Política //// 25.01.2017
Arribas volvió al país y no explicó: ahora la Justicia lo investigará por supuestos sobornos

A pesar de la defensa presidencial, el fiscal Delgado pidió investigar las transferencias de la constructora brasileña Odebrecht. ¿Su presunto destinatario? El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas. 

 

Por Juan Cruz Guido

La semana pasada, el presidente Mauricio Macri defendió a su amigo personal y director general de la AFI, Arribas. Este martes 24 de enero, el fiscal federal Federico Delgado imputó al funcionario dando inició a la investigación formal. De esta manera, propuso al juez Ariel Lijo, subrogante del juzgado de Rodolfo Canicoba Corral durante la feria, requerir toda la información entregada por Leonardo y Leandro Meirelles y Alberto Youssef a la justicia brasilera. Los tres fueron sindicados como “valijeros” de la constructora Odebrecht, en la causa conocida como “Lava Jato” que investiga el entramado de coimas realizadas por la empresa brasilera en más de doce países, incluida la Argentina.

Según lo difundido por el medio peruano IDL-reporteros y publicado aquí por el periodista Hugo Alconada Mon, el cambista ("doleiro") de la city paulista aportó información de cinco transferencias realizadas a Arribas a través de su empresa fantasma RFY Import & Export Limited, radicada en Hong Kong con el objetivo de pagar sobornos. En una entrevista con el portal peruano, Leonardo Meirelles confesó que además de las 4.800 operaciones que hizo entre 2009 y 2014, realizó pagos en efectivos actuando como valijero. Señaló que “se entregaba el dinero en un hotel o en la sede de la compañía” y admitió que él mismo viajó para concretar los pagos: “Yo personalmente llevé dinero a Lima en una oportunidad… Los de OAS requerían que se hagan pagos en el Perú y se llevó el dinero en cash”.

En este contexto, el 25 y 27 de septiembre de 2013, se registraron cinco transferencias desde Hong Kong a una cuenta que el director de la AFI tenía en el Credit Suisse de Suiza. Las transferencias se encuentran certificadas por el The Bank of New York Mellon, que actuó como intermediario de las mismas. Según lo informado por el banco estadounidense, se acreditaron movimientos de la siguiente manera: cuatro transacciones por U$S 154.666US$, 120.352US$, 90.000US$, 159.000U$S, el 25 de septiembre de 2013 y una última por u$s70.500 el jueves 27. El último giro lo reconoce el ex representante de futbolistas. También la hace la entidad financiera suiza, aunque su credibilidad es bastante cuestionable a la luz de lo revelado por los imputados y por su actuación expuesta en los Panamá Papers.

Arribas argumenta haber recibido ese único pago en concepto de venta de unos muebles de un departamento en San Pablo. De todas maneras, en lo presentado hoy tanto a los medios como a la justicia, a través de un escrito, reserva la identidad del responsable por el giro evitando así presentar la documentación que sustentaría su relato. Por eso mismo, el fiscal Delgado requirió al juez un exhorto internacional al banco suizo para obtener los datos certeros de los movimientos. A pesar de la utilidad de dicha medida de prueba, teniendo en cuenta el historial de colaboración por parte del sistema bancario suizo con este tipo de investigaciones, la respuesta será nula o dilatoria del proceso.

Por eso, de confirmarse el pedido del fiscal de interrogar via Skype al cambista Meirelles, su declaración sería fundamental para avanzar en el proceso aunque no excluyente ya que es un imputado bajo el cuestionado régimen de “delación premiada”. En ese sentido, la declaración del propio Marcelo Odebrecht, preso en Brasil, requerida por el fiscal servirá como prueba para establecer la posible vinculación de los pagos con la adjudicación de la obra de soterramiento del ferrocarril Sarmiento, donde Odebrecht conformaba una Unión Transitoria de Empresas (UTE) con IECSA, la histórica constructora de la Sociedad Macri.

La presentación del fiscal también solicita que se incluya en el expediente la denuncia de Mario Cafiero que, ante la Unidad de Información Financiera, cuestionó la declaración jurada de Arribas y pidió investigar la venta de Carlos Tévez al consorcio que administraba ‎Kia Joorabchian y que colocó al delantero argentino en el club paulista Corinthians. Según Cafiero, que hoy asegura que dicha denuncia fue “cajoneada”, la transacción incluyó una triangulación entre Suiza y Estados Unidos ideada por Gustavo Arribas y su socio Fernando Hidalgo, en ese momento representantes del jugador.