fbpx “Hoy nos gobiernan el mismo sector económico y empresarial que fue socio de la dictadura”
Política //// 24.05.2016
“Hoy nos gobiernan el mismo sector económico y empresarial que fue socio de la dictadura”

Miguel Funes, diputado bonaerense por el Frente para la Victoria, se refirió a la ley provincial de “Emergencia Administrativa y Tecnológica” aprobada en la legislatura la semana pasada. También analizó el veto de Macri a la Ley Antidespidos.

 
Por Boris Katunaric y Eliana Verón
APU: La Ley de Emergencia Administrativa y Tecnológica del Ejecutivo provincial, ¿qué implica y cuál es la emergencia concreta?
Miguel Funes: En particular nosotros rechazamos desde el primer momento este concepto de emergencia. El artículo 1 de esta ley no especifica bajo ningún punto con claridad y con profundidad cuál sería el verdadero déficit en estas dos áreas, la administrativa y la tecnológica. Los argumentos son muy vagos y endebles porque no plantea ninguna emergencia. Lo que sí vemos con extremada preocupación son algunos artículos, por ejemplo, que hacen a la labor del Patronato Deliberados, donde se fija que los trabajadores dentro de este ámbito en la órbita de justicia pasan todos a Derechos Humanos. Eso provoca que en el área sobren compañeras y compañeros del sector porque no se especifica qué tipo de política o trabajo se van a aplicar allí. Están modificando una ley de ministerio y no ha habido una reunión con el gremio para definir la línea de trabajo que van a tener estos trabajadores. El otro artículo más importante es el 25 en donde plantea que de ahora en más cada contrato que se celebre dentro del estado no puede generar ningún tipo de expectativas, que no genera ningún tipo de derechos ni de prorrogas y/o de dependencia.
APU: ¿Eso dice literalmente el artículo?
Miguel Funes: Si, claramente. Estamos hablando de una situación de flexibilización y precarización laboral. Pone en una situación dispar a los compañeros que han tenido la oportunidad tener una carrera dentro del ámbito del estado, o un estadio de un contrato que cuenta con las previsiones que están contenidas dentro de la ley 10.430 del Empleado Público, con los nuevos contratados que no van a estar aparados con esta ley. Entonces, una vez que se extingue ese contrato no hay posibilidad que ni la representación gremial o los trabajadores puedan plantear esta dependencia. No van a estar ni como planta transitoria ni permanente puesto a que no van a tener derecho, prórroga, dependencia y ningún tipo de expectativas, como bien lo señala el artículo 25. Entonces, si esto no es flexibilización laboral o ponerle fin a la carrera administrativa y plantear un estado cada vez más chico que traten de convencer a los trabajadores que nucleados en las dos CTA y las dos vertiente de ATE salieron masivamente a la calle en la defensa irrestricta de las fuentes de trabajo.
APU: ¿Cuál es su opinión sobre el veto de Macri a la ley antidespidos?
Miguel Funes: Es el mismo Macri que siendo Jefe Gobierno porteño ha sido un vetador serial en cuanto a ley de carácter nacional y popular haya existido. Y, en particular con el sector autogestivo como las fábricas recuperadas que en la Ciudad han sufrido esta mirada en donde su prioridad ha sido el sector empresarial por encima de la clase trabajadora. Y tiene que ver con su concepción y su identidad. Lo de Macri, además, es perverso porque lo anuncia en una empresa en la que reprimió a los trabajadores ni bien asumió. Ese conflicto con Cresta Roja aún no está resuelto, más de la mitad de los trabajadores están afuera y grueso de los que están adentro cobran muchísimo menos que antes y por fuera del convenio colectivo de trabajo que le corresponde. Hay muchos laburantes que están con bronca e indignación por lo que consideran como una provocación que vaya a plantear una medida en contra de los trabajadores en ese lugar que fue punta pie inicial de los conflictos de los trabajadores.
APU: ¿Es hipocresía con la sociedad?
Miguel Funes: Hay un importante odio de clase que se ven reflejados en todas las medidas que están tomando. Hoy nos gobiernan el mismo sector económico y empresarial que fue socio de la dictadura. Tienen una manera de comunicar tan aceitada que todavía hay un sector de la sociedad que al no haber sido víctimas de estas políticas ni han sido afectados aún le dan un crédito a este gobierno que en cuatro meses ha demostrado lo que es capaz de hacer. Macri no realiza despidos, echa ñoquis. No nos endeuda en forma descontrolada sino que nos conecta al mundo. No genera tarifazos ni los precios se van por las nubes, sino que está sincerando la economía. Pero ojalá que el pueblo siga o empiece a despertar en su conciencia y en su capacidad de movilización para pelear por lo que nos corresponde y lo que nos costó 12 años construir.