fbpx Ocho días para convocar elecciones en Venezuela y toda una vida para arrepentirse en España | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 29.01.2019
Ocho días para convocar elecciones en Venezuela y toda una vida para arrepentirse en España

“Hasta el antichavista más furibundo reconoce que no pudieron bajar a Chávez antes, ni ahora pueden bajar a Maduro, por medio de la oposición violenta y saboteadora, los guarimberos, Colombia y el resto de países conspiradores, la Organización de Estados Americanos (OEA), la CIA, ni con Estados Unidos.” Por Agustín Velloso

 

Por Agustín Velloso*

No han aprendido nada los gobiernos de España desde que ésta tuvo que soltar su imperio en 1898; menos aún el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) desde que Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales cien años después, concretamente en 1998.

Lo mismo le sucedió al anterior jefe del Estado español en 2007 quien, en la décimo séptima Cumbre Iberoamericana en Chile, tras espetar a Hugo Chávez el archiparodiado “¿Por qué no te callas?”, tuvo que escuchar estas certeras palabras de respuesta:

“Tenemos 500 años aquí y nunca nos callaremos, mucho menos ante un monarca”. “El Rey es tan jefe de Estado como soy yo. Sólo que yo he sido electo tres veces con el 63%. Somos iguales, jefes de Estado igual. Somos tan jefes de Estado el indio Evo Morales como el rey Juan Carlos de Borbón y yo”.

¿Qué puede llevar al presidente del gobierno (del PSOE) casi 12 años después a meter una vez más la misma pata con un afán tan desmedido?

Hay que recordar que en el intento de sacar a Chávez del Palacio de Miraflores en el año 2002 ya metió la pata Aznar.

Parece que a todos los politicastros castizos les resulta imposible vencer la tentación de ponerse en ridículo delante del mundo entero y no importarles el perjuicio que su necedad ocasiona a la imagen de España, cada vez más descangallada gracias a ellos. Precisamente ellos que tanto pían con la marca España.

Hasta el antichavista más furibundo reconoce que no pudieron bajar a Chávez antes, ni ahora pueden bajar a Maduro, por medio de la oposición violenta y saboteadora, los guarimberos, Colombia y el resto de países conspiradores, la Organización de Estados Americanos (OEA), la CIA, ni con Estados Unidos.

¿Por qué no se callan de una vez? No se respetan a sí mismos y encima el líder del PP llama “cobarde” al Presidente de Gobierno. Casi da pena Sánchez, primero la caga y luego el PP se mofa de él, eso sin contar con que las risas en Caracas se escuchan desde aquí y las críticas de los latinoamericanos están por todas partes aunque no en los medios de comunicación libres y democráticos patrios que siguen azuzando a los golpistas por radio, tele, twiter, trendings… Acabarán por regalar pegatinas a las puertas de los colegios a ver si consiguen convencer a alguien.

¿Qué quiere el triunvirato (PP, Ciudadanos y Vox) que haga Sánchez, que se ponga un pañuelo que le tape el rostro y agarre un cóctel molotov en la mano y se dedique a quemar seres humanos en Caracas como hizo la oposición en 2017 que así mató al menos a 23 personas?

¿Es posible que siendo Estados Unidos el país más imperialista y agresor de la historia, no capten la contradictio in terminis: democracia e imperialismo? ¿Será que se la pasan por ahí y así poder acceder a las palmaditas en la espalda con las que les obsequia  “mister Danger, cobarde, asesino, genocida, alcohólico, borracho, inmoral, lo peor”, como con razón decía Chávez?

Tiene que haber otras razones, no necesariamente excluyentes entre sí y nada difíciles de imaginar.

De todos modos, ya lo dijo Chávez:

“Váyanse al carajo yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno”.

Se le olvidó añadir “y socialistas también”.

* Profesor en la Facultad de Educación de la UNED. Enseñó y escribó sobre cómo es la enseñanza en Palestina bajo ocupación militar israelí, en Iraq tras la guerra de agresión de EEUU, en los campamentos de refugiados Saharauis y en Guinea Ecuatorial bajo la dictadura de Obiang Nguema.