Política //// 19.03.2018
"En la unidad de la oposición el único límite es Macri, y va desde el FIT hasta el Frente Renovador"

APU dialogó con el Jefe de Bloque de Diputados y Diputadas Nacionales del FPV-PJ sobre su proyecto de congelamiento tarifario, la situación de los trabajadores y la unidad de la oposición. "Este año la inflación va a ser del 25%", dijo. 

Por  Daniel Dussex

APU: ¿En qué consiste el proyecto para frenar el tarifazo en los servicios públicos?

AR: Uno de los compromisos que yo había asumido durante la campaña electoral era presentar un proyecto para congelar las tarifas durante todo el año 2018 y lo hice. El proyecto propone tomar el nivel de referencia al 31 de diciembre de 2017. A partir de 2019, el planteo es que las tarifas no puedan aumentar por encima del coeficiente de variación salarial, en función de los promedios de los salarios del año anterior. Los aumentos tarifarios no pueden estar arriba de este promedio.

De alguna manera, lo que estamos planteando es que la readecuación tarifaria que hubo en 2016 y 2017 ya fue absorbida en su totalidad por los argentinos: el ciudadano común, el usuario residencial, el comerciante, el industrial. Ahora es momento de darles un respiro a estos ciudadanos para que haya una mejora en el bolsillo y al mismo tiempo una mejora en la ecuación económica de comercios e industrias.

APU: ¿Cuál es la posibilidad de tratar este proyecto en el Congreso para que se concrete?

AR: Nosotros buscaremos consensos entre todos los actores, veremos cuál es la reflexión del resto de los bloques opositores y también cuál la del oficialismo en este sentido.

A mi me parece que hay que ponerle un límite a las tarifas porque el bolsillo de los argentinos no da para más, por eso el proyecto contempla un congelamiento en 2018 y que no suban más que el crecimiento de los sueldos. El problema no es cuánto pagás ahora, sino cuánto vas a pagar dentro de tres meses porque siempre sacan de la galera algún tipo de aumento.

APU: Más aún, en un contexto como éste en el que a las paritarias le pusieron un techo del 15 por ciento.

AR: Lo que tenemos que decir, es que habrá una inflación del 25 por ciento. Si te dan sólo el 15, vas a tener una pérdida de los salarios en esos porcentajes. Lo que significará mayor recesión económica. Los jubilados están ganando menos a partir de la reforma previsional y los trabajadores van a ganar menos al colocar paritarias detenidas en ese techo.

APU: Las medidas de fuerza y la movilización de docentes, estatales y municipales en Santa Fe, mostró un gran descontento, hubo más de 20 mil trabajadores pidiendo paritarias sin techo esta semana.

AR: El alineamiento automático al gobierno de Macri (del gobierno provincial socialista), ya lo hemos visto con la presión ejercida en una jornada bochornosa, para que se apruebara la reforma fiscal. Los estatales ya veían que con la firma de este pacto se iba a complicar el año. De todas maneras los gremios del sector público tienen una historia de lucha muy fuerte en la provincia. Hay que ver dónde termina, pero lo que está claro es donde se para el gobierno.

APU: Se está hablando de unidad, y algunos se preguntan si es la del peronismo o tiende a ser más amplia. ¿Cuál es tu apreciación?

AR: Yo me siento más cómodo hablando de la unidad opositora, que de la unidad del peronismo o del Partido Justicialista. Para mí, en la unidad de la oposición el único límite es Macri, y va desde el FIT hasta el Frente Renovador. Hay que buscar encuentros, acuerdos y consensos con aquellos actores de la oposición que nos permitan representar política y electoralmente a los argentinos que son críticos con este modelo económico y social que encabeza el presidente Mauricio Macri.

Ésta es la unidad que nosotros tenemos que tratar de plantear y en eso estamos trabajando. La dispersión opositora, al único que beneficia es a Cambiemos. Si somos inteligentes, estamos en condiciones de hacer una muy buena elección y ganar, para que el 10 de diciembre de 2019 sea el último día que gobierne la derecha en la Argentina.

Está claro que hay dos modelos de país en pugna, no es un Boca-River. El gobierno actual tiene un esquema de capitalismo financiero en donde se privilegia más la especulación que a la inversión y al trabajo. Se condiciona enormemente al país, producto de la acumulación de deudas que estamos contrayendo. Los principales ingresos del Estado no son los que se generan a partir del crecimiento de la actividad económica, sino de la deuda que se toma y que no se sabe cuándo va a terminarse de pagar. Es algo que cada vez aprieta más nuestra economía.

Por otro lado, está el modelo de capitalismo como el que planteamos nosotros, en donde la tasa de interés del Banco Central siempre tendrá que ser negativa porque si no, no hay capital que arriesgue invertir en la Argentina. Un modelo social en donde el Estado esté presente y el que invierta su capital esté protegido. Donde el trabajador reciba una remuneración acorde a su esfuerzo y esto le permita vivir dignamente.