Política //// 14.02.2019
Merlo: se enrarece el clima político en medio de las denuncias judiciales

A los problemas judiciales que el expresidente del PJ bonaerense tuvo que enfrentar, se le suman ahora una catarata de denuncias por violación, abuso, acoso, maltrato y violencia física o simbólica de diferentes funcionarios del municipio de Merlo de alto o mediano rango por parte de empleadas del mismo.

Por Rodrigo Lugones

El intendente del partido bonaerense de Merlo, Gustavo Menéndez, viene enfrentando una serie de cimbronazos judiciales que podrían hackear su proyección política. Quién en 2015 se soñaba como gobernador de la provincia de Buenos Aires, y pensaba a Merlo como su “trampolín” electoral, enfrenta una situación complicada que lo obliga a intentar renovar su intendencia en 2019.

A finales del 2018 se conoció que fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer cargos en la función pública de por vida en primera instancia, por el Juzgado Correccional Nº 3 de Mar del Plata, por la causa conocida como “Mochila Verde”, cuando el alcalde ocupaba un cargo en la Dirección de Loterías y Casinos de la provincia.

El intendente está condenado por haber sustraído de manera ilegítima $ 600.000. El mismo día en que se dio a conocer la sentencia, el ex intendente de Merlo, Raúl “Vasco” Othacehé, fue partícipe de una “entradera” que lo tuvo como víctima y dejó como saldo un herido de bala de gravedad: el “casero” del cuestionado ex intendente merlense.

Existen todo tipo de versiones al respecto. Hay quienes sindican a gente del entorno del actual intendente como ideólogos del violento asalto sufrido por “El Vasco”, y están quienes lo plantean como un “auto-atentado” pensado para instalar el tema mediáticamente y producirle mayor daño a la figura de Menéndez.

El clima político en Merlo se vio visiblemente afectado. Menéndez tuvo que pronunciar un encendido discurso en la inauguración de un nuevo espacio en el Hospital Eva Perón, un nosocomio histórico del distrito. Allí hablo de persecución judicial y política. Rápidamente buscó asociar su situación judicial a la de Cristina Fernández de Kirchner. Cabe recordar que CFK no está condenada por ningún tipo de delito, ni se le ha podido probar ninguna de las acusaciones en su contra.

Las voces opositoras del distrito hablan de un acuerdo entre María Eugenia Vidal y el senador provincial Gustavo Soos, hombre de confianza de Gustavo Menéndez, para evitar que el otrora referente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires tuviera que cumplir 5 años de prisión (efectiva) por el delito de fraude a la administración pública.

Hoy en Merlo puede verse una fuerte penetración “amarilla”, lo que años atrás no ocurría. Quién pica en punta en la disputa electoral es Juan Gómez Centurión (hijo del ex carapintada), y se hizo dueño de las paredes del distrito con numerosas pintadas que lo instalan como el candidato elegido por Vidal.

A los problemas por su posible inhabilitación para ejercer cargos públicos, hoy se suman numerosas denuncias por acoso y abuso sexual y violación contra funcionarios municipales de primer rango. Como en su momento le tocó a Mariano Mera Figueroa, hombre de confianza de Menéndez, quién ya no ocupa formalmente su rol de asesor municipal, pero sigue trabajando en el armado político del distrito, hoy tanto Mariano Giusto como Pablo Yotich (empleados en el flamante “Polo Audiovisual” de Merlo, con sueldos superiores a los $40.000 mensuales) fueron denunciados por la vedette Natacha Jaitt por violación.

Al mismo tiempo, el Secretario de Cultura de Merlo, Julio Guiñazú fue denunciado ante la justicia por acoso y abuso sexual. El funcionario en cuestión tiene una restricción perimetral que le impide acercarse a una de sus empleadas, quien lo denunció en la fiscalía ubicada en los Tribunales de Morón.