fbpx "Alberto no tiene presos políticos, son heredados" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 12.02.2020
"Alberto no tiene presos políticos, son heredados"

Entrevista a Adriana Aredez, hija del ex intendente de Libertador General San Martín, Jujuy. Su padre desapareció durante la última dictadura.

Por Noemi Arzamendia

La provincia de Jujuy es la tierra del Perro Santillán, de Milagro Sala y también de Luis Aredez. A pesar de la insistencia en las formas feudales de hacer política, la provincia tiene un foco de resistencia histórica del campo popular. Por estos días suenan fuerte el caso de prisión sin justicia a Milagro Sala como principal opositora al gobierno del gobernador Morales, el rol de éste en el golpe de Estado al presidente Evo Morales en la hermana República de Bolivia y la lucha contra el negacionismo.

Adriana es hija de Luis Aredez, ex intendente de la localidad de Libertador General San Martín. Su padre desapareció durante la última dictadura cívico-militar, por haberse opuesto a Carlos Blaquier, dueño del ingenio Ledesma de esa localidad, tan conocido por los apagones provocados para el secuestro de unas 400 personas, entre las que se cuentan obreros sindicalizados del ingenio azucarero, estudiantes y militantes políticos. Este hecho ha convertido a Adriana en la principal querellante en el juicio de Lesa Humanidad que se lleva a cabo y sigue impune, ya que Mauricio Macri logró en 2016 que absolvieran a Blaquier de los crímenes cometidos en los '70 por falta de mérito.

Adriana también es hija de la Madre de Plaza de Mayo, Olga del Valle Aredez, quien fue la principal luchadora durante décadas por esta causa, pero falleció en 2005 por una enfermedad provocada por la alta exposición a los polvos de la azucarera. Ambas, madre e hija, se unieron al colectivo social de Madres desde su fundación, ya que Luis fue secuestrado una hora más tarde del tristemente inolvidable "Comunicado Nro 1" de aquel 24 de marzo, y que dió inicio al tiempo más doloroso de nuestro pasado reciente.

Desde ese lugar de militante social activa, que contrasta con la vida turística en Tilcara, Adriana concedió una entrevista a APU en su casa, para charlar sobre la situación actual de los ex funcionarios del Kirchnerismo que están presos desde el año 2016 (gobierno de Macri), hasta la actualidad. También en la charla salieron los inevitables paralelismos entre ambos periodos de la Argentina: el Terrorismo de Estado de los '70 y el gobierno "democrático" de Macri.

"No hay dudas de que se trata de presos políticos. Macri los puso en la cárcel sin ninguna prueba", sentencia. "Desde su asunción, Macri inventó las causas y, hoy lo estamos viendo, Vanderbroele testificó en contra de Amado Boudou a cambio de dinero. Y como ese, tantos otros."

Adriana recordó a su padre: "Mi papá era radical, pero él siempre dijo que iba a acompañar a cualquier gobierno que impulsara un cambio hacia la justicia social. Por eso fue intendente de Cámpora. Simplemente fue un hombre con ética social. A pocos días de asumir, él se encargó de cobrarle los impuestos y de expropiarle tierras que se había adjudicado ilegalmente Blaquier, otro de los tantos que se creen señores feudales por estos pagos. Por eso lo desaparecieron. Ésta ética no se volvió a ver hasta Néstor Kirchner y Cristina. La misma ética que ví en Amado Boudou, a quien el poder de los buitres nunca le va a perdonar que les haya sacado el negocio de las AFJP. Por eso hoy sigue preso y es lamentable que Alberto Fernández diga que no son presos políticos. Son heredados".

En ese sentido, desde la óptica de Adriana estos ex funcionarios "están presos porque ya no se los puede chupar y desaparecer". Considera que la militancia durante décadas de los colectivos de Derechos Humanos ha logrado la condena social de la dictadura como forma de gobierno, y que por eso socavaron a la democracia logrando ganar una elección con "los cipayos de siempre, que votan para que los ricos sigan siendo ricos y los pobres sigan siendo pobres", afirmó.

"Yo lo lamento por esa gente, los que adoran a los feudos. A mí misma me han atacado en mi propia casa, cuando Macri y Morales vinieron a hacer el cierre de campaña, porque tengo un mural afuera y consignas militantes", denunció. "Y Morales no cesa en su servilismo a Blaquier. Hasta nos cerró la Radio Pirca, una radio con voz y pensamientos propios, que como denuncia las injusticias, fue levantada", nos relató.

Para Adriana los presos políticos de hoy, son la herencia del gobierno autoritario de Macri, y que siguen privados de su libertad, porque la Justicia no revisa las causas. "Ahora con el presidente Fernández, tenemos que ir definitivamente por la democratización de la justicia y es la justicia la que debe revisar las causas y otorgarle la libertad a la Milagro (presa por ser mujer, india, negra, y por no callarse, enfrentando con coraje a los poderosos), a Boudou y a tantos otros", sentenció. "El mismo juez de la Corte Suprema (provincial), Pablo Vaca, ya reconoció que no hay ninguna prueba por los delitos por los que se la acusa a Milagro, y ahora se tuvo que pedir licencia porque lo van a linchar".

Con respecto al rol del actual presidente sobre las causas consideró que: "No debemos pedir una amnistía del presidente. Una amnistía sería reconocer que hubo un delito. Y ellos no han cometido ninguno. Si yo estuviera presa injustamente, reclamaría que se revise mi causa hasta demostrar mi inocencia y luego sí, iría por el reclamo legal de una indemnización por mancillar mi buen nombre", concluyó.