Patria Grande //// 20.04.2017
Crisis política en Venezuela: "La oposición se ha inclinado por la estrategia del golpe inmediato"

Entrevista al sociólogo venezolano Franco Vieldma, sobre la situación política y económica en el país sudamericano. "La economía está evolucionando favorablemente y eso es una mala noticia para la derecha", aseguró. 

Por Enrique de la Calle

El sociólogo y columnista del portal Misión Verdad Franco Vieldma dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre la crisis política que atraviesa Venezuela. Esta semana, dos multitudinarias manifestaciones se expresaron a favor y en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Su mirada sobre la situación económica en el país, que es el trasfondo sobre el que opera la disputa política. "El desabastecimiento se ha revertido parcialmente. Muchos creemos que eso ha generado que la derecha se incline por la estrategia del golpe para evitar la recomposición política del chavismo", describe. 

APU: Se realizaron dos manifestaciones, una a favor y otra en contra del gobierno de Maduro. La opositora terminó con una represión que concluyó con dos manifestantes muertos. ¿Qué puede decir de esas movilizarnos?

Franco Vielma: Las dos manifestaciones tuvieron lugar en Caracas. Fueron muy nutridas. La oposición tiene negado el acceso al centro de la ciudad por hechos que ocurrieron con anterioridad, que incluyeron destrozos e incidentes. Además, se quería evitar un enfrentamiento abierto entre los dos sectores. No olvidemos que la oposición quiere generar una situación de conmoción interna, para permitir acciones de intervención externa. Caracas terminó su jornada de movilizaciones sin hechos violentos, excepto algunas escaramuzas. Se ha hablado de la muerte de dos personas durante una represión pero es falso.

APU: ¿Por qué es falso, puede contar qué ocurrió?

FV: El primer joven, Carlos Moreno, de 19 años, murió luego de que le robaran una motocicleta. Su familia aclaró que no se encontraba en ninguna protesta. Esa información ya se desmintió. Después hubo otro caso que sí ocurrió cerca de unos hechos de enfrentamientos entre manifestantes antichavistas y la policía. La mujer murió por una bala perdida. Ella tampoco estaba participando de la protesta. Después, otra mujer fue herida, y está en grave estado, a partir de un ataque de antichavistas a manifestantes que apoyan a Maduro. La mujer fue golpeada con una botella que le arrojaron. Todos los casos, si bien son lamentables, no tienen nada que ver con un uso desmedido de la fuerza por parte de los agentes de seguridad.

APU: ¿Cómo sigue la situación política en el país?

FV: Después de las elecciones parlamentarias de 2015, cuando la oposición queda con la mayoría en la Asamblea, comienza una situación de choque institucional a gran escala. Sin antecedentes en la historia venezolana. La Asamblea ha realizado una embestida contra los otros poderes del Estado. Eso se trasladó a las calles. La oposición está interesada en seguir en esa escalada de conflictos que está paralizando al Estado y a la sociedad venezolanas. El chavismo asegura que la Asamblea está llevando a cabo un boicot político, que va de la mano con el boicot económico. El chavismo insiste que se quiere dar un golpe institucional contra el Palacio de Miraflores. No es una reflexión desmesurada.

APU: ¿No hay posibilidad de canales de diálogos con sectores de la oposición?

FV: No es posible. Un diálogo con el gobierno significa para sus seguidores una muestra de debilidad. Un sector de la oposición se desgastó cuando participó de una mesa de diálogo con el gobierno. La oposición ha construido durante mucho tiempo un discurso muy fuerte contra el chavismo, prácticamente golpista, de no reconocimiento del gobierno. Eso ha creado una subjetividad entre sus seguidores que no tolera el diálogo. El rechazo al diálogo es un capital político de los dirigentes opositores.

APU: ¿Cuál es la situación económica? La prensa internacional, fuertemente antichavista, muestra todos los días situación de desabastecimiento.

FV: El gobierno ha definido a la situación como “guerra económica”. Eso quiere decir que los poderes económicos, que aún existen, mantienen su capacidad para boicotear el sistema de abastecimiento y precios en el país. Eso ha generado un importante malestar social que significó la victoria electoral de la derecha en 2015. Esta situación tiene más de tres años en Venezuela. Eso se vio profundizado por la caída del precio internacional del petróleo, que le impidió al gobierno cubrir la cuota de abastecimiento vía importaciones. En los últimos meses se ha revertido parcialmente esa situación de desabastecimiento. Ha evolucionado de manera favorable a través de una política del gobierno. Hay que señalar que el sector privado es abiertamente antichavista. Existen antecedentes de boicot patronales.

APU: ¿Esas situaciones de desabastecimientos se han revertido?

FV: Se han atenuado durante el año 2017. Gracias a la construcción de sistemas de abastecimientos alternativos más eficaces. Además, se da una mejora en el precio del barril del petróleo. A eso se suman otras políticas económicas, como modificaciones en el mercado de cambio o la producción nacional de productos estratégicos. Eso significan condiciones más estables para el gobierno y una reducción del malestar social. Muchos creemos que eso ha generado que la derecha se incline por la estrategia del golpe para evitar la recomposición política del chavismo. La economía puede seguir evolucionando favorablemente y eso es una mala noticia para la derecha venezolana. Por eso ellos se han articulado en la vía del golpe inmediato.

APU: Se sabe más sobre las características del chavismo. ¿Qué puede decirnos de la oposición? ¿Es un bloque uniforme o se pueden identificar diferentes actores?

FV: La oposición en el país es una organización clientelar conformada por actores políticos que representan a las elites económicas y sociales. Se han caracterizados por mantener muchas fracturas internas. Eso fue una debilidad para sus objetivos políticos. Por supuesto, la oposición tiene facetas, sectores duros, neofacistas y otros más moderados, socialdemócratas. Entre los neofacistas se encuentran Leopoldo López o Henrique Capriles. En la otra ala hay actores como Henri Falcon o Manuel Rosales, que se inscriben en una línea más abierta al diálogo. Es una oposición que se construyó a partir de la oposición política a Chávez, cuando llegó al Gobierno en 1999. En ese entonces, el poder político fue por un lado y el económico por otro. Hasta ese momento, los poderes económicos tenían una clase política que la expresaba en el gobierno. Desde 1999 tuvieron que construir política en la oposición.  Es una oposición que suele acudir a los intentos golpistas.

APU: ¿Qué rol está jugando la OEA en la crisis?

FV: La oposición se ampara en el frente externo para desestabilizar al gobierno. En eso juega un rol la OEA. Hay que subrayar que eso le ha permitido cometer adefesios políticos. Lograron que se aprobara la implementación de la “carta democrática” contra Venezuela. En 200 años de República nunca se había dado que una institución reclamara o avalara la intervención y la sanción de una instancia internacional contra su propio país. Eso es inédito. Tienen gestos de desesperación. Desde 2015, a partir de que el chavismo tiene menos respaldo político, la oposición cree que es su oportunidad. Sin embargo, muchos creen que las acciones violentas que se están llevando adelante no son propicias para generar el marco para un triunfo electoral. Por eso creemos que lo ocurre en Venezuela es la puesta en marcha de un golpe suave que busca debilitar las instituciones para asaltarlas. Eso puede venir desde el frente interno o del externo.