Relámpagos //// 09.10.2018
Brasil en peligro, por Santiago Gómez

Bolsonaro está a 5 puntos de la mitad más uno de lo votos y el PT perdió por 17 puntos de diferencia. 20 millones no fueron a votar, pero la elección pasada la abstención aumentó en la segunda vuelta. Ciro Gomes aún no llamó a votar a Haddad

Por Santiago Gómez
Desde San Pablo

El resultado de las elecciones del domingo pasado otorgaron un resultado que nadie había previsto en las encuestas, en las cuales Jair Bolsonaro nunca había pasado del 32%. La información difundida por la campaña del Partido de los Trabajadores colocaba a Fernando Haddad en un segundo turno, pero nunca difundieron la posibilidad de una diferencia de 17 puntos. Bolsonaro está   a cinco punto de obtener el triunfo en segunda vuelta, con una diferencia de 18 millones de votos. En tercer lugar quedó Ciro Gomes, con el 12% de votos, los cuales se supone deberían ir hacia Haddad en la próxima elección.

Jair Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal, obtuvo 49.276.990 millones de votos, contra 31.342.005 que obtuvo el candidato de Lula, quedando en segundo lugar con el 29,28% de los votos. Ciro Gomes fue votado por 13.344.366 millones de brasileros, lo que ni sumado con los votos del PT aseguraría una victoria de la fuerza de izquierda en el segundo turno. Fueron otras 13 millones de personas las que no votaron en ninguno de los dos candidatos que pasaron a la segunda fase; 20 millones las que no fueron a votar, 3 millones las que votaron en blanco y 7 millones las que anularon el voto.

La campaña del PT buscará bajar la cantidad de abstenciones, pero debe considerarse que en la elección pasada, en el segundo turno las abstenciones aumentaron. En el primer turno de Dilma Rousseff 27,7 millones de personas no fueron a votar, lo que representó un 19,4% de los votos, pero  cuando la elección se definió, fueron el número aumentó para 21,1% del electorado, lo que significó que 30 millones de personas prefirieron quedarse en su casa a elegir entre un candidato del PT y Aécio Neves del PSDB. En esta elección, Gerardo Alckmin, candidato del PSDB, obtuvo el 4,76% de los votos y en el día de ayer manifestó que no apoyaría a ninguno de los dos candidatos en la segunda vuelta.

Hay diez millones de electores entre quienes votaron en blanco (3 millones) o anularon el voto (7 millones). En la elección pasada, la cantidad de votos en blancos fueron 4.420.489 (3.84%), los cuales pasaron a ser 1.921.819 (1.71%) en el segundo turno, es decir que el 56% eligió una opción en segunda vuelta, lo que son 2,5 millones de votos. La diferencia entre votos nulos en la segunda vuelta de 2014 fue menor. Mientras en la primera 6.678.592 (5.80%) anularon el voto, en la segunda la cantidad sólo cayó a 5.219.787 (4.63%). Son casi 1,5 millones de votos. La sumatoria de lo dos da cuatro millones, suponiendo que se mantuviese la proyección, lo que lo deja al PT aún abajo de los 18 millones que lo diferencian de Bolsonaro, suponiendo que los 4 millones eligieran a Haddad, así como los 13 millones que eligieron a Ciro.

Quedan 13 millones de voto en disputa y habrá que esperar hasta el domingo 28 para saber cómo se resuelve. Por su parte, Ciro Gomes, aún no llamó a Haddad, simplemente manifestó “Ele não”, repitiendo la consigna que el movimiento feminista consiguió instalar en Brasil. Guilherme Boulos, joven dirigente del Movimiento de Trabajadores Sin Techo, que fue candidato por el PSOL, llamó a sus 600 mil electores a votar por Haddad en el segundo turno. Boulos siempre defendió el derecho de Lula de participar de las elecciones así como denunció la campaña política en su contra, así como las faltas de pruebas para ser condenado.