fbpx El oficialismo avanza en Diputados con la ley de Emergencia | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 19.12.2019
El oficialismo avanza en Diputados con la ley de Emergencia

La oposición dará quórum para que juren los diputados que remplazan a los que pasaron al Ejecutivo o a las provincias. Y así habilitaría el tratamiento del proyecto, que ayer obtuvo dictamen.

El Frente de Todos finalmente logró su cometido, y este miércoles obtuvo el dictamen para que la ley de emergencia denominada "de Solidaridad Social y Reactivación Productiva" sea tratada mañana jueves en la Cámara de Diputados.

Después de largas idas y vueltas, donde el interbloque de Cambiemos fue uno de los protagonistas, el oficialismo liderado por Sergio Massa obtuvo los avales necesarios para concretar su objetivo de que la iniciativa avance con la posibilidad de que se sancione antes del fin de semana.

Así, todo indica que el oficialismo tendrá quórum para tratar hoy en Diputados el megaproyecto que declara la emergencia económica, social y sanitaria y que supone una amplia suba de impuestos y suspensión de la movilidad jubilatoria.

Juntos por el Cambio se plantó como bloque unificado y advirtió que no ayudaría a para arrancar la sesión, pero sí para la incorporación de los diputados que reemplazan a quienes fueron electos pero se sumaron al gabinete de Alberto Fernández.

En la Rosada y en el Congreso, se dan jornadas intensísimas desde el viernes pasado, cuando se definieron las primeras medidas económicas del gobierno –publicadas el fin de semana– y comenzaron las negociaciones para aprobar el proyecto que Fernández calificó de “punto de arranque” de su política.

El megaproyecto llegó el martes al Congreso y se discutió ayer en un por momentos acalorado plenario de las comisiones de Presupuesto y de Legislación General de Diputados, con la presencia de ministros de Nación.

Durante la plenaria, expusieron sobre la importancia de la legislación los ministros Claudio Moroni (de Trabajo), Ginés González García (de Salud), Daniel Arroyo (de Desarrollo Social), Matías Kulfas (de Producción) y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, además de los secretarios de Política Tributaria, Roberto Arias, y de Hacienda, Raúl Rigo.

Para el dictamen, el Frente de Todos contó con el acompañamiento de los interbloques Federal y Unidad Federal para el Desarrollo, presididos respectivamente por Eduardo Bucca y José Luis Ramón, además del acompañamiento ya avisado de Alma Sapag por el MPN.

El Frente de Todos necesita 129 diputados para el quórum y cuenta, de base, con 120 diputados propios. Ayer se sofocó cualquier peligro de no alcanzar ese número: el bloque de Consenso Federal, que responde a Roberto Lavagna y cuenta con 10 diputados, se comprometió a acompañar, lo mismo que el bloque Unidad Federal del mendocino José Luis Ramón, que cuenta con 8.

La seguridad de que habrá sesión llegó cuando el interbloque de Juntos por el Cambio, que encabeza Mario Negri, anunció que su bancada “no va a obstaculizar” la jura de unos 23 diputados que reemplazarán a quienes renunciaron a sus bancas para ocupar cargos en el Poder Ejecutivo Nacional o en las provincias. Sin la oposición, al oficialismo no le alcanzaban las bancas para oficializar los reemplazos y por lo tanto tampoco para discutir la ley.

Lo que destrabó eso, afirman en el gobierno y en el radicalismo, fue la marcha atrás con el artículo 85, que daba al gobierno el poder de intervenir y eliminar organismos descentralizados del Estado. La decisión se discutió entre titular de la cámara baja, Sergio Massa, el jefe del bloque del FdT, Máximo Kirchner, la jefa política de Consenso Federal, Graciela Camaño y el propio Mario Negri.

A pesar de las críticas públicas de los tres gobernadores del radicalismo –que Fernández agradeció también públicamente–, Juntos por el Cambio no colaborará con el quórum para tratar la ley y advirtió que rechaza el proyecto, que otorga importantes poderes discrecionales al gobierno nacional.

El oficialismo, encabezado por Massa, calificó a la oposición de poner palos en la rueda y de “antidemocrática”. Las mismas críticas lanzó Camaño. En JxC, que tiene 116 diputados, argumentan que la ley otorga superpoderes inéditos al gobierno, supone el cierre virtual del Congreso y es un ajuste encubierto contra jubilados. Curiosamente, en la misma línea se expresó el Frente de Izquierda(2 diputados), que tampoco acompañará el quórum y convocó a concentrarse hoy frente al Congreso. Atención: la última marcha frente al Congreso por los jubilados, hace exactamente 2 años, terminó en batalla campal.

Entre otros puntos, el proyecto del gobierno contempla: el impuesto de 30% sobre la compra en dólares; la suspensión por seis meses del mecanismo de movilidad que ataba los aumentos para jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH a la inflación, y su reemplazo por un bono a los haberes mínimos y aumentos por decreto del Ejecutivo; suba de retenciones; la suba de la alícuota del impuesto a los bienes personales y sobre los activos en el exterior, congelamientos de seis meses de tarifas, y facultades para negociar contratos con las empresas concesionarias.