Patria Grande //// 15.07.2017
Brasil: la única salida es la unidad

Líderes del MST y el MTST analizan las dificultades que tiene el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo sin Miedo para garantizar la unidad y confrontar juntos el golpe. "Si no reaccionamos ahora, no vamos a tener más condiciones de reaccionar”.

Por Redacción Rede Brasil Atual*

La unidad de los movimientos populares, sociales y sindicales es la única alternativa para mantener la resistencia al gobierno de Michel Temer y sus reformas. Fue ese el foco de las intervenciones de los líderes de los movimientos sociales hoy (14), durante el 8º Congreso de la Confederación Nacional de los Trabajadores del Ramo Químico de la Central Única de los Trabajadores (CUT).

“Para enfrentar tamaño retroceso necesitamos estar todos juntos. La unidad ahora no es una elección, es una necesidad”. O están el movimiento popular y el movimiento sindical en una misma trinchera enfrentando esto o vamos a perder y cobrar cada uno por su lado, siendo criminalizados cada uno por su lado”, alertó Gilherme Boulos, coordinador del Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST), una de las organizaciones más influyentes del Frente Pueblo sin Miedo.

Boulos afirmó que la izquierda necesita tener dimensión de la gravedad del Estado de excepción en marcha. “La condena al presidente Lula sin ninguna prueba, al mismo tiempo que Temer es salvado en la Comisión Constitucional y de Justicia, con un montón de pruebas, muestra que el Poder Judicial en el país se tornó una facción política, institucionalizando medidas de excepción y tornando eso regla. Si nosotros no reaccionamos ahora, va a llegar un momento en que no vamos a tener más condiciones de reaccionar”.

Con un análisis semejante, Gilmar Mauro, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST), uno de los principales integrantes del Frente Brasil Popular, defendió que los líderes del campo democrático y popular dejen de lado el personalismo y las visiones de mundo diferentes para unir fuerzas. Él también alertó de la necesidad de que los movimientos y líderes establezcan estrategias y tácticas de mediano y largo plazo”.

“Es preciso crear unidad, que no es hecha de organizaciones iguales, sino diferentes. Las alianzas no se dan entre iguales, sino entre diferentes. Necesitamos tener acciones y proyectos comunes respetando las diferencias entre nosotros. Son necesarias alianzas y unidad para construir una cultura política de frente”, dijo Gilmar.

A pesar de la crisis, el dirigente del MST se declaró optimista. “La crisis abre puertas para la construcción de la conciencia política para dar madurez y tener un proyecto común, que nos lleve a enfrentar esa coyuntura y plantar las  semillas socialistas en Brasil y en el mundo”.

Para Guilherme Boulos, la gravedad del momento puede ser medida por el balance a poco más de un año del gobierno de Michel Temer, período en que el país retrocedió en los tres pactos sociales firmados en el último siglo. “El más reciente, el pacto lulistas, con sus límites y contradicciones, que pautó los gobiernos a partir de 2003, está siendo totalmente desmontado”.

El otro pacto que Temer y sus aliados están desconstruyendo es el de la Constitución de 1988, evaluó Boulos. “Las redes de protección social, educación y salud pública están saliendo del horizonte. Y ahora, no conformes con desmontar esos dos pactos de los últimos 20 años, desmontan el pacto varguista, que garantizaba algún tipo de seguridad en el trabajo a millones de trabajadores”, agregó, en referencia a la reforma laboral.

Sin citar nombres, Gilmar Mauro criticó sectores divisionistas de la izquierda caracterizada por liderazgos personalistas, a quien atribuyó “un vanguardismo autoproclamado”. “Una izquierda que conmemora la derrota de otra izquierda no es de izquierda”, dijo. “La buena negociación se da si el sector da una buena lucha. La conquista no es del dirigente, sino de la clase en lucha. Necesitamos de planeamiento a largo plazo. Los capitalistas hacen planes de 20 años. Nosotros tenemos dificultades para planear cuatro o cinco años”.

Para el coordinador del MST, en el momento histórico actual, el desarrollo del capitalismo produce retrocesos históricos “del punto de vista de la legislación y la humanidad”. “Nuestras organizaciones (están) con una marcada dificultad de articulación internacional y tiene dificultades de hacen enfrentamientos al capital en este tiempo histórico”.

* Traducción: Santiago Gómez. Publicado original aquí.