fbpx La Pampa: “El vernismo y el macrismo no difieren demasiado en las cuestiones de fondo”
Política //// 18.08.2016
La Pampa: “El vernismo y el macrismo no difieren demasiado en las cuestiones de fondo”

A partir de un hecho puntual, la interpelación legislativa al cuestionado ministro Tierno, el diputado provincial Eduardo Tindiglia abordó junto a AGENCIA PACO URONDO un análisis del tejido de poder político pampeano y los encuadres de sus actores en el panorama político nacional.

Por Diego Kenis
Las graves acusaciones que pesan sobre el ministro de Seguridad de La Pampa, Juan Carlos Tierno, su sostenida continuidad en la cartera aún después de los escándalos y la reciente interpelación al funcionario por parte de los diputados provinciales ofrecen la ocasión de analizar el escenario político en territorio pampeano, los roles de cada uno de sus actores y la inserción de éstos en el marco nacional, ante los desafíos del calendario electoral para 2017 y 2019. AGENCIA PACO URONDO dialogó con el diputado Eduardo Tindiglia, uno de los máximos referentes del kirchnerismo en una provincia cuyo gobierno se encuadra en el peronismo antikirchnerista.
 
AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo puede comprenderse la continuidad de Tierno en la función pública, aún después de los episodios que protagonizó y las acusaciones que supo dirigir a Carlos Verna y Rubén Marín?
Eduardo Tindiglia: Se trata de un pacto de conveniencia y, en definitiva, de la lógica última del aparato del PJ: lo que importa es mantener el poder, el resto se arregla. El ministro Tierno montó un show durante las cuatro horas que se extendió la interpelación. Su actitud siempre fue  provocar y eludir su responsabilidad negando las acusaciones en su contra, un claro ejemplo es la respuesta que dio el ministro en un momento “Si no les gustan las respuestas no es problema mío”. La continuidad de Tierno se entiende en el marco de un PJ obsoleto y por demás contaminado de las peores prácticas políticas. Se trata de una burocracia dirigencial que sabe cómo repartirse el poder para no perderlo nunca. Tierno supo decir que sus diferencias con Verna y Marín eran irreconciliables y tiempo más tarde por una cuestión de avales se dieron la mano y fueron en conjunto durante las elecciones del año pasado. Verna es un gobernador de derecha, que ha cerrado un presupuesto dejando gente afuera, que no responde por la seguridad de los pampeanos dejando que un golpeador sea ministro de Seguridad, desoyendo a los organismos de Derechos Humanos y organizaciones sociales quienes pidieron rápidamente que no sea nombrado en esa cartera. Que ha provocado una enorme deuda a la provincia con un megaestadio que nadie sabe el monto de la pérdida que ha generado. Mientras Verna en su decisión de proteger y sostener a Tierno, es responsable de la muerte de Garialdi y de los abusos policiales que se cometen cada día contra los adolescentes de la provincia. En esta red de protección no hay que olvidar que el actual ministro se encuentra condenado por abuso de poder por su desempeño como intendente de la ciudad de Santa Rosa. Y el Poder Judicial, como parte esencial de ese mismo poder concentrado, le permite a Tierno ser ministro manteniendo su condena en suspenso.
 
APU: El mismo día en que se produjo la interpelación a Tierno un matutino porteño informaba que Verna pidió la desafiliación de Daniel Scioli del PJ por tomarse una foto junto a Cristina Fernández. A su vez, al ministro se lo ve cada vez más cercano a su par nacional, Patricia Bullrich. ¿Cómo lee usted que se insertan el gobierno pampeano y sus principales referentes en el escenario político nacional?
ET: La proximidad entre los ministros Tierno y Bullrich responde a las políticas de mano dura que ambos aplican en la cartera de seguridad. Llevan adelante una política de represión social, de estigmatización de la juventud y la pobreza, que dirige la violencia estatal hacia los excluidos del modelo neoliberal que quieren imponer, y que los ubica cómodamente del mismo lado.
Verna siempre se ha mostrado amistoso con (el presidente Mauricio) Macri, ellos también tienen en común entender la política y el Estado como una herramienta de negocios y no de transformación social, basta tomar como referencia el monumento a la corrupción que dejó la gestión anterior de Verna, un megaestadio plagado de errores y de refuerzos millonarios que aun hoy es una obra inconclusa y nadie sabe el monto de la pérdida que significó. El vernismo y el macrismo no difieren demasiado en las cuestiones de fondo.