Política //// 01.02.2019
"Exportamos gas subsidiado a Chile y Brasil, mientras el Gobierno aumenta el precio de la garrafa social"

El 10 de marzo, Neuquén inaugura el calendario electoral en Argentina. Entrevista a Darío Martínez, candidato a vicegobernador por el espacio Unidad Ciudadana - Frente Neuquino. ¿Se le puede ganar al Movimiento Popular Neuquino?

Por Emanuel Gimenez

El 10 de marzo son las elecciones provinciales en Neuquén, la primera del año. Ante este panorama, el peronismo neuquino se presenta bajo la plataforma de Unidad Ciudadana en una coalición con el Frente Neuquino. El actual diputado nacional por el FpV Darío Martínez es candidato a vicegobernador acompañando a Ramón Rioseco. ¿Se le puede ganar al Movimiento Popular Neuquino?

APU: ¿Cómo ve el escenario electoral de acá a marzo en la disputa con el MPN y Cambiemos?

Darío Martínez: Primero es una elección atípica, el gobernador la adelantó lo más que pudo producto del miedo del partido gobernante que siempre fue muy sólido y hoy entiende que es menos competitivo que en otras oportunidades. En Neuquén se da un proceso para el electorado donde la política de la derecha o de Macri tiene dos caras, una es la de Quiroga, (intendente de la capital por Cambiemos)  y otra más solapadamente es la de Omar Gutiérrez (gobernador por el Movimiento Popular Neuquino) que acompañó casi todas las medidas, con lo cual el que está conforme con las políticas de Macri tiene dos fórmulas a las cuales acompañar. Por otro lado tenemos la alternativa de los que no están conformes, que es el espacio de UNIDAD CIUDADANA-FRENTE NEUQUINO que representa poner un límite al gobierno nacional en el atropello a nuestros recursos y defender el federalismo. Y por otro lado dar un salto de calidad en cuanto al proyecto de provincia, hay un modelo agotado del gobierno que se ha transformado más en una máquina electoral que un proceso de gestión.

APU: ¿Qué tienen para mostrarle al pueblo neuquino además de la oposición abierta a Cambiemos?

DM: Usamos como carta de presentación las gestiones que en distintos puntos de la provincia han ido muy bien, (Cutral Có, Zapala y Centenario) estamos para gobernar en un proceso de transformación, hacer un salto cualitativo agregando valor en origen al producto bruto provincial. que la renta petrolera vaya a un polo petroquímico y no se valla todo para afuera, queremos poner al turismo ponerlo en valor, somos una provincia turística porque es hermosa pero no tenemos buenos servicios, no hay infraestructura o está muy abandonada. Hace ya mucho tiempo que hay planificación del Estado provincial, es solo una máquina electoral, funciona dos meses antes de las elecciones y luego se apaga. Más con el potencial que tenemos como provincia.

APU: ¿Cree que en el tema energético, los traspasos constantes de ministros (ahora secretarios) desde Aranguren, Iguacel hasta el actual Lopetegui, tiene que ver con acomodamientos internos en los negociados con las distribuidoras de energía y las multinacionales en Vaca Muerta y otras áreas?

DM: Macri llegó al gobierno pensando en hacer grandes negocios, hacen negocio en todo no solo en Vaca Muerta, lo que pasa con Vaca Muerta además es improvisación. Por ejemplo, exportamos gas subsidiado a Chile y Brasil y hace dos días la Secretaría de Energía sacó una resolución que le aumenta la garrafa social a los y las neuquinos. Por un lado, subsidiamos exportaciones y por otro le destruimos el bolsillo a miles de trabajadores. El gas no llega al interior de la provincia, siendo productores, en Añelo, lugar donde está emplazada Vaca Muerta no hay agua en el parque industrial, generan electricidad con diesel. Entonces para Omar Gutiérrez la provincia es una agencia de recursos humanos, en todo caso debería ser de desarrollo, porque a él le conviene si el peso se devalúa porque entran millones de dólares a las arcas de la provincia, pero se le destruye el poder adquisitivo a la gente y encima de eso no invierten y por más que Macri cuando habla se le cae la baba con Vaca Muerta, sin planificación, sin valor en origen la potencialidad económica no existe. 

APU: Hay conflictividad social en el tema del fracking, grandes casos de contaminación ambiental, debates acerca de los impactos a futuro, derechos de propiedad en disputa. ¿Cómo ve esa cuestión importante para muchos sectores de la sociedad?

DM: “El hombre es bueno y si se lo controla mejor”, creo que hay falta de control, están oxidados lo mismo que está este modelo, oxidado en el control a las empresas, y en mejorar la calidad de vida de la gente. Conocemos los casos de contaminación desde el petróleo convencional, por falta de control y por falta de inversión que hace que la infraestructura se vaya desgastando. hay una falta de controlar porque no hay condicionamientos a las empresas que vulneran junto con el gobierno los derechos laborales, aplicando reformas de flexibilización en el sector.. El mpn es como un hijo rico que se dedicó a despilfarrar lo que le dejaron los padres, la provincia no aprendió un oficio, una profesión en cuanto a la diversificación del producto bruto nacional. Por ejemplo, no hay una regularización de las tierras de los crianceros del norte neuquino que son tercera y cuarta generación, hay un grado de precariedad tremendo, ¿como van a exportar lana si al nene rico tiene petróleo para gastar?  Con el excedente de la renta del petróleo se puede diversificar la economía, se pueden hacer grandes cosas.

APU: Unidad en la patagonia: se está dando un proceso de unidad de cara a las elecciones en Neuquén y Río Negro. ¿Como la ve a la Patagonia enfrentada a un proyecto económico neoliberal?

DM: No tengo duda que los resultados que se van a ir dando tanto en Neuquén como en Río Negro pueden ser un ejemplo para el resto del país, un ejemplo al resto de las regiones, para la unidad y no tengo dudas que la mejor qué representa esa unidad es Cristina, se ve y se siente cuando ves a la gente del interior, en cada recorrida, la demanda que hay para que vuelva, no por ella en sí, sino por lo que representa para la gente, no perder por goleada con la inflación, no estar todo el tiempo cuidándose para que le saquen un derecho.

Los encuentros regionales fueron porque estuvimos rápidos de reflejo, no porque las medidas del gobierno nos afecte más que a las demás regiones, tienen que ver que ver con poner un limite a cuestiones que los vecinos pensaban que no iban a pasar, son cosas que no se deberíamos estar discutiendo y acá lo del gobierno no es ignorancia, es desinterés, no está en el radar de sus decisiones el interior,  para ellos es una cuestión marginal.

APU: ¿Hay una mirada centralista?

DM: Sin lugar a dudas, estamos volviendo a una discusión de hace 200 años, unitarios vs federales. Hoy nos gobiernan unitarios, sacan el fondo sojero que era un fondo federal que ayudaba por goteo paro  hasta la zona mas chica,  te sacan los reintegros a los puertos petroleros pero le dan más coparticipación a la  capital federal, te sacan la zona desfavorable y centralizan recursos. Estamos muy conformes con esta unidad, no es una unidad para ganarle a nadie, es una unidad para un proyecto político que sea para todos y todas, esperemos que sea un faro para el resto del país, entendiendo que ese es el camino.

APU: ¿Estamos en una oportunidad histórica para enfrentar a la derecha que parece avanzar en Argentina y la región?

DM: El resultado de un proceso de unidad acá puede generar un clik en la cabeza a muchos frente a un modelo que viene creciendo, estamos en una cita con la historia de neuquén, pero más allá de eso,  ahora déjame decirte que no hay momentos históricos, los procesos son siempre de tire y afloje, si queremos un proceso positivo para el país tiene que ser una lucha constante, con vocación de poder, un proceso constante que puede ser un punto de inflexión o no. No hay momentos históricos es permanente, pensamos que la derecha no venia mas y de repente se quedan con los gobiernos más importantes del país. 

Hace falta un cambio cultural grande, comprender lo que es un proyecto político más allá de las personas,  nos falta ese proceso cultural que lo que ponga en verdad es un rumbo del país. Nosotros pegamos una vuelta de 180°, porque el poder jugo con eso mismo, con la incomprensión y ahora  comenzamos a chocar todo, la industria, las finanzas, nos caemos a pedazos, estamos en proceso que nos puede llevar a un gran colapso social, hay que definir un rumbo de país más allá de cada momento histórico, si queremos un país sojero para unos pocos es el de Macri o si queremos un país con justicia, soberanía e independencia, como lo pensó Perón, Evita, Néstor y Cristina.