Patria Grande //// 15.03.2018
Venezuela: “El pueblo nos está pidiendo la transformación de la visión política”

Así lo afirmó Ricardo Molina Peñaloza, constituyente territorial por el estado de Aragua y colaborador de Chávez en el Ministerio de Vivienda y Hábitat, entrevistado en el marco de las jornadas “Todos somos Venezuela”.

Por Geraldina Colotti, desde Caracas (*)

Ricardo Molina Peñaloza, caraqueño, militante del PSUV, constituyente territorial por el estado de Aragua, ingeniero forestal, también es profesor universitario. El comandante Chávez lo invitó a formar parte de su equipo de gobierno en 2010 en el Ministerio de Vivienda y Hábitat y desde allí –nos dice– “impulsamos con él, con sus orientaciones y sus ideas, las bases y los postulados de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) y aquí estamos, en Revolución”. Lo encontramos en el Teatro “Teresa Carreño”, en el marco de las jornadas “Todos Somos Venezuela”, a cinco años de la partida de Hugo Chávez.

¿Cuál es el balance de la Gran Misión Vivienda Venezuela? La derecha dice que todo se derrumbó, que los militares se roban el cemento, la casas no se terminan y que las Misiones terminaron siendo una estafa...

Encontramos una nueva manera de hacer las cosas, luego de diez años de ensayar, al principio con los mismos empresarios de siempre. El comandante Chávez, en aras de incluirlos, los invitó a participar pero con una visión diferente, amplia, como la de atender a la mayor cantidad de familias posible, que no era y no es la visión de la derecha, ya que ellos construían para quienes tenían poder adquisitivo, no para los que necesitaban. Ese cambio demostró que esos empresarios de siempre no tenían capacidad técnica, financiera ni voluntad de trabajo y, cuando el comandante Chávez se dio cuenta de que con ellos no iba a poder satisfacer las necesidades de las grandes mayorías, cambió profundamente la visión e involucró al pueblo organizado y, a través de la GMVV, también a empresas nacionales e internacionales sobre la base de un concepto amplio de la participación. Nadie puede decir que no participa. Ahora bien, quien participa debe construir sin pensar en especular financieramente sino en satisfacer necesidades. Eso le dio un vuelco a la visión que se tenía, hubo un reordenamiento del sistema industrial, hubo que poner control en la producción y distribución del cemento, en la producción y distribución del acero, para que los principales materiales llegasen directo a donde tenían que llegar. Y el resultado es evidente, el pueblo venezolano vive hoy mucho mejor que en la IV República porque forma parte, primero, de la planificación de donde vive, y luego en la ejecución de cómo construye donde va a vivir. Eso le da una cualidad extraordinaria y un enfoque totalmente diferente. Creo que hay mezquindades porque en la historia de Venezuela nunca se habían destinado tantos recursos para construir viviendas y ellos no se los pudieron robar. Por eso están muy molestos, porque no pudieron disfrutar de lo que siempre habían disfrutado, de los recursos de pueblo...

Pero las críticas llegan también desde la izquierda. El Partido Comunista ha hablado de contratistas preferidos, de cooperativas fantasmas...

Eso ha ocurrido, y puede que sigan ocurriendo eventos puntuales como esos. Son muy notorios porque son muy feos y llaman mucho la atención, pero no son mayoritarios porque el gobierno del presidente Nicolás Maduro, siguiendo el legado del Comandante, lleva a la práctica el concepto del seguimiento y control en la ejecución. No lo lleva una institución, lo lleva el pueblo mismo. Entonces, si tenemos una empresa o una cooperativa o un consejo comunal que no ejecuta correctamente la obra, inmediatamente las instituciones involucradas se enteran porque el pueblo mismo forma parte del proceso y detenemos eso a tiempo, intervenimos a tiempo. Incluso los constructores saben que si la obra queda mal, no es que la obra se paraliza por un proceso de investigación administrativa, que se hace siempre pero la obra no se paraliza: se le entrega al poder popular y con el apoyo del presidente Maduro y el apoyo de la GMVV, se continúa y se termina de construir.

Hay una participación real del poder popular organizado, desde los consejos comunales, desde las comunas, se estructura la sala técnica del barrio, el espacio donde conviven todas las personas que participan en la planificación, ejecución, seguimiento y control de todas las acciones de gobierno, no solo en vivienda, sino de todas en general. Y en ese espacio de convivencia confluyen, sobretodo, mujeres, las líderes del barrio. También hombres, por supuesto, pero casi siempre son las mujeres las que llevan el mando, y desde allí se planifica, junto con las instituciones del gobierno revolucionario, qué es lo que se va a hacer, dónde se va a hacer, cómo se va a hacer, con qué, con quiénes, cuánto cuesta, cuáles son los principales problemas que se presentan, cómo hacer los enlaces con las diferentes instituciones, las empresas públicas del agua, de la electricidad, también con el municipio para el tema de la recolección de desechos, con el transporte colectivo público y privado… Todo lo que es necesario para el buen vivir en el barrio...

¿Cuál es tu tarea ahora, en el proceso?

En este momento soy constituyente, estoy dedicado a la ANC y participo en la Escuela Venezolana de Planificación, con Ricardo Menéndez, ministro de Planificación, extraordinario cuadro. Con él estamos organizando toda una serie de cursos de formación de cuadros para gobernar. No solamente cuadros institucionales, que trabajen para algún ministerio, sino cuadros de la comunidad. Creamos un diplomado que se llama Planificación Local, que no es otra cosa que llevar el Plan de la Patria del comandante Chávez al barrio.

Allí, en la Sala Técnica del barrio, donde confluyen todos los voceros y voceras de los Consejo Municipales, de las comunas donde estén constituidas, se discute el Plan de la Patria.

Se observa, entonces, cómo en el barrio se habla de cómo fortalecer la soberanía y la independencia, cómo construir el socialismo, cómo aportar para la Venezuela potencia, cómo aportar para la visión de la Venezuela ecosocialista. Y, desde allí, sale el plan de acción concreta, al que llamamos “Agenda Concreta de Acción” y ahí está, paso a paso, lo que en el barrio se debe ejecutar, priorizado por los mismos habitantes, por el mismo pueblo organizado y con el apoyo de las instituciones. Entonces, ¿qué ha venido sucediendo? Si antes a cualquier planificador de la Cámara de la Construcción se le ocurría que en el barrio tal era bueno hacer un parque, no porque la comunidad necesitara el parque sino porque cuesta tantos millones y lo que interesa es el negocio. Ahora eso no se puede hacer, porque en el barrio quien decide es el pueblo organizado. Entonces, en esa Sala Técnica del Barrio puede ser que yo lleve la propuesta, pero si la gente no la identifica como prioridad, no se hace.

Es algo muy hermoso, porque al principio era como, decimos, una Carta al Niño Jesús, donde se pide de todo, pero, poco a poco, la gente se ha dado cuenta que no hay recursos para todo, y han aprendido a priorizar.... queremos el parque, sí pero... no tenemos cloacas... hay que hacer primero las cloacas y la gente lo entiende. Hay que sustituir los techos de las viviendas, sí... es verdaderamente importante pero... todavía no tenemos agua. Es decir, la propia gente va priorizando y nadie se molesta porque todo el mundo sabe que con la planificación, en algún momento, su necesidad será satisfecha. Entonces es un proceso muy hermoso, que ha venido tomando cuerpo en la medida en que va avanzando porque se va fortaleciendo y, a mi juicio, se va haciendo irreversible la Revolución, porque después, no puede llegar ningún funcionario público a decirle al del barrio qué es lo que tiene que hacer...

Es una cosa muy hermosa y ahora, en esta etapa, con toda esa experiencia, el presidente Maduro hizo un llamado en el marco constituyente para la conformación del Plan de la Patria para el periodo 2019-2025.

Con Chávez, las consultas populares por el Plan de la Patria fueron impresionantes. ¿Qué pasó ahora con el Plan de la Patria 2019-2025?

El espíritu se mantiene pero la calidad de las propuestas es una cosa demasiado hermosa, ahí nadie pidió para sí mismo. La gran mayoría de las propuestas son colectivas, bien organizadas, bien estructuradas y con visión de futuro, no es que necesitamos un autobús en el barrio, que ciertamente lo necesitamos, no… no... sino que en la Constitución debe haber un artículo donde diga que el transporte colectivo tiene que ser público y que todos tenemos derecho a desplazarnos. No están pidiendo el autobús, están pidiendo la transformación de la visión política.

El presidente lleva directamente la recopilación de las propuestas, con Ricardo Menéndez desde el ministerio de Planificación y todo un equipo que ellos instrumentaron allí. El presidente Maduro, si bien no se leyó las más de cien mil propuestas, te apuesto que leyó muchas. Él ha estado muy pendiente de todo esto.

Hablamos de tu rol de constituyente. ¿Cómo se piensa avanzar en el tema del ecosocialismo, las nuevas tecnologías, el medio ambiente, el Arco Minero? Hay contradicciones...

En el Plan de la Patria de Chávez uno de los cinco objetivos históricos es precisamente ése, el ecosocialismo. Incluso fue causa de burla -por ignorancia, digo yo- por parte de la derecha, porque el quinto objetivo histórico, dice algo así como la necesidad de preservar la vida en el planeta y la derecha se burló, hizo chistes pero es de un contenido profundamente trascendental y con visión de futuro... El presidente Maduro mantuvo esto dentro de los nueve objetivos de la ANC: el noveno objetivo es precisamente el desarrollo del ecosocialismo como visión de vida... y en la ANC hay una comisión, que yo me honro en presidir, exclusivamente para el tema del ecosocialismo

El ecosocialismo no es una moda, no es un objetivo, es una forma de vida, es una visión de vida por la cual nos estamos entrelazando con otras veintidós comisiones de la ANC, porque es un tema transversal que tiene q aparecer en toda la Constitución...

Y también comprender que si bien tenemos el derecho de explotar y consumir los recursos naturales también tenemos la gran responsabilidad de garantizar la preservación de la vida en el planeta y allí asumimos que tenemos esa enorme responsabilidad y que tenemos que buscar nuevas maneras de hacer las cosas.

Hablemos entonces del Arco Minero

Es un proyecto que el presidente Maduro está desarrollando con mucha fuerza y que tiene la virtud de que está organizando, regularizando un proceso que tiene 500 años y que en esos 500 años se extrajeron no sé cuántas miles de millones de toneladas de oro, de diamantes...Y sigue siendo así, pero no se trata solo de la explotación sino de la vida depauperada de quienes forman parte de ese proceso de explotación, gente que no tiene ni idea de a dónde van esas toneladas de oro, gente que no tuvo educación, no tuvo salud, que no tuvo vivienda...

En revolución, el comandante Chávez hizo tremendos esfuerzos. Lo primero que hizo fue expulsar aquella logia de la Nuevas Tribus que, en el nombre de Dios, investigaban, sometían, explotaban, sacaban recursos, utilizando a nuestros aborígenes... Luego se comenzó a poner orden y ahora llegó el momento de que el Estado tome el control de todo el sistema de explotación para satisfacer necesidades de todos, no de unos pocos y, además, hay una cosa hermosísima... eso mismo que te contaba que sucede en la en la organización de los barrios está ocurriendo en el proceso minero... La minería comunal, la minería popular... muy pequeñas unidades de extracción, de explotación, integradas por el pueblo mismo que, con la orientación del gobierno revolucionario, están viendo cómo esto les cambia la vida...

Hemos tenido mucho contacto con el ministro Víctor Cano, el ministro de Desarrollo Minero Ecológico... Parece paradójico, pero estamos haciendo todo el esfuerzo para que se entienda que debemos extraer y explotar esos recursos pero procurando el máximo respeto a la naturaleza...

El ministro Cano nos explicaba que una explotación de oro rentable permite obtener un gramo de oro por una tonelada de tierra. En Venezuela, cuando es una zona más o menos aceptable, se extraen cuatro gramos por toneladas pero nuestros trabajadores y trabajadoras nunca lo supieron, ellos entregaban la tierra y les decían que era un gramo. Siempre les robaron. Y ahora, que están formándose gracias al gobierno revolucionario, explicándoles de qué se trata, ahora es cuando se están enterando que han extraído cuatro veces más de lo que les decían y que ahora tienen derecho a tener mejores condiciones de vida. Bueno, eso le ha dado un vuelco a todo esto, el enfoque de vivir bien en las zonas mineras: tienen derecho a una vivienda digna, a una educación de calidad y gratuita para sus hijos, las mujeres tienen derecho a una vida digna... el tema de la salud, donde se están haciendo esfuerzos como política de Estado para controlar la malaria, las enfermedades habituales en esas zonas selváticas, ya no es un tema a la deriva, sino un tema en el que el Estado está tomando el control. Es muy complejo y muy difícil, con muchos intereses creados e incluso con dificultades, ya superadas, con las islas del Caribe, Aruba y Curazao. En los registros internacionales, las islas del Caribe aparecen como grandes productoras de oro pero es un oro trasladado en vuelos ilegales, desde la zona minera a esas islas: registraban el oro allá y lo comercializaban como si fuera de ellos... No le estamos diciendo que no participen sino que lo hagan en el marco legal, de camaradería, de solidaridad... Si algún país ha demostrado solidaridad con todos los países del mundo, ha sido Venezuela

Desde que llego el presidente Chávez, nos dio una clase de solidaridad. Y el presidente Maduro, que estuvo seis años como canciller, lo sabe mejor que nadie: Venezuela siempre ha estado dispuesta a apoyar a otros pueblos, a otros países, pero que se nos reconozca que lo podemos hacer conjuntamente. El tema del Arco Minero se ha manejado con visión ecosocialista. Allí pudiéramos ejercitar ese principio de aprovecharnos de los recursos de la naturaleza para satisfacer necesidades de hoy y necesidades futuras, pero garantizando la preservación del planeta.

Muchos periodistas cuentan de una situación sin control en el Arco Minero. ¿Es así?

Hay influencia del paramilitarismo, hay muchos extranjeros ilegales asociados al tema de la droga, influenciados por la delincuencia súper organizada a nivel mundial y, por supuesto, están viendo que van perdiendo espacio y no se van a retirar fácilmente. Pero la fuerza armada nacional bolivariana ha hecho un extraordinario y decidido trabajo de defensa de nuestra soberanía y nuestra población, sobre todo de la población aborigen, que en un momento tuvieron la tendencia a defender a sus opresores, pues creían que eran “beneficiados” por quienes los explotaban. Pero en la medida que se va desarrollando el plan del arco minero, la población se va dando cuenta.

Hablamos del Petro. ¿Es una contradicción? ¿A través del petro se están vendiendo los recursos?

Primero que nada, es una acción novedosísima y audaz del presidente Maduro, allí él demuestra que es el mejor hijo de Chávez. Nadie se lo esperaba. El presidente ha venido estructurándolo (al petro) muy bien pero aún nos falta tiempo para asimilar una idea tan revolucionaria, que es una ruptura de paradigmas. Yo trato de explicárselo a la gente copiándome de un señor que lo explicó en una asamblea en Maracay de una manera que lo tomé como ejemplo: el trueque... Terminar de comprender qué es una criptomoneda... Aun es una cosa etérea, que está en una nube, que casi es un acto de fe pero poco a poco lo iremos asimilando...

Mi criterio personal es que debe complementarse con una profundización del sistema productivo nacional porque si no sería un mecanismo de especulación financiera, que es contra lo que estamos luchando. El presidente Maduro lo está haciendo bien con el resultado del desarrollo de los quince motores productivos, la sustitución de importaciones, la autonomía tecnológica. Si avanzamos en esa línea del fortalecimiento de las capacidades productivas nacionales junto con el nuevo esquema financiero, se va a perder de vista y el capitalismo no está entendiendo lo que aquí está pasando, pues, es la ruptura de un paradigma y la especulación financiera será superada. Por fin, con el block chain cualquiera va a poder seguir el rastro de la procedencia de este dinero, a dónde va, qué transacciones se hacen…

(Propicia) trazar un camino de prosperidad que nos permita desarrollar nuestras capacidades productivas y, además, le damos un golpe fuerte al esquema financiero mundial, que no se le había ocurrido a nadie en el mundo... pero que ahora, cuando por primera vez un gobierno respalda con recursos una moneda virtual, aparecen réplicas. China, Rusia... están creando su criptomoneda. No es poca cosa.

(*) Se agradece la colaboración de Alfredo Viloria.