Cultura
01.06.2010

Washington, EEUU (Agencia Paco Urondo) Este martes 1 de Junio de 2010, te invitamos a debatir sobre "La Argentina del Bicentenario:  relación entre oficialismo y oposición en tiempo de cambios" junto al diputado nacional, Dante Gullo. Legislador por la Ciudad de Buenos Aires desde el 2007, Gullo analizará además la situación actual de la República Argentina en materia política, económica y social, incluyendo el tema de la seguridad ciudadana desde una perspectiva integral. La cita será Embajada Argentina en los Estados Unidos, 1600 New Hampshire Ave, NW, Washington, DC 20009 (Agencia Paco Urondo)

28.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Télam)
 
 
(Agencia Paco Urondo)

27.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) El jefe de Gabinete Aníbal Fernández, el secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli y el subsecretario Gustavo López, junto al historiador Pacho O'Donnell, entregaron una placa a la iglesia porteña San Ignacio de Loyola, donde descansan los restos del prócer Juan José Castelli.Fue el pasado sábado 22 de mayo.  

Para ver la galería de fotos, cliquear aquí.
(Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Se eliminaron opciones de personas aún vivas. 
Eva Duarte   230 (41%)
José de San Martín   122 (21%)
Mariano Moreno   108 (19%)
Manuel Belgrano   87 (15%)
Rodolfo Walsh   76 (13%)
Martín Miguel de Güemes   58 (10%)
Agustín Tosco   55 (9%)
Simón Bolívar   51 (9%)
Manuel Dorrego   51 (9%)
Héctor José Cámpora   36 (6%)
Ángel Vicente Peñaloza    36 (6%)
Juan Manuel de Rosas   35 (6%)
Germán Abdala   32 (5%)
Facundo Quiroga   31 (5%)
Juan Domingo Perón   166 (29%)
Felipe Varela    27 (4%)
Envar El Kadri   27 (4%)
Roberto Santucho   25 (4%)
Hipólito Yrigoyen   23 (4%)
Raúl Alfonsín   15 (2%)
Ricardo López Jordán   14 (2%)
Arturo Umberto Illia   14 (2%)
Domingo Mercante   9 (1%)
Saúl Ubaldini   9 (1%)
Francisco Ramírez    9 (1%)
Estanislao López    8 (1%)
Juan Bautista Bustos   7 (1%)
Julio Argentino Roca   7 (1%)
José Rucci   5 (0%)
Roque Sáenz Peña   4 (0%)
Arturo Frondizi   4 (0%)
Cornelio Saavedra   4 (0%)
Justo José de Urquiza   3 (0%)
Carlos Pellegrini   2 (0%)
Edelmiro Julián Farrell   2 (0%)
Lorenzo Miguel   1 (0%)
Pedro Pablo Ramírez   1 (0%)
Santiago de Liniers    1 (0%)
Santiago Derqui    1 (0%)
  
Las siguientes personas fueron incluidas por error, pues aún son contemporáneos:   
 
Abal Medina (padre)   10 (1%)
Mario Firmenich   7 (1%)
 
Votos totales: 557 (Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) En 2006, el Ministerio de Educación de la Nación creó el Programa Nacional de Voluntariado Universitario y, desde entonces, convoca cada año a estudiantes y docentes universitarios a presentar proyectos que atiendan, con diversas propuestas, a los sectores más vulnerables. Durante el período 2006-2009 se presentaron más de 5.500 proyectos en los cuales participaron más de 40.000 estudiantes y casi 10.000 docentes e investigadores de todas las Universidades e Institutos Universitarios del país.Fueron beneficiarias directas de los proyectos alrededor de 4.500 organizaciones sociales, con una inversión estatal de $30.612.126. Este año, el Programa abrió la Convocatoria del Bicentenario cuya inscripción finalizó el 14 de mayo con un resultado récord de 1384 proyectos presentados. Laura Alonso, coordinadora del Programa Nacional de Voluntariado Universitario, fue entrevistada con el fin de realizar un balance de las convocatorias anteriores y profundizar sobre los objetivos actuales.¿En qué consiste el Programa Nacional de Voluntariado Universitario?-Es un Programa Nacional creado en el año 2006 que depende de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación. Es una política que apunta, básicamente, a incentivar a los estudiantes y docentes de todas las Universidades Públicas e Institutos Universitarios del país a comprometerse con el entorno social en el que se encuentran inmersos, a través de proyectos que tiendan a mejorar la realidad concreta de los diferentes actores sociales.¿Sobre qué ejes pueden desarrollarse los mismos?-Eso lo fuimos cambiando. A partir del 2006, se hicieron convocatorias muy abiertas, muy diversas, y luego de que cambió la gestión el año pasado se está intentando focalizar un poco más las temáticas. A fines de 2009 se hizo por primera vez un llamado específico para trabajar el tema de la inclusión de los jóvenes en la escuela secundaria, enmarcado en lo que es la política más general de la reforma de ese nivel educativo que encabezó la Presidenta junto con el Ministro nacional y los provinciales. El voluntariado aportó el financiamiento de 240 proyectos de todo el país.¿Y cuáles son los ejes pensados para el 2010? -Este año, bajo el eje del Bicentenario, también proponemos que los proyectos no sean de cualquier tema sino que planteamos la focalización en siete temáticas que están muy vinculadas con la agenda pública nacional. Uno es “Historia, cultura e identidad nacional y latinoamericana”, otro es “Política y juventud”, el cual nos parece importante porque los estudiantes universitarios pueden focalizar, entre otros proyectos, en el secundario. Otro es la inclusión educativa. También “Trabajo y cooperativismo” porque es importante que las universidades, sobre todo las del conurbano, puedan involucrarse en el acompañamiento del programa “Argentina Trabaja”. Creemos que la universidad tiene mucho para decir y aportar sobre esta promoción que hace el Estado sobre la organización de los trabajadores sin empleo. Por otro lado, estamos planteando “Medios audiovisuales y democracia”, donde también consideramos que la universidad y la práctica concreta puede contribuir, sobre todo en este momento que hay una puja por la implementación de una ley que toca intereses tan importantes y profundos. Otros dos ejes importantes son “Promoción de la salud” y “Ambiente de inclusión social”. La idea es que los estudiantes puedan trabajar la cuestión ambiental pero vinculada a la posibilidad de mejorar la calidad de vida de los sectores más postergados.¿Podes hacer un balance del voluntariado 2009?-Se realizó una convocatoria específica para trabajar con el secundario donde hubo una gran respuesta de los pibes y los docentes: se juntaron más de 650 proyectos en todo el país, de los que se financiaron 240. Hay que celebrar que año a año aumentan la cantidad de iniciativas presentadas, expandiendo y generando cada vez más interés.Para este año, ¿cuántos proyectos calculan que se van a presentar y cuantos se van a poder llevar a cabo?-Se van a financiar alrededor de 500 proyectos de los casi 1400 que se presentaron. Cabe destacar que se trata de iniciativas que provienen de todas las provincias. (Agencia Paco Urondo)

26.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Clarín) En la mirada de Eric Hobsbawm. El gran historiador inglés, autor de clásicos ineludibles sobre el siglo XX, examina la crisis actual y los vertiginosos cambios de las últimas décadas en la política global, y retrata el horizonte por venir.
Es probablemente el mayor historiador vivo. Su mirada es universal, como lo muestran sus libros La era de la revolución y La era del capitalismo. Esta entrevista constituye su más reciente ejercicio de una visión global sobre los problemas y las tendencias del mundo moderno.Su obra Historia del siglo XX concluye en 1991 con una visión sobre el colapso de la esperanza de una Edad de Oro para el mundo. ¿Cuáles son los principales cambios que registra desde entonces en la historia mundial?Veo cinco grandes cambios. Primero, el desplazamiento del centro económico del mundo del Atlántico norte al sur y al este de Asia. Este proceso comenzó en los años 70 y 80 en Japón, pero el auge de China desde los 90 ha marcado la diferencia. El segundo es, desde luego, la crisis mundial del capitalismo, que nosotros predijimos siempre pero que tardó mucho tiempo en llegar. Tercero, el clamoroso fracaso de la tentativa de Estados Unidos de mantener en solitario una hegemonía mundial después de 2001, un fracaso que se manifestó con mucha claridad. Cuarto, cuando escribí Historia del siglo XX no se había producido la aparición como entidad política de un nuevo bloque de países en desarrollo, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Y quinto, la erosión y el debilitamiento sistemático de la autoridad de los Estados: de los Estados nacionales dentro de sus territorios y, en muchas partes del mundo, de cualquier clase de autoridad estatal efectiva. Acaso fuera previsible pero se aceleró hasta un punto inesperado.¿Qué más le ha sorprendido?Nunca dejo de sorprenderme ante la absoluta locura del proyecto neoconservador, que no sólo pretendía que el futuro era Estados Unidos, sino que incluso creyó haber formulado una estrategia y una táctica para alcanzar ese objetivo. Hasta donde alcanzo a ver, no tuvieron una estrategia coherente.¿Puede prever alguna recomposición política de lo que fue la clase obrera?No en la forma tradicional. Marx estaba sin duda en lo cierto al predecir la formación de grandes partidos de clase en una determinada etapa de la industrialización. Pero estos partidos, si tenían éxito, no funcionaban como partidos exclusivos de la clase obrera: si querían extenderse más allá de una clase reducida, lo hacían como partidos populares, estructurados alrededor de una organización inventada por y para los objetivos de la clase obrera. Incluso así, había límites para la conciencia de clase. En Gran Bretaña el Partido Laborista nunca obtuvo más del 50 por ciento de los votos. Lo mismo sucede en Italia, donde el PCI era todavía más un partido popular. En Francia, la izquierda se basaba en una clase obrera débil pero políticamente fortalecida por la gran tradición revolucionaria, de la que se las arregló para convertirse en imprescindible sucesora, lo cual les proporcionó a ella y a la izquierda mucha más influencia. El declive de la clase obrera manual parece algo definitivo. Hay o habrá mucha gente que quede realizando trabajo manual, pero no puede seguir siendo el principal fundamento de esperanza: carece del potencial organizativo de la vieja clase obrera y no tiene potencial político. Ha habido otros tres importantes desarrollos negativos. El primero es, desde luego, la xenofobia, que para la mayoría de la clase obrera es, como dijo el alemán August Bebel, el "socialismo de los tontos": salvaguardar mi trabajo contra gente que compite conmigo. Cuanto más débil es el movimiento obrero, más atractiva es la xenofobia. En segundo lugar, gran parte del trabajo y del trabajo manual que la administración pública británica solía llamar "categorías menores y de manipulación", no es permanente sino temporario; por ejemplo, estudiantes o emigrantes trabajando en catering. Eso hace que no sea fácil considerarlo como potencial organizable. La única forma fácilmente organizable de esa clase de trabajo es la que está empleada por autoridades públicas, razón por la cual estas autoridades son vulnerables. El tercero y el más importante de estos cambios es la creciente ruptura producida por un nuevo criterio de clase, en concreto, aprobar exámenes en colegios y universidades como un billete de acceso para el empleo. Esto puedes llamarlo meritocracia pero está institucionalizada y mediatizada por los sistemas educativos. Lo que ha hecho es desviar la conciencia de clase desde la oposición a los empleadores a la oposición a juniors de una u otra clase, intelectuales, élites liberales o aventureros. Estados Unidos es un típico ejemplo, pero, si miras a la prensa británica, verás que no está ausente en el Reino Unido. El hecho de que, cada vez más, obtener un doctorado o al menos ser un posgraduado también te da una oportunidad mejor para conseguir millones complica la situación.¿Puede haber nuevos agentes? Ya no en términos de una sola clase pero entonces, desde mi punto de vista, nunca lo pudo ser. Hay una política de coaliciones progresista, incluso de alianzas permanentes como las de, por ejemplo, la clase media que lee The Guardian y los intelectuales, la gente con niveles educativos altos, que en todo el mundo tiende a estar más a la izquierda que los otros, y la masa de pobres e ignorantes. Ambos grupos son esenciales pero quizá sean más difíciles de unificar que antes. Los pobres pueden identificarse con multimillonarios, como en Estados Unidos, diciendo "si tuviera suerte podría convertirme en una estrella pop". Pero no puede decir "si tuviera suerte ganaría el premio Nobel". Esto es un problema para coordinar las políticas de personas que objetivamente podrían estar en el mismo bando.¿En qué se diferencia la crisis actual de la de 1929?La Gran Depresión no empezó con los bancos; no colapsaron hasta dos años después. Por el contrario, el mercado de valores desencadenó una crisis de la producción con un desempleo mucho más elevado y un declive productivo mayor del que se había conocido nunca. La actual depresión tuvo una incubación mayor que la de 1929, que llegó casi de la nada. Desde muy temprano debía haber estado claro que el fundamentalismo neoliberal producía una enorme inestabilidad en el funcionamiento del capitalismo. Hasta 2008 parecía afectar sólo a áreas marginales: América Latina en los años 90 hasta la siguiente década, el sudeste asiático y Rusia. En los países más importantes, todo lo que significaba eran colapsos ocasionales del mercado de valores de los que se recuperaban con bastante rapidez. Me pareció que la verdadera señal de que algo malo estaba pasando debería haber sido el colapso de Long-Term Capital Management (LTCM) en 1998, que demostraba lo incorrecto que era todo el modelo de crecimiento, pero no se consideró así. Paradójicamente, llevó a un cierto número de hombres de negocios y de periodistas a redescubrir a Karl Marx, como alguien que había escrito algo de interés sobre una economía moderna y globalizada; no tenía nada que ver con la antigua izquierda: la economía mundial en 1929 no era tan global como la actual. Esto tuvo alguna consecuencia; por ejemplo, hubiera sido mucho más fácil para la gente que perdió su trabajo regresar a sus pueblos. En 1929, en gran parte del mundo fuera de Europa y América del Norte, los sectores globales de la economía eran áreas que en gran medida no afectaron a lo que las rodeaba. La existencia de la URSS no tuvo efectos prácticos sobre la Gran Depresión pero sí un enorme efecto ideológico: había una alternativa. Desde los 90 asistimos al auge de China y las economías emergentes, que realmente ha tenido un efecto práctico sobre la actual depresión pues ayudó a mantener una estabilidad mucho mayor de la economía mundial de la que hubiera alcanzado de otro modo. De hecho, incluso en los días en que el neoliberalismo afirmaba que la economía prosperaba de modo exuberante, el crecimiento real se estaba produciendo en su mayoría en estas economías recién desarrolladas, en especial China. Estoy seguro de que si China no hubiera estado ahí, la crisis de 2008 hubiera sido mucho más grave. Por esas razones, vamos a salir de ella con más rapidez, aunque algunos países seguirán en crisis durante bastante tiempo.¿Qué pasa con las consecuencias políticas?La depresión de 1929 condujo a un giro abrumador a la derecha, con la gran excepción de América del Norte, incluido México, y de los países escandinavos. En Francia, el Frente Popular de 1935 solo tuvo el 0,5 por ciento más de votos que en 1932, así que su victoria marcó un cambio en la composición de las alianzas políticas en vez de algo más profundo. En España, a pesar de la situación cuasirrevolucionaria o potencialmente revolucionaria, el efecto inmediato fue también un movimiento hacia la derecha, y desde luego ése fue el efecto a largo plazo. En la mayoría de los otros Estados, en especial en el centro y este de Europa, la política se movió claramente hacia la derecha. El efecto de la actual crisis no está tan definido. Uno puede imaginarse que los principales cambios o giros en la política no se producirán en Estados Unidos u occidente, sino casi seguro en China. ¿Cree que China continuará resistiendo la recesión?No hay ninguna razón especial para pensar que de repente dejará de crecer. El gobierno chino se ha llevado un buen susto con la depresión, porque ésta obligó a una enorme cantidad de empresas a detener temporalmente su actividad. Pero el país todavía está en las primeras etapas del desarrollo económico y hay muchísimo espacio para la expansión. No quiero especular sobre el futuro, pero podemos imaginarnos a China dentro de veinte o treinta años siendo a escala mundial mucho más importante que hoy, por lo menos económica y políticamente, no necesariamente en términos militares. Desde luego, tiene problemas enormes y siempre hay gente que se pregunta si el país puede mantenerse unido, pero yo creo que tanto la realidad del país como las razones ideológicas continúan militando poderosamente para que la gente desee que China permanezca unida.Pasado un año, ¿cómo valora la administración Obama?La gente estaba tan encantada de que hubiera ganado alguien con su perfil, y en medio de la crisis, que muchos pensaron que estaba destinado a ser un gran reformista, a la altura de que hizo el presidente Franklin Roosevelt. Pero no lo estaba. Empezó mal. Si comparamos los primeros cien días de Roosevelt con los de Obama, lo que destaca es la predisposición de Roosevelt a apoyarse en consejeros no oficiales para intentar algo nuevo, comparado con la insistencia de Obama en permanecer en el mismo centro. Desperdició la ocasión. Su verdadera oportunidad estuvo en los tres primeros meses, cuando el otro bando estaba desmoralizado y no podía reagruparse en el Congreso. No la aprovechó. Podemos desearle suerte pero las perspectivas no son alentadoras.Si observamos el escenario internacional más caliente, ¿cree que la solución de los dos Estados, como se imagina actualmente, es un proyecto creíble para Palestina?Personalmente, dudo de que lo sea por el momento. Cualquiera que sea la solución, no va a suceder nada hasta que Estados Unidos decida cambiar totalmente su manera de pensar y presione a los israelíes. Y no parece que eso vaya a suceder.¿Cree que hay alguna parte del mundo donde todavía sea posible recrear proyectos positivos, progresistas?En América Latina la política y el discurso público general todavía se desarrollan en los términos liberal-socialistas-comunistas de la vieja Ilustración. Esos son sitios donde encuentras militaristas que hablan como socialistas, o un fenómeno como Lula, basado en un movimiento obrero, o a Evo Morales. Adónde conduce eso es otra cuestión, pero todavía se puede hablar el viejo lenguaje y todavía están disponibles las viejas formas de la política. No estoy completamente seguro sobre América Central, aunque hay indicios de un pequeño resurgir en México de la tradición de la Revolución; tampoco estoy muy seguro de que vaya a llegar lejos, ya que México ha sido integrado a la economía de Estados Unidos. América Latina se benefició de la ausencia de nacionalismos etnolingüísticas y divisiones religiosas; eso hizo mucho más fácil mantener el viejo discurso. Siempre me sorprendió que, hasta hace bien poco, no hubiera signos de políticas étnicas. Han aparecido movimientos indígenas de México y Perú, pero no a una escala parecida a la que se produjo en Europa, Asia o Africa. Es posible que en India, gracias a la fuerza institucional de la tradición laica de Nehru, los proyectos progresistas puedan revivir. Pero no parecen calar entre las masas, excepto en algunas zonas donde los comunistas tienen o han tenido un apoyo masivo, como Bengala y Kerala, y acaso entre algunos grupos como los nasalitas o los maoístas en Nepal. Aparte de eso, la herencia del viejo movimiento obrero, de los movimientos socialistas y comunistas, sigue siendo muy fuerte en Europa. Los partidos fundados mientras Friedrich Engels vivía aún son, casi en toda Europa, potenciales partidos de gobierno o los principales partidos de la oposición. Imagino que en algún momento la herencia del comunismo puede surgir en formas que no podemos predecir, por ejemplo en los Balcanes e incluso en partes de Rusia. No sé lo que sucederá en China pero sin duda ellos están pensando en términos diferentes, no maoístas o marxistas modificados.Siempre ha sido crítico con el nacionalismo como fuerza política, advirtiendo a la izquierda que no lo pintara de rojo. Pero también ha reaccionado contra las violaciones de la soberanía nacional en nombre de las intervenciones humanitarias. ¿Qué tipos de internacionalismo son deseables y viables hoy día?En primer lugar, el humanitarismo, el imperialismo de los derechos humanos, no tiene nada que ver con el internacionalismo. O bien es una muestra de un imperialismo revivido que encuentra una adecuada excusa, sincera incluso, para la violación de la soberanía nacional, o bien, más peligrosamente, es una reafirmación de la creencia en la superioridad permanente del área que dominó el planeta desde el siglo XVI hasta el XX. Después de todo, los valores que occidente pretende imponer son específicamente regionales, no necesariamente universales. Si fueran universales tendrían que ser reformulados en términos diferentes. No estamos aquí ante algo que sea en sí mismo nacional o internacional. Sin embargo, el nacionalismo sí entra en él porque el orden internacional basado en Estados-nación ha sido en el pasado, para bien o para mal, una de las mejores salvaguardas contra la entrada de extranjeros en los países. Sin duda, una vez abolido, el camino está abierto para la guerra agresiva y expansionista. El internacionalismo, que es la alternativa al nacionalismo, es un asunto engañoso. Es tanto un eslogan político sin contenido, como sucedió a efectos prácticos en el movimiento obrero internacional, donde no significaba nada específico, como una manera de asegurar la uniformidad de organizaciones poderosas y centralizadas, fuera la iglesia católica romana o el Komintern. El internacionalismo significa que, como católico, creías en los mismos dogmas y tomabas parte en las mismas prácticas sin importar quién fueras o dónde estuvieras; lo mismo sucedía con los partidos comunistas. Esto no es realmente lo que nosotros entendíamos por "internacionalismo". El Estado-nación era y sigue siendo el marco de todas las decisiones políticas, interiores y exteriores. Hasta hace muy poco, las actividades de los movimientos obreros (de hecho, todas las actividades políticas) se llevaban a cabo dentro del marco de un Estado. Incluso en la UE, la política se enmarca en términos nacionales. Es decir, no hay un poder supranacional que actúe, sólo una coalición de Estados. Es posible que el fundamentalismo misionero islámico sea aquí una excepción, que se extiende por encima de los Estados, pero hasta ahora todavía no se ha demostrado. Los anteriores intentos de crear super-Estados panárabes, como entre Egipto y Siria, se derrumbaron por la persistencia de las fronteras de los Estados existentes.¿Cree entonces que hay obstáculos intrínsecos para cualquier intento de sobrepasar las fronteras del Estado-nación?Tanto económicamente como en la mayoría de los otros aspectos, incluso culturalmente, la revolución de las comunicaciones creó un mundo genuinamente internacional donde hay poderes de decisión que funcionan de manera transnacional, actividades que son transnacionales y, desde luego, movimientos de ideas, comunicaciones y gente que son transnacionales mucho más fácilmente que nunca. Incluso las culturas lingüísticas se complementan ahora con idiomas de comunicación internacional. Pero en la política no hay señales de esto y ésa es la contradicción básica de hoy. Una de las razones por las que no ha sucedido es que en el siglo XX la política fue democratizada hasta un punto muy elevado con la implicación de las masas. Para éstas, el Estado es esencial para las operaciones diarias. Los intentos de romper el Estado internamente mediante la descentralización existen desde hace treinta o cuarenta años, y algunos de ellos con éxito; en Alemania la descentralización ha sido un éxito en algunos aspectos y, en Italia, la regionalización ha sido muy beneficiosa. Pero el intento de establecer Estados supranacionales fracasa. La Unión Europea es el ejemplo más evidente. Hasta cierto punto estaba lastrada por la idea de sus fundadores, quienes apostaban a crear un super-Estado análogo a un Estado nacional, cuando yo creo que ésa no era una posibilidad y sigue sin serlo. La UE es una reacción específica dentro de Europa. Hubo señales de un Estado supranacional en Oriente Próximo pero la UE es el único que parece haber llegado a alguna parte. No creo que haya posibilidades para una gran federación en América del Sur. El problema sin resolver continúa siendo esta contradicción: por una parte, hay prácticas y entidades transnacionales que están en curso de vaciar el Estado quizá hasta el punto de que colapse. Pero si eso sucede -lo que no es una perspectiva inmediata, por lo menos en los Estados desarrollados- ¿Quién se hará cargo entonces de las funciones redistributivas y de otras análogas, de las que hasta ahora sólo se ha hecho cargo el Estado? Este es uno de los problemas básicos de cualquier clase de política popular hoy en día. (Agencia Paco Urondo)

18.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en prensa.medios.gov.ar) El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli detalló las actividades del bicentenario y del desfile militar en una conferencia de prensa en Defensa. Informó que la Presidenta pidió que se haga un racconto histórico de lo que han sido los 200 años de las Fuerzas Armadas. El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli presentó los detalles del desfile histórico militar del 22 de mayo, en una conferencia de prensa brindada en el Ministerio de Defensa. Informó que la presidenta Cristina Fernández pidió que se haga un "racconto histórico de lo que han sido los 200 años de las Fuerzas Armadas".Señaló que el sábado 22 de mayo, a partir del mediodía ya estarán abiertos los stands de las provincias, los ministerios, las colectividades y los pueblos originarios, que se encontrarán sobre la Avenida 9 de Julio, en la ciudad de Buenos Aires. Luego, a las 13, se presentará el desfile histórico militar, "que es distinto, diferente a los que hemos visto siempre, porque no solamente van a desfilar los ejércitos actuales, sino que la Presidenta ha pedido que hagamos un racconto histórico de lo que han sido las Fuerzas Armadas en estos 200 años." Del evento participarán 4.500 integrantes de las fuerzas y se realizará de manera simultánea a un desfile aéreo.Más tarde, alrededor de las 15.30, comenzará el desfile de las provincias, en la que cada una mostrará "lo mejor de sus bailes, su música y lo que ellas consideran que fue lo más importante que aportaron en estos 200 años de historia", indicó Parrilli. El domingo, los stands abrirán en el mismo horario, alrededor de las 13 y, a partir de 14, comenzará el desfile de aproximadamente 50 colectividades, "que en su diversidad conforman la identidad argentina", señaló el secretario. Durante toda la tarde del 23 de mayo cada gobernación realizará en los escenarios provinciales shows de sus artistas locales. A las 20, en el escenario central que está frente al Obelisco, se realizará un espectáculo musical.El lunes 24 de mayo no habrá desfiles, porque "lo hemos convenido así con el gobierno de la Ciudad", ya que se realizará la inauguración del Teatro Colón. Además, ese día se despedirá a la selección nacional de fútbol, en su último partido antes de la partida hacia el mundial de Sudáfrica (jugará en la cancha de River Plate contra Canadá). El martes 25 de mayo, día del bicentenario, por la mañana se realizará una maratón; al mediodía se podrá ver una largada simbólica de TC 2000 sobre la 9 de julio y, desde la 17, se iniciará "El desfile de 200 años de historia argentina", al que Parrilli calificó como "único" y explicó que se mostrará "lo bueno, lo malo, y todo lo que hicimos" como país en este bicentenario. Las actividades finalizaran con un espectáculo de luces sobre la 9 de julio y sobre Diagonal Norte. (Agencia Paco Urondo)

17.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Página 12) Aunque hace más de tres décadas vive en Inglaterra, cada mañana Ernesto Laclau cumple con el rito de leer los principales diarios argentinos para seguir de cerca la política nacional. “La Argentina está evolucionando hacia una polarización dentro de un sistema institucional”, dice en esta entrevista, pero aclara que no cree que, por lo menos por ahora, las identidades mayoritarias se ordenen alrededor de la dicotomía kirchnerismo/antikirchnerismo. Con una mirada macro sobre la situación latinoamericana, y con afán polémico, aboga por “presidencialismos fuertes” para enfrentar los avances conservadores a través de “la parlamentarización del poder”.
 –¿Las identidades políticas hegemónicas hoy en Argentina están configuradas en torno del eje kirchnerismo-antikirchnerismo? ¿Por qué?
 
–No creo que las identidades hayan llegado a constituirse en torno de ese eje, porque el kirchnerismo todavía no ha logrado crear una frontera interna en la sociedad argentina que divida al campo popular del otro campo. El peronismo clásico dividía a la sociedad en esos términos, el chavismo en Venezuela y Evo en Bolivia dividen a la gente en esos términos. El kirchnerismo no ha llegado al punto de cristalización de una identidad popular que divida a la sociedad de esa manera, aunque hay indicios de que el proceso está avanzando en ese sentido. Pero es un proceso que no está cerrado.
 
–¿Por qué se están produciendo esos indicios?
 
–¿En qué sentido?
 
–Por ejemplo, algunos discursos relacionan ese proceso con una voluntad belicosa del kirchnerismo, otros...
 
–Esa idea de una voluntad belicosa del kirchnerismo se liga a la idea de que hay un autoritarismo kirchnerista. Es un discurso frecuentemente presentado por la derecha, la idea de que hay una tendencia autoritaria en los regímenes populistas latinoamericanos. Mi respuesta es que, si hay un peligro de deriva autoritaria en los regímenes políticos latinoamericanos, esa deriva no está dada por el populismo sino por el neoliberalismo. Un régimen autoritario fue el de Pinochet en Chile, que fue la forma para que el programa de ajuste de los Chicago Boys fuera implementado. Un régimen autoritario fue el de Videla, la condición necesaria para aplicar el plan de Martínez de Hoz. Ahí es donde hay que buscar el peligro del autoritarismo, y no en los populismos, que han sido regímenes que han intentado incorporar a las masas y no han afectado las bases del sistema institucional.
 
–¿Hacia dónde cree entonces que va el proceso político nacional?
 
–El espectro político tiende a la polarización, pero la polarización no ha encontrado su límite ni su forma definitiva. La Argentina está evolucionando hacia una polarización dentro de un sistema institucional. Puede parecer un poco optimista, pero creo que es así. De a poco se está llegando a una situación de un país vivible, con un sistema político relativamente estable, en el que va a haber un centroizquierda y un centroderecha. De un lado y de otro va a haber también unos loquitos marginales. Por centroderecha estoy pensando que podría crearse un espectro opositor viable electoralmente, un tándem entre –menciono nombres tentativos, sólo como ejemplo– Ricardo Alfonsín y Hermes Binner. Me dirán que Binner no es de derecha; claro que su ideología no es de derecha, pero muchas veces una fuerza política puede jugar un papel estabilizador dentro del statu quo aunque su ideología no corresponda exactamente. Por ejemplo, el Partido Comunista era parte de la Unión Democrática de 1946. En la Argentina actual pienso que la derecha galopante no va a poder presentar una fórmula política viable, entonces puede mover su apoyo hacia una formación de centroderecha. Más a la derecha, puede haber figuras como Lilita Carrió o gente así, que va a representar un papel marginal, sin significación.
 
–¿Y del otro lado?
 
–En el centroizquierda, la única opción viable es el kirchnerismo. Con una transversalidad real y creíble –no como la que llevó a Cobos–, el kirchnerismo puede ser un factor aglutinante. Como con Carrió a la derecha, también habrá fórmulas de izquierda aberrantes. Mucho me temo que mi viejo amigo Pino Solanas está representando ese papel. Ahora, si llegáramos a un sistema político con una fuerza de centroizquierda y una fuerza de centroderecha, que configuraran el espacio del poder, la Argentina podría tener un sistema institucional bastante estable. Siempre los sistemas políticos oscilan entre las fuerzas institucionalistas, que tienden a mantener las relaciones de poder, y las fuerzas del cambio. Si el centroderecha gana las próximas elecciones, en ese caso las fuerzas del statu quo habrán predominado sobre las fuerzas del cambio, que han sido representadas por el kirchnerismo.
 
–¿Por qué sostiene que los presidencialismos fuertes son condición necesaria para el cambio en América latina y, por otro lado, que la parlamentarización de lo político es una modalidad de intervención conservadora?
 
–El antipersonalismo ha sido una línea de apelación a la derecha. Fue la línea que se opuso a Yrigoyen y a Perón. Hay una tradición por la cual el antipersonalismo y el antipopulismo son las formas a través de las cuales la derecha se va consolidando. El problema fundamental es que, cuando se da una ruptura, se precisa una cristalización simbólica, ideológica, que no está dada por las meras fuerzas que participan. Si pensamos en la crisis de la IV República en Francia, ahí había un sistema parlamentario donde las elites habían llevado el país al borde del caos y se necesitó la cristalización simbólica alrededor de la figura de De Gaulle para fundar la V República y un sistema viable de poder; ahí el momento del personalismo jugó un papel decisivo en la solución de la crisis. En América latina creo que vamos a tener regímenes presidencialistas fuertes como una posibilidad de cambio, porque cualquier régimen que sea una democracia diluida en una pluralidad de fracciones es incapaz de, como dirían los ingleses, delivering the goods (N.de la R.: entregar la mercadería, cumplir los compromisos). Todo régimen político democrático está en un punto intermedio entre el institucionalismo puro, que sería la parlamentarización del poder, y el populismo puro, que sería la concentración del poder en manos de un líder. Siempre ese espacio intermedio va a tener que jugar en las dos puntas. Pero en América latina, más que en Europa, el momento presidencialista, el momento populista, va a ser más fuerte que el otro.
 
–¿Cómo concilia esta apuesta al presidencialismo con los ideales pluralistas de la democracia, que parecen mejor representados por la diversidad de voces que admite el Congreso?
 
–El pluralismo se puede dar a nivel de las bases democráticas de un sistema, pero ese pluralismo no necesariamente coincide con el pluralismo del parlamentarismo, porque un poder parlamentario puede ser un parlamentarismo basado en formas clientelísticas de la elección de diputados o senadores. Esas formas clientelísticas pueden ser muy poco democráticas. Un ejemplo: si existe una demanda concreta de un grupo local sobre un tema como transporte y la municipalidad la niega, hay una demanda frustrada. Pero si la gente empieza a ver que hay otras demandas en otros sectores y que también son negadas, entonces empieza a crearse entre todas esas demandas una cierta unidad y empiezan a formar la base de una oposición al poder. En cierto momento es necesario cristalizar esa cadena de equivalencias entre demandas insatisfechas en un significante que las significa a ellas como totalidad: es el momento de la ruptura populista, cuando la relación líder-masa empieza a cristalizar. Pero hay todo un renglón intermedio que es el momento parlamentario. Ese momento muchas veces opera sobre bases clientelísticas y puede tratar de interrumpir la relación populista entre masa y líder. Cuando ocurre, entonces tenemos a un poder parlamentario, antipersonalista, que se opone a la movilización de bases. Por eso, no hay que pensar que la parlamentarización del poder significa una tendencia más democrática, puede significar lo opuesto: el ahogo de las demandas democráticas a través de los estratos intermedios que, de una forma corporativa, administran las instituciones.
 
–Un poder presidencial fuerte sería, desde esa perspectiva, un fenómeno coyuntural y necesario para producir un quiebre: ¿no sería luego difícil delimitar cuándo ese cambio ya se produjo y la apelación al líder se vuelve innecesaria?
 
–Es muy difícil decir cuánto debería durar, diría que por todo un período histórico. No necesariamente es antidemocrático. Nyerere lideró un régimen en el cual hubo amplia participación democrática (N. de la R.: en Tanzania). Pero la experiencia de Mugabe llegó a un efecto completamente diferente (N. de la R.: en Zimbabwe). ¿Hasta cuándo y cómo? No lo sé. Pero sí soy partidario hoy en América latina de la reelección presidencial indefinida. No de que un presidente sea reelegido de por vida, sino de que pueda presentarse. Por ejemplo, por el presente período histórico, sin Chávez el proceso de reforma en Venezuela sería impensable; si hoy se va, empezaría un período de restauración del viejo sistema a través del Parlamento y otras instituciones. Sin Evo Morales, el cambio en Bolivia es impensable. En Argentina no hemos llegado a una situación en la que Kirchner sea indispensable, pero si todo lo que significó el kirchnerismo como configuración política desaparece, muchas posibilidades de cambio van a desaparecer. (Agencia Paco Urondo)

17.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La revista dominical de Clarín le dedica la edición del 16 de mayo al bicentenario.
A través de sus luminosas páginas seguramente alumbradas por el patrio fervor, VIVA le cede casi todo su espacio a temas como los túneles de 1810, a los objetos de la vida cotidiana de “ayer y de siempre”, a las figus que existieron o si no se inventan, a los vestidos de ayer y la moda actual. Bien para una revista de domingo, me consuelo. Pero este aporte profundo y singular a la reflexión pública sobre nuestro país y su destino– la manera que VIVA, encuentra de informar a una ciudadanía cautiva, acorralada por la Ley de Medios Audiovisuales, esa zancadilla a la libertad de expresión de los medios independientes-, este aporte, decía, llega a su clímax cívico cuando aborda lo que la VIVA entiende “las argentinadas que avergüenzan” y, cuando ya en pleno trance filosófico, indaga entre diez compatriotas sobre la crisis de este Nación que VIVA intuye “injusta”.
 
Me impulsa a escribir la impunidad mediática, las maneras que tiene de armar una ficción y que todos andemos repitiéndola obedientes y acríticos, dándole sustento, por omisión al menos, a este relato de la derrota que se presenta como sentido común, certeza, en el medio de una sarta de intrascendencias en donde nos perdemos, nos ganan. Yo aprendí que el periodismo debe dudar de todo, incluso –especialmente- de sí mismo, que no es profesional instalar un prejuicio como certeza y hacer caer en la estratagema a ciudadanos distraídos, no entrenados en las trampas del monopolio de la palabra pública. VIVA  dice, se pregunta, como el bienudo de 1910, ya que estamos, cómo es que “teniendo todo vivimos de crisis en crisis”. Pregunta decadente y de mala leche. ¿Qué crisis VIVA? ¿Qué crisis? ¿La tuya, la de tu multimedio, la que impide que la tv digital salga con la norma que tu grupo pretendía? ¿Qué crisis: la de legitimidad periodística que fuiste empeñando cuando perdiste el rumbo de vocero de los intereses ciudadanos por los más poderosos de los grupos que te sostienen, integrás? ¿Qué crisis?
 
Vamos; el país – esta abstracción que llamamos ligeramente Argentina- seguramente podrá –y se merece- estar mejor, brillar en el contexto internacional, ser más en todo, como quería Sarmiento, quiere hoy VIVA. Pero fue menos, y eso no debemos olvidarlo. Fue menos y peor.  Y a mí, que soy nadie, se me hace que esta abstracción merece que cuando VIVA – es decir, LA revista dominical del “mejor diario argentino”, es decir, la revista que compran millones de compatriotas- dice crisis, desagregue: informe la índole de la crisis actual, que dé cifras, que ofrezca fuentes calificadas, que nos ayude a pensar y crecer, no a repetir y temer. Y me da por preguntarme de qué le sirve a VIVA – y la propia crisis que porta, pobre, ya desde su contradictorio nombre- esta prédica procrisis, por qué este regodeo perverso en la historia del desastre perpetuo, inventado a fuerza de armar verdades como vidrieras a medida de acaparadores de todo. 
 
Y es entonces que de a poco va surgiendo la otra verdad, filtrándose entre los huequitos de la mentira escenificada, no dejándose aplastar. Los testimonios de los invitados por VIVA a explicar la crisis refutan la teoría conspirativa y son más justos, agradecidos y esperanzados con el país – y los países que lo integran- que VIVA. Tal vez porque como invita Barbero “la escritura es la forma de salir de la impotencia, el modo de asumir la palabra, de hacerla real. Esa apropiación de la palabra tiene una función clarísima en términos de tomar posición frente a la palabra pública que son los medios masivos”. Entonces decido asumir la palabra y me comparto, multiplico lo que a VIVA se le escapa, no alcanza, no puede ver, ha perdido de vista obstinado, quién diría, en mirar para un solo, único lado: el país que resiste, que cree, que espera, alerta y crítico, pero con alegría, sí, con brava alegría.
 
Y me siento menos sola, como saliendo de la crisis. (Agencia Paco Urondo)

17.05.2010

La Plata, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo) El pasado viernes 7 de mayo de 2010 los compañeros del Centro Popular "El Viejo Rancho de Evita" estuvimos presentes en el homenaje que el movimiento Evita La Plata organizó para las mujeres que “luchan y lucharon por un país justo”. El acto se realizó en el Teatro Argentino de La Plata al cumplirse el 91º aniversario del nacimiento de Eva Perón y asistieron al encuentro alrededor de 3.000 compañeras y compañeros.
El encuentro contó con con la actuación de Teresa Parodi, con la presencia del gobernador Daniel Scioli, del dirigente Emilio Pérsico, del viceministro de Desarrollo Social, Carlos Castagneto, del director general de Escuelas bonaerense, Mario Oporto, del diputado nacional Ariel Pasini, del diputado provincial Fernando “Chino” Navarro, de Marita Perceval subsecretaria para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia y de la diputada nacional FPV Buenos Aires Adela Segarra.
 
Se realizo la entrega de presentes a mujeres destacadas en distintos ámbitos, entre las homenajeadas estuvieron Rosa Bru, Lucy de Cornelis (Mujeres Agropecuarias en Lucha), Bilma Acuña (Madres contra el Paco, Ciudad Oculta) y Emilce Moler. Como oradoras del encuentro tambien dejaron su emotivo mensaje Marita Perceval y Adela Segarra. En sus discursos recordaron “las trabas que la oposición le pone al gobierno de Cristina” y lo compararon con los obstáculos que Eva Perón debio hacer frente durante su gestión política y social. (Agencia Paco Urondo)

14.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)  El libro "Manuel Belgrano: recuerdos del Alto Perú", de Javier Garin, fue declarado de interés municipal en Lomas de Zamora por iniciativa del concejal Alfredo Fernández, con el voto de todos los bloques. También declaran de interés el "Manual popular de Derechos Humanos" del mismo autor.
El libro "Manuel Belgrano: recuerdos del Alto Perú", del escritor lomense y abogado de DDHH Javier Garin, fue declarado de interés municipal con el voto unánime de los concejales de Lomas de Zamora en la sesión del 12 de mayo. El concejal Alfredo Fernández (FPV), autor de la iniciativa, explicó que el libro es un relato de la heroica campaña libertadora al Alto Perú llevada a cabo por Manuel Belgrano, cuya segunda edición acaba de ser presentada en la Feria del Libro. "Es para mí un orgullo solicitar la declaración de interés municipal, porque este libro nos acerca y humaniza la figura de Belgrano, y porque su autor es un vecino de Lomas de Zamora que fue parte de este Honorable Cuerpo".
Asimismo, se declaró de interés Municipal el "Manual Popular de Derechos Humanos", también de Garin, obra a la que el concejal Alfredo Fernández consideró "un valioso aporte a la enseñanza y difusión de los Derechos Humanos, por su lenguaje claro y su manera directa y sencilla de abordar la temática". Por su parte, Javier Garin -a quien los concejales concedieron el uso de la palabra- se manifestó "muy emocionado y orgulloso de estar en este querido Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, del que alguna vez formé parte y que es el ámbito por excelencia de la democracia popular en Lomas de Zamora". Agradeció especialmente a Alfredo Fernández por su iniciativa, al Presidente del HCD lomense Norberto Carasatorre, a los concejales y concejalas, al secretario de Derechos Humanos del PJ local, Héctor Fuentebuena "y a todos los que tan gentilmente me han hecho este honor".
"Ambos libros me dieron muchísimas satisfacciones al permitirme recorrer el país promoviendo la doctrina de los derechos humanos y rescatando la figura de Manuel Belgrano, ese gran patriota que nos dejó como legado los dos grandes principios de Libertad e Independencia. El Bicentenario es una buena ocasión para recordar aquello que Belgrano decía: que hay que fomentar un espíritu nacional, que nos haga preferir el bien público al privado y la condición de americano a la de extranjero. Nos quisieron hacer creer que todo lo argentino era malo, que lo de afuera era mejor, porque esa es la forma de dominarnos. Cultivando el sano nacionalismo, el amor a la patria argentina y latinoamericana. Es como mejor honraremos el recuerdo de Belgrano y los Padres de la Patria", concluyó Garin. Garin hará una serie de presentaciones de su libro, charlas y conferencias sobre Manuel Belgrano en todo el país. La gira se iniciará en la Provincia de Misiones, el 14, 15 y 16 de mayo, por invitación de autoridades provinciales, municipales y académicas.
Para mayor información, consultar el blog: www.manuelbelgranoxjaviergarin.blogspot.com o bien contactarse con el autor al mail: javiergarin@yahoo.com.ar o al celular (011) 155-990-9876. Para adquirir el libro, puede solicitarlo directamente al autor o bien a la Editorial Dunken sita en Ayacucho 357, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, T:E: (011) 4954-7700, info@dunken.com.ar.
 
 

 

 

12.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Agenda de Reflexión) Especializada en la hibridación de ideas ajenas, la intelectualidad académica de sesgo filo progresista rara vez ha coincidido con los intereses de las mayorías populares en América Latina. Aún cuando adopta la semántica de los pensadores “excéntricos” a su formación (oriundos del nacionalismo popular o el socialismo criollo), la izquierda del mandarinato ideológico reitera, en su práctica, la preferencia por el cliché de las ideas originales generadas en otro tiempo o en otro paisaje, distintos al suyo.
Estos fragmentos textuales de Hernández Arregui -extraídos de La formación de la conciencia nacional -obra escrita en 1959-, permiten verificar la veteranía del progresismo académico en sus configuraciones fundamentales.

Lo auténtico de la cultura no es la Universidad sino la vida, creadora perpetua de formas culturales. La anemia de los intelectuales es el resultado de esta incultura radical, de esta fijación en un período histórico de la cultura argentina y no en la cultura total como producto vital, extendido en el tiempo de la comunidad. Si el intelectual, como sujeto de cultura, no se subsume en el pueblo, si no abreva en sus fuentes limosas, es pura antropolatría.
(…) Contradiciéndose a sí misma en su función antinacional y su progresismo universal, la izquierda intelectual exhibe en su desencarnada verdad, la esencia misma de la inteligencia colonizada. En lugar de dominar las ideas, como parásitos del orden social, están dominados por el sistema que los oprime al mismo tiempo que los alimenta.
Más que intelectuales, por tal razón, son jeroglíficos. En sus escritos -si son literatos, ensayistas- se percibe el plúmbeo jadeo de la nulidad pedante, el no poder expresar lo que se desea, el velo gramatical que recubre la duplicidad de una posición social sierva de los poderes que regulan y sofocan el pensamiento impersonal de la pequeña burguesía como clase.
Algo les dice que hay una tecla desafinada en la melodía de su justificación subjetiva. Y ni siquiera deben encerrarse en esa subjetividad. La subjetividad pura sólo es posible en el individuo de la clase alta, donde el carácter parasitario de sus miembros los compele, a fin de no verse precisamente como parásitos, a erigirse en solitarios elegidos.
Disposición, que responde al efectivo aislamiento de la actividad productiva de parte del intelectual pudiente: “…la ficción misma de la interioridad -escribe Claude Lanszmann- se explica por la situación objetiva del privilegiado que no experimenta la realidad del mundo por la necesidad ni por el trabajo, y que tiene necesidad de creerse, secretamente, distinto a todos”.
Pensamiento que es una variante de éste de Marx: “La riqueza acepta únicamente la realización de las facultades humanas, en tanto que la realización de su nada, de sus caprichos, de sus ideas abstractas o exóticas”.
Tal la situación genérica de la intelectualidad de izquierda. Anclan en abstracciones en lugar de sumergirse en los hechos. Ésta es la superioridad del proletariado -a pesar de su incultura- sobre las otras clases en general, y sobre los intelectuales en particular, pues en tanto clase, defiende intereses que no admiten conciliación teórica, sino la efectiva subversión de la praxis.
El intelectual de izquierda, ligado a la burguesía, se revuelve contra ella pero no contra sí mismo como clase. En cambio el obrero, se revela como clase contra sí mismo. Por eso es revolucionario.
De ahí la conciencia desdichada del intelectual, sus cuentos famélicos, su protesta indecisa entre la acción y la idea siempre resuelta a favor de la idea. De su cobardía. Dentro de la lucha de clases son la contradicción reseca.
(…) Un grosero anticlericalismo ha sido parte de esta mentalidad “progresista”. (…) Un no menos necio antimilitarismo les ha servido de cantinela. El odio al Ejército de parte de la izquierda extranjerizante es otra faz de la oposición a los movimientos nacionales de liberación que no pueden consumarse sin su apoyo.
El internacionalismo intelectual de la izquierda es el peor enemigo de la revolución nacional en un país dependiente y en consecuencia del proletariado. (Agencia Paco Urondo)

12.05.2010

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Desde que comenzó le gestión macrista en la Ciudad, los estudiantes hemos sentido en carne propia el desprecio y la exclusión de una manera muy concreta. Muy lejos quedaron aquellos discursos demagógicos que prometían una educación pública de calidad. Por el contrario, hoy vemos como los subsidios a las escuelas privadas aumentan, mientras se recortan los presupuestos asignados a las escuelas públicas, en una clara demostración de clasismo macrista. Hoy tenemos escuelas sin gas, sin luz y con una infraestrucutura miserable, cierto es que esta problemática no es nueva, pero si lo es el aumento del desprecio por la educación de los miles de pibes que asisten a lo que debería ser una escuela capaz de formar futuros ciudadanos comprometidos por su colectividad. Pero, lejos de ponernos en exquisitos con nuestros reclamos, optamos por exigir primero que se respeten los derechos básicos, en el distrito mas rico del país.
 

La Cámpora Secundarios mantiene un compromiso inalterable con todos aquellos que padecen el desprecio macrista. Aspiramos a tener una educación de calidad que sirva como formadora intelectual de los futuros sostenedores de la Nación, y que además promueva los valores de la solidaridad, el amor y el aprecio por la colectividad. Lamentable, hoy por hoy, en la Ciudad de Buenos Aires estamos lejos de alcanzar dicho objetivo, partiendo de la triste realidad de contar con instalaciones sin gas. Pero si algo tenemos los jóvenes es voluntad. Por eso hoy, con mas fuerza que nunca, levantamos las banderas de una educación para todos y nos ponemos a transitar con alegría el camino hacia la felicidad plena de todos los estudiantes. Asi como afirmamos que donde haya una necesidad debe haber un derecho, sostenemos que donde haya un militante deberá haber una solución... una respuesta.El autor es miembro de La Cámpora Secundarios. (Agencia Paco Urondo)