fbpx “EEUU pretenderá siempre destruir la Revolución Cubana” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Patria Grande //// 11.10.2018
“EEUU pretenderá siempre destruir la Revolución Cubana”

En una reunión en la sede diplomática de Cuba en nuestro país, el embajador Orestes Pérez Pérez explicó los alcances del ilegítimo bloqueo que sufre la isla a medios nacionales. "La llegada de Trump representó un retroceso en las reacciones bilaterales".

Por Abril García Mur y Juan Manuel Ciucci

Ante una veintena de medios nacionales el embajador de la República de Cuba ante la Argentina, Orestes Pérez Pérez, explicó los alcances del ilegítimo bloqueo que sufre la isla por parte de los EEUU desde hace más de 50 años. El próximo 31 de octubre se realizará una nueva votación en la ONU contra esta medida, que cuenta con un apoyo consolidado por parte de la mayoría de los países miembros de este organismo internacional, y la esperada oposición de EEUU y su aliado incondicional, el Estado de Israel.   

"El bloqueo de EEUU continúa siendo el principal obstáculo para el desarrollo de la economía cubana. Viola el derecho internacional y transgrede los derechos soberanos de otros Estados por su carácter extraterritorial", explicó el diplomático.

En una reunión que duró cerca de una hora, expuso algunas de las consecuencias directas que trae esta ilegal medida para la isla. Para esto presentó un informe que abarca el período abril de 2017 (cuando se dio la última votación ante la ONU con 191 votos a favor del fin de esta histórica agresión de los EEUU) a marzo 2018, donde se pudo determinar que el bloqueo ha causado pérdidas a Cuba en el orden de los 4 mil 321 millones 200 mil dólares.

Consultado por la Agencia Paco Urondo respecto de la difusión mediática que hoy tiene el bloqueo y los pronunciamientos públicos de Donad Trump, Orestes indicó que “el caso de Cuba no es quizás el más visible hoy, porque está el tema de Venezuela donde están siendo particularmente agresivos con el gobierno de Maduro. O con Nicaragua, o ayudando a desmontar muchos gobiernos populares y nacionalistas en América Latina, pero Cuba sigue siendo un punto de atención permanente del gobierno norteamericano”.

“En todos estos años de revolución, EEUU lo que ha pretendido y pretenderá siempre es destruir la Revolución Cubana. En algunos momentos tal vez parecería que el nivel de agresividad disminuye, pero es permanente el acoso contra Cuba en el orden económico, político, financiero”, indicó. “Y como tú dices a lo mejor hoy resulta más visible mediáticamente otro interés, pero nuestro país ha sido un país asediado permanente, en donde no han podido destruir la revolución ni lo podrán hacer, pero ellos siguen empeñados en ese propósito, que lo es desde el mismo triunfo de la Revolución Cubana”, agregó el embajador.

A su vez, el diplomático cubano reafirmó que esta medida sostenida ilegítimamente desde hace seis décadas es una ley extraterritorial y no una política de restricción bilateral como sostiene el gobierno estadunidense. El bloqueo, además de ser un ataque directo a Cuba, implica restricciones para les propies ciudadanes y empresas de EEUU al restringir posibilidades de turismo y negocios. A su vez afecta a múltiples países y empresas que son perseguidas política, económica y financieramente para impedir su libertad de acción y vínculo con la Isla; lo que reafirma el contenido no democrático del bloqueo. "En el caso de Argentina”, indicó Orestes, “las empresas Pago Fácil y Todo Pago dejaron de operar con Havanatur Argentina, lo que es un ejemplo de la injerencia internacional del bloqueo y la persecución de EEUU a Cuba en otros países".

América Latina sufre enormes retrocesos con la asunción de gobiernos conservadores, neoliberales o con vetas neofascistas (como la amenaza de Bolsonaro en Brasl). Este giro a la derecha reafirma su poder con medidas no democráticas en términos económicos pero sobre todo políticas y sociales: persecución a fuertes liderazgos opositores, contracción de ilegítimas deudas, respuestas represivas a movilizaciones, entre otras. En contraparte, Cuba se propone renovar y empujar su Revolución para ampliar la diversidad, pluralidad, productividad, inclusión y democracia. Nuevamente, la isla revolucionaria demuestra su compromiso con el Pueblo estando a la cabeza de un proceso político que se propone emancipador a nivel nacional pero también regional. No extraña el recrudecimiento del bloqueo en la gestión Trump para esta Revolución que sin dudas presupone una amenaza a su hegemonía.