Política //// 12.03.2018
"Existían antecedentes de Arribas por operaciones sospechosas relacionadas con el pase de Tevez a Corinthians"

Un colectivo integrado por prestigiosas organizaciones no gubernamentales se refirió a la nueva acusación que involucra al jefe de los servicios de inteligencia e íntimo amigo del presidente, Gustavo Arribas. 

Por Enrique de la Calle

La Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI) es un espacio formado por ONG prestigiosas del país: Asociación por los Derechos Civiles (ADC), el Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSDE), la Fundación Vía Libre (FVL), el Núcleo de Estudios de Gobierno y Seguridad de NEGyS-UMET y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). En un duro comunicado, analizó las nuevas denuncias sobre Gustavo Arribas, jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) e íntimo amigo del presidente Mauricio Macri. 

"El 1 de marzo, se conoció que la Policía Federal de Brasil se encuentra realizando una investigación criminal en el marco de la cual se señala al escribano Arribas como destinatario de USD 850.000 transferidos a través de una estructura financiera y empresarial dedicada al lavado de dinero y la evasión fiscal. La investigación, conocida como 'Operación Descarte' es una nueva derivación del Lava Jato", describió ICCSI. 

Y agregó: "Esta no es la primera vez que Arribas es mencionado como receptor de fondos de origen ilícito en cuentas bancarias a su nombre. En enero del 2017, durante el Lava Jato brasileño, Arribas fue acusado de recibir dinero proveniente de una empresa fantasma, en una operación que podría tratarse del pago de sobornos de la empresa Odebrecht por el soterramiento del tren Sarmiento".

En el documento, ICCSI recordó que pasó ya más de un año desde la primera denuncia contra Arribas. "Ni la Oficina Anticorrupción (OA), ni justicia federal ni la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia cumplieron con su deber de investigar la naturaleza de los hechos y la eventual responsabilidad del funcionario", señalaron. 

Además, ICCSI remarcó que durante una presentación en agosto de 2016, cuando se debatió en el Congreso sobre Arribas, el colectivo de ONGs presentó documentación que objetaba la idoneidad del amigo del presidente. "En particular, respecto del escribano Arribas, como ICCSI señalamos la ausencia de formación o experiencia específica, severas omisiones en el Curriculum Vitae acompañado en el pliego, su participación en el negocio del fútbol y una causa penal por evasión impositiva". A nadie le importaron esas observaciones. 

En esa presentación ante la comisión bicameral, las organizaciones recordaron que Arribas estuvo relacionado con operaciones sospechosas cuando se dio el pase del futbolista Carlos Tevez a Corinthians. En 2005, Boca vendió a su delantero estrella en una cifra cercana a los 10 millones de dólares. Una denuncia derivó en una causa judicial que nunca avanzó demasiado. Arribas era el hombre clave de Macri en Boca que se dedicaba a la gestión de las ventas de jugadores. 

Por último, criticaron a la justicia argentina que de manera exprés dejó sin efecto la primera denuncia contra el jefe de los servicios. El entramado incluyó al juez federal Canicoba Corral, que dictó el sobreseimiento casi sin pedir prueba, y al fiscal de Cámara, Germán Moldes, quien desistió de la apelación, lo que prácticamente hizo caer la causa. Ahora, el fiscal a cargo de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Rodriguez, interpuso un recurso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Se verá cuál será la actitud de los supremos, de juego oscuro en los últimos dos años. 

En ese marco, desde ICCSI pidieron que el titular de la AFI "brinde explicaciones en público y de cara a la sociedad, asumiendo el compromiso sincero de informar con respaldo documental todo lo necesario para aclarar las graves acusaciones en su contra".