intención plenas cuando firmó la transferencia. Después, la pasó peor.
Nunca se perfeccionó un elemento sustancial de un contrato: el pago. La dueña recibió una fracción vil del precio, menos del uno por mil (siete mil dólares sobre casi un millón), el resto no le llegó nunca. Un juez debía aprobar el pacto, que involucraba derechos de la hija de Graiver y Lidia Papaleo, jamás lo hizo. Su Señoría se negó porque estaba en desacuerdo con el negocio leonino, los grandes medios consignan púdicamente que “nunca se expidió”.
Por lo tanto, el contrato no terminó de concretarse. Existía lo que podría llamarse “tracto sucesivo”, la negociación continuaba, en Tribunales. Cuando se secuestró a la dueña, privándola no ya de su libertad, sino de todos sus derechos humanos, las tratativas estaban abiertas.
- - -
“Fue una operación legal y pública, anunciada por todos los diarios de la época”, resume el editorial a dos manos. O sea, contra toda prueba y contra sus propios alegatos cuando se justifican por haber escamoteado data sobre 30.000 desaparecidos, alegan que en ese tiempo los diarios informaban la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.
Inventan una burbuja temporal: suponen que Papaleo de Graiver estaba en un mundo feliz cuando firmó y que luego, por hechos ulteriores, fue chupada. Las palabras tienen su peso tremendo, máxime cuando las redactan grandes editorialistas de diarios importantes. Cuentan que la mujer fue detenida por “imputaciones ajenas a ese tema”. “Imputación” alude a intervención de jueces o fiscales no a represores sin ley. Y es difícil saber, aún para quienes fueron sus confidentes mediáticos, cuáles eran los motivos de los secuestros.
- - -
Los titulares de los propios diarios en esos tiempos, sus solicitadas, los brindis de sus propietarios con el represor Jorge Rafael Videla corroboran que el gobierno fue un jugador central en el traspaso. Lo reconocieron y celebraron, con todas las letras, en sus ejemplares de mayo de 1976 cuando esas amistades valían poder.
El editorial de ayer consigna que “Papel Prensa fue una empresa perseguida por Emilio Massera”. Un modo didáctico sobre cómo se distorsionan hechos contándolos a medias. Massera, como en tantos otros temas comerciales y políticos, pulseaba contra Videla. Este era el puntal de Clarín, La Nación y La Razón, unidos en una empresa llamada Fapel. María Seoane y Vicente Muleiro lo cuentan con detalle en su libro El Dictador. En la página 270 de la edición de 2001 explican que “la discusión sobre a quién ofrecerle Papel Prensa produjo un durísimo enfrentamiento en la Junta. Fapel era la candidata de Videla y Martínez de Hoz. Massera tenía otro candidato: el banquero José Rafael Trozzo, dueño del Banco de Intercambio Regional”. La ojeriza de Massera no traducía antagonismo del régimen, sino una querella por negocios. Los perros de la guerra no pensaban full time en el Occidente cristiano, también en sus billeteras. A Fapel no le fue tan mal en esa interna de pequeros.
Se subraya: Seoane y Muleiro hablan de un hecho consabido, para nada inventado en las últimas semanas: fue la Junta la que “ofreció” la empresa a Fapel. Estaba hasta el tuétano en ese negocio, para nada privado.
- - -
Otra distorsión, especialmente perversa, es suponer que una víctima del terrorismo de Estado recupera su libertad y su palabra no bien sale del campo de exterminio. O un tiempo determinado después. Papaleo de Graiver es puesta bajo sospecha porque no habló antes. Se banalizan el temor y la minusvalía impuestos por los represores. Ríos de tinta se han escrito sobre el tema, gente de la prensa debería conocerlos.
Papaleo habló cuando pudo dominar el miedo, cuando Christian Von Wernich y Miguel Etchecolatz, dueños de su vida y de su cuerpo, fueron juzgados y condenados. También, más vale, cuando supo que había un poder democrático dispuesto a poner coto a la impunidad de los cómplices civiles de la dictadura. Ese periplo terrible merece comprensión, contención y respeto.
- - -
El oficialismo es apenas primera minoría en ambas Cámaras del Congreso. La oposición puede parar o distorsionar su proyecto de ley, sobreactuando su subordinación a las corporaciones.
En Tribunales, la carga de la prueba pesa sobre quien pide la nulidad de un contrato o acusa a un presunto delincuente. Si la prueba no alcanza, se mantiene el statu quo previo o prima la presunción de inocencia. No será sencillo conseguir sentencias favorables. No suele serlo en casos tan complejos con escasos precedentes, menos con magistrados conservadores en lo legal y de ordinario pro empresarios.
El kirchnerismo no es ingenuo, conoce esas perspectivas. Su opción, para nada facilista, también compite (de modo más ventajoso) en otros escenarios. Interpela la opinión pública, en defensa de los derechos humanos, de la búsqueda de igualdad tanto como de verdad y justicia. En esos terrenos, según la mirada de este diario, tiene todas las de ganar. En buena ley. (Agencia Paco Urondo)

24.08.2010

En esta historia el "periodismo independiente" se hace trizas, la libertad se vuelve una broma pesada y el doble discurso reina y se multiplica, en un eterno juego de espejos.

24.08.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Esta tarde, a eso de las 18 horas, la Presidenta Cristina Fernández anunciará por cadena nacional la presentación del informe titulado "Papel Prensa: La verdad" referido a la venta de la productora de papel para diarios durante la última dictadura militar. 
Por lo que pudo saberse, el documento cuestiona la connivencia de Clarín y La Nación (actuales propietarios) con el Gobierno militar que permitió la venta de las acciones de la familia Graiver, anteriores propietarios. Se trata de un extenso trabajo realizado por la Secretaría de Comercio Interior, que conduce Guillermo Moreno. 
Lidia Papaleo, viudad de David Graiver, declaró que fue obligada a vender sus acciones mientras estuvo detenida ilegalmente por la Dictadura. Contó que fue torturada y que sus captores la sacaban del centro de detención para llevarla a la "mesa de negociación". (Agencia Paco Urondo)

23.08.2010

Merlo, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo)

El Jardín de infantes Nº 949 de Merlo Norte ya se llama María Teresa Trotta en homenaje a la compañera detenida-desaparecida

(Agencia Paco Urondo)