fbpx Elecciones: Todos los números conducen a un triunfo de CFK en 1º vuelta, por E. de la Calle
Política //// 09.08.2011
Elecciones: Todos los números conducen a un triunfo de CFK en 1º vuelta, por E. de la Calle

Una verdad de Perogrullo propone que nunca deban contarse los pollitos antes de su nacimiento. Así las cosas, habrá que esperar primero al domingo próximo y finalmente a octubre para hallar la decisión de la voluntad popular. Sin embargo, este artículo prefiere anticiparse y sentenciar (a riesgo de su autor) lo siguiente: salvo un abrupto cambio de tendencia, Cristina ganará en primera vuelta y será reelegida en la presidencia.

 
¿Cómo es eso? El análisis se centra en dos antecedentes. Por un lado, revisa el comportamiento del Frente de la Victoria en las presidenciales de 2007 (con la fórmula Cristina – Cobos). En esa oportunidad obtuvo el 45% de los votos, un par de puntos por encima de lo que verdaderamente necesita, ya que en principio superará por más de 10 a la segunda fuerza. Por el otro, el rendimiento del kirchnerismo en los recientes sufragios en nueve provincias y en la Ciudad Autónoma. Luego se propondrán diferentes escenarios (más y menos optimistas) para la provincia de Buenos Aires, un 40% del padrón nacional. De ese entrecruce surge la certeza del triunfo k sin necesidad de balotaje. Pasemos, entonces, a los fríos números.
Elecciones 2011
En lo que va de este año se desarrollaron elecciones en diez distritos, a saber: Córdoba, Capital Federal, Santa Fe, Neuquén, Chubut, Tierra del Fuego, Misiones, Salta, Catamarca, La Rioja. Los candidatos alineados con el kirchnerismo ganaron en las últimas cuatro provincias. En Chubut y en Tierra del Fuego, en principio deben anotarse dos derrotas k, aunque en ambos casos se trata de vencedores con buen diálogo con la Casa de Gobierno (la fueguina Fabiana Ríos se mostró cerca incluso antes de los sufragios; por su parte el chubutense Martín Bussi justificó el acercamiento luego de consumado el triunfo). En el resto ganaron opositores. El caso de Córdoba queda fuera de análisis porque el kirchnerismo se mantuvo prescindente en la elección.
El cuadro a continuación compara cantidad de votos y porcentaje de lo obtenido por Cristina en las presidenciales del 2007 y lo sacado por las fórmulas k en las contiendas locales recientes. Según puede observarse, el kirchnerismo obtuvo cien mil votos menos en cuatro años, con un padrón que en general aumentó un 6%. Si en el caso santafesino, se consideraran los votos de la candidata a diputada provincial (la también k María Eugenia Bielsa), el kirchnerismo mejora sus perspectivas notablemente. Los nueve distritos analizados son el 26,7 del padrón.
 

 

2007

%

2011

%

Capital Federal

444.801

23,77

489.651

27,78

Santa Fe

606.150

35,5

387.162

22,79

Misiones

303.227

69,28

372.490

75,07

Salta

379.025

75,77

327.596

59,59

Catamarca

80.716

53,25

86.276

49,54

La Rioja

67.971

48,79

109.605

67,11

Neuquén

93.274

37,19

103.117

37

Chubut

156.893

66,29

98.984

40,28

Tierra del Fuego

31.829

54,61

30.057

46,73

 

2.163.886

 

2.004.938

 

Sin dudas, la extrapolación de votos incluye dificultades varias, ya que en un caso se evaluaban gestiones locales, en agosto primero y en octubre después se valorará una nacional. Sin embargo, el rendimiento general puede servir para extraer algunas conclusiones e incluso proponer en algunos casos un piso para las expectativas de Cristina. Por caso, en Capital Federal y Santa Fe parece estar claro que la actual presidenta obtendrá más votos de los obtenidos por Daniel Filmus y Agustín Rossi respectivamente.
Fue dicho: los datos de Córdoba se excluyeron ya que el Gobierno decidió no apoyar explícitamente a ningún candidato. De cualquier modo, vale recordar que Cristina obtuvo en 2007 el 23,84% lo que no parece ser una marca difícil de igualar.
Buenos Aires, la madre de todas las batallas
Así las cosas, puede decirse que en los diez distritos en los cuales hasta el momento hubo elecciones, el kirchnerismo mantuvo en general un rendimiento similar al de 2007, donde finalmente ganó cómodamente la elección. Se trata en total (sumando Córdoba) del 35,4% del padrón. En 2007 sacó en esas provincias 2,5 millones de votos, el 29% de sus votos totales. Puede recordarse que desde hace un tiempo el eje Capital – Santa Fe – Córdoba se muestra distante con el Gobierno Nacional.
Buena parte del resto de los votos k de las últimas presidenciales, se ubica en la provincia de Buenos Aires: 38% del total. El 33% restante se divide entre las trece provincias en las que todavía no se votó y donde destacan demográficamente Mendoza y Tucumán.
Este panorama vuelve todas las miradas hacia tierras bonaerenses. En 2007, la fórmula Cristina – Cobos sacó allí el 45% de los votos, es decir, 3,2 millones. En 2009, luego del conflicto con el campo y en un contexto de crisis económica internacional, el candidato Néstor Kirchner sacó para elecciones legislativas 2,4 millones de votos, el 32% de los votos. Sin dudas ese es un piso que será superado.
Este año votarán en Buenos Aires alrededor de 8 millones de personas (el 70 y pico por ciento del padrón bonaerense). Del total hay que restar unos 500 mil votos que se van entre blanco y nulo (siguiendo parámetros de 2009). Quedan entonces 7,5 millones de votos positivos. Si Cristina mantiene el 46% de 2007 sacará 170 mil votos más que hace cuatro años.
Todos los analistas coinciden en que la segunda fuerza no alcanzará los 30 puntos, por lo cual le alcanzará al kirchnerismo con el 40%, casi 5 puntos menos que hace cuatro años. Si este año, los votos positivos totales serán alrededor de 20 millones, a la presidenta le sobrará con 8 millones de boletas, 600 mil menos que en 2007. Por lo tanto, manteniendo el rendimiento en el resto de las provincias (hasta ahora se mostró esa tendencia) tendrá que llegar en Buenos Aires al 37,5% para ganar en primera vuelta. No parece un reto difícil.
Si el lector acompañó hasta aquí el razonamiento, y no se mareó con tantas estadísticas, comprenderá el por qué de un título tan desmesurado. Salvo algún cambio fuerte en alguna de las variables, Cristina se asegurará cuatro años más de Gobierno sin necesidad de una segunda vuelta. Por supuesto, y por suerte, serán las urnas las que den el veredicto definitorio. (Agencia Paco Urondo)