fbpx Curas en la Opción por los Pobres: "Alberto y Cristina representan una nueva esperanza para la Patria" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 29.10.2019
Curas en la Opción por los Pobres: "Alberto y Cristina representan una nueva esperanza para la Patria"

El Grupo de Curas en la Opción por los Pobres publicó un comunciado apoyando al presidente electo Alberto Fernández: "No somos ingenuos: nos esperan tiempos durísimos por el endeudamiento asumido irresponsablemente y por el progresivo deterioro del tejido social".

Por Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

Foto: Camila Alonso Suarez

“La esperanza de los humildes, no quedará defraudada” (Salmo 9)

Un nuevo gobierno, votado por la mayoría popular el pasado 27 de octubre, asumirá el próximo 10 de diciembre. Alberto y Cristina representan una nueva esperanza para la Patria, porque supieron vencer intereses sectoriales o partidarios, privilegiando la unidad de quienes representan una política que pone nuevamente su prioridad en la vida de nuestro pueblo y en valores como la solidaridad y la justicia.

El pueblo argentino ha puesto un límite al avance neoliberal que siembra violencia en la región por la desigualdad que genera. Con razón alguien supo expresar que el estallido social en Chile puede compararse con el “estallido popular en las urnas” argentinas, primero el 11 de agosto y luego el domingo 27.

Celebramos la reacción de nuestros pueblos ante el avance de la avaricia.

Celebramos este despertar de nuestros pueblos que pone un freno a los que pregonan crecimiento sin equidad; a los que enseñan la meritocracia sin solidaridad alguna hacia los más frágiles; a los que sacralizan el individualismo dando la espalda a los proyectos colectivos.

Desde el comienzo de esta pesadilla en Argentina, allá por 2015, fuimos críticos a este proceso que ha empobrecido la patria. No nos consideramos profetas, sólo intentamos una lectura creyente y desde los pobres de las políticas que siempre fueron en contra de los intereses de nuestro pueblo. Era cuestión de honrar la memoria de nuestra historia para darse cuenta que asistíamos a un nuevo ciclo de políticas antipopulares que nos llevaría a un nuevo desastre, agudizando la concentración de la riqueza.

Hoy tenemos razones para la esperanza.

No somos ingenuos: nos esperan tiempos durísimos por el endeudamiento asumido irresponsablemente y por el progresivo deterioro del tejido social.

Pero somos hombres de esperanza porque creemos en el Dios de la Vida y en la fuerza del pueblo y de los pobres.
Queremos sumarnos a esta reconstrucción de la esperanza.