fbpx Discurso de la presidenta de Brasil en la apertura de sesiones de Naciones Unidas
Patria Grande //// 21.09.2011
Discurso de la presidenta de Brasil en la apertura de sesiones de Naciones Unidas

Discurso traducido al castellano de la apertura de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, en la apertura de la 66º sesiones ordinarias de Sesiones Unidas. Reinvidicó el rol de la mujer, la lucha contra la crisis internacional de manera coordinada Norte-Sur y el derecho palestino a un Estado libre. Leer discurso.

Traducción de José Cornejo I Nueva York, 21 de septiembre 2011 I Sr. Presidente de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, Sr. Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, Jefes de Estado y de Gobierno, Señoras y señores,
Por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, una voz femenina abre el debate general. Es la voz de la democracia y la igualdad, que tiene el compromiso de ser en el podio más representativo en el mundo. Es con humildad personal, pero con orgullo justificado como mujer, que me encuentro con este momento histórico. Yo comparto este sentimiento con más de la mitad de los seres humanos en este planeta que, como yo, nacieron las mujeres y que, con tenacidad, están ocupando el lugar que merecen en el mundo. Estoy seguro de que este será el siglo de las mujeres.
En portugués, la vida, el alma y la esperanza son sustantivos femeninos. Otras dos palabras que son muy especiales para mí también son femeninas: la valentía y sinceridad. Y es con valentía y sinceridad que quiero hablarles hoy.
Sr. Presidente,
El mundo está pasando por un momento extremadamente delicado, que es también una oportunidad histórica. Nos enfrentamos a una crisis económica que, a menos que se supere, puede convertirse en una grave ruptura política y social. Una ruptura sin precedentes, capaz de causar graves desequilibrios entre las personas y entre las naciones. Más que nunca, el destino del mundo está en manos de sus líderes - todos ellos, sin excepción. Podemos unirnos y juntos salir victoriosos, o podemos salir derrotados. En este momento, no es tan importante saber quién causó la situación que enfrentamos - después de todo, que ya está suficientemente claro. Nuestra atención debe centrarse en la búsqueda de soluciones colectivas, rápidas y reales.
Esta crisis es demasiado seria para ser manejado por un pequeño grupo de países. Sus gobiernos y los bancos centrales siguen soportando la responsabilidad mayor de llevar adelante el proceso. Sin embargo, como todos los países sufren las consecuencias, todos ellos tienen el derecho a participar en las soluciones. No es por falta de recursos que los líderes de los países desarrollados todavía no han encontrado una solución a la crisis. Si se me permite decirlo, tiene la culpa la falta de recursos políticos y de claridad de ideas.
Parte del mundo todavía no ha encontrado el equilibrio entre el adecuado ajuste fiscal y los estímulos fiscales adecuados que precisa la demanda y el crecimiento. Están atrapados en una trampa que no distingue entre los intereses partidistas y los intereses legítimos de la sociedad. El desafío planteado por la crisis es que la sustitución de teorías caducas, originarios de un viejo mundo, con nuevas formulaciones para un nuevo mundo. Mientras que muchos gobiernos se reducen (el gasto público), el desempleo - la más amarga cara de la crisis - crece. Ya hay 205 millones de personas desempleadas en el mundo: 44 millones en Europa y 14 millones en Estados Unidos. Es vital que luchar contra este flagelo y evitar que se propague a otras regiones del planeta. Nosotras, las mujeres conocen mejor que nadie que el desempleo no es sólo una estadística. Afecta a las familias, a nuestros hijos, y maridos. Arrebata la esperanza y deja violencia y dolor.
Sr. Presidente,
Es de destacar que es el presidente de un país emergente, un país que experimenta el empleo casi pleno, que habla hoy en términos tan severos de esta tragedia que invade los países desarrollados en particular. Al igual que otros países emergentes, hasta ahora Brasil ha sido menos afectado por la crisis global. Pero sabemos que nuestra capacidad de resistir no es ilimitada. Estamos dispuestos y somos capaces de ayudar, mientras todavía haya tiempo, a los países donde la crisis ya es grave.
Un nuevo tipo de cooperación, entre los países emergentes y los países desarrollados, una oportunidad histórica para redefinir, con solidaridad y responsabilidad, los compromisos que rigen las relaciones internacionales. El mundo se enfrenta a una crisis que es al mismo tiempo, de economía, gobernabilidad y coordinación política. No habrá retorno a la confianza y el crecimiento hasta que se intensifiquen los esfuerzos de coordinación entre los miembros de las Naciones Unidas y otras instituciones multilaterales, como el G-20, el FMI y otros. Con urgencia, Naciones Unidas y esas organizaciones deben enviar señales claras de cohesión política y la coordinación macroeconómica.
Por ejemplo, las políticas fiscales y monetarias deben ser sometidas a control mutuo, a fin de evitar efectos no deseados en otros países, evitando las reacciones defensivas que, a su vez, conducen a un círculo vicioso. La solución de la crisis de la deuda debe ser combinada con el crecimiento económico. Hay signos evidentes de que muchas economías avanzadas están en el umbral de la recesión, lo cual permitirá obstaculizar la solución de sus problemas fiscales. Está claro que en estos momentos, la prioridad de la economía mundial se debe resolver el problema de aquellos países que enfrentan crisis de deuda soberana y cambiar la situación recesiva actual. Los países desarrollados deben poner en práctica políticas coordinadas para estimular las economías más debilitadas por la crisis.
Los países con un alto superávit deben fortalecer sus mercados internos y, en su caso, adoptar políticas cambiarias más flexibles, a fin de contribuir al reequilibrio de la demanda global. Es necesario reforzar la regulación del sistema financiero y el control de esta inagotable fuente de inestabilidad. Los controles deben imponerse por sobre la guerra de divisas a través de la adopción de un régimen de flotación del tipo de cambio. Esto significa poner fin a la manipulación de los tipos de cambio, tanto por las políticas monetarias excesivamente expansivas como por la estratagema de los tipos de cambio fijos.
La reforma de las instituciones financieras multilaterales debe continuar, con un aumento en la participación de los países emergentes, que son los principales responsables del crecimiento de la economía mundial. Debemos luchar contra el proteccionismo y todas las formas de la manipulación comercial, ya que aumentar la competitividad de una manera falsa y fraudulenta.
Sr. Presidente,
Brasil está haciendo su parte. Con sacrificios, de una manera consciente, estamos manteniendo el gasto del gobierno bajo un estricto control. Esto ha generado un superávit fiscal importante sin poner en peligro el éxito de nuestras políticas sociales o el ritmo de la inversión y el crecimiento económico. Estamos tomando precauciones adicionales para reforzar nuestra capacidad de resistir a la crisis, mediante el fortalecimiento de nuestro mercado interno a través de las políticas de distribución del ingreso y la innovación tecnológica.
Por lo menos durante tres años, señor Presidente, Brasil ha venido reiterando, desde esta misma tribuna, que tenemos que combatir las causas y no sólo las consecuencias de la inestabilidad global. Hemos insistido en que el desarrollo, la paz y la seguridad están interrelacionadas y que el Consejo de Seguridad debe establecer estrategias para alcanzar una paz sustentable asociadas con políticas de desarrollo. Así es como hemos actuado respecto a nuestros compromisos con Haití y Guinea-Bissau. A la vanguardia de la MINUSTAH, desde 2004, hemos promovido los proyectos humanitarios que integran la seguridad y el desarrollo. Con profundo respeto por la soberanía de Haití, Brasil se enorgullece de contribuir a la consolidación de la democracia en ese país. Estamos dispuestos a cooperar con nuestros hermanos y hermanas en los países del mundo en desarrollo en las áreas de seguridad alimentaria, tecnología agrícola, limpia y de generación de energía renovable y en la lucha contra el hambre y la pobreza.
Sr. Presidente,
Desde fines de 2010, hemos sido testigos de manifestaciones masivas que han llegado a ser conocida como la "primavera árabe". Brasil es el país de adopción de muchos inmigrantes del mundo árabe. Brasileños de todo corazón el apoyo en la búsqueda de un ideal que no pertenece a ninguna cultura, ya que es universal: el ideal de libertad. Las Naciones Unidas aquí deben encontrar una manera legítima y eficaz para ayudar a las sociedades que piden la reforma, y de mantener a sus ciudadanos a la cabeza del proceso.
Nosotros repudiamos enérgicamente la brutal represión de la población civil. Sin embargo, estamos convencidos de que para la comunidad internacional, el uso de la fuerza debe ser siempre un último recurso. La búsqueda de la paz y la seguridad en el mundo no puede limitarse a las intervenciones en situaciones extremas. Apoyamos al Secretario General en sus esfuerzos para involucrar a las Naciones Unidas en la prevención de conflictos a través de la práctica incansable de la diplomacia y la promoción del desarrollo.
El mundo sufre hoy de las dolorosas consecuencias de las intervenciones que agravan los conflictos existentes. Ellos permitieron que el terrorismo de penetrar en lugares donde antes no existía, dio lugar a nuevos ciclos de violencia y se multiplica el número de víctimas civiles. Se habla mucho de la responsabilidad de proteger, sin embargo, oímos poco de responsabilidad en la protección (1). Estos son conceptos que debemos desarrollar juntos. Para ello, el papel del Consejo de Seguridad es vital. Si son legítimas sus decisiones, mejor desempeñarán su papel. Y la legitimidad del Consejo se juega en esta reforma.
Sr. Presidente,
Cada año que pasa, se vuelve más urgente de resolver la representatividad del Consejo (de Seguridad), lo que socava su credibilidad y eficacia. El ex presidente de la Asamblea General, Joseph Deiss, me hizo recordar un hecho impresionante: el debate sobre la reforma del Consejo de Seguridad está entrando en su 18 º año. No podemos esperar más. El mundo necesita un Consejo de Seguridad que refleje las realidades contemporáneas, un Consejo que reúna nuevos miembros permanentes y no permanentes, especialmente provenientes de los países en desarrollo.
Brasil está dispuesto a asumir sus responsabilidades como miembro permanente del Consejo. Hemos vivido en paz con nuestros vecinos de más de 140 años. Juntos, nos hemos embarcado en procesos de integración y cooperación. A través de una disposición constitucional, hemos renunciado al uso de la energía nuclear para fines no pacíficos. Me siento orgulloso de decir que Brasil es una fuerza de paz, estabilidad y prosperidad en su propia región e incluso más allá.
En el Consejo de Derechos Humanos, nuestra participación se basa en nuestra propia historia de superación de la adversidad. Deseamos que otros países lo que deseamos para nosotros mismos. El autoritarismo, la xenofobia, la pobreza extrema, la pena capital, y la discriminación son todos los enemigos de los derechos humanos. Violaciones se cometen en todos nuestros países, sin excepción. Tenemos que reconocer esta realidad - y todos debemos aceptar las críticas. Debemos beneficiarnos de ella y sin miedo criticar violaciones flagrantes, dondequiera que ocurran.
Sr. Presidente,
Acojo con agrado a Sudán del Sur a nuestra familia de naciones. Brasil está dispuesto a cooperar con el miembro más joven de las Naciones Unidas y de contribuir a su desarrollo soberano. Pero lamento que hoy todavía no podemos dar la bienvenida a Palestina como miembros de pleno derecho en las Naciones Unidas. Brasil ya reconoce el Estado palestino dentro de las fronteras de 1967, en consonancia con las resoluciones de las Naciones Unidas. Como la mayoría de los países de esta Asamblea, creemos que ha llegado el momento para que Palestina sea plenamente representada aquí.
El reconocimiento del derecho legítimo del pueblo palestino a la soberanía y la autodeterminación aumenta las posibilidades de una paz duradera en el Oriente Medio. Sólo una Palestina libre y soberana será capaz de prestar atención a los legítimos deseos de paz de Israel con sus vecinos, la seguridad en sus fronteras y la estabilidad política en su región. Yo vengo de un país donde los descendientes de los árabes y los judíos son compatriotas y viven juntos en armonía - que es como debe ser.
Sr. Presidente,
Brasil está firmemente comprometido con un acuerdo global, integral y ambicioso de luchar contra el cambio climático, bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Para que esto ocurra, los países deben asumir sus respectivas responsabilidades. Hemos presentado una propuesta concreta, la reducción voluntaria y significativa de emisiones durante la Cumbre de Copenhague en 2009. Esperamos ser capaces de avanzar en la reunión de Durban, el apoyo a los países en desarrollo en sus esfuerzos para reducir las emisiones y asegurar que los países desarrollados cumplan con sus obligaciones, con nuevos objetivos del Protocolo de Kyoto después de 2012. Tendremos el honor de acoger la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible -Río + 20- en junio de 2012. Junto con el Secretario General Ban Ki-moon, les reitero la invitación a todos los Jefes de Estado y de Gobierno a asistir.
Señor Presidente y compañeras mujeres en todo el mundo,
Brasil ha encontrado que la mejor política de desarrollo es la lucha contra la pobreza y que una verdadera política de derechos humanos debe basarse en la reducción de las desigualdades entre personas, regiones y sexos. Brasil ha avanzado política, económica y social sin poner en peligro ni una sola de sus libertades democráticas. Hemos alcanzado casi todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de 2015. Casi 40 millones de brasileños y brasileñas han salido de la pobreza y se unieron a la clase media. Confío plenamente en que al final de mi gobierno, vamos a lograr nuestro objetivo de erradicar la pobreza extrema en Brasil.
En mi país, las mujeres han sido fundamentales en la superación de las desigualdades sociales. Las madres desempeñan un papel central en nuestros programas de distribución del ingreso. Son ellas quienes gestionan los recursos que permiten a las familias a invertir en la salud y la educación de sus hijos. Sin embargo, mi país, al igual que todos los países del mundo, todavía tiene mucho trabajo por delante cuando se trata de empoderar a las mujeres. Felicito al Secretario General Ban Ki-moon, por tomar a las mujeres como una prioridad durante su mandato al frente de las Naciones Unidas. Doy la bienvenida, en particular, a la creación de (la secretaría) Naciones Unidas - Mujer y rendir homenaje a su Directora Ejecutiva, Michelle Bachelet.
Sr. Presidente,
Hoy aquí represento a todas las mujeres del mundo. Las mujeres sin nombre, los que mueren de hambre y no pueden alimentar a sus hijos. Las que están azotadas por la enfermedad y no pueden recibir tratamiento. Las que sufren la violencia y que son discriminadas en sus trabajos, sus sociedades, y su vida familiar. Las que trabajan en el hogar para criar a las generaciones futuras. Sumo mi voz a la de las mujeres que se atrevieron a luchar, que se atrevieron a participar en la política y en la fuerza laboral, y que forjaron el espacio político sin el cual no podría estar aquí hoy.
Como una mujer que fui torturada en la cárcel, sé lo importante de valores como la democracia, la justicia, los derechos humanos y la libertad son. Es con la esperanza de que estos valores sigan inspirando el trabajo de esta Cámara de las Naciones Unidas que tengo el honor de abrir, el debate general de la 66 ª Asamblea General de Naciones Unidas.
Muchas gracias.
(1) “Much is said about the responsibility to protect; yet we hear little about responsibility in protecting.”