03agosto2015

Dante Panzeri, a 35 años de su deceso

Por José Luis Ponsico I Para el periodista Jorge Llistosella, quizá el que más lo trató y admiró desde 1959 hasta el fallecimiento de Dante Panzeri, 14 de abril del´78, la expresión es un ritual tratándose de un colega refiriéndose a otro.

http://manchandolapelota.com.ar/wp-content/uploads/panzeri_dante.jpg

"No habrá ninguno igual", afirmó el discípulo más antiguo del notable periodista en diálogo con Télam. "Lo había escrito cuando murió Oreste Corbatta", añadió. "Cada uno en lo suyo, geniales y por la raya" abundó.

Llistosella, no obstante, entre tantas cosas de su amistad con el polémico Panzeri registra algo poco conocido. "No quiero aparecer una viuda de Panzeri", se enoja con el cronista. "En todo caso anotá algo no muy conocido de su pensamiento: "La revolución no es cambiar todo. En todo caso es sanear lo que está mal", dijo hace medio siglo según evocó el entrevistado que compartió su llegada a la revista "El Gráfico" como joven redactor con el el entonces director Dante Panzeri en 1959.

El recuerdo remite al propio cronista que también lo admiró y trató hace cuatro décadas. En los´60 Dante Panzeri expresaba algo así como "el anti-sistema" en el periodísmo vernáculo. A fines de la década estuvo en Mar del Plata invitado por el Sindicato de Canillitas y por gestión no de periodistas decanos.

Más de 300 personas asistieron en fría noche de invierno a una charla inolvidable. Al final Panzeri aceptó compartir largo café con algunos amigos en la confitería del centro que permanecía abierta hasta la madrugada. Uno de los asistentes, directivo del Club Quilmes, Carlos Palumbo, honró al invitado y en el´88 cuando se cumplían diez años del decoso fundó la Biblioteca Deportiva, "Dante Panzeri".

Al acto cumplido en la sede de la Av.Luro concurrió la viuda del periodista fallecido el 14 de abril del´78. Dante Panzeri tenía 57 años. Durante treinta referente insoslayable del periodismo deportivo argentino. A su velatorio y sepelio en la Chacarita, fueron pocos periodistas, entre familiares y amigos.

A fines de los´50 era director de "El Gráfico" y después incursionó en televisión. Su crítica, ácida, generó numerosos enemigos. Batalló siempre sobre cuestiones éticas y de moral profesional. Su pensamiento independiente lo enfrentaba al Poder.

Su capacidad intelectual lo llevó a escribir siendo muy joven sobre temas no solamente deportivos. Nacido en Rosario, su familia se radicó en Las Varillas, Córdoba, cerca de Santa Fe. También vivió en San Francisco con su familia. Allí, fue amigo de Alberto J. Armando y luego por un episodio de la aldea fueron "enemigos". Antes de los 20 años estaba en Buenos Aires.

Panzeri, con orgullo, narraba que a la Redacción de "El Gráfico" lo había llevado de la mano, Enrique (el Chueco) García, crack de Racing a principios de los´40. A fines de la década ya era "el tercero" detrás del mítico "Borocotó" (Ricardo Lorenzo) y el prestigioso Félix Daniel Frascara. Al que Dante quería.

Durante una década el joven periodista escribió sobre deportes varios donde analizaba ciclismo, natación, también atletismo y otras actividades no tan populares como el fútbol. Fue crítico, sin embargo, del boxeo "espectáculo deshumanizante", decía. En "La Prensa" lo calificó como "homicidio legalizado"

Dante admiró a "La Máquina" de River y era muy amigo de Carlos Peucelle ("Carlitos convenció a Adolfo (Pedernera) que pasara al medio", contaba siempre. Co-autores del libro "La Máquina, Todo Tiempo", 1974. ¡ Ni que lo hubiera leído "Pep" Guardiola...! También supo estar cerca del húngaro Jorge Orth, adelantado en su país en la década del´40. Antes que los "magyares" impactaran en el Mundial de Suiza´54.

Para Panzeri, José Manuel Moreno fue superior a "Pelé". "A atributos similares por habilidad, destreza, fuerza, salto, cabezazo, estrategia, conducción, estética, pegada con las dos piernas, guapeza, el Charro ofrecía mayor recorrido que el fantástico brasileño", dijo en charla que dió en Mar del Plata, a las 300 personas que lo fueron a ver en el Sindicato de Canillitas, invierno del´69.

Lejos del Poder de los medios, los futbolistas y dirigentes del momento. No quería compromisos con nadie. Crítico de la dirigencia y del Poder político. En el´55 estuvo en contra de Perón, pero tampoco vio con buenos ojos lo que siguió. Del desarrollismo tuvo como amigo al ingeniero Jorge Sábato, sobrino del escritor Ernesto Sábato. En los´70 hablaba de la capacidad intelectual de "un especialista en el desarrollo energético del país", cuando lo ponderaba.

En el´62, como director de "El Gráfico" debió renunciar a la Editorial Atlántida, cuestionado por el ingeniero Alvaro Alsogaray, ministro de Economía y cercano a la familia Vigil, dueños de la empresa periodística. Había sido llevado por Enrique (Chueco) García, "crack" de Racing y la selección nacional, apodado "el poeta de la zurda" en 1943.

La anécdota de Panzeri hace cuatro décadas era "El Chueco García me quería tanto que cuando me presentó con 21 años a Ricardo Lorenzo (Borocotó) y Félix Daniel Frascara periodistas célebres, dijo éste (por mí) será mejor que ustedes", comentó Dante aquella vez. "Me pusieron a cubrir ciclismo", añadió.

Se enfrentó al titular de Deporte de la Nación, coronel Cilley Hernández, en tiempos del régimen del general Alejandro Lanusse. Panzeri denunció corrupción como parte de la discriminación de quiénes viajaban a los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972. Los ciclistas y atletas en tercera clase.

"Los representantes del hipismo argentino viajan en primera y los ciclistas y los atletas en tercera" dijo por tevé. El funcionario lo desafió a un duelo. Cuando fueron a la casa de Panzeri, en Villa Devoto, dos edecanes, la respuesta fue inolvidable. "Digale al coronel que elegí arma: los puños. Y que el duelo lo haremos en el Luna Park con público, cobro de entradas y lo recaudado para ALPI. y así ayudamos a combatir enfermedades", disparó Dante. No hubo duelo.

En los´60 y 70 escribió para "Así" tirada y venta superior a los 500 mil ejemplares y los casos policiales venían con imperdibles notas de Panzeri sobre Poder en el fútbol y sus protagonistas. También en "La Opinión" fundado por Jacobo Timerman y más cerca en el tiempo "Satiricón" y "La Prensa". Aquí, poco tiempo. Autor de varios libros, clásicos entre periodistas deportivos, como "Fútbol, dinámica de lo impensado", reeditado hace unos días con un homenaje a Dante. También "Gangsterismo en el deporte". En el primero, editado a fines del´67, dejaba enseñanzas al referirse al jugador de fútbol y al juego.

"La pelota sigue siendo rebelde, indócil, para quiénes no la saben dominar y no ha habido DT. hasta aquí que haya enseñado cómo hacerlo", decía.  Al tiempo que se explayaba sobre "La Máquina" de River y la selección húngara del´54, que perdió la final con Alemania, en Berna. "Se necesita estar dotado por naturaleza con el sentido, la destreza o la ignorada razón por el atributo natural con que se nace", concluía Panzeri, casado con una chica italiana a la que conoció en 1961. El matrimonio tuvodos hijos, Flavia y Sandro.

Enseñó con enseñanzas éticas y extraordinaria vocación periodística -un escriba formidable- a varias generaciones de periodistas que, aún hoy, lo reivindican con el recuerdo. Sin embargo, en el cementerio había apenas cuatro, tres reconocidos como Jorge Llistosella, Carlos Alfredo Juvenal y Pablo A. Ramírez, que le entregó a Palumbo más de 100 carpetas con textos de Panzeri, además de familia, el ingeniero Jorge Sábato y el autor de éstas líneas.      

El autor es columnista de la agencia Télam

Footer

2005 – 2015 Colectivo de Comunicación Paco Urondo
Los contenidos de este sitio web están sujetos a una licencia Creative Commons.
Diseño y programación: Matías Aguirre – Vladimir Di Fiore

Contacto

Para comunicarte con la redacción de APU escribinos a agenciapacourondo@gmail.com