fbpx Cultura | Page 227 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura
01.08.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) En el marco de las IX Jornadas de Sociología de la UBA, que tendrán lugar los días 8, 9 y 10 de agosto, la mesa 50 analizará "El Kirchnerismo como problema. Las Ciencias Sociales ante un debate actual". La mesa se desarrollará en la sede de Marcelo T. de Alvear 2230, CABA, en el aula 307 con la coordinación de Ana Natalucci, Nuria Yabkowski y Mariano Dagatti.

(Agencia Paco Urondo)
 

31.07.2011

 
La Matanza (Agencia Paco Urondo por Soledad Guarnaccia y Matías Farías) No sólo 6, 7, 8 analiza los medios. La Agencia Paco Urondo aceptó la invitación de la docente Silvia “La Negra” Lobo, para asistir al cierre del curso de Lengua I, en el marco del Plan de terminalidad educativa FINES II - impulsado en forma conjunta por los Ministerio de Educación y Desarrollo Social de la Nación y la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires- que en esta etapa se dirige a cooperativistas, trabajadores sindicalizados y titulares de asignaciones sociales.
Estuvimos en el Centro Cultural “Pierina Dealessi” del barrio Manzanares en Villa Luzuriaga y relevamos los trabajos producidos en los Centros que funcionan en el comedor comunitario “María Auxiliadora” de la Villa Santos Vega en Lomas del Mirador y en los centros de jóvenes “Ramón Carrillo” en Villa Dorrego y “Joven Alegría” en el barrio Los Ceibos, ambos en Gonzalez Catán. En La Matanza participan actualmente del Plan FINES II unos 600 estudiantes; y la matrícula se incrementará en el segundo cuatrimestre, al pasar de 42 a 59 el número de sedes. ¿Qué es una “noticia” para los medios gráficos nacionales? ¿Cómo aparecen representadas las clases populares en los diarios? En fin: ¿quién y cómo cuenta la “realidad nacional”? Con estas preguntas se disparó el debate en los encuentros de la materia Lengua I, orientada en su tramo final al análisis del lenguaje informativo en los medios gráficos de comunicación masiva.
Los estudiantes trabajaron por grupos con diarios nacionales, con el objetivo de determinar el perfil comunicacional de cada medio, a partir del análisis del lenguaje, el abordaje de las noticias y la distribución y organización de los contenidos. El trabajo final consistía en que los estudiantes presentaran la noticia de aprobación de la materia, tal como lo hubiera hecho el diario trabajado en clase. Los grupos que analizaron Diario Popular, presentaron la noticia de aprobación del curso entre notas policiales, de espectáculos y deportes; en un marco dominante de la imagen sobre el texto y un lenguaje coloquial de tono alegre y colorido. Los estudiantes relevaron que si bien Popular otorgaba un lugar importante a las clases populares, éstas aparecían generalmente ligadas a la delincuencia y el crimen. Los que trabajaron Muy, advirtieron que el pasquín pertenece al oligopolio Clarín y que se trata de una copia inflada de las estrategias comunicacionales de Popular.
En el caso del diario La Nación -desconocido para la mayoría-, los chistes sobre el tamaño del periódico convivieron con la búsqueda infructuosa de alguna noticia del Conurbano bonaerense. Finalmente, los estudiantes simularon esa noticia en la tapa intervenida de La Nación y la presentaron ocupando un lugar pequeño y acompañando el tono crítico que tiene el diario con el gobierno; la titularon así: “Fines II: la propuesta ante la falta formación de las clases populares”. Con Página 12 – diario poco conocido por los estudiantes-, admitieron que “tal vez” aquí hubiera aparecido como noticia la entrega de  DNI en la Matanza, acontecida por esos días en los barrios.
La conclusión más contundente, sin embargo, provino de los estudiantes de Santos Vega, que no poseían experiencia previa de lectura de diarios: “en los diarios nacionales –sentenciaron- no existe el lenguaje informativo”.
Frente a la invisibilización de los sectores populares –en los medios donde no aparece mencionado el Conurbano- o su “visibilización” ligada al mundo del crimen, los estudiantes tomaron la palabra y se hicieron cargo de una herramienta. Esta vez  elaboraron su propia noticia: la aprobación del curso. Y la pusieron en tapa. (Agencia Paco Urondo)
 

30.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Soledad Guarnaccia y Matías Farías) La Paco Urondo visitó la feria Tecnópolis que propone un impresionante recorrido por la ciencia y la técnica en el país.  Hasta el momento fue visitada por más de un millón de visitantes. Ver informe especial.

{youtube}-Ryx5BUUDWQ{/youtube}
(Agencia Paco Urondo)

30.07.2011

 
Vicente López, Buenos Aires  (Agencia Paco Urondo) Se realizará la presentación del libro de Marcelo Koenig, Combatiendo al Capital. Será este viernes 29 de julio desde las 19, en la casa de Peron, Gaspar Campos 1065, Vicente López. Invita Corriente Peronista Nacional Norte.
Asimismo, el jueves 4 a las 19 en el marco de la Octava Feria del Libro a desarrollarse en la Cámara Empresaria de Tandil, se presentará el libro “Combatiendo al capital. Una perspectiva sudamericana del Estado Nacional en los tiempos de la globalización y exclusión”, de Marcelo Koenig.
"Nuestro texto esta destinado no tanto a incomodar a los señores en sus dorados salones donde se vive bien en este mundo, sino a ser leña en el fuego que calienta a los de afuera, a los que viven, sueñan y luchan, a los que no han perdido la esperanza de construir un mundo mas justo". Marcelo Koenig. (Agencia Paco Urondo)

 

26.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Como cada 26 de julio, hoy nos debemos al recuerdo de Eva Perón. Durante mucho tiempo vivimos este día como un modo de resistencia, atravesando con el recuerdo años de oscuridad para intentar traer al presente el camino de su estela luminosa. Sin dudas el sufrimiento al que fue sometido nuestro pueblo durante décadas, la ignominia de nuestros dirigentes para asegurar los intereses de unos pocos, hubiesen movido a Evita a las palabras más ardientes: aquellas que sólo puede pronunciar quien siente la injusticia como un rayo en medio del pecho.Hoy tenemos un país distinto, nuestra Nación ha levantado su bandera soberana y hemos podido dar justicia a nuestro pasado y memoria para el aquí y el mañana, para el verdadero nunca más.
A partir del 2003 los argentinos hemos construido un país que celebra las conquistas, sin dejar de considerar en primer lugar a los que aún aguardan, a los que permanecen desprotegidos, aquellos a quienes la política aún no ha logrado tocar.Eva representa la primera mujer que tomó los cursos de la acción política, en un momento en que los derechos de la mujer aún estaban sujetos a la concesión graciosa.La ley de sufragio femenino es también un triunfo de la prédica de aquella artista, pobre y desclasada, que sin embargo tuvo el coraje de nombrar lo que hasta entonces aparecía innominado: “…resumida en la letra apretada de pocos artículos una larga historia de lucha, tropiezos y esperanzas”.En definitiva, Eva representó el fruto de la perseverancia de las mujeres en ocupar el lugar que por justicia les pertenece. Es por ello que, tras años de reivindicar su entrega, sólo ahora comienza a revelarse la impronta definitiva que ha dejado la figura de Eva en la historia de nuestro pueblo.Como evocaba nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el homenaje del 26 de julio de 2010, Eva supone el surgimiento de un concepto nuevo que se hizo carne en su vida cotidiana: el concepto de justicia social, como vocación tenaz de inclinación hacia los desprotegidos, ya no como caridad sino como obligación de justicia reparadora.La importancia de este concepto traspone los límites de su tiempo. Por fuerza, el ideal de justicia social debe constituir el programa de realización de la democracia, no como el gobierno de las mayorías sino como herramienta de defensa de los más débiles.El Estado verdaderamente democrático debe asegurar el amparo a los desprotegidos, la garantía a los marginados y la salvaguarda a las voces postergadas.No es casual que quien hoy gobierna nuestro país, quien conduce el proyecto nacional, sea una mujer de las características personales y políticas de Cristina Fernández de Kirchner.En sus decisiones de Gobierno vemos la realización de los pilares de la justicia social en el paradigma del Estado democrático.Sin dudas la Asignación Universal por hijo, la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Medios Audiovisuales, por nombrar las más salientes, constituyen políticas públicas orientadas a la protección de los más débiles.Decididamente es en la actuación de nuestra Presidenta donde podemos comprobar el significado definitivo de la figura de Eva, no sólo como recuperación de sus banderas, sino especialmente como modo de visibilización del hacer revolucionario de las mujeres.Los argentinos y las argentinas de hoy podemos encontrar en nuestra Presidenta un modelo integral de mujer, portadora de ninguna cosa más que sus ideas, sus convicciones y su fuerza puesta al servicio del pueblo.Armados de tales ejemplos y con el horizonte puesto en la Argentina del futuro, es momento de poner el foco en las mujeres, en el recuerdo de las luchas del pasado con Evita como mujer del bicentenario, pero también en la demanda de las del presente y de aquellas que mañana serán.Con tal camino trazado y en este día, para el recuerdo de Eva, para nuestra Presidenta de la Nación y, en definitiva, para las mujeres que vendrán a enseñarnos con coraje otras tantas cosas, este compañero ofrece eternos sones de victoria.
* José Ottavis es el titular de la JP de la provincia de Buenos Aires.
(Agencia Paco Urondo)

25.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en el blog del autor) Esta huelga es política”… ¿Quién no ha escuchado denostar una medida de fuerza sindical a partir de ese argumento? … Quien hace esa afirmación pretende sostener que las razones aducidas por los trabajadores y sus representantes sindicales para realizar la huelga (salarios, condiciones de trabajo), no son el verdadero motivo, sino que hay detrás, ocultas, intencionalidades “políticas” inconfesables …
El problema es que se está usando mal el término “política”, ya que todo paro es “político”, y no puede ser de otra manera. Una huelga es un reclamo para que se modifique la política salarial o laboral de una empresa o gobierno. Si ese reclamo no es el motivo real de la protesta, deberíamos hablar de un interés partidario, de la defensa de intereses supuestamente ajenos al motivo del conflicto. Y no de una huelga “política”…
Muchísima gente utiliza la palabra “política” con un sentido que no es el que realmente tiene.Sin embargo este uso no refleja un problema lingüístico, sino una concepción ideológica.El gran problema es que “ideología” es otra palabra que suele utilizarse mal. Porque la ideología de una persona no es otra cosa que la suma de las ideas, concepciones, criterios y puntos de vista que guían el accionar social de esa persona. Si uno toma a un ciudadano común y le hace una encuesta sobre temas tan diversos como inseguridad, inflación, aborto, adicciones, control de natalidad, matrimonio igualitario, problemáticas laborales , o cualquier otro tema social, político o económico que se quiera incluir (la lista podría ser interminable), sus respuestas nos brindan un auténtico “mapa” de la ideología de esa persona. Hay personas que tienen una ideología “con nombre y apellido”, y uno puede decir de ellas : “es liberal”, o “es socialista”, o “es fascista”, o “es anarquista” ; pero la inmensa mayoría tenemos una mezcolanza que constituye una ideología muy personal, híbrida, ecléctica, “impura”. Pero de lo que no cabe duda es de que todos tenemos una ideología …
Sin embargo, hay personas que utilizan el término “ideológico” como algo negativo, como algo que descalifica el pensamiento de otros (contraponiéndolo a la supuesta “pureza” no ideológica del pensamiento propio).
Este uso tan particular de conceptos como “política” o “ideología” refleja un pensamiento neoliberal.El neoliberalismo se planteó en los noventa, tras la caída del Muro de Berlín y el ocaso del bloque soviético, no como una postura político-ideológica más sino como la Verdad Final de la Historia de la Humanidad. Por eso insistían con conceptos como el del “Fin de las ideologías” y el “Fin de la Historia”. Eso es lo que se llamó el “Pensamiento Único”.
En esta concepción, el neoliberalismo se ve a sí mismo como representante de la Verdad, mientras que las demás posiciones son “ideologías” perimidas, superadas, que representan al pasado.
La lógica consecuencia de este pensamiento es que la política deja de tener sentido, ya que la política es, en un sistema democrático, la puja ideológica y electoral para definir que ideas o proyectos triunfan en cada elección… Y si hay un único proyecto que representa “La Verdad”, y los demás son “ideológicos”, la política no tiene sentido, porque no hay nada que decidir. El libreto de la obra ya está escrito, y sólo necesitamos conseguir a los mejores ejecutantes, a los actores que la representen.En el mismo orden de pensamiento, el siguiente paso lógico es la desvalorización de los políticos como “clase”, porque representan la puja entre concepciones “superadas”. De allí la sublime y definitoria afirmación que se hizo tan popular : “Los políticos son todos iguales”.
Los políticos dejan de ser necesarios. Incluso son peligrosos, porque muchos portan ideas e ideologías propias que se contraponen a esta Verdad única. Por eso, más que políticos hace falta conseguir personas “comunes” que se ocupen de “gestionar” (es decir, de aplicar las políticas que indica esa Verdad neoliberal).
Las personas ideales para aplicar estos conceptos son aquellas que han alcanzado cierto prestigio o notoriedad en alguna rama de la actividad humana, aunque dicha actividad no tenga la más mínima relación con las tareas políticas. Allí comienza entonces el reclutamiento de empresarios, cantantes, periodistas, deportistas o humoristas para encabezar proyectos políticos neoliberales. A primera vista parecería que estas personas pueden tener un absoluto desconocimiento de la tarea que deben asumir-y generalmente es así-. Pero en realidad esa carencia es una virtud. Como no saben nada acerca de la tarea que van a emprender, se limitarán a ocupar la función que les ha sido asignada : ser actores que representen un libreto que ya está escrito, libreto que no es otro que esa Verdad casi revelada por el Dios del Neoliberalismo.
Cuando tienen éxito, generalmente son figuras que poseen una profunda ignorancia acerca de temas políticos, jurídicos, económicos y sociales, que no saben elaborar un discurso, que no pueden enfrentar un debate, que son capaces de, como hizo Miguel Del Sel, presentarse a una elección sin ninguna experiencia o inclinación política previa (ni siquiera hace humor político), prometiendo "trabajo y alegría", y con ese pobre capital casi gana una elección a gobernador ...
Todo eso importa poco, porque detrás de ellos hay “equipos”, es decir, políticos y economistas neoliberales que son los que verdaderamente realizarán las tareas, con la supervisión continua de ciertos grupos económicos concentrados que sugieren, aconsejan y coordinan… Que ejercen un auténtico poder de veto.
Estos “políticos” apolíticos , pese a su ineptitud e ignorancia, o justamente debido a ella, son muy peligrosos. Se suben al discurso de la “No Política”, que entronca con la prédica realizada por décadas de Neoliberalismo, para llevar adelante políticas muy concretas ; pero no las presentan como su política, su ideología, sino como una “gestión” neutra cuyo único objetivo es “resolver los problema de la gente”.
La gente los vota porque son figuras mediáticas, porque ven sus caras en la televisión desde hace años y les tienen cariño ; pero en realidad no los están votando a ellos, sino a ese “equipo” de asesores que permanece en las sombras, a esos grupos económicos totalmente “invisibles” que los impulsan, que son quienes auténticamente tomarán la decisiones en caso de ganar “sus” candidatos.
La esencia de toda democracia es la disputa entre distintas fuerzas políticas (que representan distintas ideas, distintos proyectos, distintas ideologías) , por alcanzar el poder mediante el voto y llevar a la práctica esos planes.Ser democrático implica aceptar que el otro tiene otra ideología, otras ideas, y que esas ideas son para él tan válidas como son para cada uno de nosotros las nuestras.
Aquellos que descalifican la política, aquellos que plantean su desconocimiento en temas políticos como un mérito, aquellos que utilizan términos como “político” o “ideológico” como adjetivos descalificantes, son personas que piensan que sus ideas son la Verdad Absoluta, que piensan que las ideas de los demás son arcaicas supervivencias de otros tiempos ya superados. Y que ellos son los portadores de la Luz de la Razón, de la Verdad y del Sentido Común. Estos criterios reflejan un pensamiento neoliberal no confesado. Un pensamiento que se asume como “Pensamiento Único”. Y son, por ende, profundamente antidemocráticos.Los políticos y pensadores liberales siempre acusaron a las fuerzas políticas de sesgo más o menos “populista” (desde el viejo yrigoyenismo hasta el primer peronismo) de gobernar aplicando la vieja máxima romana : “Pan y Circo”.
El neoliberalismo ha tenido en cuenta ese principio, y ha sacado las necesarias conclusiones. Ellos rechazan la política de “Pan y Circo”.
Y decidieron simplificarla.
Ellos eligen los globos de colores.
Ellos, se quedan con el Circo.

(Agencia Paco Urondo)
 

21.07.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Se inaugura este sábado, en el Museo de Arte Español Enrique Larreta, la exposición de los trajes típicos obsequiados a Evita en 1947 por representantes de 50 regiones de España como muestra de gratitud por la ayuda alimentaria que, pese a la resolución de las Naciones Unidas de aislar al gobierno español por considerarlo pro eje, el gobierno argentino envió para paliar el hambre al que se encontraba sometido el pueblo de España tras la segunda guerra mundial.
 

 
“Han transcurrido casi 65 años desde aquel día en el cual Eva recibió los trajes. Hoy cada una de estas prendas se resignifica. Su exhibición excede la mera presentación estética para convertirse en un disparador que motive una reflexión profunda sobre el decurso histórico del país”, dice Patricia Nobilia, curadora de la muestra junto al equipo de investigación que integran Gloria Agid y Sofía Luco.
La muestra incluye, además, ropa interior, calzado, joyas y accesorios y conforma una colección cuya historia está atada no sólo a los años felices de los primeros dos períodos peronistas sino también a la tragedia que sobrevino luego del golpe de 1955 que los cultores de la revancha y el odio dieron en llamar "Revolución Libertadora".
La misma fue expropiada junto al resto de las pertenencias de Perón y Evita y hasta estuvo a un paso de ser subastada públicamente por la "comisión liquidadora" que los sediciosos crearon a tal efecto.
En 1967 pasó, por decreto, a formar parte del patrimonio del museo Larreta y, al retorno del Gral. Perón, en 1973, se propuso exhibirla a lo que él mismo se opuso por no considerar que fuese el momento adecuado.
Tras la locura genocida de 1976, la colección quedó escondida en un sótano hasta que en 1985 y luego en 2007 volvió a ser expuesta.
Esta vez, se agregan a la muestra documentos, fotografías y los canastos de mimbre con forma de mujer en los que los trajes fueron transportados desde España a La Argentina.
“En esta colección predominan los diseños suntuosos de los años cuarenta y cincuenta, que respondían al uso de mejores telas y a un oficio de corte y confección que había enaltecido la profesión de sastres, modistas y bordadoras”, agrega Nobilia.
Una muestra que, más allá del fuerte contenido emotivo que conlleva por haber servido sus componentes de consuelo para una Evita consumida por la enfermedad que terminó con su vida, posee una carga histórica ligada a las luchas del Pueblo argentino y al Movimiento Nacional que sin duda propiciará una profunda reflexión sobre nuestro pasado y sobre este presente que hoy, una vez más, nos encuentra en marcha.(Agencia Paco Urondo)
 

19.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Telam) La figura de Eva Perón, su pensamiento y la construcción de su mito, constituyen el eje de la película "Eva de la Argentina", la primera cinta de animación que aborda la historia política del país, cuyo relato se presenta a través de los ojos críticos y militantes de Rodolfo Walsh.

La cinta, dirigida por la periodista e investigadora María Seoane, se estrenará en octubre próximo.Consultada sobre el formato elegido, Seoane aseguró que "el cómic es el mejor lenguaje para difundir la figura de Evita de 0 a 99 años" y entendió que en este tiempo político "hay mucho que defender de lo que `esa mujer` defendió"."Se recurre a la animación porque la ficción permite introducir el arte de la metáfora y de los sentidos -color, movimiento, texturas- en una historia caracterizada por la pasión, el secreto, la resistencia, la lucha, la solidaridad, el odio, el amor y el poder", explicó."Eva de la Argentina", bajo la producción de Azpeitía Cine e Illusion Studios, cuenta con la colaboración de Francisco Solano López en los dibujos y la música de Gustavo Santaolalla y León Gieco."Será la primera película de animación de la historia política argentina y nos propusimos dejar un registro de los seis años de vida política de Evita, que demandaron tantas interpretaciones", expresó Seoane.La actual directora de Radio Nacional y autora de "La noche de los lápices" (1986) apuntó que la película está dedicada a Rodolfo Walsh y Francisco Solano López; y se inscribe en una concepción que entiende que "la historia no termina, continúa, y es recogida por las siguientes generaciones"."Creo en la locura creativa, creo en la pasión por la historia. Este proyecto es hijo de esos impulsos", agregó.La cinta, de 75 minutos de duración, además de recorrer la vida de Eva Perón, reposará su mirada en la tormentosa travesía de su cadáver, una historia que investigó en su momento el propio Walsh y cuyo relato se convirtió en una pieza fundamental de la literatura argentina, el cuento "Esa mujer".Solano López, el dibujante de la primera versión del cómic "El Eternauta", creado por Héctor Oesterheld, colaboró y asesoró en la película y, según el productor ejecutivo, Rolo Azpeitía, "inspiró las ilustraciones".Cristina Alvarez Rodríguez, sobrina nieta de Eva Perón y ministra de Infraestructura bonaerense, afirmó que la película cumplirá una función determinante "para ayudar a las nuevas generaciones a conocer la historia"."El presente se ancla en el pasado para mirar el futuro. Y por eso tiene importancia este proyecto, que está realizado con mucha calidad", apuntó.Por su parte, Santaolalla, ganador de dos premios Oscar por la música de las películas "Babel" y "Secretos de la montaña", elogió el proyecto por su valor "en la conciencia pública"."Es un privilegio formar parte de este proyecto y de colaborar en una visión única de una mujer que también ha sido única", ponderó el productor que fuera miembro del grupo de rock argentino Arco Iris."Eva de la Argentina" cuenta con guión de Carlos Castro, Graciela Maglie y la propia Seoane; y se realizará con la dirección de animación de Laura Rodríguez.

(Agencia Paco Urondo)

19.07.2011

Incluido por primera vez en "Nada de otro mundo" (Ediciones de la Flor, 1988), el cuento "19 de diciembre de 1971" es uno de los relatos futboleros más emblemáticos de Roberto Fontanarrosa. A cuatro años de su muerte, bien vale evocarlo como homenaje al genial narrador.

19.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en argentinismos.com) El escritor Martín Caparrós presentó su nuevo libro, Argentinismos. A continuación difundimos el prólogo del texto, escrito por el propia ensayista. Kirchnerismo, intelectuales y crispación.

Era una cena placentera, tan normal. Junio de 2008; en pleno conflicto campestre, Margarita y yo comíamos con dos parejas de amigos de siempre –décadas de cariño. Charlábamos, hasta que alguien dijo algo sobre el tema del momento. Entonces T. –llamémoslo T.– me miró y dijo que mejor no habláramos de eso: yo sé lo que pensás, me dijo, yo pienso distinto, nos vamos a pelear. Yo le dije que cómo no íbamos a hablar, que éramos amigos, que siempre habíamos hablado; él insistió que mejor no; yo le dije que si dos amigos no podían intercambiar opiniones políticas todo estaba perdido. Tenía sentido –parecía que tenía sentido– y T. terminó por aceptarlo. Asi que nos pusimos a debatir el asunto del campo; él apoyaba con ardor al gobierno, yo no. Media hora más tarde estábamos a los gritos, insultos, enojos espantosos. Nos dijimos cosas feas; no volvimos a vernos.Poco a poco, ese tipo de situación se nos hizo lugar común y pasó a tener un nombre propio: la palabra crispación se hizo frecuente en el idioma de los argentinos. La palabra crispación encierra muchas cosas: la decisión de un gobierno que pensó que enfrentar era una buena táctica de poder, la tozudez de una oposición que suplió la falta de ideas e iniciativas con la crítica a mansalva, la confusión de ciertos discursos y relatos y, sobre todo, situaciones como aquella: peleas entre parientes, entre amigos, entre pares, enfrentamientos a los que las opiniones políticas proveyeron una violencia inhabitual, inesperada.Hemos perdido –si es que alguna vez la tuvimos– la capacidad de debatir. Se agravia, se amenaza, se putea en arameo, pero es muy difícil discutir alguna idea. Gente con la que tantas veces estuve de acuerdo ahora me odia; cuando quiere ser amable me trata sólo de traidor. Gente que respeto ve en este gobierno cualidades que no consigo percibir ni un poquitito. Gente que no respeto en absoluto le critica aspectos que yo también criticaría –y entonces reviso mis críticas. Me gustaría tanto –me aliviaría tanto– poder estar a favor de alguno de ellos, saber dónde está el bien y dónde el mal. La vida es mucho más fácil cuando uno sabe dónde está el bien y dónde el mal. En busca de esa facilidad la gente se hace religiosa, patriota, hincha de fútbol.Por eso me descubro añorando subir a esos banquitos, perorar con verdades, libertades, grandes palabras de alguna moral. Los envidio –de verdad los envidio–: quién pudiera tener esas certezas más o menos férreas, más o menos ciegas. Es tan bueno tener certezas, saber cómo es el mundo, poder catequizar –y ser coherente con lo que uno dice. Y es tan buen negocio tener certezas: podés venderlas bien en el mercado de certezas –los medios, la verdulería, los empleos, las prebendas– y siempre hay gente que te quiere por tus certezas, lo firmes, lo bien expresadas, lo valientes que son.Yo no lo logro, últimamente, y me desespero más porque no quiero situarme en el medio, no quiero pensarme neutral, templado, calmo; al contrario, me gusta embarrarme, embanderarme. Lejos de mí postular que hay dos demonios y que quiero mantenerme equidistante. No quiero, y además en este caso creo que hay uno solo, el mismo tipo de demonio: unidades de negocios y poder que se pelean por un solo queso a gritos de principios. Y que, encima, te miran con odio o con pena si no apoyás sus argumentos, si no te alineás del lado donde, sin duda, anida la verdad justo antes de lanzarse en proceloso vuelo. No es mentira, no es ironía barata: de verdad me gustaría ser uno de ellos. Mi vida, palabra, sería mucho más fácil.O, en su defecto, desentenderme: decidir que la política es definitivamente una basura para basureros, que a mí qué me importa, que yo igual me las rebusco más o menos bien y que se cuelguen todos del sauce más florido. Pero tampoco puedo: hay algo en mi formación, supongo –y en la formación de miles y miles de argentinos, espero– que me haría sentir alguna especie de canalla si lo hiciera. Así que sigo interesándome, tratando de entender, recibiendo los cachetazos varios. Me siento, en síntesis, colgado del pincel –y sospecho que nos pasa a muchos, estos días. Yo, al menos, suelo descubrirme dolido y perplejo. Dolido por la violencia de esos enfrentamientos, por la rapidez con que el insulto reemplaza cualquier argumento. Perplejo, porque no entiendo por qué tanto.No descarto la necesidad de la violencia como desgraciado instrumento de la historia. Más adelante voy a tratar de discutirlo pero, en síntesis, creo que hay cambios que no se pueden hacer sin enfrentamientos, porque todo cambio social y económico supone que haya sectores que perderán parte de lo que tienen –sus privilegios, su dinero, su capacidad de dictar las leyes y las normas– y no suelen resignarlo sin pelear. Los cambios importantes han requerido siempre cierta dosis de violencia; es una lástima, pero los hombres todavía no hemos inventado otra manera. Lo que no entiendo, en este caso, es tal enfrentamiento por tan poca cosa. Tanta pólvora, tan tristes chimangos.Sobre esa situación anómala, esa aparente contradicción, quiero pensar en estas páginas. No quiero contar pequeñas historias de curros o engañitos. Quiero tratar de pensar. Por suerte, no siempre me sale. Pero creo que vale la pena intentarlo, equivocarse, intentarlo otra vez. El formato de este libro es casi simple: voy a explorar las palabras que, estos últimos años, ocuparon buena parte de la escena, para pensar qué dicen esas palabras que se nos fueron haciendo cotidianas con un sentido que no es el que solía. Son palabras que se han vuelto argentinismos: progresismo, modelo, lagente, política, campo, democracia, derecho  sumanos, peronismo, relato, militancia, kirchnerismo, futuro, Él, trucho, setentismo –y varias más: quiero tratar de saber qué decimos cuando decimos lo que decimos. Indagar en esos sentidos nuevos –intentar armar con ellos un panorama de la Argentina actual– es la trama que sostiene estas páginas. Donde el peronismo actual –el llamado kirchnerismo– ocupa mucho espacio por las razones obvias: es lo más decisivo que pasó en la Argentina en los últimos años. Si me intereso tanto menos por su oposición más institucional –peronistas varios, radicales, boquipapas– no es porque los sienta más cercanos sino, más bien, porque no creo que valga la pena dedicarles mucho tiempo.Dudé mucho en escribir este libro, que seguramente no convencerá de nada a nadie. Imagino que los que estén de acuerdo encontrarán argumentos que los reafirmen, el alivio del reconocimiento; los que no, supongo, buscarán los patinazos que puedan servirles para descalificarnos –al libro y a mí. Está claro que esta es una de esas veces en que la situación política de un país se transforma en algo demasiado personal para demasiadas personas –y yo entre ellas.Por eso quiero aclarar, antes que nada, desde dónde hablo. No hay nada más incómodo que tener que explicar la propia posición, pero aún así quiero decir que yo fui uno de esos que tuvimos que huir de la Argentina mientras el matrimonio Kirchner hacía buenos negocios, de esos que criticábamos al peronismo de Menem mientras el matrimonio Kirchner y su gobierno peronista hacían buenos negocios, de esos que trabajábamos para recuperar la historia reciente mientras el matrimonio Kirchner prohibía en su capital marchas de las Madres.Y quiero decir que nunca voté peronista –lo cual significa que no voté al doctor Luder, que que no voté al doctor Menem, que no voté al doctor Duhalde, que no voté a los doctores Kirchner–; que nunca tuve un cargo público; que nunca recibí dinero de ningún grupo político. Y –disculpen que lo diga– que he dejado por lo menos una docena de empleos pero nunca escribí nada que no pensara, que no pudiera sostener. Me incomoda decirlo, pero últimamente no se puede dar nada por sentado.Por eso vale la pena parar y pararse, pensar qué es lo que uno piensa. Sé que estoy perplejo. Pero, además, estoy molesto, inquieto, irritado: me persigue la sensación de que algo está muy mal en la Argentina y que mucha gente muy respetable se resiste a verlo.No lo ven, y entonces dudo de lo que creo que veo. El kirchnerismo es, para mí, una cura de humildad. Cuando era muy chico e intentaba ser revolucionario y peronista, con perdón, siempre había algún viejo –¿treinta, cuarenta años?– zurdo aguafiestas que venía a decir que el peronismo era la forma en que los patrones argentinos más inteligentes o más temerosos habían desviado y desarmado las reivindicaciones obreras para que no amenazaran al sistema capitalista. Yo, por supuesto, entendía que el pobre tipo no entendía la historia y lo miraba por encima del hombro con desdén y un poco de cabreo. Ahora, muy a menudo, me siento como aquellos viejos, y no siempre me gusta. Y peor: si el peronismo de izquierda era una versión descafeínada, mistificada de los grandes movimientos obreros, el kirchnerismo aparece como una versión mistificada, descafeinada de aquel peronismo: reflejo del reflejo, degradación platónica. Pero, mientras lo pienso, me perturba la sensación de que hay algo importante que me escapa y me escapa. Este libro es el efecto de esa perplejidad que no se rinde, el resultado de una incomodidad que no me suelta: por qué no consigo apoyar a un gobierno que, aparentemente, hace ciertas cosas que yo apoyaría –y que, incluso, llevo años esperando.
La clave, creo, está en la palabra aparentemente. No recuerdo en la Argentina un gobierno que pusiera más distancia entre el discurso y la práctica. Lo creo, pero a menudo dudo: me pregunto si hay cosas que no consigo ver y que justifican el hecho de que todas esas personas que respeto –y todas esas que no, faltaba más– estén convencidas de que el kirchnerismo es un movimiento que vale la pena apoyar. Entonces vuelvo a dudar –y, ahora, lo hago en público. No soy neutral; nunca lo fui, no quiero serlo. Tengo ideas, sólo que trato de desconfiar de ellas: de ponerlas a prueba. Entre las cuatro o cinco cosas que defiendo, la duda tiene un lugar central: reivindico sin dudar la duda como forma de conocer el mundo. Si algo del “setentismo” realmente ha vuelto en estos años, es el imperio de la afirmación tajante. No sólo entre los supuestos setentistas; también entre sus adversarios más o menos liberales. Yo, insisto, reivindico la duda: este libro es, en última instancia, un panfleto dudoso, una búsqueda porfiada de las preguntas pertinentes. (Agencia Paco Urondo)

19.07.2011

Rosario, Santa Fe (Agencia Paco Urondo, publicado por Daniel Chiarenza) Roberto “El Negro” Fontanarrosa nació en Rosario el 26 de noviembre de 1944 y se nos fue el jueves 19 de julio de 2007. Humorista gráfico y escritor. Comenzó como dibujante humorístico, destacándose por su calidad, rapidez y seguridad con que ejecutaba sus creaciones. Su producción gráfica fue enorme. Entre sus personajes más conocidos están: Boogie, el aceitoso e Inodoro Pereyra (con su perro Mendieta que, ante cada comentario del “renegáu”, reflexionaba “¡Que lo parió!). Boogie, el aceitoso, se publicó en un diario de Uruguay, Colombia y por el semanario mexicano Proceso.
 

Fue proverbial su gusto por el fútbol, deporte al cual le dedicó varias de sus obras. El cuento "19 de diciembre de 1971", clásico de la literatura futbolística. Como buen “futbolero” nunca ocultó su simpatía por el cuadro del que era hincha desde pibe: Rosario Central. En los años ´70 y ´80 se lo encontraba tomando un café en sus ratos libres en el bar El Cairo (Santa Fe y Sarmiento, de Rosario), sentado a la emblemática “mesa de los galanes”, motivo de muchos de sus mejores cuentos.

En 2003 se le diagnosticó esclerosis lateral amiotrófica, por lo que desde 2006 se trasladó en una silla de ruedas. Ya estando en la silla de ruedas, el Killy González le hace entrega de la camiseta de Rosario Central, su pasión. Se casó dos veces. Con su primera esposa tuvo su único hijo, Franco (músico). La segunda fue Gabriela Mahy.
El 18 de enero de 2007 dejó de dibujar sus historietas a causa de que había perdido el completo control de su mano derecha por su enfermedad. Pero continuaría escribiendo guiones para sus personajes. Entonces Crist se encargó de ilustrar sus chistes sueltos y Oscar Salas dibujaba sus historietas de Inodoro Pereyra. Murió el 19 de julio de 2007, a los 62 años, víctima de un paro cardiorrespiratorio una hora después de ingresar en un hospital con un cuadro de insuficiencia respiratoria.
Su sepelio fue acompañado por el pueblo rosarino, escritores, actores y autoridades de la política nacional. La marcha hizo una parada de unos minutos en el Gigante de Arroyito (estadio de Rosario Central), y luego continuó hacia el cementerio Parque de la Eternidad en la localidad de Granero Baigorria, donde fue inhumado.
El 26 de abril de 2006, el Senado le había entregado la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento, en reconocimiento a sus aportes a la cultura nacional. En diciembre de 2006 recibió en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) el premio "La Catrina", que cada año se entrega en el Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta. Recibió el Premio Konex en 1992 y el Konex de platino en 1994. En 2009 Inodoro Pereyra formó parte de la muestra "Bicentenario: 200 años de Humor Gráfico" que se realizó en el Museo Eduardo Sívori de Buenos Aires, homenajeando a los más importantes creadores de la historieta argentina.

Franco, el hijo de Roberto Fontanarrosa, observa con inmenso dolor el descenso del féretro de su padre. (Agencia Paco Urondo)

19.07.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en el canal de Youtube de laspatasenlafuente) El sábado pasado los intelectuales de Carta Abierta se reunieron para analizar la victoria de Mauricio Macri en Capital Federal. Entre otros hablaron Horacio González, María Pía López, Ignacio Vélez y Ricardo Forster. Los expositores reflexionaron críticamente sobre la política comunicacional del kirchnerismo y la falta de construcción política en la Ciudad, entre otros temas. Ver las exposiciones.

{youtube}EJ0Rtk3aMs4{/youtube}
{youtube}P8jdKFj7l-g{/youtube}
{youtube}fCPhUyKnch0{/youtube}
{youtube}LP0IkC_yOwI{/youtube}
 
 
(Agencia Paco Urondo)
 

19.07.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Télam) Hito insoslayable de la historia nacional y ejemplo vivo de varias generaciones argentinas, el ex gobernador de Santa Cruz y viejo luchador popular don Jorge Cepernic recibió la cálida evocación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y es recordado en diversos actos. Ayer lunes 18 de julio se cumplió el primer aniversario de su fallecimiento.

Por fuera, don Jorge Cepernic era seco y duro como el clima de la Patagonia que lo vio nacer y a la que tanto quiso. Y por dentro, cálido y entrañable como la sencilla cocina de su estancia en la que con su incomparable cordialidad y bonhomía recibía a los jóvenes que en ese lejano 1982 acudían a él en busca de consejo, aliento y, acaso, confirmación de estar transitando la senda correcta.
Ocurre que Don Jorge seguía ahí, duro y seco, pero bien plantado, y si resultaba necesario recorrer los 300 kilómetros de infierno carretero, rompiendo elásticos, faros y parabrisas, era porque don Jorge seguía preso. ¿Qué hacía este hombre de casi 70 años confinado en una estancia patagónica, alejada de todo, excepto de una modesta y prácticamente ignota Calafate? Acaso cumplir con el destino de los peronistas de su generación.
Como muchos argentinos, don Jorge fue peronista tal vez hasta antes de que al coronel Perón se le ocurriera que podría llegar a existir algo semejante, porque el pueblo suele adivinar a los suyos con la misma precisión con que los círculos oligárquicos distinguen a sus enemigos. Los pueblos atesoran una curiosa memoria, a veces confusa, a veces entremezclada con tradiciones familiares y recuerdos personales.
Don Jorge seguía viendo con sus ojos de niño a los obreros patagónicos que entraban al almacén de su padre a comprar sus provisiones, ser luego asesinados por orden de otro coronel del ejército argentino, pero éste, puesto al servicio de terratenientes británicos y alemanes. Y se sumó, como todos, con candidez, a “la fiesta peronista”, ignorando que esos diez años de alegre ingenuidad popular, jamás les sería perdonada. Empezó a sospecharlo, como todos, luego del más grave atentado terrorista jamás sufrido antes ni después por la sociedad argentina y que no ha tenido un Picasso que lo volviera memoria viva y eterna acusación para los asesinos.
En ese entonces los Picasso miraban para otro lado. Lo supo luego, con el golpe de septiembre de 1955 que abrió paso a las más asombrosas manifestaciones de odio y rencor. Y don Jorge se plantó. Se “hizo político” del modo en que se podía serlo: integró la llamada “Resistencia Peronista”, notable fenómeno de espontaneidad popular que enfrentó con firmeza y con recursos muy rudimentarios un proceso de entrega y destrucción de la estructura productiva argentina que para muchos pasaba desapercibida, encubierta bajo nombres de fantasía.
Don Jorge transitó ese camino hasta que el propio Juan Perón lo hizo su candidato a gobernador de la provincia de Santa Cruz en las elecciones que se celebraron el 11 de marzo de 1973 y en las que triunfó con amplitud. Gobernó como sentía y como había vivido, fiel a sus ideas, lo que lo hizo enfrentarse a los terratenientes de su provincia y, para su estupor, a sectores de su propio partido: fue así que su proyecto de expropiación de la más extensa propiedad de la Patagonia, la Estancia Cóndor de la Sheep Farming Company, propiedad de la Corona británica, fue frustrado por los sectores ganaderos aliados a una “derecha peronista” que se iba haciendo fuerte al amparo de José López Rega.
Y fue justamente su enfrentamiento con el superministro el que signó el fin de su gobierno, intervenido el 7 de octubre de 1974 durante el gobierno de Isabel Martínez, viuda del general Perón. Fuera de la orientación peronista del gobierno de don Jorge Cepernic, su enfrentamiento con López Rega fue abonado por la expropiación de un helicóptero sanitario que le negaba el Ministerio de Bienestar Social y que tan necesario era para la evacuación de enfermos en un territorio tan vasto y por entonces mal intercomunicado como la provincia de Santa Cruz. Pero también los altos mandos del ejército, en una confesión de parte que releva de mayores pruebas, habían objetado la filmación de la película La Patagonia Rebelde, que don Jorge ayudaba decididamente a rodar, garantizando con su presencia personal la continuidad del rodaje.
Fundador junto a otros veteranos dirigentes del Partido Peronista Auténtico, fue detenido en 1976 por fuerzas del ejército y encarcelado en la prisión militar de Magdalena, donde, privado del uso de sus bienes, incluido en el acta de responsabilidad institucional, permaneció recluido cinco años, sin acusación ni proceso en su contra, para ser finalmente confinado “en arresto domiciliario” en su aislado establecimiento patagónico.
Pero don Jorge seguiría siendo un hombre de leyenda, ya que a sus 70 años burló a los guardias y escapó a caballo de su confinamiento… para presentarse en la comisaría, exigiendo ser encarcelado ahí, puesto que no era justo que su familia se viera obligada a padecer el mismo aislamiento al que lo había condenado la dictadura.
Fue a partir de entonces, particularmente tras la derrota de Malvinas, cuando los últimos autócratas militares precipitaban su huida, que la cálida cocina del establecimiento de don Jorge comenzó a ser destino de peregrinación de los jóvenes santacruceños, entre ellos, el ex presidente Néstor Kirchner y la actual mandataria Cristina Fernández de Kirchner.
Siempre con una palabra de aliento y, fiel a sí mismo, sin guardarse jamás ninguna crítica, don Jorge participó de la creación del grupo Calafate y desde 1983 y a pesar de su avanzada edad jamás dejó de hacerse presente en un acto oficial y su silla siempre estuvo ahí, en primera fila.
Este inquebrantable luchador popular se fue a los 95 años de edad, un 18 de julio de 2010, rodeado del cariño, el respecto y la admiración de sus coprovincianos, para quienes siempre fue un motivo de orgullo, y a quien hoy evocamos rogando a Dios porque esta tierra siga produciendo hombres de su calibre. (Agencia Paco Urondo)
 

18.07.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Por Soledad Guarnaccia
El teatro de la repetición es muy diferente al teatro de la representación: si la representación produce copias de supuestos originales establecidos de antemano, la repetición, en cambio, aboga por el simulacro y la creación de fuerzas puras que impactan directamente sobre el espíritu y lo vinculan a la naturaleza y a la historia. Es el caso de "Lesa. Cartografías privadas", una obra que trabaja con el cautiverio, la violencia y el abuso, y se propone como una síntesis dinámica y provisoria que amalgama la invención estética con las diversas memorias de la vida nacional.

Lesa elabora críticamente la figura de “la mujer cautiva”; un tema recurrente en la cultura argentina abordado ya en 1837 por Esteban Echeverría en su poema La Cautiva. Sobre esta figura, Lesa instala una suerte de simulador que en el transcurso de la obra ensaya variaciones sobre la escena inicial del cautiverio. Como artefacto de repetición, la obra libera en el espacio colectivo la diferencia singular y especifica que cada experiencia comporta. De este modo, la tematización del cautiverio pone en movimiento las memorias provenientes de la violencia política de la organización nacional, las desapariciones de la última dictadura, las victimas del negocio de la prostitución, las diversas formas de abuso de la mujer, y también de los procesos de estandarización a los que se encuentra sometida la vida contemporánea. Así, Lesa liga el cuadro de la crueldad al de la necedad y si aborda la experiencia del cautiverio no es para que los espectadores asistan a la representación del drama exterior y ajeno que se resiste a la familiarización sino todo lo contrario. La danza, la palabra hablada o canturreada, los sonidos, las luces, las sombras y los silencios desatan en el “espectador” un mundo de sensaciones inclasificables: como dice el filósofo francés Gilles Deleuze, “un mapa de virtualidades, trazado por el arte, se superpone al mapa real cuyos recorridos transforma”.
El grupo Oeste reconoce, entre otras tantas influencias, la de Griselda Gambaro, dramaturga de la vanguardia de los años sesenta, cuya obra El campo abrió en 1967 el significante “campo” para vincular el genocidio nazi con la pampa argentina y los entonces futuros centros clandestinos de detención y exterminio. En las obras éticas de Gambaro, la potencia siniestra no impide sostener cierta esperanza. En Lesa también: en el final del viaje, la variedad de caminos virtuales confluyen en la revelación de su principio creativo: “Ninguna mujer nace para puta. No están perdidas están desaparecidas”.
El arte quiere manifestar: “LESA es una red a tejer. Estamos para manifestar. Nos constituimos en espacio de creación para pedir espacios de expresión”. Una propuesta semejante requiere ser solicitada. Las instituciones, organizaciones sociales y colectivos comunitarios de todo tipo que se resuelvan a la experiencia del arte pueden contactarse con el grupo Oeste Estudio Teatral, a la siguiente dirección de email: estudiodelmercado@gmail.com.
Próxima función: Viernes 19 de Agosto en la sede de la CTA - Independencia 766.
Debate posterior a la función.
Auspicia Secretaría de Género de la CTA
FICHA TÉCNICA:
ELENCO: Yamila Transtenvot, Lucas González Córdoba, Bárbara Mastronardi, Matias Russin, Lucía Loydi, Magalí Fugini, Carlos Mallo, Victoria García, Bernardo Morico.
FOTOGRAFÍA: Cynthia Shuffer.
ARTE / ASISTENCIA DE DIRECCION: Soledad Chavarría.
DIRECCION GENERAL: Graciela Camino. (Agencia Paco Urondo)

16.07.2011

Fragmento de la entrevista que La Paco le hizo a la intelectual y narradora María Pía López referida al mito Kirchner. Fue en julio de este año. 
{youtube}khKrhYDwguE{/youtube}