fbpx Unidad Ciudadana: educación, universidad, y ciencia | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 28.06.2017
Unidad Ciudadana: educación, universidad, y ciencia

El autor reflexiona sobre la candidatura del Dr. Roberto Salvarezza en el segundo lugar de las listas para diputados nacionales del Frente que conduce Cristina Fernández de Kirchner.

Por Leandro Andrini*.
En la foto, Salvarezza.

Un proverbio popular dice que “la política es el arte de lo posible”, y da sustancia a corrientes que sustentan el “posibilismo” como lema fundamental de la acción política. Si bien en desacuerdo con la proposición del adagio se me figura que sí son posibles múltiples lecturas de lo político, no como arte.

Silvio Rodríguez canta “me estremecieron mujeres / que la historia anotó entre laureles / y otras desconocidas gigantes / que no hay libro que las aguante”. En estos tiempos, estremecedores, estremece una mujer que hace de la política un juego al que todos juegan bajo las reglas que les propone.

“El momento en que la negociación no aborda solo una demanda particular, sino que apunta a algo más, y comienza a funcionar como la condensación metafórica de la reestructuración global de todo el espacio social”, ese momento, “es lo propiamente político”, sostiene Žižek.

Hacia el final de la tarde de ayer, clausuradas las negociaciones (demandas particulares) emergió una lista de nombres que condensa la figuración de un proyecto político. No son nombres ubicados al azar, ni mucho menos. Entiendo que no responden a “caprichitos” de cartel y bambalinas.

Fernanda Vallejos, economista. Es decir, una mujer joven, que viene a trabajar sobre el principal tema de la coyuntura actual (que no es de coyuntura, atendiendo al futuro y el endeudamiento). Los manotazos de la prensa de hoy son que ha hablado bien de Amado Boudou, que lo conoce a Kicillof desde la universidad y que iba a 6-7-8.

Roberto Salvarezza, investigador científico. Un hombre que ha dedicado su actividad a lo académico, dentro de ámbitos científicos y universitarios, públicos. Contrafigura de Facundo Manes, en todos los aspectos. Los diarios tengan posiblemente para decir que hace más de un año que Salvarezza debiera integrar el directorio de CONICET, donde sus colegas lo eligieron mediante voto directo por abrumadora mayoría, frente a dos oponentes que afines al gobierno. Al día de hoy, Macri no lo ha nombrado, en cambio sí pretendió nombrar a uno de los perdedores (que decorosamente desistió de ese papel).

Fernando Espinoza, político. No hay ninguna necesidad de presentación de esta figura protagónica del peronismo bonaerense. Política y territorio, podría decirse que es lo que su nombre engloba.

Volviendo a Zizek, podemos leer en estos tres primeros lugares lo económico en su todo, la educación pública, la investigación científico-tecnológica, y lo político en territorio. Es decir, la elección de estos tres nombres “apunta a algo más, y comienza a funcionar como la condensación metafórica de la reestructuración global de todo el espacio social”.

No se trata del (re)manido lugar, ya común entre los lugares comunes, sobre “el pasado”. Se trata de un proyecto/modelo redefinido según las circunstancias de las políticas (propias y ajenas). Es más, frente a la degradación que ha hecho de la política la intensificación de circulación de mensajes, privados de toda línea de pensamiento, por redes sociales y cuyo contenido en el mejor de los casos eran acusaciones e infundios de toda naturaleza, esta propuesta revitaliza preguntas tales como cuáles pueden ser las acciones políticas para responder qué modelos de salud para el país, qué educación para el país, qué ciencia para el país, qué “economías” harán posible la realización de las respuestas a estas preguntas.

Quien suponga que ganando las elecciones de octubre se alcanza el máximum, desde mi perspectiva, esa suposición no es correcta. Octubre marca el piso, ensancha los márgenes de la resistencia, la probabilidad de volver a enunciar preguntas y minúsculas acciones (parlamentarias).

No nos olvidemos de los días que hemos vivido, de los que vivimos, y no dejemos de imaginar los días que podemos vivir. Hoy nos han invadido las serpientes, “[…] serpientes / […] / largas, transparentes, y en sus barrigas llevan / lo que puedan arrebatarle al amor”, este mar de serpientes, arrasadoras/aplanadoras de todo derecho, convocan a hombres y mujeres imprescindibles: esas y esos que luchan toda una vida.

* Investigador CONICET e integrante de la Cátedra Libre – UNLP “Ciencia, Política y Sociedad”.